lunes, 21 de septiembre de 2015

El comprometido pasado de la administración de la AMP

En el 2014, cuando Juan Carlos Varela tomó posesión como presidente del país, designó a Alejandro Agustín Moreno como subadministrador de la Autoridad Marítima de Panamá (AMP), y a Encarnación Samaniego como miembro directivo de esta institución. Posiciones claves e influyentes que favorecerían los negocios de servicios marítimos.

Ambos, Samaniego y Moreno, dejaron una estela de cuestionamientos y dudas sobre su gestión en el Registro de Marina Mercante de Belice (2011-13) por las irregularidades detectadas en la emisión de certificados a marinos.

En el 2013, cuando el gobierno de Belice tomó control del registro de marina mercante, antes manejado de forma privada por la empresa Belize International Services Limited, que encabezaba Samaniego, se hallaron fuertes indicios de que se habían emitido certificaciones de marinos en forma fraudulenta, según comunicó a La Estrella de Panamá un alto funcionario del gobierno de este país.

“Encontramos bastantes certificaciones que fueron emitidas en exceso como para entender que se hayan impartido los entrenamientos. Era ilógico que tanta gente pudiera entrenarse en un mes, supuestamente los formaban en India”, expresó la fuente gubernamental que solicitó omitir su identidad por el momento.

En India estaban ubicados varios centros de formación que ofrecían los servicios de preparación para acreditar y elevar de rango a los marinos. Entre ellos la fuente mencionó; Continental, Sevenseas Navigation y Central American Maritime Affairs o CAMA Belize. Esta última era una filial del registro de Belice en Navi Mumbai, India, cuyo representante legal era Alejandro Agustín Moreno.

“Por cada certificado se llevaban un porcentaje, por eso se podía observar que ellos los vendian. Cada mes sacaban cientos de capitanes, era ilógico. El dinero que entraba era bastante. En unos años eran millones de dólares que ingresaban al registro. Es difícil calcular lo que les tocaba a ellos debido a la cantidad de gente a quienes entregaban los certificados”, apuntó el funcionario.

Irónicamente, el portal de Internet de Cama Belize, advierte sobre la venta de certificados falsos. “Varios agentes dicen estar autorizados por Belice pero venden todo tipo de certificados de competencia de banderas como Belice, Liberia, Panamá (...) y premian a los candidatos con promociones dobles o triples con el rango más alto en forma directa”, se lee.

El escrito continúa: “algunos agentes han desacreditado los certificados emitidos por Belice, mientras que otros prefieren la documentación de este registro. Compañías como Tide Water, Disney Cruise Lines, honran solo los documentos emitidos por Belice”.

Sin embargo los señalamientos de la fuente gubernamental beliceña, son contundentes. Responsabilizan la gestión de Samaniego y de Abilio Domínguez, gerente técnico del registro de Belice.

Explica el funcionario que aunque no todos los centros de formación emitían certificados falsos, recuerda uno en particular que si lo hacía: Cama Belice. “Le daban todos los certificados sin la documentación que sustentaba la solicitud. Solo llamaban a Samaniego y listo”, señalo.

El registro de Belice tenía varias tarifas para los documentos oficiales, algunos tenían un valor de $250, “pero ellos podían cobrar lo que sea”, mencionó esta persona, y añadió, “entiendo que en ese costo había un extra para dar a Samaniego e Hilda Grand”, mano derecha de Samaniego.

Tal vez una prueba de lo que expresa la fuente gubernamental se sostiene en un incidente ocurrido en Navi Mumbai, India, que recoge el medio internacional Punemirror.com con fecha de marzo pasado.

La publicación describe el arresto del capitán Partho Das, director principal la oficina de CAMA Belice, (filial del Instituto Marítimo de Belice) con sede en Vashi. El capitán fue detenido por la Policía de este distrito hindú por supuestamente entregar, sin ningún tipo de entrenamiento, un certificado que acreditaba a un marino en el manejo de armas de fuego una ametralladora AK-47 y un rifle.

La fuente del gobierno de Belice consultada por este diario, agregó que los certificados que se vendían eran de varias especialidades: entrenamiento básico, electricistas, y hasta el record profesional del marino. “El centro más activo reportó $1.5 millones en tres años, ese era solo un agente, pero había más de 30 agentes aunque no todos daban esa cantidad”, calcula esta persona.

En junio de 2013 el Gobierno de Belice tomó el control del Registro desplazando a Belize International Services Limited.

La nueva administración del registro se empeñó en borrar la estela de la gestión de Samaniego. “He hablado con el encargado del Ministerio de Finanzas, y me pidió que limpie todo porque no estamos interesados en un registro sucio. Belice es un país pequeño para tener fama de corrupto”.

En este esfuerzo por limpiar el registro, el gobierno emitió una circular en la que descontinuó los servicios de agentes de mar (seafarer agents) para la renovación de endosos y emisión de certificaciones. En vez, la oficina central se encargaría de tramitar esta documentación.

En el último párrafo, la circular indica que agradecería que todos los certificados sin usar se remitan lo antes posible a las oficinas técnicas de este registro localizadas en Panamá.

Este diario intentó, sin éxito, conocer la versión de Alejandro Agustín Moreno y de Encarnación Samaniego sobre su desempeño en Belice.

No hay comentarios:

Publicar un comentario