jueves, 8 de septiembre de 2016

"Caso Waked, el peor atentado que ha sufrido la justicia panameña"

José Alberto Álvarez calificó de pasiva la actuación gubernamental en el caso Waked. Dijo que sostendrá una reunión con la Canciller para que ésta intervenga para que Estados Unidos entregue las pruebas que pesan contra el empresario

“El caso Waked no es solo una condena y muerte financiera, sino que yendo más allá, se trata de un intervencionismo de Estados Unidos (en Panamá) sin necesidad de gastar un solo tiro”, dijo José Alberto Álvarez presidente del Colegio Nacional de Abogados (CNA), después de sostener una reunión con Waked y su equipo de asesores legales.

Abdul Waked, fue señalado hace 4 meses por la Oficina de Control de Activos Extranjeros (OFAC), del Departamento del Tesoro de Estados Unidos bajo sospechas de lavado de activos provenientes del narcotráfico. Así se expresó el, José Alberto Álvarez,

Álvarez junto a otros miembros de la directiva del CNA, solicitarán este lunes 12 de septiembre a la canciller y vicepresidenta de la República, Isabel de Saint Malo, que interceda por la vía diplomática para que el gobierno de Estados Unidos aporte las pruebas por las que señala a Waked, dueño del conglomerado de empresas que emplean a más de 4 mil personas.

Álvares calificó la actuación norteamericana como intervencionista, violadora de la soberanía panameña: “Esto ya es intolerable y el CNA va a tener una actitud firme en esto porque hoy es Waked, pero quién sabe quien sea mañana. Como los Panamá Papers no tuvieron tanto efecto, luego puede ser otro bufete de abogados u otra empresa la que se vea afectada”, manifestó enérgico Álvarez.

Sereno, firme y observador. Abdul Waked, dueño de uno de los conglomerados empresariales más grandes del país, acudió al Colegio Nacional de Abogados para explicar la asfixia económica que viven sus compañías y la forma, en que desde mayo, el señalamiento norteamericano le ha obligado a firmar varios a fideicomisos para salvar los empleos y evitar masivos despidos.

Ebrahim Asvat, asesor legal de Waked explicó que hasta la fecha, el Departamento del Tesoro de Estados Unidos se ha rehusado a proveer información. “Ha proveído artículos de prensa y de Internet que es información pública. Igualmente, en los documentos del expediente administrativo está tachada la información no relevante relacionada al tema. No es ni siquiera la posibilidad de una defensa porque no se sabe cuáles son los cargos. Es lamentable que en los Estados Unidos exista esa arbitrariedad y esa manera de actuar de un país donde se respeta el derecho y reconocimiento del debido proceso.

Álvarez calificó de intolerable la postura del gobierno panameño que ha dado muy vaga respuesta ante los impactos que ha tenido el tema en la economía nacional.

“Nuestro gobierno ha actuado con absoluta debilidad en este caso. Requerimos de una actitud más enérgica, no estamos diciendo que los defiendan (a Waked), sino que hagan lo necesario para que el Gobierno de Estados Unidos entregue las pruebas. En un caso en que abiertamente se viola el más sagrado de los principios jurídicos, nuestro gobierno está impávido, indolente, no hace nada”, sentenció el líder de los abogados.

¿Qué puede hacer la canciller para que Estados Unidos presente las pruebas? preguntó este diario a Juan Carlos Araúz, vicepresidente del CNA.
Es un tema de intereses. respondió, “depende del trato que Panamá recibe en relación a las actividades que Estados Unidos tenga sobre nuestro país en materia comercial y política. Si Panamá no inicia una tarea en que se haga sentir como importante frente a los intereses de otro país, siempre pasaremos como episodios sin relevancia. Por lo tanto, en política internacional, Panamá tiene que comenzar a hacer sentir que su opinión cuenta para ese país y que tenga que ser escuchado”. Araúz recordó que Panamá se caracteriza por mantener una posición complaciente ante las exigencias extranjeras pero que “ha demostrado muy poca capacidad de pedir en nombre propio que se resuelvan sus intereses”.

‘Si debo algo, lo pago’
“Si he cometido algún error estoy dispuesto a pagarlo. Que me metan preso si quieren. Estoy dispuesto a ir donde ellos (los norteamericanos) quieran. Hasta el día de hoy no se nos ha acusado de nada”, dijo Abdul Waked ayer durante una rueda de prensa.

Es la segunda vez, desde el pasado mayo cuando fue incluido en la Lista Clinton que se dirige a los medios. Desde entonces, ha permanecido en silencio. Ayer defendió su posición como ciudadano panameño ante una acusación sin pruebas.

Se abrió con los medios y endilgó a su competencia la asfixia económica por la que atraviesan sus empresas. “Nuestra competencia está trabajando bien”, dijo. Al instante añadió: “Yo había mandado un mensaje y sabían que iba a ganar la licitación, y no es que sería así por algún negociado, yo iba a apostar y ellos(la competencia) sabían que yo iba a apostar”, habló con firmeza “el perfumero”.

INTERESES OCULTOS
El empresario enviaba un mensaje claro al gobierno a quien solicitó su intervención para evitar que en el próximo mes de octubre se celebre la licitación de las tiendas Duty Free.

“Hay intereses atrás. Nosotros no podemos decir o acusar a nadie. Pero viene la licitación de las tiendas libres de impuestos del Aeropuerto Internacional de Tocumen y nosotros no podemos participar. Lo único que hace el gobierno es adelantar la licitación (para el próximo mes) aunque nuestra concesión vence en diciembre de 2017. Si el gobierno y sus ministros están dispuestos a defender a los nacionales pueden ayudar en el proceso para que podamos participar. Nosotros empleamos a 700 empleados. No pedimos favores, Por todas partes tratamos de llegar al gobierno para sentarnos a dialogar pero hasta ahora no hemos podido hacerlo con ningún funcionario. Parece que tenemos lepra, nadie quiere acercarse a nosotros”.

FÉLIX Y SOHO
Waked fue narrando uno a uno la situación de sus proyectos.

Se quejó de que le jugaron chueco con el trato que alcanzó con las tiendas Felix B. Maduro que cedió a un administrador bajo la figura de un fideicomiso.

“Felix la habíamos comprado hace un año, pagamos mucho dinero por eso. El gobierno pensó que de dónde yo sacaba para hacer Soho y Felix, todo ese dinero se lo debemos a los bancos, $420 millones. Ellos creían que yo estaba…(financiando el proyecto) con mi capital, pero fueron los 13 bancos quienes pusieron el capital. Ellos van a empezar a vender Soho, un proyecto que nos costó 7 años construirlo, 24 horas al día, sacrificando a la familia y fines de semana, mire los resultados”, se quejaba.

“Entregué la compañía a unos administradores y a la semana la estaban vendiendo. Ese no fue el trato que hubo con los administradores, quedamos que esperaríamos 18 meses para que sucedan dos cosas: o salimos de la Lista Clinton o vendíamos porque quiero pagar la liquidación de los empleados”.

El centro comercial Soho mall -otro de los bienes de Waked- prácticamente murió en la cuna.

Recién inaugurado hace un año, el proyecto contaría con dos torres de oficinas: la Torre Sur, de 36 pisos y la Torre Norte con 22. El centro comercial se ve cada día más desolado, ya más de 15 empresas han cerrado y Waked alerta sobre el cierre de otras más.

“Soho, nos han ahorcado, están cerrando 15 o 20 locales y van a cerrar más. Las tiendas de marcas estadounidenses no pueden importar mercancía entonces no pueden vender si no tienen mercancía, registran pérdida y cierran los locales comerciales.

Tenemos 4 meses, hasta hoy estamos completamente asfixiados”.

El centro comercial también fue sancionado por el Departamento del Tesoro que otorgó una licencia para operar hasta el 6 de enero próximo y Waked cedió sus acciones a un fideicomiso para que se encargue de la administración.

El problema es que las tiendas de marcas finas, muchas de origen norteamericano, no pueden importar mercancía a Panamá. Qué pueden hacer con un local que tienen que pagar renta y planilla si no venden?, cierran se responde a sí mismo el empresario.

NO VENDO LOS PERIÓDICOS
El Grupo Editorial El Siglo y La Estrella, no están a la venta. Waked lo dejó claro en forma contundente:

“Yo vendo un hijo, es mi único hijo, y no vendo los periódicos. Eso que lo entienda todo el mundo en Panamá, nunca venderé los periódicos, si yo tengo que cerrarlos los cierro y los empleados tendrán que defenderlos” aseveró.

No hay comentarios:

Publicar un comentario