martes, 23 de diciembre de 2014

Mock apunta al medicamento como causante de intoxicación

Melia Mock, farmacéutica que preparó la nutrición parenteral de los bebés intoxicados con alcohol bencílico en la sala de Neonatología de la Caja de Seguro Social,  puso al tanto a  la fiscal Décima de Circuito, Vielka  Vargas, de ciertas incongruencias e irregularidades en torno a  los lotes de medicamentos de heparina Fada  que se usaron para preparar la solución parenteral administrada a los bebés. 

Estas, a su criterio,  la hacen parecer como responsable de lo ocurrido aquella tarde del 11 de junio de 2013. Mock también declaró que ha recibido amenazas de sus superiores para que no hable mal de ellos ante la fiscalía. Según la farmacéutica, el personal de  Farmacia de la CSS no estaba al tanto de las restricciones para la administración de alcohol bencílico a neonatos, pues estos usualmente solo tienen acceso a los frascos de medicamentos y no a los insertos donde se incluyen las advertencias. Es ahí, en el inserto, donde la farmacéutica Fada prohíbe la administracion del  fármaco a neonatos.

Por el momento, la fiscal Vielka Vargas, formuló cargos contra Mock y el doctor  Iván Sierra, jefe de la sala de Neonatología de la CSS, por homicidio culposo. La pena del delito es de 3 a 5 años. En casos de más de una víctima, la pena aumenta de 3 a 6 años de prisión.

El día 11 trabajó conforme al protocolo que hacía todos los días con las recetas en forma idéntica como se ordenan para esas nutriciones, ahí no hay error todas están exactamente como dice la orden.

La heparina se agregó manualmente. Los medicamentos eran iguales a los que se habían utilizado los días anteriores con una variante, la heparina era de una nueva marca, la Fada. Ese día se hizo la solución para trasplantes y uso un frasco de marca Fada del cual no recuerda el número de lote, cuando anteriormente empleaba la heparina marca Pisa. Mock sacó un cc y lo agregó a la solución nutricional, luego botó el frasco casi lleno.

Hoy se pregunta si será ella quien pague, a su juicio injustamente, por la intoxicación con alcohol bencílico de los 14 recién nacidos en la sala de Neonatología del complejo. De éstos, diez fallecieron y otros cuatro sufrirán durante toda su vida de las secuelas.

Si bien los informes forenses son tajantes al concluir que la intoxicación y muerte de los neonatos se produjo como consecuencia del alcohol bencílico, existen otros factores a considerar en la investigación. El primero es que las bolsas nutricionales del día 11 de junio, fecha en que se intoxicaron los bebés fueron desechadas, sin que quedara evidencia de las mismas.  La segunda, es que los tubos de ensayo  que supuestamente contenían muestras de la solución nutricional para ser analizadas tenían fecha del 12 de junio, y que las posteriores réplicas, preparadas con la intención de determinar lo ocurrido, al parecer no provenían del mismo lote de heparina con el que se confeccionaron originalmente.

LOTES DE HEPARINA
Pasó más de un mes desde el incidente. El 23 de julio, el director médico del Complejo, Ahmed Vielgo, llamó a Mock para  una reunión en la que, además, participaron la licenciada Alma Batista jefa del departamento de Farmacia; Yazmin Núñez farmacéutica; y el doctor Silvo Vega.

Las noticias eran buenas: al parecer, el frasco de heparina marca Fada utilizada por Mock tenía mayor concentración de alcohol bencílico que la indicada, un dato que había que validar. La noticia motivó a los superiores de Mock a permitirle  continuar con su labor de  preparar las bolsas nutricionales.

Al día siguiente, la licenciada Mirna Amor, subjefa de almacén de Medicamentos, dio instrucciones al personal farmacéutico de que recogiera el lote de heparina número 21905. Se habían encontrado unos viales del lote requerido.

El 30 de julio, se le pidió a Mock que hiciera otras réplicas con el lote terminación 82. La idea era preparar otras bolsas para confirmar el procedimiento y analizar la solución, con esto se determinaría qué pudo haber ocurrido aquel 11 de junio.

Habían varios lotes del medicamento y Mock preguntó por qué mejor no se usaba el lote 04 que estaba en las gavetas. Pero la respuesta de Mirna Amor  fue  un “no rotundo”, quien insistió en  que hiciera las réplicas con el lote terminado en 82. “Ese es su lote”, le habría gritado Amor a Mock.

Mock narra en su declaración que al día siguiente preparó una serie de bolsas replicando la dosis de dos de los bebés fallecidos, las que fueron guardadas bajo llave para posteriormente ser analizadas.

Cuando la Fiscalía comenzó las investigaciones, un agente de esta entidad le dijo a la licenciada Batista que la cantidad de heparina física contra la cantidad que había en la tarjeta, no cuadraba. Un dato que llamó la atención de Mock: “yo quiero saber el resultado de ese agente de la fiscalía, porque si sale bien quiero que lo pongan delante de mi”, dijo la farmacéutica.

Mock solicitó a la fiscalía que encuentre los formularios  que ella llenó junto con la licenciada Alma Batista, jefa del departamento de Farmacia, y que entregaron al Instituto Especializado de Análisis (IEA) de la Universidad de Panamá. Con esto,  Mock comprobará el número de los lotes de heparina que  utilizó el día 11 de junio de 2013.

La farmacéutica cuenta que los  agentes de la fiscalía visitaron la farmacia para hacer una inspección y que, en una ocasión, ella estaba en la parte de afuera de la farmacia y “Batista me encontró y me dijo que los agentes le insistían que ese no era el lote”.

En su declaración, Mock agrega que Batista le  suplicó que cuando la llamaran a declarar dijera que ese era el lote, el 82. Posteriormente, la licenciada Mirna Amor le  repitió que por favor la ayudara, que dijera “que el lote terminado en 82 era el lote que yo había utilizado, que esa heparina no solo le iba a hacer daño a los neonatos sino también a los adultos”, declara Mock.

La Estrella de Panamá tuvo acceso a resultados de los exámenes del IEA. En ellos, la heparina que aparece de Fada pertenece al lote con terminación  82.  Sin embargo, en las bolsas de nutrición parenteral de dos pacientes fallecidas, donde se detectó alcohol bencílico, no especifican el lote de heparina que se utilizó.

Mock afirma que cuando la fiscalía llamó a Batista a declarar, ella quería cuadrar las versiones. Quería que Mock dijera que Batista había entregado diez muestras más, es decir 20, cuando solo se había entregado la mitad. Mock no accedió.

Batista llamó a Yasmin Núñez, otra farmacéutica, quien aseveró haber  buscado las diez muestras. Mock se pregunta entonces: “¿De dónde sacaron dichas muestras si ella solo dejó una de Fada, y tres de Pisa? ¿Por qué las mías no aparecen?, se prengunta Mock.

AMENAZAS DE SU JEFA
Mock asegura que la licenciada Batista la  amenazó con despedirla en caso de que hable algo negativo de su persona ante la Fiscalía.  Lé dijo que el doctor Ahmed Vielgo la destituiría y que tenía en su poder el récord de ausencias y tardanzas de Mock.

Mock se pregunta cómo es posible que se crea que ella se equivocó 14 veces en la misma cosa, cuando tiene 16 años de hacer lo mismo con mucho cuidado.

Mock introdujo manualmente la heparina que midió con una jeringuilla de un cc, la cual según ella estaba bien calibrada tal como lo estipula el protocolo.

1 comentario:

  1. Es lamentable lo que ocurre en este país, pues al parecer personas con poder y dinero pueden decidir el destino de niños y niñas que apenas inician su vida.
    Mi hija Milagros también fué intoxicada por la administración de heparina con alcohol bencílico el caso es que ocurrió en enero 2013, seis meses antes de los fallecidos de junio 2013.
    Milagros presentó los mismos sangrados inexplicables, el Dr. Neonatólogo Funcionario que estaba de turno en ese entonces no pudo diagnosticar la causa de las hemorragias pulmonares que sufrió mi hija, fué muy persuasivo en insistirnos en ese entonces en no desgastarnos en lo que pasó pues debíamos pasar la página y seguir nuestras vidas ya que la niña se aferraba a la vida...lo ocurrido en ese entonces se lo adjudicaron a la prematuréz y fué diagnosticada con sépsis clínica al igual que a los niños afectados de junio.
    Cuando salió a la luz el tema de la intoxicación, preguntamos si a Milagros también le harían los análisis y dijeron que solo era para los niños nacidos en junio, 1 año después salió a la luz que este medicamento se usa desde el año 2006 a diestra y siniestra a todos lo prematuros, interpuse la denuncia, despues de 1 año de la denuncia interpuesta nos citaron en la fiscalía para informarnos que la junta médica concluyó que a Milagros se le administró el tóxico, pero por las secuelas que presenta no consideran sea intoxicada y que los sangrados fueron por producto por un ducto abierto, algo común en los prematuros (cosa que nunca fué diagnosticado como a otros niños y niñas y nunca se ha tratado por esta afección pues Milagros nunca a padecido de ducto abierto ni afecciones cardiacas) En la reunión con la Fiscal Décima, mi esposo y yo nos dimos cuenta que el expediente de Milagros fué totalmente manipulado,pues anexaron al expediente diagnósticos que nunca ha padecido Milagros.
    En conclusión los la junta médica dijo que si le dieron el toxico pero no la intoxicaron.

    ResponderEliminar