miércoles, 27 de febrero de 2013

Jugada maestra

[Cortesía del Consejo de la Judicatura Federal]


Es muy probable que por su mente haya pasado aquello de la impunidad. Podría haber sido jugada maestra al mejor estilo de la clandestinidad embarrada de un poco de complicidad por quienes ostentaban el poder, pero ahora tal vez se mira a si misma sino en el peor, en uno de los momentos mas oscuros de su vida.

Su poderío se redujo a una celda, un traje color beige y dos metros cuadrados. La Procuraduría General de la República considera que cuenta con sobradas pruebas contra Elba Esther Gordillo, la poderosa maestra, para acusarla de delincuencia organizada y haber lavado millones de dólares procedentes de las cuotas del sindicato de los maestros que ella misma representaba.

Para los maestros la acusación no fue una sorpresa. Muchos la conocieron cuando llegó de su natal pueblo Chiapaneco a la ciudad de México con sus guaraches puestos, ropas muy sencillas, una típica mujer rural a la que los años le trajeron inexplicablemente mucha abundancia económica. Tanta así que era capaz pagar a Neiman Marcus sus cuentas a título personal por 900 mil dólares. Una bicoca comparada con las propiedades en el Estado de California EU que también obtuvo, cirugías plásticas y otros beneficios hasta ahora incontables que forman parte de la pesquisa judicial, y que al parecer logró a costa de la membresía del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE).

El diario La Jornada reporta que de acuerdo con la indagatoria, Elba Esther tenía una red de prestanombres que contribuían a desviar los fondos del sindicato para pagar sus cuentas puntosas a título personal que incluían depósitos por lo menos por “2 millones de dólares, mediante transferencias bancarias a Suiza y Liechtenstein, a nombre de Comercializadora TTS de México, de la cual era propietaria de 99% de las acciones la fallecida madre de Elba Esther Gordillo”.

La PGR ha detectado el desvío de 200 millones de dólares procedentes del SNTE, una cifra que probablemente no cabía en la cabeza de la maestra que arrancaba su carrera sindical en la ciudad de México a principios de la década de los 70s.

Con un tinte revolucionario a favor de la educación, la mujer logró con un buen espaldarazo político ocupar en 1972 la Secretaría de Trabajo y Conflictos del sindicato, después (1977) escaló a Secretaria General de la Sección 36 del SNTE, puesto que le ofreció tal notoriedad que le ayudó a postularse y resultar electa como Diputada Federal.

La carrera sindical también sirvió para lograr posiciones importantes dentro del Partido Revolucionario Institucional PRI, colectivo que la eligió presidenta (2002-05). La lucha por la educación que lideró se robusteció con la “Alianza por la Calidad de la Educación” con la cual se propuso al gobierno eliminar la venta de plazas magisteriales.

Hay muy pocos antecedentes en México de un caso como el de Elba Esther, recientemente hubo denuncias sobre su lujoso comportamiento, pero tal vez, ningún gobierno había usado ese as bajo la manga para lograr sus objetivos políticos en el tema educativo. Hasta que el recién electo presidente Enrique Peña Nieto se propuso una reforma educativa profunda y que recibió cierta resistencia de la maestra. Pero Peña Nieto no titubeó, dio una lección que el resto de los maestros parece haberla aprendido en una sola clase. Una operación matemática donde se utilizó la justicia para lograr los objetivos políticos que pretenden establecer entre otras cosas la creación de un sistema profesional para que los maestros entren al sistema educativo, se mantengan y se promuevan por méritos y no por criterios discrecionales. Una clase que aparentemente Elba Esther no quería aprobar a pesar de que los principales partidos de oposición unieron sus fuerzas para que sea una realidad.

El arresto de la emblemática sindicalista, es sin duda, una jugada maestra que no provino precisamente del pizarrón de Elba Esther, sino del Presidente Peña Nieto que aplicó todas sus enseñanzas para dar una lección al resto de los maestros, algunos seguramente tendrán que guardar sus cuadernos para evitar verse en el espejo de su emblemática líder.

No hay comentarios:

Publicar un comentario