miércoles, 29 de noviembre de 2017

Duboy, el contacto de Odebrecht

Un informe policial ubica a Carlos Duboy como uno de los enlaces de la constructora para facilitar los trámites en el proyecto Curundú, adjudicado cuando era ministro de Vivienda. Según el documento, una de las ayudas consistía en reubicar a las familias mientras duraba la construcción de la infraestructura y hacer reuniones comunitarias para explicar la obra

Carlos Duboy, considerado uno de los hombres más cercanos al presidente Juan Carlos Varela, era uno de los contactos de la constructora Norberto Odebrecht en Panamá para obtener tratos preferenciales.

Una práctica común de la constructora brasileña, era ubicar en cada proyecto de infraestructura a un enlace o figura con don de mando o influencia en la institución bajo la cual se efectuaba la licitación. Esta persona “resolvía los obstáculos” a los que se enfrentaba la obra: reubicaciones, permisos, pliegos, planos, y apoyos de cualquier índole. De esta forma, la brasileña eliminaba o aceleraba los engorrosos trámites burocráticos que le permitían concretar las gestiones de cobro para el desarrollo de las obras, entre otras cosas.

El Informe de la Dirección de Investigación Judicial (DIJ), División de Delitos contra la Administración Pública, revela el nombre de algunos exmiembros del gabinete 2009-2014 como una especie de brazos extendidos de la constructora.

Así por ejemplo, se menciona que en el Ministerio de Obras Públicas (MOP) este contacto era Carlos Ho González, en la bancada panameñista era José Varela, y en el Ministerio de Vivienda (Mivi), era Carlos Duboy (julio 2009-septiembre 2011), por mencionar algunos. Entre estos dos últimos años se licitó el proyecto Curundú.

En un análisis que realizó la DIJ sobre la información suministrada a las autoridades por los colaboradores de la constructora, de los procesos en trámite y de las asistencias judiciales recibidas de Brasil, Estados Unidos y Andorra se desprende que, al ganar la licitación del Proyecto Renovación Urbana de Curundú con un valor de $107 millones el contacto en el Mivi era Carlos Duboy.

Según el informe policial, “Duboy apoyó en el trabajo de reubicación de las familias, que era lo más complicado del proyecto lo cual solo fue en dos años, pero pudo ser más tiempo quizás con impactos negativos y financieros a la empresa”.

Una de las tareas de Duboy consistía en reunirse con la comunidad para hablarles sobre las bondades del proyecto. Ante la resistencia de la mayoría de los pobladores de abandonar sus casas, el Miviot efectuó al menos 12 reuniones atendiendo separadamente a los residentes de cada sector.

Otra, era la reubicación de las familias para alojarlas en terrenos próximos al proyecto o la gestión de nuevas urbanizaciones para alojar a temporalmente a una parte de ellas.

Estas labores, si bien podrían ser parte de la naturaleza de las funciones de un ministro, ahora se añade el atenuante de que Duboy fungía también como un facilitador de la constructora, ¿se trataba de un trabajo desinteresado?

La fiscal especializada anticorrupción Tania Sterling investigó a inicios de 2017 los detalles del contrato suscrito entre Duboy, en su calidad de ministro del Mivi, y André Rabello y Heitor De Abreu Acevedo, apoderados de Norberto Odebrecht, para el desarrollo de el proyecto Curundú.

La fiscal también tiene en su poder las adendas 1 y 2 (rubricadas por el entonces ministro José Domingo Arias) con sus justificaciones.Cuenta con copia simple del desarrollo del acto público en el que supuestamente participarían dos empresas, además de Odebrecht.

Al tratar de indagar por qué las otras empresas que participaron no se ganaron la licitación, Mario Echelecu, actual ministro de la cartera y copartidario de Duboy, respondió que fue la Comisión Técnica Evaluadora, la que recomendó que se adjudicara la obra a Odebrecht.

Según la Comisión Evaluadora, la empresa cumplió con todos los requisitos exigidos en el pliego de cargos. La misma estuvo integrada por: Susy de Varela, viceministra de Desarrollo Social; Carlos Ho, director de proyectos especiales del Ministerio de Obras Públicas; Carlos Clement (arquitecto independiente); Iván Robles, director de Ventanilla Única y Manuel Soriano, director de Ingeniería y Arquitectura, ambos funcionarios del Ministerio de Vivienda y Ordenamiento Territorial.

Juan Carlos Varela designó a Duboy como secretario de Metas (2014 -2017), un ente adjunto a la Presidencia en el que generalmente se ubica a personas de confianza del Ejecutivo para que supervise los principales proyectos del Estado. En abril del presente fue designado como gerente de Tocumen, S.A.

COSTOS: LAS MODIFICACIONES DEL PROYECTO CURUNDÚ
El Proyecto Curundú sufrió varias modificaciones. Se inició con un precio de referencia de $83.4 millones y culminó en $107 millones.

En 2009, el gobierno estimó el precio del proyecto Curundú en $75 millones, pero a finales de ese mismo año el precio ascendió a $78 millones tras la reunión de homologación que sostuvo el Ministerio de Vivienda con las 36 empresas interesadas en la obra. Ese mismo día, el 17 de diciembre, se pospuso la fecha del licitación del 21 de diciembre de 2009, para el 8 de enero de 2010.

La empresa brasileña, Norberto Odebrecht, con una oferta de $94 millones 363 mil 500, ganó la licitación a sus competidores, la panameña Constructora Urbana S.A. ($94 millones 933 mil 650) y la costarricense, Meco S.A., ($95 millones 397 mil 750), que habían precalificado para el acto público, por mejor valor, con un 65% para aspectos técnicos y un 35% de mejor precio ofertado.

REDACCIÓN
Adelita Coriat y Marlene Testa

No hay comentarios:

Publicar un comentario