viernes, 12 de enero de 2018

Homicidio en Punta Pacífica ligado al crimen organizado

El hecho ocurrido el 4 de enero, dejó una víctima fatal y dos heridas que se encuentran hospitalizadas bajo vigilancia policial por temor a que los homicidas regresen por ellos. Un norteamericano que perdió la vida no tenía relación con los otros dos extranjeros lesionados

El Fiscal Rafael Baloyes tiene la tesis de que el homicidio ocurrido en Punta Pacífica el 4 de enero pasado, en el que un norteamericano perdió la vida y dos extranjeros resultaron gravemente heridos, se debió a un ajuste de cuentas.

De la manera en que se ejecutó el crimen está sobre entendido “que hubo un pago de por medio, ninguna persona, nacionales, van a matar a extranjeros en un local de Punta Pacífica si no existe una remuneración de por medio”, dijo el fiscal sin revelar el monto.

El Fiscal Baloyes tuvo acceso a un video del restaurante que muestra la sucesión de hechos. Indica que el norteamericano, junto con su pareja, hacían la fila para ser atendidos en la barra mientras que los dos extranjeros -quienes eran el blanco del sicario- se encontraban parados detrás del gringo que lamentablemente murió por equivocación.

Dos hombres llegaron juntos al local, uno permaneció afuera y el otro ingresó. El que entró en el local sacó el arma y comenzó a hacer varios disparos -más de 6 detonaciones- con un arma 9 milímetros hiriendo de muerte al americano, y a los otros dos hombres. A uno, en el torax, que se encuentra en delicado estado de salud, y al otro en la mandíbula que le impide el habla. Ambos continúan hospitalizados con protección policial, debido a que el fiscal considera que como el homicida “no culminó el trabajo y ellos eran los objetivos del hecho, deben salvaguardar sus vidas”. El asesino se colocó de último en la fila, al momento que realizó las detonaciones apuntó hacia la caja donde estaban parados los tres extranjeros. El americano recibió dos balas, “en la dinámica de los disparos, el autor no los hizo con tanta precisión”, indicó la Fiscalía. Ambos delincuentes salieron caminando del local.

Las pesquisas indican que el norteamericano no conocía a las otras víctimas, por desgracia se encontraba en el lugar equivocado a la hora errada.

Una persona allegada a las víctimas incorporó a la investigación dos pasaportes de los heridos, uno de nacionalidad irlandés y el otro de Kosovo. Sin embargo el fiscal sospecha de los documentos. "Posiblemente las identidades no coincidan con las de sus países natales", indicó. Interpol ya cuenta con la información para dar certeza sobre las identidades de las dos víctimas -cuyos nombres permanecen en reserva hasta ser verificados-, y que también busca confirmar el Ministerio Público a través de los esfuerzos de la Fiscalía de Asuntos Internacionales. El fiscal tomó huellas digitales de las víctimas para corroborar su identidad. Este punto aún no está claro porque las víctimas tampoco han podido hablar con la fiscalía por su estado de salud. Tampoco han podido localizar a los familiares de los extranjeros.

Según Baloyes, los heridos eran caza talentos, aunque por la forma en que se perpetuó el crimen lo lleva a la tesis de que el crimen organizado puede estar involucrado en estos sangrientos actos. No se atreve a vincularlo a una organización o actividad específica, son "víctimas por ahora", subraya el Fiscal. Ambos solían visitar el café donde fueron heridos. En ocasiones se sentaban en las mesas de afuera a hablar y luego cruzaban caminando al departamento que tenían alquilado en el sector.

La fiscalía hizo una inspección ocular al departamento de los dos extranjeros. Uno de ellos, cincuentón, tenía movimientos migratorios constantes de Colombia a Panamá, a España, y la información de inteligencia es que se trata de un ajuste de cuentas posiblemente por una deuda pendiente. Esta persona tenía movimientos a Panamá desde 2015, y el otro más joven, como de 35 años, había llegado a Panamá por primera vez en diciembre pasado, días antes del hecho.

Los homicidas los tenían identificados desde finales de diciembre. El 30 de diciembre, el autor material ya tenía en su celular una fotografía del café al que acudían regularmente los extranjeros.

Hoy se efectuó la audiencia de imputación a una segunda persona que presuntamente participó en el crimen. La audiencia se hizo de manera reservada por la información privilegiada con la que cuenta la Fiscalía para poder llegar a los cómplices primarios del asesinato. La fiscalía logró la legalización de la imputación y la detención del segundo sujeto, que al igual que el primer detenido, también residente en el sector de Samaria, San Miguelito. El segundo aprehendido se encontraba parado fuera del local cuidando al homicida.

La Fiscalía sustentó ante el juez de garantías las medidas con videos que confirman la participación de ambos sujetos. El primero ya había sido capturado e imputado por homicidio. Las autoridades también recabaron el arma homicida que estaba escondida en la casa de la pareja sentimental del segundo sujeto.

La primera persona detenida tenía una condena por robo en 2015, y lo que referencian los vecinos es que anteriormente han cometido conductas delictivas. Los sujetos aún no se entrevistan con la Fiscalía, aunque sí se ha tenido comunicación con sus abogados en miras de que contribuyan con la investigación.

No hay comentarios:

Publicar un comentario