lunes, 24 de enero de 2011

La bonanza de pocos… Un sistema podrido que no logra componerse a pesar de que sus integrantes saben que caen en un abismo sin fin…


El país atraviesa una bonanza económica envidiable en comparación con otros países de Latinoamérica.  Pero la misma prosperidad no se refleja en otros aspectos indispensables para el bienestar nacional.

No podemos  ignorar  la alta desigualdad social por la distribución del ingreso, que provoca mucho resentimiento en las capas que sienten a espaldas de este desarrollo, y ante la oportunidad de hacer dinero rápido consideran que no tienen nada que perder.

El desarrollo de las instituciones no se les pone la atención adecuada, especialmente aquellas que ejecutan justicia.   En este escenario, el ciudadano se encarga de exigir justicia ante la incompetencia del sistema.   Este es un caldo de cultivo ideal para la prosperidad, pero no económica, sino del crimen quien  aprovecha de estos espacios para dominar territorios,  satisfacer necesidades básicas de barrios enteros, y así lograr la protección de las comunidades.

La operatividad de estas organizaciones requiere, en muchos casos, de la protección de la policía, de las autoridades municipales, o de personal clave ubicado en puestos donde el trasiego es recurrente, y esto se logra sobornando.

¿Cuál es el balance interno que tienen las instituciones al respecto? ¿Cuál es la labor de inteligencia o contrainteligencia que se efectúa para ubicar a las unidades corruptas, sin importar  el rango?  Hay muy poca rendición de cuentas en este renglón.   Es mas,  el porcentaje de casos de ajusticiamiento resueltos es un mensaje alto y claro al crimen organizado.  

De no hacer un alto en seco a la corrupción, no podremos culparnos mas delante de que el narcotráfico sea quien nos imponga hora de salida y entrada a casa.

La plata es tanta, que no hay bala que mate el deseo del poder, se corre el riesgo de caer en un círculo vicioso, un modus vivendi donde ninguna de las partes esté interesada en terminar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario