sábado, 7 de abril de 2012

Escándalo en la procuraduría

El escándalo de corrupción denunciado por el procurador suplente encargado Guisepe Bonissi desnuda no solo que el crimen organizado parece haber llegado para quedarse en la institución, sino que al analizar sus palabras contrastadas con los hechos y los enunciados pronunciados por los funcionarios en cuestión, se evidencias contradicciones sin sentido, que denotan un fondo aún mas podrido del que se atreven a mostrar.

“El narcotráfico ha penetrado a la institución hasta el cuello” Dijo Bonissi cuando habló sobre el alcance narcotráfico en la institución.

Hemos sido objeto de ataques certeros, dijo, y volvió achacar este ataque al crimen organizado. Pero en su discurso de despedida ante los medios, Bonissi manifestó que su norte ha sido ése, el de combatir el narcotráfico y reiteró que ha cumplido pero al parecer no del todo, de lo contrario no pondría su cargo a disposición.

Bonissi continuó leyendo el comunicado sobre lo ocurrido en la entidad; la contradicción se deja ver en párrafos posteriores cuando dice; “no podemos permitir que quienes se lucran con la miseria, el horror, el crimen, y la podredumbre de la droga nos ganen la batalla, por lo que el tiempo que nos quede en este cargo hasta que lo determine el órgano ejecutivo apoyaremos esta guerra que tienen los honestos fiscales de droga para combatir este flagelo mundial”.

Por las palabras de Bonissi, da la impresión mas bien que no pudo soportar la crítica de la opinión pública ante las confesiones de la ex fiscal. Que las presiones recibidas contra su familia, su persona, su reputación que dijo han permitido los medios, lo llevaron a dejar el cargo.

Analicemos mas a fondo. Las personas que Bonissi dijo que compró el narcotráfico están señaladas en el expediente. De ser así, cada una deberá enfrentar su defensa ante las investigaciones de los fiscales. Que impediría entonces que Bonissi permaneciera en el cargo, citando sus propias palabras: “luchando contra el crimen organizado”.

“El narcotráfico nos ha penetrado, o lo enfrentamos ahora o mejor me tiro debajo de la piedra” agregaba el procurador encargado. ¿Contradictorio, no es así?

Bonissi argumentó no contar con el respaldo publico, pero debió tener respaldo del ejecutivo y de las agencias internacionales en esta ardua tarea.

Es cierto, esta labor debe incluir la colaboración de los medios de comunicación y de la ciudadanía, no obstante quien cuenta con autoridad para investigar es la procuraduría, he ahí donde reposan las herramientas para combatirlo.

El caso que desata el escándalo se refiere al hallazgo de una avioneta en una finca de Los Santos que la procuraduría atribuye a un cartel poderoso, pero que al observar los hechos con detalle pareciera caerse por su propio peso.

Remitámonos a los hechos: El 21 de agosto del año en curso, el jefe de zona de la Policía Nacional, sub comisionado Raúl Mora, recibió información de que una avioneta con el logo de Unicef se encontraba en una finca de Los Santos. Dentro de la nave las autoridades encontraron mapas de varios países centroamericanos y en los alrededores 13 tanques con líquido extraño, no se especifica cual era el contenido.

La llamada entro al DIP de Herrera, se comunicó a Los Santos de que había una aeronave volando bajo y que posiblemente aterrizaría en una de las fincas. Cuando llegó la policía no había nadie en la avioneta. El perímetro se cercó pero dentro de la nave o en la finca, no se halló droga, sin embargo las autoridades dan cuenta de que habían armas que no son precisamente para cazar ñeques. Rifles que las notas de prensa no detallan el calibre, de lo que si hay pormenores es de una pistola 9 mm, y una magnum 41, ésta última no es un arma de uso regular. Las armas se encontraron tanto en la casa de los señores Castillo como donde vivía el jornalero de la finca. Según algunas fuentes se trata de armas viejas, u oxidadas. Las autoridades efectuaron 4 detenciones; a los dueños de la finca que son los Castillo Peralta padre e hijo, al jornalero de la misma finca y a un ganadero del área George Guillen, amigo de los Castillo (Abelino Valdés y George Antonio Guillen).

Cuando encuentran la avioneta el nombre George Guillen no aparecía en ningún lado del expediente. Es en medio de la investigación cuando un policía presenta un informe con autoría anónima donde revelaba que habían visto a Geroge Guillen, trasladar unos tanques de la finca donde estaba la avioneta a otra mas que pertenece a los señores Castillo.

Victor Orobio, abogado de Guillen, sentía que contaba con una prueba contundente a favor de su cliente a pesar de haber sufrido un rechazo de la Corte a un habeas corpus que presentó a favor de su cliente.

Orobio también dijo haber quedado sorprendido cuando le llamó Guillen y le pidió que verificara el caso porque los habían dejado en libertad. Orobio afirma que la decisión de Milagros era repentina, pues aún faltaban por evacuar mas pruebas del caso.

Los Castillo son amigos del cliente de Orobio, George Guillen, y Ballesteros representó al resto de los implicados.

La defensa trataba de buscar una estrategia en bloque para ir a los tribunales, pero Orobio manifiesta que nunca logró una comunicación directa con Ballesteros; nunca me cogió el teléfono. No insistió mas.

Si la fiscal en un momento dado decide sobreseer a los tres implicados; dueño de la finca y peón, lo mas lógico era incluir al amigo de los implicados.

Quienes son estas personas? George Guillen es un empresario dedicado a la electrificación a nivel nacional, su ingreso dice la defensa, proviene de esta actividad siendo el Estado su cliente principal.
Los Castillo Peralta son ganaderos y cuentan con sembradíos, al parecer son gente con pocas relaciones políticas a pesar de ser campesinos con plata. Según algunas fuentes no son personas de relaciones sociales, se manejan en forma muy conservadora y mantienen un círculo íntimo con sus amistades.

Llama la atención, que en una finca privada haya aterrizado una avioneta con estas características. ¿Qué explicación habrán dado los dueños de este terreno al respecto? El proceder lógico en este tipo de situaciones es que quien aterrice ahí cuente con el consentimiento de los dueños, a menos que también quepa la posibilidad de que se haya tratado de una emergencia.

Posteriormente la prueba de ion scan dio positiva a cocaína cuando fue practicada a la nave. Este no deja de ser un indicio sobresaliente en el caso, sin embargo, no es una prueba contundente para corroborar que la avioneta era utilizada para el trasiego de estupefacientes, pues no se encontró un gramo de droga.

Por el relato anterior, da la impresión de que no haya habido un perjuicio de consideración a los carteles que responsabiliza Bonisi; no se decomisó un arsenal, o toneladas de cocaína.

Luego entonces, pongamos el peor escenario. Si la avioneta fuera de un cartel y se utilizara para el transporte de droga, sería una “herramienta” reemplazable considerando los recursos y el poder que el mismo Bonissi afirma cuentan los narcotraficantes. Como tampoco cargaba droga, la hipótesis podría tomar mas fuerza aún. Por lo que nos preguntamos; si se trata de un caso como el mencionado, ¿porqué los carteles habrían de ser quienes hallan orquestado todo esto?

Otro factor a considerar en este análisis es la declaración de la ex fiscal Milagros Valdés quien afirma haber aceptado el cargo para liberar a las personas implicadas. Afirmó que Ballesteros se le acercó con la oferta y le dictó el proceder jurídico que debía aparecer en la vista fiscal para el sobreseimiento definitivo de los implicados. Pero quien comunica a Valdés de la posición, según su declaración, es el fiscal Nahaniel Murgas, que le llamó el 22 de noviembre para informarle que a partir de la fecha iba a quedar encargada del Despacho. La misma Valdés quedó sorprendida por que jamás espero que en realidad iba a ocupar ese puesto.

Llama la atención que un abogado ajeno al Ministerio Público pueda contar con la influencia como para prometer cargos, que se cumplan, y que el mismo no forme parte del aparato burocrático de la entidad. La ex fiscal era prácticamente nueva en la fiscalía de drogas de Herrera y Los Santos, entró como secretaria judicial desde el 1 de octubre.

A los dos días de haber hablado con el abogado Valdés confiesa que la llamaron de recursos humanos y le notificaron de la vacante por lo que debía trasladarse a Los Santos cuanto antes para tomar posesión del cargo, esta persona se identificó, dice Valdés, como Eva Lorenz.

Tres días después, la ex fiscal cumplió con el trato y liberó a los 4 detenidos. Lorens le solicitó anteriormente que le diera un informe sobre las condiciones del despacho a su llegada.
Dicho informe dice haberlo enviado al fiscal Primero de Drogas y a la secretaria de Eva Lorenz. Orobio fue otro de los sorprendidos, incluso manifiesta que al enterarse se acercó al despacho de la fiscal para saber qué era lo que ocurría y que estaba en desacuerdo con la decisión de la fiscal.

Valdés dice mas en su declaración. Afirma que “en esta situación están involucrados directamente personal de jerarquía del Departamento de Recursos Humanos, ya que sin su intervención yo nunca hubiera podido ni ser secretaria judicial, fiscal encargada, ni mucho menos ordenar” la liberación de los señores. Sin embargo su nombramiento lo firman los tres fiscales superiores de droga, no la directora de Recursos Humanos.

Si la DEA ordenó la investigación por infiltración de narcotráfico y corrupción en la zona, ¿porqué nombrar a una persona como titular del despacho sin ni siquiera hacerle una entrevista telefónica o personal? ¿Pareciera ésta una conducta responsable de los fiscales de droga superiores en un puesto tan delicado? En una situación como la planteada, lo mas lógico sería enviar al mejor cuadro al sitio. ¿Cómo valer las palabras del fiscal Sofanor Espinosa en el sentido de que Valdés pasó por un filtro amplio y sigiloso antes de ser nombrada? Sofanor justificó el ascenso al decir que se trataba de un cargo temporal de 10 días, pero en solo tres, Milagros logró poner en jaque a la institución.

¿Será posible que el sobreseimiento de estas personas haya sido únicamente a cambio del puesto de la fiscal?

¿En realidad quien esta detrás de todo esto? Achacar la culpa al narcotráfico es echarle la culpa a un hombre sin cabeza. Es prácticamente una culpa anónima, sin rostro a menos que se identifique con nombre y apellido.

Hasta este momento solo una persona se encuentra detenida. ¿Por qué no separar a los tres fiscales superiores de droga para lograr una investigación prístina en el asunto? ¿Será que Bonissi pasó por alto la decisión de la ex fiscal y posteriormente no supo tomar las riendas del asunto? Es difícil que un procurador no conozca los movimientos que se producen en la institución o lo que sucede en las fiscalías.

Si esta investigación continúa, ¿indagarán a Bonissi y a los tres fiscales de droga?
¿Porqué se envía de vacaciones a Marquel Mora el 7 de septiembre y se nombra a una persona inexperta en un cargo titular? En todo caso, ¿porqué no se alertó a la fiscal Milagro que no tocara los expedientes de alto perfil si se tenía un antecedente de que habían irregularidades en el despacho?

¿Será que la orden de sobreseimiento se originó de arriba hacia abajo y no en sentido contrario como se percibe?

No hay comentarios:

Publicar un comentario