martes, 4 de agosto de 2015

Las conexiones que derivaron en millonarios contratos

Ana Bouche, quien era asistente del exmagistrado Alejandro Moncada Luna, manifestó a la Fiscalía que ella retiró el cheque con el que se pagó la hipoteca de uno de los departamentos de su entonces jefe

23 de mayo de 2013, el día del cumpleaños de Ana Beatriz Bouche, una de las más cercanas colaboradoras del entonces magistrado y presidente de la Corte Suprema de Justicia Alejandro Moncada Luna, recogió en las oficinas de Ricardo Calvo, un cheque de gerencia del Banco Nacional para cancelar la hipoteca de uno de los departamentos que su jefe había adquirido en el lujos Ocean Sky ubicado en el sector residencial de Coco del mar.

Bouche recibió el cheque de manos de Calvo, un amigo cercano de Moncada Luna.

Una vez llegó el cheque a manos de Moncada Luna, éste envió a un colaborador de su despacho a depositarlo en la sucursal de Albrook del Banco Nacional.

Bouche contó al Fiscal contra el Crimen Organizado, Nahaniel Murgas, todos los detalles acerca de las relaciones de amistad, las conexiones empresariales y los contratos que fueron adjudicados a cercanos del magistrado mientras éste se desempeñaba como presidente del Órgano Judicial. Hoy, Moncada Luna purga una condena de cinco años en un centro penitenciario por delito de enriquecimiento ilícito y corrupción de servidores públicos, entre otros, tras no poder justificar la compra de dos departamentos de lujo. Uno de ellos, casualmente se pagó con el cheque que hace mención Bouche, su mano derecha.

EL PUNTO DE ENCUENTRO
A principios de la gestión de Moncada Luna, explicó Bouche, Calvo almorzaba en la Corte Suprema de Justicia con cierta regularidad.

La estrecha amistad llegó al punto de que Moncada Luna y su esposa se convirtieron en padrinos del hijo menor de Ricardo Calvo.

La presencia de Calvo motivó rumores y glosas en los diarios que señalaban a Calvo como el “décimo magistrado” por su influencia en las decisiones que se tomaban en este órgano.

Las glosas cohibieron a Calvo de continuar con los encuentros con Moncada Luna en la Corte, por lo que las reuniones se trasladaron a otro sitio más reservado.

De acuerdo a la declaración jurada del 28 de julio del corriente, la exasistente del magistrado, contó que éste salía de su despacho con dirección a Punta Pacífica, a las oficinas de Calvo, Felipe Virzi y Gabriel Btesh, donde también funciona la inmobiliaria B&V. Btesh y Virzi además de ser socios y desarrolladores de múltiples proyectos en el país, se hicieron de varios contratos millonarios que licitó el Estado en la pasada administración gubernamental de Ricardo Martinelli. Todos los anteriores formaban parte de un privilegiado círculo empresarial con grandes influencias en el gobierno, denonimado “círculo cero”.

Mauricio Ortiz, , también es amigo de Moncada Luna. La relación entre ambos estrecha al grado que lo visitaba en la Corte. Bouche se percató que Ortiz, titular de la constructora P&V cargo que comparte con Calvo y Claudio Poma. Dicha empresa es la única panameña del consorcio al que se le adjudicó la construcción del Centro de Convenciones de Amador por $193.7 millones.

Poma y Ortiz, guardaban relación con las empresas KMT, All Caribean, y Cemi Group, que se ganaron millonarios contratos con la CSJ mientras Moncada Luna la presidía. Entre ellos destacan la rehabilitación y equipamiento de los juzgados de familia por un monto de $2.4 millones y el contrato para la elaboración del diseño de las diez salas de audiencia en los centros penitenciarios La Joya y La Joyita por un monto de $4.9 millones.

Según Bouche, Ortiz trabajaba en conjunto con un señor de nombre Tony Martinelli, encargado de supervisar el avance de las obras.

Bouche conoce bien la firma Reyna y Asociados, cuya propietaria es María Gabriela Reyna, abogada detenida por las investigaciones que realiza la fiscalía del posible delito de blanqueo de capitales que se desprende del caso del exmagistrado, quien hoy cumple prisión por enriquecimiento ilícito.

En este aspecto indicó que Reyna realizaba a Calvo y a Virzi trámites jurídicos y de “otra naturaleza”.

LAS ARTIMAÑAS
Moncada Luna tenía en mente asegurar el futuro de su hijo del mismo nombre. Para esto, le solicitó a su entonces mano derecha Ana Bouche, le confeccionara una sociedad anónima, Sarelan Corporation. Días después de haber constituido esta empresa, Tatiana Marín, madre del menor, tomó el cargo de presidenta de la sociedad anónima. Así lo relató, Bouche a la Fiscalía.

Otra sociedad anónima, Corporación Luxol se inscribió en el Registro Público a nombre de testaferros. La empresa, contaba con una cuenta en el Banco Universal que para abrirla, Moncada Luna ni siquiera tuvo que comparecer en la sucursal. El trámite fue posible gracias a la amistad que existía entre Ricardo Calvo, Felipe Virzi accionista del banco, y el exmagistrado. La documentación del banco podía llenarse a lo externo de la entidad bancaria y ser entregada posteriormente.

Segun Bouche, en este caso, el banco utilizó información y documentación de la apertura de una cuenta original de diciembre de 2012 como sustento para la apertura de un plazo fijo creado un año después, alterando documentación y fecha de los papeles.

Bouche no conoció los motivos por los que se constituyó la Corporación Cubemu, supuestamente propiedad de Calvo, como tampoco la motivación para la empresa Luxol. Ella afirma que simplemente siguió ordenes de Moncada Luna cuando le dijo que necesitaba con urgencia una sociedad y le proporcionó los nombres de las personas que aparecerían en la misma, así como los directivos para confeccionar el pacto.

Bouche conoce las andanzas de Moncada Luna desde que éste se posicionó como director de la Policía Técnica Judicial en el año 2000. El hoy exmagistrado, una vez abandonó el cargo en la Policía, constituyó una empresa de seguridad llamada Omega Security. Luego, formó su firma de abogados a la que Bouche se incorporó hasta que Moncada Luna llegó a la Presidencia de la Corte Suprema de Justicia.

NOMBRES CONOCIDOS
Algunos de los testaferros, de Sarelan Corporation, se encuentran privados de libertad. Por ejemplo, el señor Humberto Juárez a quien Moncada Luna conocía “desde hace muchos años y usaba su nombre para ponerlo en las juntas directivas de las sociedades que él quería constituir”, aseguró Bouche al fiscal.

Una situación similar ocurrió con Felipe Rodríguez, a quien el magistrado nombró coordinador del Sistema Penal Acusatorio en Penonomé al momento en que asumió la presidencia de la Corte.

Pero también entre Rodríguez y Moncada existe un compadrazgo, ya que el primero es el padrino del hijo de Moncada Luna y Bouche es la madrina.

En lo que respecta a Felipe Virzi, Bouche aseguró que ambos tienen una relación de hace años. 

Moncada Luna le llama “tio Pipo” aunque no exista parentesco entre ellos. La exasistente también mencionó que Moncada Luna ocupó cargos públicos directamente vinculados al organo Ejecutivo mientras Pipo Virzi fungía como Vicepresidente del país (1994-1999).

EL CASO MONCADA
El escandaloso proceso contra el exmagistrado, que se zanjó con un acuerdo en la Asamblea Nacional de Diputados, dejó una cola larga que ahora investiga la Fiscalía Contra el Crimen Organizado.

Tras hacerse responsable de dos de los cuatro delitos que se le atribuyeron, Moncada Luna dejó pendiente acusaciones por corrupción de funcionarios públicos y blanqueo de capitales.

En la lista de indagados están 12 personas vinculadas a presunto blanqueo de capitales.

No hay comentarios:

Publicar un comentario