jueves, 16 de noviembre de 2017

Odebrecht financió gastos del partido panameñista

Jaime Lasso, cabildero de la constructora, revela que los dineros recolectados de la brasileña se destinaron a pagos de proveedores, servicios asociados a la compaña, medios de comunicación social y publicitarias.

El médico Jaime Lasso, a quien la Fiscalía ubica como receptor de $10 millones de la constructora Odebrecht, emitió un comunicado para tratar de aclarar su posición como cabildero de la brasileña en Panamá.

Los montos recibidos, revela el doctor sin precisar una cifra determinada, no están en ninguna cuenta personal de su familia o de miembros del partido, ni en cuentas offshore congeladas. Están en manos de proveedores locales y extranjeros así como medios de comunicación, publicitarias, servicios asociados a las campañas, etc”.

La nota de Lasso no precisa fechas, pero un informe de la Dirección de Investigación Judicial indica que los aportes de la constructora se hicieron en 2009-2010 y continuados hasta 2014.

Es el único, dice, que ha admitido que tuvo una relación con la brasileña y su relación no fue ilegal puesto que “en ningún momento la empresa así lo señala a diferencia de otros involucrados”.

Lasso se justifica sobre la recolección de dineros de la constructora que destinó al colectivo diciendo que ignoraba que provenían de una llamada caja 2 que manejaba la empresa brasileña para hacer pagos indebidos a funcionarios de turno o campañas políticas y colectivos, como pareciera ser el caso del partido panameñista. Añade quien también fuera designado por Juan Carlos Varela en 2009 como cónsul de Panamá en Seúl, que suponía que los dineros eran aportes de una de las empresas más galardonadas y prestigiosas de Latinoamérica y otras partes del mundo, pero que no ha sido beneficiado con posición política, ministerial o embajadas de ninguna clase por el gobierno al cual ayude a ganar las elecciones.

“No era funcionario público cuando inicie dicha relación y en la actualidad no lo soy”, afirma Lasso que en 2009 se acercó a Andre Rabello, representante de la constructora en Panamá, para solicitar financiamiento para un programa de reproducción asistida dirigida a personas de bajos recursos.

Lasso se presentó como médico que es, pero Odebrecht lo miró como un puente para alcanzar las fichas políticas que le deban sus conexiones en el partido panameñista. Para ese entonces, Juan Carlos Varela, aspiraba a la vicepresidencia de la república en alianza con el partido Cambio Democrático, liderado por Ricardo Martinelli.

Rabello conoció así a varios prominentes miembros del partido gracias a Lasso, quien quedó contratado como cabildero de la constructora para ayudarle a agilizar trámites legales, contactar líderes comunitarios en los proyectos a cargo de la constructora que requerían de desalojos, también hablaba con algunos diputados en la Asamblea Nacional para agilizar contratos, etc.

Añade Lasso que “si nos ubicamos en el tiempo que vivíamos un sistema de terror, amenazas y persecución por el exgobernante (Martinelli) contra mi familia -fácilmente comprobable con las investigaciones de Contraloría, Unidad de Análisis Financiero y Ministerio Público aunque la exprocuradora Ana Belfon lo niegue y miente- decidí buscar fondos para el proyecto político que permitiese poner en el gobierno a una persona honesta y así lo hice”.

En ese tiempo, dice el médico, nadie se atrevía a dar un dólar al colectivo porque habían sido advertidos de no hacerlo (supuestamente por el presidente Martinelli).

Señala que en repetidas ocasiones ha declarado que a pesar de haber sido investigado personalmente y a su familia en la administración gubernamental anterior en todas su extensión, “no quiero que sea una excusa para detener las investigaciones que el Ministerio Público adelanta para deslindar responsabilidades de los involucrados”.

Finalmente puntualiza que tiene 32 años de vivir en Panamá junto a toda su familia y hará todo lo que sea necesario para que ellos y todos “podamos seguir viviendo en un país donde podemos opinar, criticar y hablar sin ser perseguido o extorsionados en sus negocios por ser opositores al gobierno de turno”.

En entrevista previa a La Estrella de Panamá, Lasso desconoció la cifra de $10 millones que las autoridades aducen recibió de la constructora.


No hay comentarios:

Publicar un comentario