martes, 4 de diciembre de 2018

Panamá reafirma su compromiso con Franja y Ruta

El plan de expansión comercial de China impulsado en 2013 ha calado en las relaciones comerciales bilaterales. El mandatario Juan Carlos Varela se comprometió a respaldarlo sobre la base del respeto mutuo

Las relaciones entre Panamá y China no tienen vuelta atrás. Están basadas en el principio del reconocimiento de una sola China como base primordial para el feliz desarrollo de las relaciones diplomáticas bilaterales.

“Esto no se cambia. Y en este punto no hay ninguna duda, ni se permite ninguna cancelación. Convenimos insistir en el principio de la no intervención en los asuntos internos”, pronunció el mandatario de la República Popular de China, Xi Jinping, en las escalinatas de la Presidencia de la República de Panamá, acompañado de su homólogo Juan Carlos Varela. Las palabras de Xi se escucharon al concluir la agenda de trabajo bilateral en el Palacio de las Garzas en el marco de la visita de Estado del mandatario asiático al Istmo ( 2 y 3 de diciembre).

Xi fue más allá al enfatizar que, como segundo usuario de la vía interoceánica, su país respeta “la neutralidad del Canal de Panamá”, que obedece al Tratado Permanente del Canal y su Funcionamiento suscrito entre Panamá y Estados Unidos en 1977.

Dicha infraestructura juega un papel preponderante en la implementación de la política exterior comercial impulsada por los asiáticos en 2013 denominada ‘Franja y Ruta’. Un punto neurálgico para los chinos en sus relaciones con Panamá, país que pretenden utilizar como plataforma logística, por su posición geográfica, para la exportación de productos con valor agregado en Panamá para toda Latinoamérica.

A sus 65 años Xi pudo observar por primera vez la obra de ingeniería más impactante en suelo panameño que une dos océanos y acorta distancias al comercio mundial.

Acompañado del administrador de la Autoridad del Canal de Panamá, Jorge Luis Quijano, del mandatario panameño y la primera Dama Lorena Castillo, el premier chino y su esposa Peng Liyuan, el premier chino atestiguó el paso del buque Cosco Shipping Rose cargado con 4,400 contenedores del Atlántico al Pacífico, por las recién ampliadas esclusas del Canal de Panamá ubicadas en Cocolí, ubicadas a pocos kilómetros del centro de la capital.

AGENDA DE TRABAJO
Frente a una imponente vista al Pacífico, en un día soleado característico de la época que abarca de diciembre a marzo, el presidente Juan Carlos Varela recibió a su homólogo Xi Jinpin en las escalinatas del Palacio de las Garzas momentos en que los agentes de la guardia presidencial, vestidos con uniforme de gala, hacían una calle de honor en cuyos costados se apreciaban las banderas de Panamá y China.

Xi, hospedado en el hotel Playa Bonita ubicado en Veracrúz, el mismo donde pernoctaron los presidentes estadounidenses Barak Obama cuando participó en la Cumbre de las Américas en 2015, y George Bush hijo, en visita oficial en 2005, arribó a las 11 en punto de la mañana a la Presidencia de la República escoltado por dos helicópteros halcones, ambulancias, y más de 10 automóviles de seguridad.

Se trató de una visita de Estado histórica, como la han calificado los mandatarios.

Una vez concluyó una reunión bilateral privada entre los mandatarios, y otra de gabinete ampliado, ambos presidentes fueron testigos de la firma de 18 acuerdos -que se suman a 26 previios- que suscribieron los ministros de cada cartera.

Dichos convenios -que no necesariamente son de obligatorio cumplimiento por los gobiernos por no requerir de la aprobación de la Asamblea Nacional-, se centran en temas marítimos, comerciales, de exportación de productos panameños agropecuarios, de cooperación técnica, en materia ambiental, cooperación educativa, de entendimiento entre la banca china y panameña, y de extradición (ver tabla).

Presidencia entregó a la prensa un informe que resume dichos acuerdos, mas no el detalle de su contenido.

“En el caso actual se están dando una cantidad de acuerdos de los cuales conocemos los títulos pero desconocemos el contenido. Es necesario que las autoridades los publiquen, los expliquen y digan cuál es la vigencia de estos convenios, cuáles son las obligaciones de cada país, para que el pueblo panameño conozca a qué nos compromete como país. Es importantísimo que se de una explicación y cuáles son las implicaciones para todos”, opinó el economista Francisco Bustamante.

Los asiáticos tienen una agenda muy bien afilada sobre lo que esperan de las relaciones con Panamá, especialmente en el sector logístico, portuario y de conectividad.

Miran al Istmo como un punto de entrada a Latinoamérica para sus productos, una zona en la que podrán sumar valor agregado a sus exportaciones tomando en cuenta que ese China es el segundo usuario del Canal de Panamá. Ruta indispensable para ampliar la agresiva política de Franja y Ruta del gobierno asiático.

Lo que muchos se preguntan es si Panamá ha trazado una estrategia específica frente a las relaciones con el gigante asiático, que avanza a pasos gigantescos, o si se ocupa de firmar convenios que más adelante servirán más a los intereses chinos que a los panameños.

SÓLIDAS RELACIONES
Las relaciones entre ambos países, que iniciaron en junio de 2017, han avanzado a ritmos acelerados.

Se cuentan 46 acuerdos bilaterales, tres encuentros entre ambos mandatarios, la apertura de embajadas en ambas capitales y dos consulados de Panamá (Shangai y uno por inaugurar en Guangzhou), un préstamo de $600 millones para mejorar el sistema de distribución eléctrica del país, el estudio de factibilidad de un ferrocarril David - Panamá elaborado por la empresa China Railway Construction Corporation a un costo de $16 millones que fue entregado a la contraparte panameña para su evaluación.

Dicho proyecto, a los ojos de Varela, promete un mundo más conectado. La mega estructura, no obstante, aún se encuentra en fase primaria de exploración y no se han revelado cifras, fórmulas de financiamiento o las ventajas que representará para Panamá en cuanto a costo- beneficio.

China también ha donado varias clínicas de salud llamadas “Amor sobre ruedas”, y ambas naciones negocian un Tratado de Libre Comercio que el próximo año tendrá lugar la quinta ronda.

El mandatario de Panamá destacó que la relación con China generará nuevos empleos para el país que tiene una agenda integral para el desarrollo positivo de las relaciones.

Varela añadió que Panamá es un país soberano, y destacó la la importancia de la iniciativa de la Franja y la Ruta en la cual “convergen los intereses y necesidades de muchas naciones del mundo y que promueve el desarrollo común a través del diálogo y la cooperación entre los países”.

De igual forma respaldó una vez más el concepto de una sola China y alabó el rol que juega Xi como líder global para la paz en el mundo.

“Tenemos esperanza de que bajo su liderazgo el pueblo chino avanza por la paz. Somos un pueblo chico, pero digno y soberano, y nuestras relaciones continuarán fortaleciéndose y serán manejadas entre ambos países con transparencia y sin ninguna interferencia”, dijo Varela.

Afirmó que respalda la iniciativa de un mundo más conectado, en el cual nuestro país con su conexión geográfica, su canal, su plataforma logística y financiera, y la nueva área de Colón Puerto Libre jugarán un papel de primera línea.

ALMUERZO PANAMEÑO
Xi Jinping y su comitiva degustaron en la Presidencia de la República de un almuerzo panameño con un toque asiático.

El plato principal consistió en una langosta, platillo que fue antecedido por un típico sancocho panameño que contiene pollo y vegetales como yuca, ñame y otras raíces características de esta sopa. El chef cocinó empanadas al estilo chino que fueron parte de las picadas que acompañaron el almuerzo.

Al finalizar la agenda de trabajo, ambos mandatarios firmaron un comunicado conjunto de 19 puntos en los que reiteran el compromiso de ambas partes en reforzar la conectividad entre Beijing y la ciudad de Panamá para entablar un mayor intercambio comercial, de inversión y de turismo. Igualmente se destacó el estatus otorgado a Panamá como “destino turístico” con el cual el Instituto Panameño de Turismo espera recibir aproximadamente 60 mil visitantes asiáticos en 2019.

Otro de los puntos del comunicado señala que ambas partes trabajarán para optimizar la distribución de las cargas de transporte marítimo, terrestre y las redes de aviación civil, facilitar el flujo de mercancía, personas, capitales, tecnología y servicios.

La parte panameña reconfirmó su respaldo a la iniciativa de la Franja y Ruta propuesta por China. El documento señala que ambos países son socios complementarios y acuerdan construir conjuntamente la Franja y Ruta sobre la base del respeto mutuo, las preocupaciones de contraparte, la inclusión y reciprocidad.

Adémás, saludaron la activa participación de los demás países que tengan la voluntad al respecto para promover la cooperación y el ganar-ganar, en promoción del desarrollo regional.

La visita oficial de Xi Jinping culminó a las 7 de la noche de ayer.


No hay comentarios:

Publicar un comentario