jueves, 17 de agosto de 2017

La importancia de la vía interoceánica y Venezuela dominan el discurso de Mike Pence en Cocolí

El Canal de Panamá representa un resumen de las relaciones bilaterales entre Panamá y Estados Unidos, y la fortaleza en que se basan

Mike Pence durante su visita a la nueva esclusa de Cocolí.


Lets make America great again”, hagamos una América estupenda otra vez, fue la frase que pronunció Mike Pence en la recién ampliada esclusa de Cocolí del Canal de Panamá, la vía interoceánica que resume las relaciones entre Panamá y Estados Unidos con una trayectoria de más de 100 años.

La última parada del vicepresidente en su gira por Latinoamérica fue el istmo, una visita más corta de lo previsto, de solo unas horas en vez de un día, por el llamado imprevisto del presidente Donald Trump a una reunión a primera hora del viernes para tratar el tema de Asia, según comunicaron allegados a la Casa Blanca.

Pence arribó a Cocolí a las 2:05 de la tarde acompañado por un convoy de escoltas de más de media docena de camionetas -algunas blindadas- en las que viajaba su equipo de seguridad y los periodistas de medios norteamericanos que viajaron con Pence a la gira.

Pence se refirió a la gran labor de Estados Unidos en la construcción de la vía interoceánica y la unión que motivó el Canal entre ambas naciones. Luego culminó sus palabras con la urgencia de solucionar la situación política de Venezuela y solicitó la ayuda de los países del hemisferio para dar una pronta solución a la dictadura y tiranía en que se vive en este país.

Antes de iniciar su discurso, se refirió a los atentados terroristas asumidos por el Estado Islámico Isis registrados en Barcelona, España, “un día oscuro” del cual tuvo conocimiento en el trayecto de Chile a Panamá, viaje que realizó en el avión Air Force 2.

Luego, en tono nacionalista, se dirigió a los presentes entre los que se encontraban miembros del gabinete panameño, el administrador del Canal, Jorge Luis Quijano, el embajador de Panamá en Washington, Emanuel González Revilla, el vice canciller Luis Miguel Hincapié, y la vicepresidenta Isabel Saint Malo de Alvarado, la única representante del gobierno que tomó la palabra.

Finalizado su discurso, Pence salió de la carpa y se dirigió a decenas de alumnos del Colegio Remón Cantera a quienes saludó y, rompiendo la seguridad, incluso complació tomándose unos "selfies".


Pence solicitó a la Cancillería pronunciar el discurso en las esclusas ampliadas, un sitio simbólico desde donde habló de la prosperidad que ha representado la vía para su país y a la que dedicó una gran parte de sus palabras. “El vínculo entre nuestras naciones se forjó en los fuegos de la libertad. Desde que los marineros del USS Nashville ayudaron a traer vida al sueño de Justo Arosemena de la independencia panameña, el pueblo americano y panameño se han vinculado”, manifestó Pence. La unión de estas dos naciones permitió que el comercio internacional prosperara, acortando distancias y superando obstáculos en los que Estados Unidos vio una oportunidad en la infraestructura que construyó 103 años atrás y que Panamá expandió con éxito. “El suyo fue un logro de gran consecuencia, y las reverberaciones ya se pueden sentir en los Estados Unidos y en todo el mundo” dijo el norteamericano.

El vicepresidente habló del respaldo que ha dado su país al istmo, siendo el primero en reconocer a Panamá desde su independencia y de la relación comercial que existe entre ambos.

Pence comparó en varias ocasiones al presidente Donald Trump con uno de los forjadores de la patria norteamericana, Franklin Delano Roosvelt y así pronunció la famosa frase de campaña de Trump: “Y así como el presidente Roosevelt exhortó a sus compatriotas estadounidenses a "atreverse a ser grandes", el presidente Donald Trump se ha atrevido a nuestra nación a hacer a América genial otra vez, y lo haremos con todos nuestros amigos en el mundo”.

Dijo que la prosperidad de Estados Unidos depende de los 60 kilómetros de la vía interoceánica y de la subsecuente expansión del Canal. Y así arrancó el tema del comercio global y la renegociación de los tratados comerciales firmados con varios países como ahora ocurre con México y Canadá.

Panamá firmó con Estados Unidos un tratado de libre comercio en 2007.

Según trascendió, el propio Pence quiso pronunciar su discurso en Cocolí.


LOS NORTEAMERICANOS BUSCAN EXPLOTAR NUEVOS MERCADOS
No obstante, dijo que no se deben malinterpretar las intenciones de Estados Unidos en cuanto a sus vecinos de Latinoamérica. El norte quiere invertir en esta región, compartir negocios y cultura, innovación, transparencia e incrementar las bases con Latinoamérica porque la prosperidad de esta zona y la de Estados Unidos esta interconectada.

Al respecto, dijo, ya hay resultados, el intercambio que han alcanzado con Colombia para permitir la importación de aguacate Hass en el mercado de Estados Unidos, un producto que tradicionalmente adquiría este país de su vecino México.

Así ejemplificó que en Argentina logró que después de 25 años de barreras, el puerco pueda volver a ser exportado a Estados Unidos.

Antes de que iniciara el acto, el administrador de la vía interoceánica, Jorge Luis Quijano habló con La Estrella de Panamá sobre la visita de Pence. El acto, organizado casi en su totalidad por la Cancillería y la Casa Blanca, lo hizo sentir como un invitado más en su propia casa a la espera de una “visita importante”. La primera intervención que hizo Pence en Panamá ocurrió en las esclusas. La idea de pronunciar un discurso en las esclusas fue a solicitud de Pence, la cancillería efectuó los arreglos y Quijano dispuso las instalaciones, pero no más, colocó una carpa, sillas, un podium al que se le agregó el logo del Canal antes de que tomaran la palabra sus invitados. Él no lo hizo a pesar de ser anfitrión.

Ahí también habló de la importancia de la democracia en la región, y se refirió a la población venezolana que está siendo brutalmente reprimida por el régimen de Nicolás Maduro. Así recordó las palabras que ha dejado en claro el presidente Trump: Estados Unidos no se quedará parado mientras Venezuela se desmorona. Pero tampoco intervendrá militarmente sin el respaldo de los países de América Latina. Panamá se ha unido a otros 11 países que firmaron la declaración de Lima la semana pasada, lo cual envía un mensaje a los pueblos libres de América que estarán con el pueblo venezolano y enfrentarán a sus opresores, por esto Pence felicitó al istmo.

Desde la llegada de Trump al poder, América Latina parece haber quedado rezagada en la agenda de la política norteamericana. Excepto un país en conflicto, Venezuela, al que ahora se le busca una salida después de años de permanecer en conflicto. Estados Unidos parece inamovible en su posición de restablecer la democracia en el vecino país. “Confíen en esto: Estados Unidos continuará llevando toda la medida del poder económico y diplomático estadounidense hasta que se restaure la democracia en Venezuela”, dijo el vicepresidente.

Solicitó el apoyo de países vecinos para poder solucionar el conflicto en Venezuela puesto que una Venezuela en paz es lo mejor para los intereses del hemisferio. Un Estado fallido en Venezuela conducirá a más tráfico de drogas, con asesinatos como consecuencia irradiado su efecto a los países como Colombia y Panamá y el norte. Esto llevará a un incremento de la migración ilegal, “corroyendo nuestras fronteras, sobrecargando nuestras economías. Y en última instancia, un estado fallido en Venezuela pondrá en peligro el bienestar de todos los que llaman el Hemisferio Occidental a su hogar”, sentenció Pence.

El hombre que habló a un auditorio en el que los caballeros vestían camisilla blanca y pantalón oscuro -como lo solicitó la administración canalera- concluyó su discurso aclamando la libertad, los principios democráticos e incentivando la prosperidad para los países vecinos puesto que todos somos parte del mismo vecindario.

Una vez finalizado su discurso, el vicepresidente salió de la carpa y por un costado se dirigió a decenas de alumnos del Colegio Remón Cantera a quienes saludó y se atrevió a romper los rigores de la seguridad para tomarse selfies.

Finalizó su visita con un tour a la torre de control de las esclusas acompañado del ministro del Canal Roberto Roy, la vicepresidenta, y el administrador del Canal en donde conoció el funcionamiento de la nueva compuerta ampliada.

1 comentario:

  1. PARA SER PRESIDENTE DE PANAMA, SE NECESITA EL GUIÑO DE LOS ESTADOS UNIDOS. VARELA LO TUVO DE BIDEN Y AHORA CORTIZO LO NECESITARA DE PENCE. NO VEO OTRA ALTERNATIVA. SI QUIERES SER PRESIDENTE DE PANAMA TIENE QUE PASAR EL EXAMEN.

    ResponderEliminar