viernes, 24 de febrero de 2017

La gente justifica utilizar la violencia ante una injusticia

El 20% de los encuestados está dispuesto a usar la violencia para resolver un conflicto. El porcentaje se elevó 6 puntos en comparación a la encuesta de victimización anterior cuando el 14% consideraba la opción

La IV encuesta del Observatorio de Seguridad Ciudadana que dio a conocer esta semana la Cámara de Comercio e Industrias, revela interesantes comportamientos de la ciudadanía tabulados a partir de una encuesta a 1,200 personas.

Por ejemplo, los ciudadanos están dispuestos a desobedecer la ley para  ayudar a su familia o para defender su propiedad, consideran que la inseguridad ha empeorado, más de la mitad no denuncia el delito entre otras razones porque considera que ‘no pasa nada’. No obstante, la mayoría de la gente aún confia en el prójimo.
  
El 20% de los encuestados está dispuesto a violar la ley o usar la violencia  para defender a su familia o sus bienes. Este renglón sufrió un aumento significativo, ya que hace dos años el 14% estaba dispuesto a dar ese paso.

SOBRE EL DELITO 
Los maleantes no cambian la hora en que delinquen. Prefieren de las 6 de la tarde a las 12 media noche, cuando ocurre la mayor cantidad de crímenes.

En este horario se registra el 44% de los hechos delictivos. La cifra baja cuando hay luz del sol, por ejemplo, de las 6 de la mañana a medio día se registra el 19% de los hechos. 

La mayoría ocurren en casa (29%) o sus alrededores (18%), en la parada de buses (16%), en el centro comercial (9%). Y en más de la mitad de estos hechos (62%) se emplea un arma de fuego, con menor porcentaje ocurren a la fuerza o con un cuchillo. El principal daño que sufre la víctima es económico y psicológico.

Lo que llama la atención de la encuesta, es que las personas que sufrieron algún delito sexual o que fue obligado a hacer un acto en contra de su voluntad de índole sexual, no lo denunciaron a la Policía.  Ocurre lo mismo con los intentos de homicidio a sí mismos o a un familiar.

El 67% de las víctimas no le comparte a la autoridad del incidente, tampoco cuando ocurre sufren una estafa o intento de ella.

DENUNCIA
Las víctimas muestran entera confianza en la Policía cuando ocurre un secuestro, lo reportan al 100%, el 75% lo hace cuando es por violencia doméstica, el 67% con el homicidio de un familiar, y el 49% cuando le roban algo.

Al denunciarlo la gente cree que va a recuperar lo hurtado, o que van a castigar al autor de los hechos, o porque no quiere que ocurra de nuevo, también porque  espera que le  ayuden.

Sin embargo la gente que no denuncia un hecho, el 23% concretamente, no lo hace porque desconfía de la autoridad, luego, un 18% prefiere evitar problemas, o porque no pasa nada si lo hace. Un 16% dijo que las autoridades no le iban a dar importancia a su caso o porque tuvo malas experiencias con ellos. Llama la atención que los encuestados optan por ser espectadores silenciosos del delito por miedo a meterse en problemas (45%) o por represalias (17%).

INSTITUCIONES
Lo curioso es que a pesar de que los consultados manifiestan en su mayoría que el país es inseguro, el 60% de ellos no ha tomado ninguna medida de prevención. Muy pocos dijeron que dejaron de salir en horas de la noche, por ejemplo.

En materia institucional, la Policía Nacional y el Servicio Nacional de Fronteras recibieron el mayor porcentaje de aprobación, entre excelente y bueno lo evaluó el 54%.  Pero fue más baja la calificación al Ministerio Público y el de Seguridad.

Irónicamente para el Ministerio de Seguridad, que no gozó de la aceptación de los consultados, el programa Barrios Seguros que lidera esta entidad fue evaluado positivamente por el 69%, que además considera su efectividad para prevenir la delincuencia. No obstante,  la opinión esta dividida en cuanto a si se trata de un mecanismo de reducción de pandillas.

La consulta evidencia un nivel de victimización del 17%, y un 84% de las personas que indicaron que denunciaron el delito dijeron que ‘no ha pasado nada con su denuncia’.

DROGAS
El 79% de los encuestados manifestó que no ha recibido alguna charla o visto algún programa que oriente sobre los riesgos de las adicciones a la droga. 

El resultado debe ser motivo de reflexión para  la Comisión para el Estudio y la Prevención de Delitos Relacionados con Drogas (Conapred) bajo el paraguas del Ministerio Público, que fue creado específicamente para este propósito y que cuenta con un presupuesto anual producto de los decomisos que se realizan en casos de droga.

OPINIÓN:  Prevención del delito
Si bien el 17% de victimización en Panamá es inferior a países como Costa Rica (20.2%) y Chile (26%), debemos tener en cuenta que en el 2008 era del 6%, lo cual sugiere un incremento importante en el número de víctimas de delito, lo cual es cónsono con otras variables de tipo socio-económico, como la informalidad, que aumentó 3 puntos en los últimos 5 años, y la pérdida de protagonismo juvenil en la expansión del empleo.

Prevención de la delincuencia tiene poco que ver con  presencia policial y mucho con que no haya necesidad de delinquir. Los jóvenes de 15 a 29 años representan el 33% de la población en edad productiva y 60% de quienes buscan trabajo en Panamá, pero en los últimos 10 años sólo se han beneficiado con 15% de la expansión del empleo.

En este sentido, es importante destacar los esfuerzos que se vienen realizando tanto por parte del Gobierno como por el sector privado para mejorar la inserción laboral de jóvenes, particularmente en área técnicas.

René Quevedo, consultor empresarial y de seguridad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario