sábado, 19 de enero de 2019

‘La JMJ, es lavar un poco la cara de los panameños’

El Arzobispo de Panamá, José Domingo Ulloa, vislumbra que la visita del papa ayudará a limpiar la imagen de Panamá en el exterior que ha sido percibido como un país corrupto y paraíso fiscal

En vísperas de la visita del papa Francisco a Panamá, el Arzobispo José Domingo Ulloa habla sobre los preparativos, la millonaria inversión vs la sencillez y humildad del Pontífice. A su criterio, el papa ayudará a lavar la cara del pais que últimamente ha sido desmejorada por los recientes escándalos de los Papeles de Panamá y la corrupción.

El Papa proyecta humildad y sencillez, pero en cambio aquí hay un derroche de millones para recibirlo, ¿qué diría el Papa si supiera que se han destinado millonarias cifras para su visita?
Yo entiendo, pero también hay que comprender que todo esto se va armando no solo en función del Papa. Son miles y miles de jóvenes que llegan a Panamá y necesitamos una mega estructura.

Es verdad que hay una gran necesidad para adecuar las instalaciones, ¿pero gastar $12 millones en tarimas desmontables, le parece equilibrado?
Es cierto, las tarimas no solamente cuestan, lo caro es el equipo electrónico de pantallas, sonido, etc.

¿Pero tanto como para llegar a $12 millones? ¿No habrá ahí un negociado?
Bueno eso ya se sabrá al final, yo creo que estamos de acuerdo en que cada uno tendrá que rendir cuentas de lo que ha hecho.

¿Ahí colaboró la Iglesia?
Nosotros como Iglesia hemos dicho que nuestro presupuesto era de $54 millones. Lo adquirimos con aportes, y esa es la infraestructura con la que cuenta la iglesia. Ahora, las tarimas también tiene una novedad, pero pienso que la inversión que se da tiene otros beneficios para la región. Hay un turismo religioso, hay valores del encuentro que no es económico. También hay que pensar en los miles de jóvenes que han viajado desde lejos. El impacto de país que tendrá Panamá es muy importante. Panamá es conocido desde una manera positiva, la JMJ, es lavar un poco la cara de los panameños, de nosotros.

Mucha gente opina que no es correcto invertir tanto dinero del Estado en un evento de esta naturaleza, ¿qué opina de eso?
Lo mismo ocurre cuando se mete dinero para otros grandes eventos. Yo lo entiendo. Lo que la gente debe ver también, sin querer justificar, es que en todos los países los gobiernos tienen su cuota de responsabilidad de invertir.

¿Lavar la cara, de qué?
Panamá era conocida por los Panama Papers, por corrupción y el verdadero Panamá no es ese. No hay derecho de que se crea que los panameños somos así.

Solo porque viene el Papa las aceras están pintadas y las calles arregladas, pero no es por amor al ciudadano...
Si molesta, pero también que bueno que hay una excusa para que estas mejoras nos queden. Eso no debería de ser así pero la realidad es que somos humanos, cuando viene alguien a la casa es la oportunidad. Cuánta gente ha limpiado su casa que la tenía hecha una etcétera para recibir a los peregrinos. Eso está bien, pero tal vez, después de esto aprenda que no necesita ordenar la casa solo cuando recibe gente, sino que debe tener un ambiente sano. Se ha unido mucha gente en este evento, todas las comunidades, los medios de televisión, las compañías de redes. Es la gran fiesta y que nadie se sienta excluido, es la única fiesta donde nadie es paracaídas, todos están invitados.

¿El papa lo va a ver tan activo que se va a arrepentir de no haberlo nombrado Cardenal?
No, no, (risas), esto no se hace así.

¿A cuántos mafiosos que fingen cristianos recibe usted en la misa?
Yo gracias a Dios no se. Te puedo decir algo, en Panamá todo mundo es tacaño y si hay alguien más tacaño que otros son los mafiosos. Yo tengo una gran satisfacción porque los que sostienen a la Iglesia realmente son los pobres. La iglesia ha luchado entre el divorcio de fe y vida, yo digo que al final cada uno tendrá que rendir cuentas.

Estas visitas del papa, ¿ayudan a la imagen de la Iglesia que ha pasado por las denuncias sobre abuso sexual?
Honestamente el tema de abuso es otra realidad dolorosa de la Iglesia, pero estos eventos no se hacen para lavar la cara de la iglesia. Es trabajar con los jóvenes, solo un caso de pederastia es lo peor que pueda suceder, pero tampoco podemos estigmatizar a la iglesia como pederasta. Te digo personalmente, es cierto, como iglesia estamos sufriendo un calvario, y ese dolor que tenemos espero que pueda servir para que en los otros lugares donde existan víctimas, que aún son invisibles, puedan salir a flote.

Tal vez ese dolor tan grande pudiera subsanarse con castigos firmes y puntuales a quienes sean señalados...
Pero los hay...  las sanciones hoy son muy duras. Los traslados fueron en tiempos pasados. Ahora que nadie se atreva a hacer esos traslados, porque no es así. Hubo un tiempo que se hizo eso, no quiero justificar, tal vez este problema no se vislumbraba con la gravedad que debía hacerse. Se hacían los cambios para poder tapar eso en la institución y fue lo que más daño le hizo. Hoy día esto es posible. En febrero el Papa se va a reunir con todos los líderes de las Confederaciones para tomar lineamientos más firme. Las expectativas, yo pienso, que serán sanciones más rápidas, una justicia tardía no es justicia. Incluso las sanciones de la Iglesia tienen repercusión civil son tiempos de curación, pero también de prevención. El poder visibilizar la realidad del abuso infantil en general y convertirnos en voz de esas realidades. Estas reuniones son fruto de la toma de conciencia.

¿Y cómo va a cambiar la cara del país la visita del Papa?
Yo creo que el Papa, como es sencillo, cuando va a un país conoce las realidades de la región. Un Papa que está informado nadie le viene a echar cuento de lo que es Latinoamérica, sobre todo porque sabe los procesos que se viven en la región, lo bueno y lo no tan bueno.

¿Ya está listo para recibir al papa?
Digamos que todo está listo. Iniciará la gran fiesta y el miércoles a las 4:30 pm aterrizará el avión de Alitalia que nos trae al papa Francisco.

¿Ha surgido algún cambio de último momento en la agenda del Papa?
Todo continúa conforme a lo previsto y lo anunciado. Para preparar la agenda ha sido más de un año. Estoy convencido, conociendo al papa Francisco a quien se le conoce como el Papa de las sorpresas, en cualquier momento nos puede sorprender y decir que quisiera hacer algo distinto, todo eso hay que tenerlo como una posibilidad.

¿En qué cree que pudiera consistir esta sorpresa?
Lo que él hace, generalmente y que puede hacer aquí, es que el recorrido en el papamóvil, que ya tiene su ruta prevista, se detenga a saludar a la gente.

¿Podría haber contacto físico con sus seguidores o la seguridad impedirá esto?
Va a haber contacto, hay una ventaja con el papamovil que es muy abierto y existirán estas vallas para que todos tengan un contacto visual con el Papa al menos a dos metros de donde él se encuentre.

¿Pero habrá forma de que alguien extienda mano?
Eso es lo imprevisible del Santo Padre que cuando vea grupos especiales pueda detenerse y se abra la barrera.

¿Qué necesidades especiales solicitó el Papa?
No, no, todo igual. Su comida ordinaria, va a ser muy ordinaria lo que coman en la Nunciatura es lo que él comerá.

Pero ya vimos que Cuquita Arias tiene algo preparado para él...
Es un menú especial para el sábado cuando almorzará con 10 jóvenes de los 5 continentes. Un almuerzo muy íntimo y ahí es donde hemos querido como presentarle un poco nuestro sabor, la gastronomía de Panamá. De entrada le daremos carimañolas, empanadas patí, típicas de la provincia de Colón, patacones, un poco de concolón. Panamá es tierra de mar así que el pescado no puede faltar, y nuestra ensalada de fiesta que es característica del panameño. Es un menú muy sencillo. En los días que estará en la nunciatura se ha dicho que será el menú ordinario que comen aquí, me imagino que respetando los gustos del papa.

¿A poco será el menú ordinario en la Nunciatura?
Le puedo decir que con él sí. Ahí le cocinarán las que siempre cocinan, no han buscado un chef, sino lo ordinario de cada día, eso es lo maravilloso.

¿Qué impacto cree que usted que tendrá la visita del Papa en Panamá?
Yo vislumbro que esto va a impactar en la gran mayoría de panameños. Yo creo que empieza por cómo valorarnos como panameños, uno de los grandes malos de nosotros es que no creemos en nuestras capacidades. Puedo decir que esta gran obra de la JMJ es de panameños, este proyecto es de nacionales, miles de jóvenes han trabajado aunque no son creyentes y se les ha dado la oportunidad de participar, han perdido el miedo. A partir de la JMJ ningún pequeño puede decir que no está capacitado para hacer grandes cosas. Eso no tiene precio.

¿En total cuántos peregrinos vendrán?
Al final podremos contar cuántos van a asistir. Tenemos una estimación de 150 mil extranjeros más todos los panameños. Muchos están inscritos pero otros vienen por la libre, hay un porcentaje de los que se inscriben, así que al final del evento sabremos con mayor precisión cuánta gente asistió.

¿Qué cantidad esperan para los eventos masivos de la Cinta Costera y Metro Park?
En el segundo alrededor de 600 mil a 700 mil personas que asistirán a la misa. A dormir unos 300 mil o 400 mil.

¿Cómo van acondicionar eso?
Yo entiendo las preocupaciones de mucha gente. Siempre lo digo con respeto, los adultos miramos la Jornada como viejos, y el joven como joven. Lo que para nosotros los adultos es problema para ellos no lo es. Qué problema es para un joven dormir en el suelo, no bañarse un día, para ellos no es problema. El gran problema para un joven es que se le caiga la red. Si no comen, no comió, puede pasar muchos días sin bañarse no así los adultos. Es un concepto juvenil que vamos a ver los últimos días. Ellos van a caminar 8 kilómetros para llegar a Metro Park y van felices, en Polonia a mi me tocó caminar más de 20 con ese sol de verano, ida y vuelta. El joven ya viene con la mentalidad.

¿Cuál será la agenda del Pontífice?
El miércoles 23 llegará a las 4:30 p.m., de ahí se va a desplazar y la gente puede salir a las calles a visitarlo. Va a salir en el carro pequeño y en el papamóvil porque viene cansado de un vuelo de más de 12 horas, también a un clima tropical. Empezará en el carro cerrado y en la ruta se cambiará al papamóvil. Él también viene con dos sombreros, como Papa y como jefe de Estado. Así que el jueves él tendrá un encuentro con el presidente Juan Carlos Varela en presidencia, y luego saludará a miembros de la sociedad y el cuerpo diplomático a las 9:30 am. A las 11:30 tendrá un encuentro privado con todos los obispos de Centroamérica y luego, ya en la tarde, es el día más esperado. La juventud del mundo recibe al Papa en la Cinta Costera ellos estarán desde la mañana esperando al Papa. Todos, inscritos y no inscritos, pueden participar de todos los eventos donde se presentará el Santo Padre, vayamos en familia, niños padres y abuelos. Se van a repartir unos boletos como control, pero el que no pueda conseguirlos se le habilitará. Habrán unos lugares para los jóvenes que se han inscrito, es una deferencia con ellos porque vienen de muy lejos y se les facilitará un acceso. Pero habrá áreas abiertas a donde la gente pueda llegar en familia. El Papa dará la vuelta por el perímetro de la cinta costera y llegará a la tarima, desde ahí la gente lo podrá seguir también con las pantallas que se han instalado. Una jornada, lo principal es ver al papa pero seguir también las actividades. Después de esa misa se va a descansar. El viernes en la mañana el Papa va a visitar el Centro de Menores, estará con ellos y les animará. Hay una novedad en esta JMJ con los Centros de Detención y es que los grupos musicales irán a las cárceles para poder incluir a los reclusos en la jornada. Los grandes artistas llevarán música a algunos centros de detención.

¿Cómo se determinó a qué centro penitenciario llevar al Papa?
Lo escogimos entre un grupo de discernimiento porque el papa va a donde jóvenes no pueden ir hacia él. Se lo propusimos conociendo su sensibilidad. Ese día, el viernes, compartirá una hora con los jóvenes y luego se retira a descansar. En la noche se celebra el vía crucis en la Cinta Costera con la presencia del Papa. El sábado hay dos grandes eventos, el papa bendecirá el altar restaurado de la catedral basílica Santa María La Antigua, tendremos el privilegio de que él pueda bendecir el altar. En la tarde, es lo más esperado, los jóvenes que participen esta semana y la anterior se van a dirigir a metro park, ahí pasarán toda la noche en oración y cantos. El papa estará un rato con ellos en la vigilia y el domingo a las 8 de la mañana se tiene la misa de envío y ahí el Papa revelará dónde va a ser la próxima JMJ.

¿Y usted se sabe?
Todavía no se sabe. No se sabe, (risas). Cuando fue nuestra oportunidad yo lo intuía, pero de viva voz fue cinco días antes. Esa es la expectativa de la Juventud. Es el momento cumbre. Mire, en una jornada uno puede padecer de todos los dolores, pero desde que el papa dice: la próxima JMJ será en…. Ahí se van todos los dolores y empiezan a prepararse para la próxima jornada.

¿Cómo ha sido su relación con el Papa?
Hace como un mes yo me reuní con él en Roma y lo saludo en las audiencia donde va que son unos minutos solamente. Pero hace un mes hablamos como 40 minutos sobre los preparativos y su ilusión de venir. Hay que entender que hubo muchos preparativos. Hay que entender, por qué el Papa escogió Panamá para esta jornada. Eso es algo que yo siempre la pregunto. Es pensando en los miles de jóvenes que jamás en su vida han tenido la oportunidad de vivir un encuentro mundial de la juventud. Lo hemos pensado por ellos y vale la pena todo el esfuerzo. En cifras se puede entender la trascendencia de la JMJ. Por ejemplo, Cuba, en cada jornada mandaba a uno o dos, ahora vienen más de 450 cubanos, de Costa Rica vienen 15 mil, de Nicaragua 5 mil.

No hay comentarios:

Publicar un comentario