martes, 14 de julio de 2015

Cierre de High Spirit

La profundización de la investigación revela que en la sociedad High Spirit, constituída en Anguila Británica en el 2009, se cerró de forma irregular bajo la solicitud en junio de 2013, de Gumercindo García, quien ordenó la liquidación y transferencia de los fondos al beneficiario Digital Kingdom, Ltd. a través de Seng Bank, en Hong Kong.

ACCIONES DE FACEBOOK
High Spirit, según la querella, realizó una compra de 24,359 acciones de Facebook por un monto de $1 millón, el día 20 de marzo de 2012, con un depósito recibido de Jal Offshore y se vendió el mismo dia por el mismo monto, según el portafolio de transacciones. No obstante, no se refleja el retorno del efectivo producto de la venta a la cuenta de High Spirit, quedando de esta manera la posición en cero, es decir, sin acciones a su favor.

Ese mismo día Jal Offshore compró la misma cantidad de acciones de Facebook por $1 millón, amparado en un contrato con Financial Pacific. Estas acciones de Facebook fueron adquiridas antes de conocerse la oferta pública, como una transacción de acciones privada, con derecho a venderlas antes, según las normas del regulador del mercado en los Estados Unidos. Sin embargo, estas acciones solo podían ser vendidas a clientes con un “perfil institucional”. Pero Financial Pacific vendió estas acciones a Jal Offshore el 30 de enero de 2012, sin considerar que en la sección de “tolerancia de riesgo” este cliente había firmado un formulario que indicaba que no afrontaría la pérdida total de su inversión, según reza el documento de la SMV .

INTENCIÓN DOLOSA
La SMV considera que existe una evidente intención dolosa delictiva por parte de los directivos de Financial Pacific por permitir este tipo de transacciones que debieron ser reportadas al regulador por parte de los oficiales de cumplimiento, así como de los ejecutivos principales y personal directo de la casa de valores. Agrega que los titulares de las cuentas utilizaron el sistema financiero a través de Financial Pacific para desviar fondos y darles legitimidad mediante la compra y venta de acciones amañada.

La comisión de delitos contra el orden económico se sanciona con prisión de 4 a 6 años. En caso de que el hecho punible sea cometido por un empleado, trabajador, dignatario o directivo de la empresa, la sanción será de 6 a 8 años.

Financial Pacific fue intervenida por al SMV en julio de 2014 y se ordenó su liquidación forzosa.

No hay comentarios:

Publicar un comentario