domingo, 30 de junio de 2013

Deserción escolar, el origen del problema

2013-06-30 - 12:00:00 AM - En los últimos tres años más de 100 mil alumnos se retiraron del sistema. Estas cifras las maneja con agilidad Franklin De Gracia, director de Planeamiento Educativo del MEDUCA. Nadie le sigue la pista a ese alumno que abandona la escuela. La buena noticia es que cada año se disminuye a la mitad la cifra de desertores. De Gracia lo atribuye a varios factores: primero, a la beca universal que ayuda a mantener en el sistema a más de 732 mil alumnos y la otra son las 186 mil computadoras que se han entregado.

Pero, ¿quién da seguimiento a los desertores?
A nadie le importa porque es uno menos en las aulas; "sin embargo, es un gasto muy fuerte para el Estado cada estudiante que abandona porque ya ha hecho una inversión de años", responde Mirna De Crespo, viceministra de Educación. Con el tiempo, esa persona que abandonó la escuela en uno o dos años se da cuenta que no puede leer bien, que no puede escribir bien, se transforma en una analfabeta funcional. Pierde las capacidades cognitivas, entra en una desculturización del aprendizaje.

En realidad, lo que el país necesita son "políticas estatales que hagan obligatoria la asistencia del muchacho a través de medidas que puedan sensibilizar al padre de familia sobre la importancia de mantener a los hijos en los centros escolares", mencionó De Gracia. No existen leyes para esto. Empezando por pre escolar, es obligatorio que el Estado la ofrezca; sin embargo, no es compulsivo para el padre.

La deficiencia es grande y lenta en su solución; no hay fórmulas mágicas, es un proceso de crecimiento a pasos. A pesar de que primaria tiene una cobertura del 100%, en premedia alcanza un 62%. Un plan a largo plazo nos brinda un panorama más claro de la preparación de estos muchachos; para el 2015, de continuar los planes de crecimiento actual, debemos alcanzar una cobertura del 85% de la premedia y un 65% de la media. Para el 2021, un 100% de la premedia y un 85% de la media.

René Quevedo, que invierte horas cerca de jóvenes en estas condiciones, entiende las razones de su deserción. "Estos muchachos empiezan a sentirse que no son parte de eso, es un sentimiento de alienación", no pueden sostenerse en esta estructura, explica. Pierden motivación por múltiples factores y como si fuera poco, se suma la fórmula "rebeldía igual a adolescencia". Sufren de crisis de oposición a todo lo que se les inculca. Se alejan, por tanto, del ambiente, no solo eso, se asocian con gente igual a ellos y crean su propia realidad virtual alejada del mundo del esfuerzo, de la recompensa y de toda estructura.

No hay comentarios:

Publicar un comentario