jueves, 6 de junio de 2019

Dos computadoras de pinchazos estaban en la Presidencia, según testigo protegido

El jueves durante el Juicio Oral contra el expresidente Ricardo Martinelli se evacuó la carpeta del mes de marzo de 2013 y se inició la de abril. En esta última se repetían correos cuyo remitente era Martín Berenstein, uruguayo que trabajaba en la empresa NSO Group, quien alertaba a los funcionarios del Consejo de Seguridad que operaban el sistema, sobre las actualizaciones que había que hacer al equipo de escuchas. En este hilo de conversaciones se mencionó que el sistema funcionaba con dos equipos de servidores, uno colocado en el edificio 150 del Consejo de Seguridad y otro en un lugar que el testigo protegido desconocía. Además, el testigo protegido dijo que dos computadoras laptops se encontraban en la Presidencia y que eran trasladadas al Consejo de Seguridad cada dos o tres meses, cuando requerían actualizaciones.

El Ministerio Público está empeñado en dejar constancia de varios hechos al Tribunal a cargo del Juicio Oral contra el expresidente Ricardo Martinelli por el caso de pinchazos telefónicos.

El primero es que los archivos que se encontraban en el correo electrónico brad.pty507@gmail.com hallados en los computadores del Consejo de Seguridad, que se proyectan en la audiencia, contienen temas ajenos a las tareas que debería tener la entidad de inteligencia.

Del total de los archivos que lee el testigo protegido durante las sesiones que suman 213, la fiscalía ha seleccionado 108 como parte fundamental para probar su teoría del caso.

Así, busca que el Tribunal, que lidera el juez Roberto Tejeira, se convenza de que estas interceptaciones eran de interés del entonces mandatario, y que para esta tarea, encomendó a un grupo especial de tres funcionarios del Consejo de Seguridad, incluido el testigo protegido.

Este ejercicio para la defensa no es más que dilatar el juicio a propósito, pues la fiscalía quiere hacer 'su show' con el testigo protegido momentos en que su cliente cumplirá un año detenido y solicitarán ante el Tribunal este 11 de junio una medida cautelar para su cliente distinta a la detención preventiva.

Acusan a la fiscalía de empantanar las sesiones con lecturas que ya han sido ventiladas durante el juicio cuando compareció el perito informático Luis Rivera Calles, quien se encargó de volcar en varios dispositivos la información hallada en los computadores del Consejo de Seguridad.

A pesar de lo anterior, la fiscalía hace énfasis, cada vez que el testigo protegido se refiere a los archivos proyectados en pantalla, sobre la integridad de los mensajes que el propio testigo protegido grabó en un disco compacto y lo entregó a la Fiscalía Auxiliar. Esto lo hace reiterando la fecha del mensaje, el año, el remitente y destinatario del correo electrónico, o la información que obtuvo el testigo protegido durante sus labores secretas. Recalca en la fecha que aparece al final del registro que marca la fecha de enrutamiento. Es decir, el día en que el testigo protegido guardó los mensajes como prueba de las actividades que se desarrollaban en la entidad, que es el 5 y 6 de agosto de 2014.

Es reiterativo escuchar al fiscal preguntar a su testigo cómo obtuvo esta información, a lo que él responde a cada pregunta que se realizó gracias al sistema Pegasus adquirido de la empresa israelí NSO Group.

El abogado defensor Carlos Carrillo argumenta que las "últimas sesiones se ha agravado la crisis que se comenzó con una serie de pruebas impertinentes en la etapa intermedia y el Tribunal, de juicio desde abril a la fecha, tomó la decisión de no depurar las irregularidades. En virtud de eso el colofón ha sido que los testigos llegan a leer al juicio y en este sistema uno no puede entrar en interpretaciones que hacen que el proceso no fluya".

Añadió que esta situación agobia el derecho a la defensa de su cliente y es una actuación que tiende a demorar el proceso en forma repetitiva a pesar de la docencia que ha emitido el juez sobre la técnica que debe emplear la fiscalía en los interrogatorios.

Lo anterior provocó que el jueves, el expresidente Martinelli se dirigiera al Tribunal para solicitar que se agilice el juicio, incluso pidió que se sesione el día sábado. A las 6 de la tarde, cuando se habían cumplido 7 horas de sesión, la defensa no estaba dispuesta a culminar el día cuando la fiscalía indicó al juez que deseaban continuar el viernes con el interrogatorio. El Tribunal negó la posibilidad de sesionar el sábado por los asuntos logísticos que debe coordinar el Órgano Judicial, y consideró que era hora de culminar la audiencia del jueves.

EL CONTENIDO DE LOS CORREOS
Entre los correos que se leyeron el jueves se proyectaron varios del candidato presidencial del Partido Revolucionario Democrático Juan Carlos Navarro, con respecto a las labores de recaudación de fondos para su campaña electoral del 2014.

Otro de los correos mostraba refería a cómo se infectó el teléfono del periodista Álvaro Alvarado de Telemetro en el mes de febrero de 2013, pero por problemas en la línea, el sistema dejó de funcionar el 3 de marzo. Este error fue reportado por los funcionarios del Consejo al proveedor del servicio.

Otros mensajes referían al empresario y civilista Aurelio Barría que trataban de temas de negocios y sus proyecciones sobre las próximas elecciones presidenciales que se celebrarían. En específico explicaba al destinatario quién podría ganar las elecciones y mencionaba la posibilidad de que el ingeniero Alberto Alemán Zubieta, exadministrador del Canal de Panamá, se lanzara como independiente pero que por los tiempos cercanos a la fecha de elecciones era posible que no tuviera tiempo de hacer campaña.

El testigo también identificó mensajes del expresidente Ernesto Pérez Balladares quien mantenía un intercambio de correos con una funcionaria que laboraba "por la Presidencia" (sin que el testigo pudiera precisar que trabajaba en el Palacio de las Garzas) que le mantenía al tanto de algunas actividades internas, y notificaba al exgobernante "que SS está preguntando por mí a todo el mundo, estoy con seguimiento".

No hay comentarios:

Publicar un comentario