lunes, 4 de mayo de 2015

Shamah, entre Financial y la SMV

Una fuente vincula a Salomón Shamah, exadministrador de la Autoridad de Turismo, al caso Financial Pacific. 

El 26 de diciembre de 2012, pasado el medio día, Iván Clare, directivo de la casa de valores Financial Pacific, reenviaba un correo electrónico a Salomón Shamah, entonces administrador de la Autoridad de Turismo. Se trataba de una carta que debía entregar a Alejandro Abood, superintendente del Mercado de Valores (SMV). Antes, solicitaba el visto bueno de Shamah y de otra persona a quien denomina ‘el jefe', sin especificar el nombre.

Clare pretendía introducir ante la SMV a los nuevos inversionistas, los brasileños Valter Melo y ‘Mario' —sin apellido— a una reunión con Abood. En ese momento, la casa de valores enfrentaba su peor crisis, un vacío financiero de al menos $12 millones.

Lo anterior lo ha contado a La Estrella de Panamá una fuente relacionada a la investigación del caso del desfalco millonario de Financial Pacific que tuvo acceso a los documentos en mención y que pidió reserva de su nombre.

El relato que a continuación se describe se basa en las declaraciones de esta fuente, que contó detalles de las comunicaciones que intercambiaron los directivos de Financial Pacific y Salomón Shamah.

MÁS CERCA QUE NUNCA
Quien ha seguido de cerca el mayor escándalo financiero en el sector de valores de Panamá recordará que en repetidas ocasiones Shamah ha intentado desvincularse de este enmarañado asunto. También tendrá presente que en el ambiente financiero se escuchaba un insistente rumor, y por ahora solo eso, que la empresa brasileña que adquirió la casa de valores era un frente, pero que había otro empresario detrás de esta transacción, casualmente amigo personal de Shamah.

Las declaraciones de la fuente vinculan al entonces ministro de Turismo en el caso Financial Pacific. Shamah mantenía también una amistad de vieja data con West Valdés que rebasa el amor por el rock que ambos sentían. Según declaraciones de Valdés, el músico y abogado también lo habría representado en varios casos legales.

Según la fuente que habló con este diario, en el mensaje que envió Clare a Shamah ‘aparece en el renglón de asuntos cuatro palabras claves: ‘mándasela a el jefe', entonces un sobrenombre muy común que hacía referencia a la figura del presidente Martinelli', apunta la fuente.

Las revelaciones que hace la fuente no solo contrarían la posición de Shamah, sino que, al parecer, éste adquiere una postura de mediador o mensajero entre las partes: los empresarios brasileños, Financial Pacific, la SMV y el entonces presidente Ricardo Martinelli.

‘El correo que Clare envió a Shamah se originó en el correo de Valter Melo —precisa la fuente—, el cual Clare había recibido casi una hora antes de reenviarlo. La información se copiaba a ‘Mario', el supuesto hombre detrás de la compra de Financial Pacific', añade.

LA CITA DE PRESENTACIÓN
El borrador que Clare pretendía que revisara Shamah y posterior visto bueno de ‘el jefe' solicitaba la posibilidad de reprogramar una reunión pactada con Abood inicialmente agendada para el 27 de diciembre, pero sugerían posponerla para los primeros días de enero de 2013, fecha en que aparentemente arribaría a suelo panameño uno de los potenciales inversionistas para reunirse con Abood. Según la fuente, en dicha cita el accionista que compraría el total de las acciones de la casa de valores formalizaría su interés en adquirir la empresa y ofrecería a Abood un informe verbal de los avances del proceso de Due Dilligence , trámite éste que se encontraba en proceso a cargo del personal nombrado por el propio inversionista brasileño.

CONFIDENCIAL
Curiosa es la ‘advertencia' que aflora antes de introducir al próximo comprador. La fuente manifiesta que en la carta se dejaba por sentado que ‘como la información de debida diligencia es confidencial y no forma parte de la documentación que exige la SMV en este tipo de transacciones, no entregarían un informe escrito sobre el referido'. Las confidencias de esta persona agregan que ‘el comprador aportaría el capital necesario para sanear la casa de valores, y que para ello había dedicado recursos y tiempo en la debida diligencia, pero que no podrá disponer del monto hasta que el regulador aprobara la transferencia de acciones'.

NO SON LOS MISMOS
Esta información, en la que aparecen los supuestos inversionistas brasileños, contrasta con los nombres de los compradores que cristalizaron la compra de la casa de valores: Ricardo Sampaio, Joao Santana, Josué Absalón Chávez, Octavio Souto y Rogero Pereira, del grupo Mendo Sampaio. Un negocio prácticamente ajeno a las actividades comerciales del grupo empresarial que tras un año de la compra culminó con la liquidación forzosa de Financial Pacific por parte de la SMV, y una estela de siete querellas en su contra por supuestos delitos como: blanqueo de capitales, delitos informáticos, delincuencia organizada y quiebra, entre otros.

Entre los dueños que concretaron la transacción, no obstante, no aparecen los nombres de Valter Melo o Mario, los potenciales compradores que pretendía introducir Clare a Abood.

FLOTADOR FINANCIERO
El 27 de diciembre de 2012, fecha que, según la fuente, Clare solicitó a Abood la reunión, los directivos de Financial Pacific —según versión de Valdés y Clare— hipotecaban y pedían prestado dinero a sus parientes y amigos para tapar el hueco financiero que mantenía la empresa que gerenciaban.

Una serie de hechos secuenciales dan una idea de los planes que ya se programaban para salvar la casa de valores, y las figuras de poder que de alguna u otra forma, se relacionaban a estos sucesos.

Según publicó este diario, el 3 de enero de 2013, West Valdés, socio y directivo de Financial Pacific, tendría en sus manos dos cheques: uno por $5.2 millones confeccionado en el banco Multibank, y otro por $7 millones del Banco Universal.

CUENTA NUEVA
Cuarenta y ocho horas después de la emisión de los cheques, Valdés aperturó una cuenta nueva a nombre de Financial Pacific en el Banco Universal y depositó los $12.2 millones. Así lo comprueba el slip de depósito del banco en el que aparecen la cédula y firma de West Valdés.

Seis días después de este suceso, el 10 de enero de 2013, Martinelli se refirió en los medios de comunicación al tema de Financial Pacific. Solicitó a las autoridades investigar a fondo el caso de la casa de valores. En aquella fecha pronunció: ‘parece ser que se consiguió la plata, que se consiguieron las propiedades y que capitalizaron la empresa', dijo entonces Martinelli.

Su versión coincide con las palabras del señor West Valdés al intentar explicar a La Estrella de Panamá en entrevista exclusiva —noviembre de 2014— el origen de los dineros que sanearon la empresa. ‘Un grupo de inversionistas nos prestaron el dinero, hipotecamos terrenos en Penonomé' justificaría entonces Valdés, aunque con reserva de los nombres y garantías del supuesto préstamo.

La reunión que solicitaban los brasileños con Abood, según la fuente, se pretendía programar entre el 8 y 10 de enero de 2013. Días después de que Valdés depositara los $12.2 millones para dar luz verde a la venta de Financial Pacific.

La génesis de los dineros que sanearon el hueco de Financial sigue siendo un misterio. Una investigación realizada por este diario en el Registro Público de Panamá halló solamente dos bienes a nombre de Valdés, entre ellos uno que comparte con su socio Clare. Ambos se hipotecaron años antes de que se hiciera público el desfalco.

COINCIDENCIAS
Ese mismo día —26 de diciembre de 2012— otro hecho relevante ocurría. Mayte Pellegrini, oficial de la casa de valores acusada por los directivos de haberse apropiado de $12 millones, era conducida a la Fiscalía Décimo Tercera fuera de horas de oficina, para retractarse de una previa declaración ante el fiscal en la que vinculó al entonces presidente Ricardo Martinelli con una cuenta de clientes utilizada para la compra y venta de acciones de Petaquilla Gold, con el uso de información privilegiada.

A cambio, tenía la promesa del procurador José Ayú Prado de recuperar su libertad.

Después de 2 años, Pellegrini denunció que en 2012 se frustró su excarcelación porque, según su abogado, Salomón Shamah ‘quería que le diera $1 millón para que cumpliera la parte del trato'. Shamah no resondió las insistentes llamadas de este diario para incluir su versión.

BAJO LA LUPA
Hubo dos grupos interesados en adquirir Financial Pacific. Alejandro Abood, exsuperintendente del Mercado de Valores no recuerda la carta en la que el grupo de inversionistas brasileños interesados en adquirir Financial Pacific le solicitaban una reunión. La cita, según documentos a los que tuvo acceso La Estrella de Panamá , buscaba un acercamiento entre la entidad y los futuros compradores, quienes rendirían un informe verbal sobre las intenciones de inversión y los avances del proceso de debida diligencia que estaría listo a mediados de enero de 2013.

‘Un documento sin sello no es un documento recibido en la recepción de la SMV. Eso se lo aseguro', indicó Abood a este diario. ‘ Sospecho que usted tiene un borrador que no podemos saber si fue usado, pues inclusive las cartas que recibíamos por correo electrónico venían usualmente firmadas', agregó el exsuperintendente.

Abood no recuerda con precisión lo ocurrido. Pero lo más probable —afirma— ‘es que yo no hubiese accedido a una solicitud del Sr. Clare. A él no lo vi más por la SMV después de las acciones del magistrado Alejandro Moncada Luna (quien admitió un amparo a favor de la casa de valores que impidió a la SMV continuar con la investigación), y lo último que supe de él es que los funcionarios de la SMV asignados a la inspección de Financial Pacific se quejaron de su comportamiento ante la salida de Maruquel Pabón', interventora, detalla Abood.

Indicó que ‘hubo dos reuniones con interesados en adquirir la casa de valores; un grupo local y otro extranjero. Yo no puedo recordar cada detalle, pero me parece que la primera la habría pedido el grupo interesado y la segunda la habría pedido el abogado de los extranjeros', rememora el exfuncionario.

Según Abood, las reuniones en las que estuvo presente no llegaron a nada, y añade: ‘pero usted y yo sabemos que después de mi impedimento el grupo extranjero debió haber tenido otras reuniones y al final logró adquirir la empresa'.

Abood se refiere al grupo brasileño y recuerda, en todo caso, que la información que la SMV recibe en estas reuniones es de carácter confidencial.

ALEJANDRO ABOOD
‘Usted y yo sabemos que después de mi impedimento, el grupo extranjero debió haber tenido otras reuniones y al final logró adquirir la empresa'.

No hay comentarios:

Publicar un comentario