jueves, 2 de abril de 2020

La encrucijada de más de $260 millones en bonos que vencen el próximo trimestre


Un proyecto de Ley busca prorrogar el pago del capital a los tenedores de bonos corporativos que cotizan en la Bolsa de Valores de Panamá. La SMV analiza la situación, mientras que especialistas opinan que las empresas deben cumplir con su compromiso

El superintendente del Mercado de Valores, Julio Justiniani, discute con la junta directiva de la entidad y con Ejecutivo un proyecto de ley que pretende prorrogar automáticamente el pago de capital, más no de los intereses, de los bonos que vencen entre el 1 de abril y el 30 de septiembre, con la opción prórroga por periodos adicionales.

En los próximos meses vencen una serie de bonos corporativos emitidos que cotizan en la Bolsa de Valores de Panamá y tendrán que hacer frente a los compromisos de pago de capital e intereses. Según datos de la Superintendencia del Mercado de Valores, en abril se expiran $57.7 millones, en mayo $52.7 y en junio $149.8 millones.

"Ante la situación por la que atraviesa el país, es muy probable que los tenedores de bonos pidan su dinero al momento del vencimiento de la emisión, y cuando esto ocurra, podría ocasionar un descalce porque las empresas no van a tener la plata completa, algunas de ellas no lo tendrán aunque las grandes pueden soportarlo", indicó a La Estrella de Panamá Fernando Sucre, presidente de Central Fiduciaria y agente de pago de emisiones.

Con esto en mente, Sucre redactó un proyecto de Ley que presentará ante la Asamblea Nacional con el que se pretende prorrogar el pago de capital de los bonos cuyo vencimiento sea en el periodo mencionado.

El documento al tuvo acceso este diario, de dos artículos, autoriza a la Superintendencia del Mercado de Valores (SMV) a tomar las medidas necesarias para la protección y mitigación de los efectos causados, o que puedan causarse al mercado de valores, dentro del sistema financiero nacional por la presente situación de la pandemia y que podría llevar a prorrogar por periodos adicionales lo establecido en el párrafo anterior.

"Todo emisor autorizado por la SMV que cotice en la bolsa y que no pueda hacer frente a los intereses o dividendos de sus respectivos valores, deberá solicitarle a la SMV la autorización para suspensión de pagos, la cual deberá estar sustentada con toda aquella documentación que dicha autoridad requiera", se lee en la propuesta.

Justiniani, aún no tiene una opinión formal de la propuesta. La SMV previó este escenario y el 20 de marzo emitió el acuerdo 3-2020 por medio del cual estableció medidas temporales para el registro abreviado de las modificaciones de ciertos términos y condiciones de la oferta pública de valores registrados en la SMV para la fecha de vencimiento de los valores, fechas, formas de pago de intereses o de capital, fecha de redención de valores, forma o causales para solicitar redención de los valores u otros pagos relacionados.

Este instrumento de la Super no convence a Sucre. Primero porque establece que hay que ir a la SMV para aprobar cualquier cambio. En vez, con el proyecto quedan automáticamente prorrogadas las emisiones sin tener que acudir al regulador para que autorice la medida.

Lo que explica Sucre es que "muchas emisiones están garantizadas con hipotecas sobre bienes inmuebles y pagarés, ninguna con efectivo. Lo que significa es que si las empresas que deben pagar el capital en los términos fijados caen en falta (default), se tendrían que liquidar los bienes que garantizan los bonos o las acciones, y en este momento no se puede hacer eso ante la situación que atraviesa el país. Por ello, pedimos aplazar el vencimiento por 90 días mientras todo regresa a su curso normal".

Hay quienes opinan que si la empresa no cumple con su responsabilidad para con los tenedores de bonos, pueden perder credibilidad en el mercado y eso no le conviene.

"No olvidemos y no dejemos desamparados a los pequeños ahorristas que incluyen a los que depositaron su confianza en el mercado de valores, no los olvidemos. El sistema y todos nos debemos a ese ahorrista que están cotizando en el país", expresó el economista Felipe Chapman.

La SMV deberá valorar qué hacer con la propuesta, pues es la entidad debe velar por los intereses de quienes confiaron en las empresas que emitieron bonos y que esperan recibir su dinero al vencimiento. Un economista consultado indicó que esto no es tan simple como ver en blanco y negro, tal como se pretende exponer. No comparte la idea de prorrogar, un tema que merece verse con cuidado. Asegura que los bonos tienen un fondo de amortización y la empresa debió separar el repago del compromiso. "Es difícil de creer que con un mes que no hayan ventas se quedó sin el respaldo", indicó el especialista que pidió obviar su nombre. En todo caso, añadió, lo que se puede hacer es emitir una nueva emisión de bonos a una tasa inferior. "Lo correcto es pagar los bonos e inmediatamente sacar una nueva emisión. Las tasas dependerán de la industria en la que se mueva la empresa, y ésta reflejará el riesgo de la empresa", acotó.

La SMV cuenta con información detallada de vencimiento de las emisiones, a corto, mediano y largo plazo y monitorea el desempeño del mercado en miras a realizar los ajustes necesarios y velar por la protección al publico inversionista, así como también apoyar a los emisores. "En marzo los emisores efectuaron pagos por 133 millones de dólares a diferentes inversionistas, correspondientes, a sus valores en circulación. Hemos sostenido conversaciones con varios emisores y la mayoría tiene reservas para afrontar la situación, sin embargo hay que considerar si la crisis se extiende mas de lo previsto, por lo que estamos en constante análisis para presentar alternativas que permitan a las empresas ajustarse al flujo de efectivo acorde a la coyuntura y de esta forma fortalecer el sistema y que pueda sobreponerse a esta situación jamás experimentada en el mundo", indicó Justiniani.

El superintendente añadió la necesidad de tener presente que por la cuarentena declarada, "la mayoría de las empresas han reducido su capacidad operativa, por ende sus ingresos y esto es entendible, por lo que como medida preventorio la SMV aprobó el acuerdo 3-2020 que permite la modificación de términos y condiciones de sus prospectos iniciales y emisiones en circulación. El cambio de términos y condiciones lo contempla la Ley de Valores, sin embargo el acuerdo modifica las normas para realizar el cambio y establece un procedimiento simplificada, expedito y notificado vía electrónica. Siempre que cuente con la aprobación del 75% de los inversionistas", exclamó Justiniani.

Este medio conoció que la SMV ha detectado muy pocas empresas, contadas con una mano, que atraviesan una situación financiera delicada.

En esta vía el temor podría ocurrir que los portadores de los bonos o el resto de la industria perciba que se afecten porque no tienen soporte. Por más pequeños que sean, pueden generar un efecto negativo y contagiar al resto. Pese al acuerdo que ha emitido la SMV, hay sectores particulares con cierto tipo de industrias que se mantienen con el flujo de efectivo. A pesar de que existen unas muy robustas, el negocio se nutre de ingresos diarios, pero al final de la historia es muy difícil contar con un colchón por seis meses sin recibir el capital para hacer los pagos correspondientes.

En la SMV están registrados 230 emisores. En tiempos normales, cuando se acercaba al fecha de vencimiento del bono, los encargados llamaban a sus clientes y éstos accedían a la renovación de los mismos. No obstante, es lógico pensar que ante la pandemia, algunos requieran el pago completo y pedirán el dinero que la empresa mantiene en otro tipo de inversiones.

Cuando se emiten bonos, mecanismos de financiamiento de las empresas, se estila que se proporcionen como garantías pagarés, hipotecas y bienes inmuebles.

miércoles, 1 de abril de 2020

El florecimiento de las compras online


El covid-19 contagió de modernidad y tecnología a los supermercados y empresas de mensajería que pasan por el mejor momento de su historia en Panamá

Las cadenas de supermercados no se dan a basto para atender la cantidad de pedidos que les llegan en línea, la nueva forma de hacer supermercado ante la cuarentena que obliga a los consumidores a no salir de casa. Una tarea muy poco desarrollada anteriormente por los supermercados, pero que el covid-19 aceleró en su implementación como muchas otras actividades en las que interviene la tecnología.

Al intentar hacer una compra online en RibaSmith, por ejemplo, un gran aviso alerta al cliente que el tiempo de entrega de su pedido se estima entre 8 a 10 días.

Para poder tratar de satisfacer la demanda, los supermercados han redistribuido al personal que organiza los pedidos, incrementan la cantidad de camiones de reparto, y agilizan la reposición de productos. El virus les vino a recordarles a la mayoría que no estaban preparados para la modernidad. "No nos damos a basto, la gente está cambiando el consumo presencial al consumo en línea", mencionó uno de los entrevistados.

Un eslabón importante en esta cadena son las empresas de mensajería.

Asap, por ejemplo, amplió un 30% el número de motorizados para poder atender los 4 mil pedidos diarios que reciben en promedio. La plataforma de servicios esta excluida de las empresas que el Ejecutivo decretó el cierre en el Decreto Ejecutivo 507 como parte de las medidas de cuarentena total.

Alex Frigeim, propietario de Asap, jamás pensó que el negocio adquiriera semejante auge a principios de marzo. Los supermercados, farmacias, mensajería, abarroterías y algunos otros negocios parecen haber florecido con el covid-19.

Los pedidos que más recibe la empresa Asap, que anteriormente sus principales clientes eran corporativos, se centran en la compra de medicamentos y artículos en el supermercado. Ésta última tarea no es muy popular que digamos entre los motociclistas, quienes se rehúsan a recibir los pedidos porque sienten que no vale la pena invertir tanto tiempo para la cantidad de dinero que reciben. Ir a una de las grandes cadenas de distribución al por mayor puede tomar horas, debido a las medidas restrictivas anunciadas por el Ministerio de Salud que permiten la entrada de 50 personas a la vez en los establecimientos.

A criterio de Alex, la vorágine llegó para quedarse. "No creo que vamos a bajar el ritmo aún cuando pasemos la crisis del virus. Hoy día las empresas, que son nuestros principales clientes, están cerradas. Cuando todo pase seguiremos proporcionando el servicio a las empresas y a las familias que entraron en nuestra cartera de clientes", señaló.

Ronel Gaglio, director comercial de Apetito 24 y cofundador de la empresa, expresa que el contexto del negocio "ha cambiado enormemente" y los ha orillado a hacer cambios de la misma proporción. El comportamiento del consumidor en la plataforma se transformó de manera significativa porque los comercios que más ordenes generan ahora son los supermercados, fruterías y tiendas de conveniencia que anteriormente representaban una venta mínima dentro de la torta de negocios. La mitad de las ordenes que recibe la compañía vienen en esta línea. Esto por supuesto modificó el modelo y la forma de operar de la empresa que ante la constante demanda optó por colocar personal dentro de los supermercados para poder brindar soporte a los supermercados y suplir la demanda. Más cadenas de supermercados y comercios de bienes se han afiliado a la plataforma recientemente porque ven en esta un desahogo como canal de venta online en vez de estar en la fila del supermercado. En el último mes, según el director comercial, se afiliaron 140 comercios a la plataforma, la mayoría son restaurantes gracias a la exclusión que otorgó el gobierno a los comercios dedicados al despacho de comida a domicilio, además de cadenas de supermercados.

Apetito 24 no compartió con este diario la cantidad de pedidos que despachan por día por ser "información sensible para la compañía, ya que ésta es una multinacional que cotiza en la bolsa de valores", dijo Gaglio.

Impacto socioeconómico del covid-19 será trillonario


Se estima que en el mundo se perderán entre 5 y 25 millones de empleos que representan ingresos de alrededor de $860 billones a $3.4 trillones

La Organización para las Naciones Unidas (ONU) publicó el informe "Responsabilidad compartida, solidaridad compartida, respondiendo a los efectos socioeconómicos del covid-19", en el que describe la pandemia como un verdadero reto económico para el mundo, e incluso pone a prueba a la organización desde su creación. En palabras cortas, el virus provoca una desarticulación económica y social que resentirán más las pequeñas y medianas empresas, así como la población informal o quienes viven del día a día. No obstante, para salir de la crisis, la ONU propone una serie de ideas en las que incluye el mayor estímulo global fiscal de la historia, que busque reducir el monto de los tributos, inyecte dinero a las poblaciones vulneradas para que sean los hogares los motores para reactivar la economía, aunado a préstamos comerciales con bajas tasas de interés.

En 12 semanas el virus se ha convertido en una gran pandemia. Hasta el 26 de marzo se contaban 416,686 casos confirmados de covid-19 y 18,589 muertes. Esto, según el reporte, es solo la punta del iceberg. La destrucción económica del virus ha sido devastadora y será peor a medida que escale en los países más pobres del planeta. Aunque ha habido progresos sustanciales en el desarrollo de la vacuna, estará disponible en un periodo de 12 a 18 meses.

Los efectos económicos son devastadores para la economía formal e informal. El virus ha golpeado a una economía que ya mostraba fragilidad y se esperan índices de desempleo históricos. Las medidas restrictivas de movilidad, como es sabido, han causado afectación en la cadena de suministros y ha provocado una baja en los precios de los productos (commoditys), en especial el petróleo, lo que ha ralentizado los mercados financieros y la condición de liquidez en muchos países creando condiciones sin precedentes del volumen de salida de capital procedente los países en desarrollo que han provocado una escasez del dólar. Las Naciones Unidas prevén que las moneadas débiles van a presionar la habilidad de los gobiernos para maniobrar en los estímulos fiscales a escalas que garanticen estabilizar la economía y capear la crisis sanitaria.

DESEMPLEO BILLONARIO
Se estima que se perderán entre 5 y 25 millones de empleos que representan ingresos de alrededor de $860 billones a $3.4 trillones. Las pequeñas y medianas empresas, los independientes y quienes viven del día a día, serán los más afectados.

Esta crisis amenaza con retroceder los derechos alcanzados en materia de género y exacerbar la pobreza femenina que será aún más vulnerada a la violencia y la participación igualitaria en el trabajo.

Esta situación es similar al caso de los migrantes de nacionalidades como El Salvador, Haití, Honduras, Nepal, Tonga, Tajikistán y Kyrgyzstan. Un sector informal golpeado que requiere de protección social en sistemas ahora limitados.

La situación en los países en desarrollo son de especial preocupación. La diseminación del virus en estos países va a debilitar la ya fracturada macroeconomía de esas naciones que ya tienen deuda acumulada y que verán disminuidos sus ingresos por efectos del virus.

La crisis del covid-19 no solo amenaza a las poblaciones vulnerables, la ONU estima que revertirá en términos de décadas el progreso alcanzado en la lucha contra la pobreza y la desigualdad entre países. La volatilidad ha empezado a impactar el precio de la comida, lo que puede traducirse en malnutrición en las poblaciones vulnerables.

A no ser que se apliquen medidas de inmediato, las interrupciones en la contribución tributaria para suprimir virus empeorarán dramáticamente la situación. Esto es especialmente importante en las potencias desarrolladas donde es más compleja la crisis por el tamaño de la población vulnerable.

UN BILLÓN DE NIÑOS SIN ASISTIR A LA ESCUELA
En el sector educativo, 166 países han cerrado escuelas y universidades. Mas de 1.2 billones de niños y jóvenes no están asistiendo a sus aulas de clase. Esto representa el 87% de la población matriculada en escuelas y universidades. En adición a esto, cerca de 60.2 millones de maestros no están en las aulas.

La suspensión de clases tiene un efecto colateral y adverso en la población infantil y juvenil que se refleja en el comportamiento social y en el desarrollo. Cuando las escuelas están cerradas muchos niños dejan de percibir alimentos que antes consumían en durante clases. Esto impactará en la nutrición de los mismos y en la economía de las familias a las que se les carga este gasto. El Programa Mundial de Alimentos (World Food Program) estima que más de 320 millones de niños que asisten ala primaria están dejando de percibir su comida. Dejar de asistir a la escuela también genera presión sobre las familias, especialmente sobre las mujeres, que tienen que facilitar los estudios en la casa.

La suspensión de estudios puede llevar a una alza en la tasa de trabajo infantil especialmente en los países en desarrollo.

TECNOLOGÍA
La aceleración en el desarrollo tecnológico en muchos países, a raíz del impacto del virus, ha sido un factor beneficioso dentro de las malas noticias. No obstante, deja entrever el acceso a Internet de la población, abre aún más las brechas entre quienes tienen acceso a la red y quienes aún no lo tienen.

El teletrabajo ha sido un remedio para la salud mental de los empleados, pero la conectividad y la remota participación de acceso para el material escolar, la salud e información deja a 3.6 billones de personas en el mundo que no tienen acceso a la red.

Las personas mayores no solo están expuestos con más riesgo al virus, la soledad les hace soportar con menos fuerza la situación. Los sin techo están altamente expuestos al virus, así como las personas con ciertas discapacidades pueden quedar sin soporte debido al distanciamiento planteado para combatir el virus.

ESTÍMULO FISCAL DE LA HISTORIA
Es necesario mantener los empleos, enfocarse en familias, mujeres, niños y jóvenes, así como en las pequeñas y medianas empresas, el sector informal para intentar rescatarlos.

Para ello, recomienda implementar medidas en diferentes niveles. Por ejemplo, las organizaciones internacionales y financieras, así como los grupos como el G20 deben coordinarse para dirigir su apoyo con medidas económicas y sociales, monetarias y compartir las buenas prácticas aprendidas.

Los países en desarrollo y subdesarrollado no cuentan con los recursos de las potencias para poder responder en forma rápida a la crisis financiera y sanitaria.

En este sentido, se repite una frase conocida para todos los países, la colaboración de la sociedad es indispensable para luchar contra el virus.

El shock económico que enfrenta el mundo, los colapsos simultáneos en suministro y demanda, llama a crear el primer estímulo fiscal global de la historia. Un paquete capaz de inyectar recurso masivos a las economías y restaurar la confianza en el futuro. Dicho estímulo debe canalizarse no solo al sector empresarial, sino a pequeñas empresas de todo el mundo que sustentan la economía global. Es importante proteger a los proveedores de las grandes empresas y la demanda global del consumidor en el hogar con ingresos que marquen el comienzo de la reactivación de la economía global. Esto debe ser complementado con un apolítica monetaria y financiera.

Para que sea efectivo, el paquete de estímulos requiere centrarse en la transferencia directa y dirigir los recursos a los hogares más vulnerables, ampliar la preparación para emergencias sanitarias, protección social, reducción de impuestos, bajas tasas de interés, acceso al crédito, seguros y planes de apoyo salarial. Este apoyo debe implementarse en los países que carecen de capacidad para ejecutar estas medidas.

La ONU recomienda a los países a proteger su fuerza laboral, especialmente de quienes viven del día a día, del sector informal y apoyar su empleo e ingresos. En este sentido deben dirigirse las políticas fiscales.

El ADN histórico de Panamá para enfrentar crisis sanitarias


La metodología para combatir la malaria antes de la construcción del Canal y la lucha contra el Covid-19 tienen varias coincidencias, una es la desobediencia civil, o la pobreza

El Canal de Panamá no hubiera podido completar su construcción en 1914, si el país no hubiera saneado el territorio de la malaria. Los panameños tenemos un ADN histórico que persiste en las generaciones. Enseñanzas que afloran especialmente en momentos en que el país lucha contra la pandemia del siglo: el Covid-19.

El doctor Adán Ríos, reconocido oncólogo panameño que labora en el MD Anderson Cancer Center, Houston, Texas, Estados Unidos, regresa a principios de siglo y recuerda que, como ahora, en la época en que se construía la vía interoceánica, el país tuvo que erradicar la fiebre amarilla. Hay parangones, dice, “en esos tiempos también había cierta desobediencia civil, pobreza, no es nuevo lo que ocurre en Panamá, a diferencia de otros países de la región. La clave de todo es que había un propósito nacional que ayudó a recuperar posteriormente la soberanía, protección y desarrollo de lo que iba a ser el Canal, hecho que amalgamó a la población”.

Son muchas las coincidencias. William Gorgas, el médico del Ejército de Estados Unidos, jefe de la Comisión de Saneamiento de la hoy extinta Zona del Canal, se empeñó en acabar con la malaria mediante el control de los mosquitos que portan la enfermedad. Su estrategia fue recibida con escepticismo en una época en que los hospitales colocaban en las patas de la cama baldes con agua para proteger a sus enfermos de los insectos, sin saber que propiciaban los criaderos de mosquitos que acabaron con la vida de miles de pacientes.

El istmo es el ambiente ideal para los mosquitos: lluvia la mayor parte del año, clima tropical, y altas temperaturas que favorecen su reproducción. La malaria fue tan abundante en Colón, que se estimó que una sexta parte de la población sufriría ataques de malaria durante cada semana. “Los cementerios desde la ciudad de Panamá hasta Colón con miles de muertos por la enfermedad son evidencia de ello”, recalcó Ríos a este diario.

El doctor Omar Jaén, geógrafo, historiador y diplomático, retrató con detalle en un reciente escrito, a propósito de la pandemia del Covid-19, que en 1816 la fiebre amarilla mató a por lo menos 4% de la población ístmica, que en ese entonces era de 120 mil habitantes. Se vivió una gran pandemia nacional en 1851, con infinidad de muertos. “La fiebre amarilla hizo estragos en la ciudad de Panamá en 1863 y se registraron tantos muertos ese año, que corresponden hoy al 15% de aproximadamente 20 mil habitantes de nuestra capital y su área suburbana, lo que sería ahora cerca de 240 mil víctimas mortales de 1.6 millones de personas”.

De no haberse adoptado las medidas de restricción de movilidad como lo ha ordenado el Ministerio de Salud, actualmente habría más de 176 mil personas en Panamá contagiadas del Covid-19.

“El sentido de identidad, y conocer nuestra historia, nos permite trascender de los deseos individuales que muchas veces pueden ser antagónicos y perniciosos para el resto de la sociedad”, apunta el doctor Ríos.

El espíritu de Gorgas sigue presente en la ciencia e investigación de Panamá. El instituto que lleva el nombre del mencionado científico, realizó la secuenciación completa del virus para determinar la trazabilidad en el país y descubrió que la importación del virus provino de España. El Gorgas, nombre por el que se le conoce al instituto popularmente, es el responsable del diagnóstico de coronavirus en el país, gracias a investigaciones en las que se emplearon varios métodos de aislamiento.

Para erradicar la malaria, Gorgas y un grupo de especialistas del cuerpo militar estadounidense ordenaron drenar todas las piscinas de las casas individuales; recortaron maleza y hierba; se agregó aceite para matar las larvas cuando no fue posible el drenaje; la quinina se suministró gratuitamente a todos los trabajadores a lo largo de la línea de construcción; la quinina también se dispuso en todas las mesas de los hoteles; y se contrató a recolectores para recoger los mosquitos adultos que permanecían en las casas.

Esta metodología la había aprendido Gorgas luego de que el mayor Ronald Ross, durante la ocupación estadounidense a Cuba, descubrió la forma de transmisión de la malaria. El médico cubano Carlos Finlay había antecedido a sus colegas la forma en que se transmitía la fiebre amarilla, su idea ganó fama internacional y fue inspiración para el resto de los médicos, Gorgas entre ellos.

“El Canal de Panamá fue el milagro de la construcción de principios del siglo XX. También fue una gran demostración del control de la malaria, basado en un programa integrado de control de mosquitos implementado por los militares. La malaria no fue eliminada. Sin embargo, en estas condiciones más difíciles, la enfermedad se controló en la medida en que se pudieron completar los trabajos de construcción”, recoge en sus anales el Centro de Control para la Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés).

La pandemia de nuestra era está bajo el microscopio de los científicos de todo el planeta azotado por el virus. Entre los hallazgos, como si fuera una coincidencia más, han determinado que el tratamiento contra la malaria, basado en 600 miligramos de hidroxicloroquina y un comprimido de azitromicina es capaz de vencer la pandemia en el cuerpo humano.

“El anclaje es la fuerza histórica, ya sabemos lo que tenemos que hacer y nos dará la fortaleza para saber cómo comportarnos. En los tiempos en que se luchó contra la malaria, si el pueblo no hubiera acatado las recomendaciones de los científicos, el país no contaría con el patrimonio más importante para el desarrollo económico del país y del mundo”, zanjó Ríos.

martes, 31 de marzo de 2020

Estados Unidos condiciona levantar sanciones a Venezuela a cambio de un plan político


Se trata de una hoja de ruta a cargo de un gobierno de transición que liderará un Consejo de Estado y deberá llamar a elecciones en un periodo de 6 a 12 meses, la propuesta incluye ayuda económica en plena crisis sanitaria y líneas de crédito con el FMI y el BID.

El Departamento de Estado de Estados Unidos condiciona 14 medidas y garantías para levantar las sanciones económicas que pesan contra Venezuela a cambio de un nuevo modelo político transitorio que incluye la elección de nuevos miembros del Consejo Nacional Electoral (CNE), así como de los poderes legislativo, judicial y Ejecutivo.

No se trata de una transición a las manos de Juan Guaidó, autoproclamado presidente de Venezuela en enero de 2019, sino un gobierno de transición integrado por representantes de varios partidos políticos que incluye un asesor del ejército.

Hasta el momento de redactar esta nota, el gobierno de Maduro no se había pronunciado sobre el paquete de medidas para liberar las sanciones al gobierno e incluso condonar a altos exmiembros del gabinete o militares que hayan sido sancionados por el país del norte.

Para que ese país retorne a la democracia se debe cumplir antes con ciertos parámetros a saber: El retorno de la democracia en Venezuela, luego de haber pedido $15 millones por la cabeza del presidente Nicolás Maduro, contra quien han abierto un proceso criminal en el norte por el supuesto delito de narcotráfico.

Es prácticamente un nuevo orden político bajo el esquema norteamericano que desde hace un año ordenó bloquear todos los activos del gobierno de Nicolás Maduro o hacer negocios con empresas estadounidenses, entre otras severas medidas económicas que provocaron la queja del país sureño ahora refugiado en las relaciones con China y Rusia.

Entre las condiciones que lanza Mike Pompeo, secretario de Estado estadounidense, se cuenta el retorno de todos los miembros de la Asamblea Nacional (AN); que el Tribunal Supremo de Justicia retire la orden de desacato y restaure todos los poderes a la AN. Disolver la Asamblea Nacional Constituyente creada en 2017 asumiendo facultades plenipotenciarias por encima de otros poderes.

Pompeo exige la liberación inmediata de todos los presos políticos, la salida de todas las fuerzas de seguridad extranjeras a menos que su permanencia sea aprobada por tres cuartas partes de los votos de la AN.

Las directrices del Departamento de Estado estadounidense exigen que la AN elija nuevos miembros del CNE y del Tribunal Superior de Justicia aceptados por todos los partidos políticos lo que otorgaría poder de veto tanto al partido oficialista como a la coalición liderada por Juan Guaidó, reconocido por más de 50 países.

Mediante una ley que apruebe la AN se crearía un Consejo de Estado que funcionaría como el poder Ejecutivo compuesto por dos representantes del Consejo de Estado que a su vez serán electos por 25% de los miembros de la AN, siendo uno de ellos forzosamente gobernador. Estos cuatro miembros del Consejo de Estado escogerán a un quinto miembro que actuará como secretario general y que se desempeñará como presidente interino hasta que se realicen las elecciones a la presidencia. Las decisiones del Consejo de Estado serán por mayoría de votos y tendrán como asesor a un miembro de las Fuerza Armada Nacional Bolivariana. En manos de dicho Consejo está la responsabilidad de celebrar las elecciones simultáneas a la Presidencia y la AN en un plazo de 6 a 12 meses, cargos a los que cualquier ciudadano venezolano conforme a la Constitución puede presentarse.

Estados Unidos propone que las facultades conferidas al presidente por la Constitución serán exclusivamente al Consejo de Estado. En este sentido, Estados Unidos y la Unión Europea retirarán las sanciones a quienes se habían atribuido facultades presidenciales, y que les fueron impuestas debido a los cargos que habían ocupado, una vez el Consejo de Estado esté operativo y esas personas renuncien a cualquier otra pretensión para ocupar cargos ejecutivos y acepten como único poder Ejecutivo al Consejo de Estado.

Este nuevo organismo deberá de nombrar un nuevo gabinete y Estados Unidos se compromete a retirar las sanciones a exmiembros del gabinete y miembros de las Fuerzas Armadas que les fueron impuestas por desempeñar sus cargos.

En medio de la crisis que atraviesa el mundo por la pandemia del Covid-19, especialmente luego de que el Fondo Monetario Internacional negara a al país sureño una línea de crédito por $5 mil millones para combatir la pandemia, Pompeo promete brindar apoyo humanitario, electoral, económico y de gobernanza, desarrollo y seguridad, con un enfoque inicial especial en el sistema de atención médica y en el suministro de agua y electricidad. Para ello, iniciará negociaciones con las instituciones financieras internacionales, como el propio FMI o el Banco Interamericano de Desarrollo para recibir programas de apoyo.

La oferta de Pompeo propone la creación de una Comisión de la Verdad y la Reconciliación con el objeto de investigar actos de violencia graves ocurridos desde 1999, y responsabilizar a los autores y la rehabilitación de las víctimas y sus familias.

Se establece también una comisión bipartidista en la AN para formular soluciones a largo plazo con el fin de rehabilitar la economía y refinanciar la deuda.

Entre las garantías propuestas por Pompeo a Maduro, es que durante el proceso del gobierno de transición se mantengan los altos mandos militares, así como las autoridades estatales y locales.

Trans piden que no se les detenga el día que les toca salir


La Asociación de Hombres y Mujeres Nuevos de Panamá, sienten repudio por las medidas de cuarentena absoluta decretada por el gobierno porque afirman que vulneran los derechos humanos de las personas LGBTIQ y sus familias.

¿Cómo yo hago si soy hombre y salgo vestido de mujer para salir el día que me toca sin ser detenido y multado por las autoridades y no vivir con este miedo?, se pregunta Ricardo Beteta, presidente de la asociación. Señala que el "el terror que esta medida ha provocado es incalculable".

El Ministerio de Salud, amplió este lunes el horario de cuarentena para combatir el Covid-19 por sexo. De esta forma, estableció los lunes, miércoles y viernes para las mujeres y martes, jueves y sábado para los hombres, en el horario que acomoda al último número de su cédula. En este respecto, es que surgen dudas especialmente para los transexuales, que quieren sentirse seguros de que no serán detenidos por las autoridades.

Razón por la que solicitan al Ministerio de Salud que respete la preferencia de genero dadas previas experiencias discriminatorias a las que se han enfrentado con la fuerza pública.

¿Qué garantía tengo de que no voy a ser detenido y multado por las autoridades si salgo con una identidad femenina o masculina que no concuerda con mis documentos personales?, insistió a La Estrella de Panamá Ricardo Beteta, presidente de la organización.

Beteta pidió a las autoridades que se pronuncien al respecto, específicamente sobre la población trans, que es la más afectada en cuanto a confundir la identidad de género con su sexo. Según el entrevistado, en Panamá pueden vivir aproximadamente 10 mil hombres y mujeres trans.

Los gays, lesbianas y el resto no se ven vulnerados bajo las nuevas medidas de cuarentena, según el presidente de la asociación.

En el comunicado enviado a los medios, aducen que se "ha ordenado a los estamentos de seguridad verificar cómo deben ir vestidas las personas. El terror que esta medida ha provocado es incalculable. No es de desconocimiento para nadie que las personas trans y de género no conforme conviven con nosotros y que su imagen corporal para muchos, subjetivamente, no se ajusta a la asignación que un tercero estampó en sus cédulas al nacer, a partir de los genitales proyectados".

Por tanto exigen que no se le impida por identidad de género a la población trans masculina y femenina el acceso a sus días establecidos en el Decreto 507 en función de la identidad de género que defina para sí. Añaden que le prohíban a la policía y personal autorizado para la verificación del último número de la identificación, impedir el ingreso a los establecimientos por su identidad de género a esta población y que sean reivindicados sus derechos.

Finalmente hacen un llamado a reflexionar ante lo que se les pide como sociedad porque la medida les perjudica en el acceso a alimentos, salud y medicinas en momentos en que el país atraviesa por la crisis sanitaria.

Se contarían 176 mil positivos de Covid-19 de no haber implementado restricciones de movilidad


El Ministerio de Salud cuenta con una variedad de modelos del comportamiento del virus según las medidas de confinamiento. La situación en la Unidad de Cuidados Intensivos y la disponibilidad de respiradores no serán suficientes según los algoritmos

El Instituto Gorgas, especialistas internacionales y el Ministerio de Salud (Minsa) elaboraron diferentes diagnósticos del comportamiento del Covid-19 en Panamá para proyectar la capacidad de respuesta del sistema sanitario.

Mediante la aplicación de distintos algoritmos basados en cifras reales, pero con distintos porcentajes de contagios, contemplan un modelo en el que los casos positivos se elevan exponencialmente sin tomar ningún tipo de medidas restrictivas de movilidad. Bajo esta ecuación se contarían más de 176 mil positivos alcanzando el pico el 26 de abril, situación que desbordaría el sistema de salud, la disponibilidad de camas en sala y en la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI).

En este modelo irreal descrito arriba, en Panamá se podrían contar más de 2 mil muertes a causa del Covid-19 si se calcula una tasa de mortalidad de 1.4%.

Estos modelos se revalúan a diario según el comportamiento del virus y las medidas sanitarias aplicadas. Lo que es un hecho es que la pandemia estará por aproximadamente dos meses más –si la población sigue las instrucciones de las autoridades–, hasta alcanzar mayo, siendo abril uno de los episodios más críticos que pondrá a prueba al sistema de salud y a la población si no coopera con el confinamiento.

En este momento, dijo a La Estrella de Panamá el director del Instituto Gorgas, doctor Juan Pascale, nos encontramos en un escenario con medidas de confinamiento intermedias a estrictas. Es decir, a pesar de que las autoridades han solicitado a la población que permanezca en casa y no salir a menos que sea necesario, las personas pasean, incluso se han registrado amotinamientos para asaltar supermercados.

¿Qué nos espera entonces? Que a mediados de abril se presente un clímax crítico de la pandemia, y luego se registre una meseta en la que se cuenten pocos nuevos casos diarios. Todo depende, y son enfáticos los científicos, del comportamiento de la población y qué tan serio se tomen las directrices del Minsa. Pues aún se contempla incrementar las medidas de confinamiento, como el ejemplo de China.

“Si aplicamos medidas estrictas, podemos cambiar el escenario dramáticamente y disminuir considerablemente la cantidad de infectados y pacientes con necesidad de ser hospitalizados o que requieran cuidados intensivos”, expresó Pascale.

El prototipo predictivo, elaborado por los médicos, que toma en cuenta diferentes factores para reducir la epidemia, basa sus proyecciones en las situaciones siguientes: que el 85% de los pacientes estarían en aislamiento domiciliario; un 10% de hospitalizados en sala y un 5% en la UCI; 685 camas disponibles en la UCI en el imaginario de que todas estarían destinadas para pacientes con el virus; 700 ventiladores disponibles que para su uso no requieren necesariamente una cama en cuidados intensivos.

Se maneja el supuesto de que el 80% de los casos en la UCI requerirán de ventiladores, y que el tiempo de estadía en una cama de la UCI, conectado a un ventilador, es de 14 días, mientras que el tiempo de estadía con el equipo de ventilación para alguien que fallece es de siete días.

El ejercicio que proyecta el comportamiento del Covid-19 en Panamá describe que para el 23 de marzo, la cantidad de casos que se habían presentado en esa semana fue superior a la que los médicos pronosticaron inicialmente. El 24 de marzo, el Ejecutivo amplió a 24 horas el toque de queda en todo el territorio.

En dichas gráficas llaman la atención los números a partir del día 16, desde la aparición del primer positivo, el 3 de marzo (fecha de referencia del estudio).

Según el reporte dirigido al doctor Julio Sandoval, coordinador nacional del Covid-19 y director de cuidados intensivos del Ministerio de Salud, para el 29 de marzo se proyectaron 1,423 casos positivos (en esa fecha se contaron 989 positivos y 24 fallecidos), de no haber acatado las medidas de confinamiento. En la misma línea, empleando las cifras estadísticas del 27 de marzo, para el 6 de abril se registrarían 3,451 contagios, de los cuales 173 requerirían cuidados intensivos.

En un ambiente en el que una persona contagie a dos y estos lo hagan exponencialmente a otros, sin contar con las limitaciones de movilidad planteadas, la estimación del pico del virus se presentará el día 49, es decir, el 26 de abril con 176,119 casos positivos, situación que sería inmanejable para los doctores del sector público y privado. En este escenario, si un 5% de los 176 mil enfermos requiere de cuidados intensivos, se contarían casi 9 mil pacientes. Si de ellos, la mitad logra librar la batalla, sobrevivirían 4,402 pacientes.

En otra tabla, suponiendo que los médicos logren reducir al 5% los contagios, y tomando como datos reales los registrados el 27 de marzo, calculan que para el 6 de mayo habría aproximadamente 125-130 muertes acumuladas, se registrarían 90 rechazos acumulados de pacientes en la UCI, siendo los puntos más críticos a mediados de abril y a principios de mayo (ver gráfica).

¿Qué significan estos números? Que al menos hasta mayo la curva empezará a descender y después “se podrán tomar medidas intermitentes de mitigación para que no ocurran repuntes de casos”, expresó el infectólogo Xavier Sáez-Llorens a este diario.

“La idea es tratar de ganar tiempo para recibir tratamientos verdaderamente eficaces que mejoren el pronóstico y prevengan la infección en la población remanente”, añadió Sáez-Llorens.

Al mismo tiempo, se busca que no se congestione el sistema de salud, como ha ocurrido en otros países

CAMAS EN UCI
Otro cálculo contempla una proyección de la UCI al 7 de mayo, en la que se usan datos reales al 27 de marzo con un factor del 5% según límite de capacidad de 685 camas. En esta gráfica se presentan picos que exceden la capacidad disponible de camas en cuidados intensivos a partir del día 49 desde el inicio de la enfermedad (26 de abril) hasta el día 60 (7 de mayo). En este periodo se podrían registrar 585 casos acumulados de pacientes rechazados en la UCI dado el exceso de positivos que coparían las camas disponibles. En el modelo que mejor aproxima el comportamiento de los datos reflejados en el análisis, se estima que habrá 123 pacientes en UCI (ver gráfica en el diario impreso).

A modo de comparación con los casos reportados actualmente por el Minsa y los reflejados en la gráfica que refiere las cifras del párrafo anterior, el pasado 29 de marzo se reportaron 36 pacientes en la UCI.

EL RETO DE LOS RESPIRADORES
En cuanto al uso de ventiladores, si se lograra reducir el contagio en un 5% (que no corresponde a la realidad actual) empleando datos reales al 27 de marzo, la proyección que registra el informe al 7 de mayo, según límite de capacidad de 700 unidades, no se podrá atender a todos los enfermos.

El Minsa ha manifestado desde la aparición del virus que cuenta con 500 ventiladores, sin embargo, en el modelo supuesto contemplado abarca 700 aparatos. En el peor de los casos, 263 pacientes (acumulado) no podrán contar con uno de ellos en la sala de cuidados intensivos ya que estarían en uso por otros 578 pacientes, tomando en cuenta que cada enfermo tendría una estadía de 14 días en esta sala. Los números representan supuestos de proyección basados en capacidad agregada en todo el país. En esta gráfica se proyecta un acumulado de fallecidos con ventilador de 731 pacientes, mientras los ingresos con ventilador se estiman en 115 para la misma fecha.

En cambio, si el contagio se reduce en un 80%, tomando los mismos datos reales del 27 de marzo pasado, para el 6 de mayo aproximadamente 200 pacientes estarían conectados a los ventiladores. Sin embargo, casi 300 pacientes no lograrían vencer al virus y fallecerían a pesar del respirador. Aún en esta gráfica se aprecia que 100 pacientes acumulados serían rechazados para el uso de ventilador.

Basado en una ecuación en la que se reduzca el contagio a un 80%, en un escenario intermedio, para el 7 de mayo se contarían 115 pacientes ingresados conectados a ventiladores en la UCI con un tiempo de estadía promedio de 14 días. Cifra que se agregaría a los 578 pacientes que estarían en uso.

No obstante, antes del 7 de mayo, los últimos dos días de abril ingresarían 101 y 107 nuevos pacientes, respectivamente. Los días subsiguientes se reduce la cantidad de enfermos que requerirían un ventilador a 83 (1 de mayo), 82 (2 de mayo), 89 (3 de mayo), y 94 (4 de mayo) para después escalar nuevamente los días 5, 6 y 7 de mayo con 101, 108 y 115, respectivamente. En este modelo se registrarían 263 pacientes rechazados para recibir un ventilador y fallecería el 48% de los internados.

La cantidad de contagios que se reportan diariamente refleja cómo se comportó el virus siete días antes bajo las medidas sanitarias impuestas en ese momento. De esa manera, los médicos basan sus algoritmos en diferentes días, con distintos escenarios que prevén el uso de camas, ventiladores y la cantidad de contagios que pueden esperar en los próximos días. Un dato importante es que la cuarentena total podría reducir aproximadamente el 50% de los contagios, resultados que se reflejarán en una semana. Doctores consultados por este medio calculan que el 15 de abril conoceremos si se aplana la curva, de qué forma, y qué nuevas fórmulas se deben adoptar.

Este diario se comunicó con el doctor Sandoval, pero no pudo atender las llamadas.