lunes, 19 de enero de 2015

Dos cheques millonarios saldaron el desfalco

Los $12.2 millones que totalizaban los documentos de gerencia, evitaban que el regente ordenara la liquidación de la casa de valores.


Los dineros ya estaban en los bancos y salieron de tres cuentas corporativas. El expresidente de Fianancial Pacific West Valdés dijo que eran “préstamos e hipotecas”

El dos de enero de 2013, en dos bancos de la localidad se firmaban los cheques millonarios que salvarían a la casa de valores Financial Pacific de revelar los nombres de sus clientes y las cifras que manejaban en sus cuentas.

Los $12.2 millones que totalizaban los documentos de gerencia, evitaban que el regente ordenara la liquidación de la casa de valores bajo el argumento de desfalco. Con ese dinero, el entonces presidente de la casa de valores, West Valdés, abrió una cuenta nueva en el Banco Universal, que desoyó las alertas de la Superintendencia de Mercado de Valores a la banca local de “abstenerse” de hacer transacciones bancarias con Financial Pacific. La SMV había suspendido la licencia de operaciones a Financial Pacific en noviembre de 2012. Hoy, la cuenta ya no existe. El Banco Universal tomó la decisión de cerrarla en el año 2014.

Otros intereses primaron entonces en el Banco Universal, que en cuarenta y ocho horas, a partir de la emisión de los cheques, se arriesgó a abrir una cuenta “exprés” a nombre de Financial Pacific, con la que se evitó la autopsia forense del supervisor, habilitado para investigar los movimientos financieros de la compañia cuestionada, en medio de un escándalo internacional que llegó a vincular al entonces presidente Ricardo Martinelli, en la compra de acciones con información privilegiada.

LOS CHEQUES
El primer día hábil del año 2013, un martes, se confeccionaban los documentos que pondrán en negro las cuentas de Financial Pacific. El dos de enero, dos cheques de gerencia a nombre de la empresa estaban listos para se r depositádos. El grueso del dinero provino del Banco Universal. Era el cheque de gerencia número 55902 por la suma de $7 millones. Según fuentes que intervinieron en la transacción, la suma provino de dos cuentas distintas del mismo banco que se unificaron en un solo cheque.

Un segundo bono se emitió desde el Banco Multibank, el número 273139, por $5.2 millones, también a nombre de Financial Pacific, en el que se lee la justificación: “banca comercial”.

Los dos cheques comparten la misma fecha y totalizan $12.2 millones.


Ambos documentos comparten la misma fecha, y los bancos, consultados por La Estrella de Panamá, los reconocen como propios. Totalizan $12.2 millones, el monto faltante en las cuentas de los inversionistas de Financial Pacific. En julio de 2012, los principales directivos de la casa de valores, Iván Clare y West Valdés, habían denunciado a una de sus colaboradoras por fraude.

Fue el propio Valdés el que acudió al Banco Universal para abrir la cuenta y hacer el primer y único depósito que salvaría a su empresa de una investigación en profundidad. Este diario, tuvo acceso al documento que registra la transacción, con fecha 4 de enero de 2013, firmado por Valdés, según se publicó el pasado 12 de enero.

Entre la suspensión de la licencia de Financial Pacific, en noviembre de 2012, y la apertura de la cuenta que saldó el faltante millonario, pasaron menos de dos meses.

Los exdirectivos declararon que lograron racaudar los $12.2 millones con préstamos personales de “familiares, amigos e inversionistas”.

REACCIÓN DE LA BANCA
Javier Carrizo, primer vicepresidente de negocios corporativos de Multibank, indicó que su banco verificó con el Departamento de Operaciones que el cliente emisor de uno de los cheques destinado a Financial Pacific seguía los parámetros de “diligencia debida” que dictan las normas y tenía la cuenta tenía el “perfil” apropiado. “El cheque fue emitido a solicitud de una empresa que mantiene su cuenta corriente en orden y de la que el banco posee toda la documentación pertinente y a disposición de las autoridades competentes en caso de ser requerida”, dijo Carrizo. “Si el cliente tiene el dinero en la cuenta y lo solicita, el banco debe dárselo”, finalizó.

El Banco Universal, por primera vez desde que se desató el escándalo de Financial Pacific, explicó a este diario su intervención en el saldo de la cuenta de la casa de valores. El gerente, Sergio Altamiranda, explicó que los $7 millones del cheque emitió su entidad ya estaban en el banco. Su versión aparenta contradecir las declaraciones de Valdés y Clare, quienes establecieron que los dineros provinieron de préstamos de terceros, contra hipotecas y venta de algunas propiedades.

“En su momento hubo una instrucción para hacer un cheque de gerencia por esa cantidad”, comentó Altamiranda. Luego añadió: “ese cheque sale de una cuenta cuyos clientes pasaron elproceso de due dilligence”. El gerente detalló que el banco cuenta con un catálogo de firmas de los directivos que se combinan, según el monto de los cheques de gerencia, para avalar el trámite .

APERTURA VELOZ
A West Va ldés le tomó unas horas abrir la cuenta en el banco en el que depositó $12,2 millones. Por logeneral un proceso de esta naturaleza conlleva una serie de cuestionarios rígidos de la banca y un trámite administrativo de semanas antes de acceder a la transacción.

En su momento, el caso se discutió en la Junta Directiva. La cuenta en mención se abrió a través de un alto directivo del banco que tenía una estrecha relación con Martinelli. Finalmente la operación se concretó en la sucursal de Los Ángeles. La oficial de cumplimiento de esa oficina se opuso al trámite, según la versión que conoce este periódico, pero no pudo contra la orden directa de “arriba”.

La fuente mencionó que en aquel momento el gerente de la sucursal recibió una llamada de Martinelli quien le solicitó que abriera la cuenta

Para esa fecha, ya la SMV había enviado un aviso de rutina a la banca en general en el que detallaba que había suspendido la licencia de operaciones de Financial Pacific y solicitaba precaución a los bancos de la plaza. Las transacciones de la casa de valores debían estar congeladas a excepción de los gastos administrativos (agua, luz, teléfono y otros servicios).

Un año más tarde, el banco decidió cerrar la cuenta. Altamiranda se limitó a ofrecer las razones: “son asuntos confidenciales entre el banco y el cliente”, puntualizó.

¿Qué criterios se tomaron al abrir la cuenta, preguntó este diario. “Se ponderan los riesgos y se toman decisiones", añadió escueto Altamiranda. "Fue un tema administrativo y el banco hizo todas las diligencias al abrir la cuenta", aclaró Altamiranda, nombrado gerente después de los hechos.

EL REGULADOR PREVENTIVO
-Usted puede asegurar en este momento, mediante las investigaciones que realizó la Supeintendencia de Bancos (SB), que estos dineros son de procedencia lícita? preguntó La Estrella de Panamá a Gustavo Villa, secretario general.
-Yo no le puedo asegurar una cosa como esa porque yo no soy el que lo determina, es la esfera judicial, la nuestra es de control y prevención, dijo.
-¿Usted sabe de dónde provienen los fondos ?
-Esa no es mi responsabilidad. Lo que tengo que asegurarme es que el banco tenga los controles. Villa añadió que la SB practicó una inspección de prevención de blanqueo de capitales al Banco Universal en el mes de enero de 2013 en base a la ley 42, que es la norma correspondiente. “Dentro de la inspección integral que practicamos al banco en esa fecha se hizo especial referencia al tema de Financial Pacific, en lo que respecta a la inspección de prevención”. No obstante, Villa indicó que los resultados de esta diligencia son confidenciales.

REGENTE DE VALORES
Juan Manuel Martans, director de la SMV aseveró que cada banco debió haber efectuado una investigación para determinar la procedencia de los dineros. Al ser cheques de gerencia no hay responsable directo de la cuenta. “El cheque de gerencia se puede rastrear si lo solicita el Ministerio Público, y eso lo debe responder el banco. Yo dificulto que, por las cantidades, sean cuentas personales”, asumió Martans y anunció que, en su momento, la SMV indagó sobre el origen de los dineros, pero la SB se limitó a responder que eran lícitos. “Ellos no están obligados a hacer público el dueño de la cuenta, a menos que se trate de una investigación por lavado de activos, y en todo caso, es el Ministerio Público quien debe investigarlos", sostuvo Martans.

En la SMV, la Dirección de Supervisión debió haber efectuado un informe al respecto. Ignacio Fábrega fungía como director del mencionado departamento. Meses más tarde, Fábrega fue querellado por la SMV por filtrar información sensitiva, reservada, a Financial Pacific acerca de las investigaciones que hacía la SMV de la casa de valores.

No hay comentarios:

Publicar un comentario