martes, 25 de junio de 2019

'Martinelli se disgustó conmigo por el correo que intercambié con Doens', Pinilla

El exmagistrado del Tribunal Electoral, Erasmo Pinilla, cree que sus diferencias con el expresidente Ricardo Martinelli ocurrieron cuando intercambió un correo con el entonces secretario del Partido Revolucionario Democrático (PRD) Michell Doens.

El cruce de conversaciones se dio en el año 2012, cuando el colectivo buscaba un sitio para celebrar su noveno congreso. El problema era que no encontraban un sitio adecuado para reunir a sus miembros. Habían intentado que se llevara a cabo en el gimnasio Roberto Durán, pero al no lograr concretar esta posibilidad, Doens recurrió al magistrado Pinilla para que se lograra habilitar otro sitio.

A los pocos días de haber intercambiado correos con el dirigente del PRD, durante una reunión que se efectuó en la Presidencia, el expresidente le reclamó a Pinilla: "Así que tu te comunicas con Michell Doens. ¿Qué tienes tú que comunicarte con Doens?".

El reproche le llamó la atención a Pinilla, quien reveló que de vez en cuando el presidente Martinelli lo invitaba a él y a sus colegas, los magistrados Eduardo Valdés y Heriberto Araúz, a departir en el Palacio de las Garzas. En dichas reuniones informales solían tomar algunos tragos, y en esa ocasión, como lo subrayó Pinilla: muy buen vino. El reproche de Martinelli, según contó Pinilla, ocurrió antes de los tragos.

Ante el reclamo, Pinilla dice que respondió al presidente de turno, que al igual que se comunicaba con él y otros presidentes de partidos políticos, lo hizo con Doens. El magistrado relacionó las palabras del presidente con el 'rechinchap' o dossier que Martinelli había manifestado tener de mucha gente. Palabras que vertió en 'varias entrevistas' , según Pinilla.

Esta comunicación fue interceptada por el Consejo de Seguridad, según la investigación de la Fiscalía Contra el Crimen Organizado, que acusa a Martinelli de haber ordenado la interceptación de comunicaciones de cientos de blancos. En la sesión de juicio contra el expresidente Ricardo Martinelli que se efectuó este martes, Pinilla acudió al Tribunal a reconocer dicho correo y ofrecer su testimonio como víctima.

Sereno, pero seguro de sí mismo, vestido con saco color claro, el exmagistrado narró al Tribunal el episodio cuando se enteró que su correo había sido intervenido. Vale la pena recordar que Doens fue uno de los blancos que más tiempo estuvo en el radar del Consejo de Seguridad debido a su férrea oposición al gobierno de Martinelli, y en previas sesiones, Doens también se refirió al correo que intercambió con Pinilla.

Cuando Pinilla se enteró de su correo, a invitación telefónica del fiscal auxiliar de turno, el magistrado acudió a esa entidad a reconocer la comunicación. Al llegar, notó que el remitente era otro: 'bradpit', como casi todos los testigos recuerdan el correo brad.pty507@gmail.com. Lo que le presentaron en la Fiscalía Auxiliar era una especie de resumen de la conversación que había sostenido con Doens, por lo que Pinilla se comprometió con el fiscal a buscar los correos que eran motivo de investigación. Para ello, tuvo que recurrir a los servidores del Tribunal Electoral, ya que se trataba de una comunicación efectuada con su correo institucional, y luego los proporcionó. No obstante, la totalidad de estas conversaciones no forman parte de la carga de evidencias de la fiscalía, solo una de ellas.

A continuación relató, a pregunta del fiscal Ricaurte González a cargo del interrogatorio de la fiscalía, que se siente "profundamente decepcionado de que una persona que ocupó la máxima magistratura del país, haya intervenido ilegalmente las comunicaciones de cientos" de teléfonos provocando un daño irreversible.

Para la defensa, por primera vez se encuentra con un fiscal que invita por teléfono a un magistrado a rendir declaraciones o a poner una denuncia ante la Fiscalía. "Solo con leer la denuncia o la declaración de Pinilla, se establece que a él lo llevaron a ver una interpretación de correos", indicó el abogado defensor Roniel Ortíz.

El defensor reiteró que no existe en ningún lado de los 7 cuadernillos, que guardan el caudal de las interceptaciones, alguien que identifique a su cliente como autor de los pinchazos. "Él ha manifestado que le dijo al fiscal que en los servidores del Tribunal Electoral estaba la supuesta información que guardaba relación con el documento interpretado que le presentaron. Lo que el fiscal debió haber hecho era una inspección ocular invitando a las partes. Pero en cambio, mandó al señor (magistrado) sin juez de garantías, sin fiscal y sin la defensa, a hacer una diligencia judicial. Esto es inaudito, pero como estaban tan confiados en las instrucciones y en el respaldo que les daba el presidente Juan Carlos Varela y Rolando López, secretario del Consejo de Seguridad, hicieron lo que les daba la gana", acotó el defensor.

Durante el contra interrogatorio a Pinilla, el abogado Sidney Sittón insistió en los detalles sobre la reunión que sostuvo el exmagistrado con su cliente en la Presidencia, a lo que él precisó que departían no como amigos, sino como personas que se relacionan entre sí. También dijo que supone que la información que maneja en su correo, por ser institucional, es pública.

Pinilla indicó que no presentó una denuncia al momento de sospechar que Martinelli intervino su comunicación con Doens. Se mostró incómodo con el cuestionario cerrado que efectuaba la defensa, esto suele ocurrir con la mayoría de los testigos que buscan aportar más datos a la pregunta a la que solo pueden responder sí o no.

Por primera vez, desde que inició el juicio en marzo pasado, se evacuaron tres testigos en un día. Antes de Pinilla, el Tribunal escuchó el testimonio de un exfuncionario del Consejo de Seguridad, Elvis Moreno, quien estuvo presente durante la capacitación que recibieron algunos funcionarios para manejar el equipo adquirido a la empresa israelí M.L.M Protection, en 2011, a pesar de que la investigación contra Martinelli comprende del 2012-2014.

Moreno también servía como traductor de inglés a español a las capacitaciones que efectuaba el israelí de nombre Mike por espacio de un mes, en la entidad de seguridad. Añadió que el equipo solo se empleó por unos meses y en diciembre de 2011 dejó de funcionar.

Este testigo no participó como parte del grupo cerrado que se ubicó en la planta alta del edificio 150 del Consejo de Seguridad donde supuestamente se interceptaron las comunicaciones de las víctimas, así que no ofreció mayores detalles al respecto. Lo que recordó fue que en algún momento pudo ver a los tres integrantes rondar por el edificio.

Después explicó que el jefe de inteligencia del Consejo. Rony Rodríguez, alias Didier, lo contrató y formó parte de la oficina de inteligencia. No obstante, cuando el Consejo de Seguridad decidió no renovar la licencia del equipo que servía para interceptar correos electrónicos, fue trasladado a la sala de adquisiciones como se le conoce a la sala de escuchas. En este departamento hacía intervenciones autorizadas con una orden judicial. Manifestó en reiteradas ocasiones que nunca vio o escuchó a Martinelli dar ordenes de intervenir teléfonos, dar seguimientos, extraer equipo del Consejo, en forma ilegal.

Elvis Moreno dijo que fue despedido de la entidad en 2016 por diferencias, que se convirtieron en disgusto, con un allegado a Jacinto Gómez, entonces subsecretario del Consejo de Seguridad. El jefe alegó que había desconfianza en su persona y lo cesaron de labores.

Este testigo rindió una declaración en septiembre de 2015 en el despacho del magistrado de la Corte Suprema de Justicia Harry Díaz, quien actuó como fiscal del caso mientras el expresidente ostentaba el cargo de diputado del Parlamento Centroamericano,

Por la mañana compareció Julio Palacios, exfuncionario del Consejo de Seguridad, que dijo sentirse denigrado por la forma en que fue tratado por Jacinto Gómez.

Palacios encontró en el Tribunal un sitio seguro para revelar lo que guardó por más de 4 años: "lo que me hicieron no tiene nombre. No me van a presionar a hablar, lo que me hicieron fue tratarme de quebrar", se desahogó quien laboraba como analista en la Dirección de Inteligencia del Consejo de Seguridad entre julio de 2010 y mayo de 2015.
El testigo de la fiscalía respondía a las preguntas del Fiscal Aurelio Vásquez, quien indagaba acerca de las actividades que se desarrollaban en la entidad de seguridad durante los años 2012-2014. Entre sus declaraciones, Palacios narró el episodio cuando el presidente Juan Carlos Varela se acercó al Consejo de Seguridad en julio de 2014, y junto a Rolando López si director, y Jacinto Gómez mano derecha de López y después nombrado subdirector de la entidad, interrogaron por aproximadamente media hora a un grupo de funcionarios con el afán de conocer qué había ocurrido en el edificio 150 durante los años previos.

Cuando tocó su turno de entrevistarse con Varela, Gómez y López fue el presidente quien lideró las preguntas, el resto se mantenía en silencio. Entre ellas el interés reiterativo de saber qué había pasado en el edificio 150 durante la administración pasada.

Como Palacios dijo que no le constaba nada porque él no había participado del grupo cerrado de escuchas, se le amenazó que lo someterían a un polígrafo. Luego, por órdenes de Jacinto Gómez fue enviado de vacaciones por 100 días. A su regreso estuvo 60 días encargado de la garita del Consejo de Seguridad revisando los autos que entran y salen de la entidad.

Exfuncionario del Consejo denuncia haber sido denigrado por su jefe

Julio Palacios es un analista con estudios y experiencia en el campo que veía en el Consejo de Seguridad un sitio para desarrollar su carrera, pero en cambio, se enfrentó a tratos indignos -como los calificó- por parte de uno de sus jefes, Jacinto Gómez, subdirector de la entidad.

El onceavo testigo de la Fiscalía compareció en el estrado del Juicio Oral contra el exmandatario Ricardo Martinelli por el caso de pinchazos, y su auténtica declaración sorprendió a todos.

Palacios encontró en el Tribunal un sitio seguro para revelar lo que guardó por más de 4 años: "lo que me hicieron no tiene nombre. No me van a presionar a hablar, lo que me hicieron fue tratarme de quebrar", se desahogó quien laboraba como analista en la Dirección de Inteligencia del Consejo de Seguridad entre julio de 2010 y mayo de 2015.

El testigo de la fiscalía respondía a las preguntas del Fiscal Aurelio Vásquez quien indagaba acerca de las actividades que se desarrollaban en la entidad de seguridad durante los años 2012-2014. Entre sus declaraciones, Palacios narró el episodio cuando el presidente Juan Carlos Varela se acercó al Consejo de Seguridad en julio de 2014, y junto a Rolando López si director, y Jacinto Gómez mano derecha de López y después nombrado subdirector de la entidad, interrogaron por aproximadamente media hora a un grupo de funcionarios con el afán de conocer qué había ocurrido en el edificio 150 durante los años previos.

Aquél día era pasado el mediodía y a todos los funcionarios los habían separado. A él lo tenían en una oficina bajo advertencia de que no podía hablar con nadie. En el Consejo de Seguridad se abrió una investigación administrativa por la desaparición de un equipo, les informaron a los trabajadores.

Cuando tocó su turno de entrevistarse con Varela, Gómez y López fue el presidente quien lideró las preguntas, el resto se mantenía en silencio. Entre ellas el interés reiterativo de saber qué había pasado en el edificio 150 durante la administración pasada.

Como Palacios dijo que no le constaba nada porque él no había participado del grupo cerrado de escuchas, se le amenazó que lo someterían a un polígrafo. Luego, por órdenes de Jacinto Gómez fue enviado de vacaciones por 100 días. A su regreso estuvo 60 días encargado de la garita del Consejo de Seguridad revisando los autos que entran y salen de la entidad.

El triunvirato eran los que podían decir lo que pasaba ahí adentro. Yo quiero que esto acabe ya, porque uno tiene familia, los valores que uno le inculca a su familia se ve trastocado por gente que quiere que digas cosas que no te constan. No es sano esto", sentenció el testigo Palacios.

Palacios asume que estas ordenes obedecían a que no dijo lo que los jefes querían escuchar. Mencionó que ha conversado con Rolando López en forma informal sobre el tema. "Él cree que yo estoy ocultando información. Me ha mandado mensajes. Por ejemplo, que el jefe quiere que hable. Yo le respondí al emisario que ya me tenían bien cabreado con el tema, que no iba a decir lo que no sabía, que si me quería botar que lo hiciera", reveló con cierto enojo el testigo Palacios.

Las palabras del hombre produjeron un silencio sepulcral en la sala de audiencia. Todo el mundo ponía atención a sus palabras, los abogados de la defensa no se distraían con las típicas notas que les envía su cliente, que en ese momento tenía abiertos los ojos como para escuchar mejor al testigo.

El hombre de talla media, vestido con saco azul oscuro, sentado de espaldas al público, explicaba al Tribunal su situación como si fuera en voz del resto de sus excompañeros, pues renunció al Consejo de Seguridad y se unió en 2017 a la Unidad de Análisis Financiero.

Extendía los brazos cuando mencionaba que no lo quebrarían, y que no tenía nada que ocultar.

En esta descarga que hizo Palacios, reclamó que desde que inició el caso pinchazos el Consejo de Seguridad es visto como un ente que se dedica solamente a eso, a pinchar teléfonos. Visiblemente desmoralizado por la situación, recordó al público que lo escuchaba que nadie se acuerda de los funcionarios cuando salen de estos estrados, y que su labor es mucho más que eso. Compete a los grandes cargamentos de drogas que han sido confiscados, a la Sala del Canal de Panamá, un departamento importantísimo de la entidad que se encarga de la seguridad de la vía interoceánica. A combatir el terrorismo, de evitar actos que desestabilicen la paz social. "Pero eso no es público, y ahora entidad de seguridad ha quedado expuesta. Ahora todos saben quién es alias 'la profe' (funcionaria del Consejo de Seguridad que acudió ayer a testificar). Aquí no le importa a nadie con nosotros, y lo único que hemos hecho es trabajar por nuestro país", reclamó el testigo.

Enseguida reiteró que lo que le hicieron no tiene nombre, que él no es Policía para haberlo tratado de esa forma. "Tal vez lo hagan con ellos, pero yo no. Agarrar a una persona y tratar de mancillar su dignidad, que alguien me explique cómo es eso", demandó el testigo al Tribunal.

A pregunta de la defensa narró que la primera declaración sobre el tema la efectuó frente a Jacinto Gómez y su secretaria a raíz de una investigación administrativa, interna, que se efectuaba en el Consejo. En un principio le notificaron que buscaban establecer el paradero de la pérdida de un equipo, pero luego lo interrogaron sobre las funciones de varios compañeros, lo que le molestó. "No soy bobo, ¿cuál es la cosa?", exclamó al Tribunal.

Esa declaración la firmó y solicitó una copia, de este hecho informó posteriormente a la fiscal Elizabeth Carrión, quien estuvo presente en el despacho del magistrado de la Corte Suprema Harry Díaz quien actuó como fiscal del caso, en agosto de 2015. En su despacho, Palacios rindió una tercera declaración sobre el tema.

La segunda vez lo hizo ante los fiscales Marquel Mora, de drogas, y dos más en la Fiscalía Auxiliar.

Previo a esta declaración, Palacios no conocía quién era el blanco de la investigación, o quiénes eran los presuntos responsables de las actividades desarrolladas en la institución.

Reveló que es compadre del testigo protegido de la fiscalía, y que la última vez que lo vio fue cuando se encontraba en un auto conducido por Eric Estrada, el comisionado jefe del Servicio de Protección Institucional SPI, primera vez que aparece su nombre en el juicio. Recordó que Brad, como se le conoce al testigo protegido, tenía la cara roja y tomaba una botella de agua. Eso fue en julio de 2014, después no lo vio más a pesar de ser compadres.

Lo que sí sabía Julio era que en el edificio había un triunvirato que operaba en el edificio 150 en donde nadie entraba porque el acceso era restringido, por lo tanto, no le consta nada de lo que pudo haber ocurrido ahí.

Añadió que en 2014 todo el equipo que había en el edificio 150 se mudó a la 'casita' o Villa donde operaba la dirección de inteligencia. Y que el "famoso rack no es más que un arma rápido color negro que estaba en una esquina de la oficina de Brad, Guillermo (William Pittí) y Didier (Rony Rodríguez).

Julio Palacios recordó que en una ocasión transcribió un disco compacto que le había entregado Rony Rodríguez en el que salía la voz del secretario general del Partido Revolucionario Democrático, Michell Doens. Era 2010, y el país vivía una situación delicada en materia de seguridad debido a las protestas en Bocas del Toro. Palacios dijo que Doens era considerado por el Consejo de Seguridad como una persona que podía desestabilizar al gobierno, pues en una oportunidad se escuchó en una de sus conversaciones que querían 'tumbar al gobierno o a Martinelli'. Esa grabación, no sabe cómo, pero apareció en los medios de comunicación a los pocos días de haber hecho la transcripción.

A continuación rememoró que también había visto a un israelí de nombre Mike, la persona que ofreció el entrenamiento para operar el sistema M.L.M., uno de los primeros equipos que adquirió en el Consejo de Seguridad. Lo describió con las mismas características físicas que lo han hecho otros testigos previamente en el juicio: un señor alto, blanco, caminaba con dificultad y fumaba mucho.

Cuando tocó el turno del contra interrogatorio a la defensa, Palacios contó como conoció a sus compañeros Rony Rodríguez, William Pittí y a Brad, que es el testigo protegido de la fiscalía.

También dijo que el Consejo de Seguridad esta tomado por la Policía. Esto porque el personal civil que ha sido capacitado para las tareas de inteligencia ha sido traslado a otras instituciones, incluido a él, que se vio tentado en renunciar en repetidas ocasiones por el trato denigrante de sus jefes, pero no lo hizo. Al final, sabía que él no estaba haciendo nada.

En el auto de apertura a juicio, la fiscalía pretendía que el testimonio de Julio Palacios señalaría "que en las mañanas llevaba a Ronny Rodríguez desde el edificio 150 hasta la Presidencia de la República y que Ronny Rodríguez salía del edificio con un sobre amarillo". Con respecto a la comparecencia del testigo, el fiscal Vásquez manifestó a los medios que su declaración es es "importante porque habla de un triunvirato que sitúa a tres personas, dos que están prófugas y un testigo protegido. Este último era su amigo pero al final del día señala cosas tan importantes. Señaló que él formó parte de una capacitación de unos israelitas que coincide con otra declaración de un testigo anterior. Este testigo dijo lo mismo, igualmente señaló que la sala técnica o de escuchas se encuentra en un edificio que no necesariamente es en el 150, la legítima".

Sobre el hostigamiento recibido, el fiscal indicó que esa pregunta hay que redirigirla a la persona señalada, pero lo importante es que no se le pidió que mintiera o dijera algo falso, añadió Vásquez.

lunes, 24 de junio de 2019

Periodista Polanco reconoce dos correos interceptados noticias, Rubén Polanco, escuchas telefónicas

Dos comunicaciones con fecha de junio de 2012 fueron identificadas por el reportero Rubén Polanco durante el Juicio al exmandatario Ricardo Martinelli. La defensa dejó establecidas varias 'inconsistencias' en las comunicaciones que mostró la fiscalía y las que aportó el periodista


El periodista Rubén Polanco, que trabaja en el canal de televisión TVN como coordinador del portal de Internet del medio, rindió declaración ante el Tribunal de Juicio que sigue el proceso contra el expresidente Ricardo Martinelli por el caso de pinchazos. En su presentación identificó dos correos de junio de 2012 que le habían sido intervenidos.

Ambas comunicaciones, que había sostenido con la política del Partido Revolucionario Democrático (PRD) Zulay Rodríguez, trataban de asuntos profesionales.

La primera que le mostró la Fiscalía como parte del ejercicio para constatar que sus correos electrónicos habían sido interceptados en forma ilegal durante el periodo de 2012-2014, tenía fecha del 6 de junio de 2012, mientras que el segundo era del día 9 del mismo mes y año.

Para la defensa este testigo es prácticamente irrelevante jurídicamente ya que no le consta que el exgobernante pinchó u ordenó intervenir sus correos, o su teléfono o que le dio seguimiento, lo que desvincula a su cliente. La defensa arma un esquema para probar que todos los correos electrónicos que se han presentado a las víctimas tenían como autor al señor Rolando López, actual secretario del Consejo de Seguridad.

Alfredo Vallarino, abogado defensor, que efectuó el contra interrogatorio, preguntó al testigo si alguna autoridad había efectuado una inspección ocular a su correo electrónico o a su celular que tenía configurado el correo electrónico, a lo que él respondió a todas las interrogantes en forma negativa. Con esto los abogados buscaban dejar por sentado que las evidencias no guardan mismidad.

Al iniciar el interrogatorio por parte de la Fiscalía, a Polanco le costó trabajo ubicar las fechas de ambos correos. Fue necesario que la fiscal Diana Callender, a cargo del interrogatorio, recurriera a la técnica para refrescar memoria.

Una vez superado el ejercicio, Polanco describió que el remitente de ambos correos era brad.pty507@gmail.com, que corresponde a la dirección electrónica del testigo protegido que trabajó en el Consejo de Seguridad y que se encargó de hacer las interceptaciones.

El primer correo refería una protesta que se efectuaría en La Chorrera, relacionada al tema del Fondo de Ahorro Soberano que la dirigente no sólo envió al periodista como parte de su estrategia de difusión, sino que en los destinatarios habían otras personas: políticos, periodistas, y otros.

La segunda comunicación que le envió la hoy diputada del PRD al periodista no tenía más destinatarios. Consistía en un recurso legal que había interpuesto la afectada luego de que se hiciera pública en las redes sociales una conversación con su esposo. La misma adjuntaba dicho recurso.

Zulay Rodríguez era un blanco, tal como aseguró el testigo protegido de la Fiscalía, del Consejo de Seguridad así como otros dirigentes de su colectivo.

De Polanco solo hay dos comunicaciones que fueron objeto de análisis en el Juicio Oral. A pregunta de la fiscalía, el periodista narró que estos hechos le afectaron psicológicamente. A consecuencia de esto, relató que sintió miedo por lo que "esa gente pudiera saber sobre su familia y su vida, uno queda con psicosis y no es el mismo que antes".

Recordó que se enteró de que había sido víctima de los pinchazos luego de que Rodríguez había acudido a la Fiscalía Auxiliar a reconocer sus comunicaciones. Fue en ese momento cuando ella le advirtió que él también había sido parte de los blancos del Consejo de Seguridad.

Luego tocó el turno a la defensa para hacer el contra interrogatorio. El abogado Vallarino mostró a Polanco los correos que él proporcionó a la Fiscalía cuando se enteró que había sido pinchado y acudió a reconocer sus comunicaciones. En ese sentido, trajo a colación un correo con contenido similar al que le había mostrado la fiscalía unos minutos antes, pero fechado el 5 de junio. El periodista lo identificó como propio y señaló que el correo que le mostró Vallarino contenía un número telefónico que no aparecía en el correo que le había sido mostrado por la fiscal Callender unos minutos antes. También contenía un párrafo en el que se leía: "llámalos para que te den más detalles, cualquier cosa, les dices que yo te facilité el número de ellos para los entrevistes", haciendo alusión a una información que completaba la conversación con Rodríguez.

La fiscalía explica que estas diferencias radican en que cuando Polanco acudió a la fiscalía Auxiliar el 20 de enero de 2014 a reconocer sus correos, se le presentó solamente una parte del hilo de la conversación que había sostenido con la dirigente política. Sin embargo, Polanco aportó la totalidad de las comunicaciones que sostuvo con Rodríguez pero que no se le mostraron en la Fiscalía Auxiliar al momento de hacer su declaración jurada.

"Encontramos cinco inconsistencias entre lo que le habían mostrado y lo que era el correo original en temas de contenido. Eso lo que muestra es que pueden ser alterados los contenidos y los encabezados (de los correos). Esa era la importancia de que hubiera alguien de la defensa o de Medicina Legal (presente), incluso de la Fiscalía Auxiliar, al momento de hacer las inspecciones para dar fe a una cadena de custodia que guarde mismidad de la prueba. Se siguen evidenciando las violaciones a las pruebas", señaló Vallarino.

Vallarino preguntó a Polanco si sabía el nombre del actual secretario del Consejo de Seguridad, a lo que el periodista señaló que no lo sabía o no lo recordaba. Enseguida preguntó si había tenido contacto con el presidente Juan Carlos Varela o si se había reunido con él para propósito del caso en cuestión, a lo que el reportero manifestó que no.

Polanco se quejó ante el Tribunal que desde que se convirtió en querellante ha sido objeto de ataques por un abogado de la defensa, Sidney Sittón, quien le llama 'vago' y le señala que solo está interesado en el dinero de su cliente. Vallarino le preguntó a cuánto asciende el resarcimiento que solicitó como querellante, pero Polanco le respondió que no sabía, que eso era cosa de sus abogados. Añadió que se convirtió en querellante por ética profesional.

En audiencias pasadas se conoció que Polanco requirió del expresidente la suma de $5 millones por las afectaciones que le causaron las intervenciones a sus comunicaciones.

Al finalizar la sesión, el Tribunal solicitó a la Fiscalía tener listos a tres testigos para agilizar la evacuación de testimonios, ya que en cuatro meses de haber iniciado el Juicio Oral, solo han comparecido 10 personas. En el intermedio del almuerzo, el vocero del Ministerio Público adelantó que en horas de la tarde comparecería otro funcionario del Consejo de Seguridad, pero en vez, rindió testimonio Polanco. Según la fiscalía esto se debió a un cambio en la estrategia de la fiscalía, y justificó el retraso de Polanco al reiniciar la sesión vespertina.

COMPARECE FUNCIONARIA DEL CONSEJO DE SEGURIDAD
En horas de la mañana, Carmen Salinas, alias la profe, quien labora en el Consejo de Seguridad hace 29 años, compareció ante el Tribunal.

La funcionaria explicó que labora en la sección de Análisis contra el Orden Público y cómo opera esta sección de la entidad.

Salinas narró la forma en que opera el departamento de Orden Público, encargado de registrar y monitorear las marchas y protestas en el país para evitar una desestabilización gubernamental o la paz pública.

El Ministerio Público pretendía, a través de su testimonio, probar que entre el 2012 a mediados de 2014 en el edificio 150 del Consejo de Seguridad se instaló una oficina de acceso restringido con equipos tecnológicos operados por funcionarios del Consejo de Seguridad que recibían ordenes del expresidente Martinelli, quienes a su vez, impartían instrucciones a otros funcionarios de la entidad para desarrollo de actividades de vigilancia sobre objetivos específicos. No obstante, durante el interrogatorio de la Fiscalía, Salinas no señaló al exmandatario como autor de estos pinchazos o seguimientos. Indicó que conocía a los tres funcionarios que laboraban en el departamento de servicios especiales donde, según ha confesado el testigo protegido de la Fiscalía que laboró ahí, se efectuaban las intervenciones de correos y llamadas telefónicas en forma ilegal, es decir, sin orden judicial.

Al salir de la sesión, el Ministerio Público puso al frente a un nuevo integrante como vocero con la prensa, el fiscal Superior Julio Cesar Domínguez, quien indicó que el objetivo de la fiscalía con esta testigo consistía en ilustrar al Tribunal sobre la forma en que debía operar legalmente la entidad de seguridad.

"Lo que hizo la testigo fue ilustrar al Tribunal cómo debían hacerse las cosas de forma legal. Por lo menos en una manifestación, la sección de Orden Público, debía seguir a los grupos que participaban para tratar de solucionar las razones que los llevaban a protestar. También narró cómo tres personas en particular que formaban parte de la dirección de investigación, fueron sacadas de la sección de Orden Público y se ubican en el edificio 150, precisamente las personas que han sido señaladas por las vigilancias ilegales por ordenes de otra persona que es lo que estamos determinando en la responsabilidad penal en la audiencia", manifestó el vocero.

Para la defensa Salinas ha sido más útil para probar su teoría del caso que para la fiscalía.

El defensor Alfredo Vallarino resumió que lo importante de su comparecencia es que nunca señaló a su cliente como autor de ningún seguimiento o interceptación telefónica en forma ilegal. "Estamos tratando de establecer que, en el evento de que cualquier persona haya realizado cualquier situación irregular en el Consejo de Seguridad, nadie ha dicho que Martinelli haya dado esa orden", señaló el abogado.

Agregó Vallarino que la Dirección de Orden Público en la que labora Salinas "se dedica a registrar las marchas y las manifestaciones para tratar de evitar situaciones de conflicto. En este sentido toman fotos de las marchas, identifican a los dirigentes, buscan si alguien esta financiando actividades irregulares, si se reparte alcohol, o si hay situaciones de pandillerismo, si hay alguien con piedras, etc. Ha dicho que se maneja igual desde que el presidente Guillermo Endara lo creó hasta la fecha, y que de la misma forma se manejó cuando Martinelli fue presidente".

En el auto de apertura a Juicio la fiscalía introdujo el testimonio de Salinas como alguien que tenía conocimiento que la génesis del Consejo de Seguridad era la de producir información de inteligencia, a fin de tomar decisiones acertadas sobre situaciones que afectaran la seguridad del Estado y situaciones de gobernabilidad; que sí existen aparatos de escuchas telefónicas en el Consejo de Seguridad Nacional y que en ocasiones políticos se cruzaban con los objetivos de seguimiento y vigilancia. Aunado a esto, que las oficinas del departamento especial en el que laboraba Rony Rodríguez, William Pittí y el testigo protegido de la fiscalía, estaban en el edificio150 y era de acceso restringido, que la atendían en una antesala y que contaban con equipo de dos escritorios con sus computadoras.

La defensa anunció la posibilidad de citar a Salinas cuando sea su turno de evacuar a los testigos a favor de Martinelli.

Por la tarde se tiene previsto el testimonio de otro funcionario de la entidad de Seguridad.

Ninguno de los dos testigos que comparecieron este lunes vinculó directamente a Martinelli como autor de los pinchazos, seguimientos o como la persona que desapareció los equipos de escuchas.

Testigo del Consejo de Seguridad comparece en juicio contra Martinelli

Carmen Salinas, alias la profe, trabaja en el Consejo de Seguridad desde su creación, hace 29 años.

Este lunes compareció en el juicio contra el expresidente Ricardo Martinelli por pichazos como parte del grupo de testigos del Ministerio Público. La funcionaria explicó que labora en la sección de Análisis contra el Orden Público y cómo opera esta sección de la entidad. Su comparecencia ha sido una de las más cortas en este proceso, todos los interrogatorios y contra interrogatorios ocuparon aproximadamente dos horas.

Salinas narró cómo funciona el departamento de Orden Público, encargado de registrar y monitorear las marchas y protestas en el país para evitar una desestabilización gubernamental o la paz pública.

El Ministerio Público pretendía, a través de su testimonio, probar que entre el 2012 a mediados de 2014 en el edificio 150 del Consejo de Seguridad se instaló una oficina de acceso restringido con equipos tecnológicos operados por funcionarios del Consejo de Seguridad que recibían ordenes del expresidente Martinelli, quienes a su vez, impartían instrucciones a otros funcionarios de la entidad para desarrollo de actividades de vigilancia sobre objetivos específicos. No obstante, durante el interrogatorio de la Fiscalía, Salinas no señaló al exmandatario como autor de estos pinchazos o seguimientos. Indicó que conocía a los tres funcionarios que laboraban en el departamento de servicios especiales donde, según ha confesado el testigo protegido de la Fiscalía que laboró ahí, se efectuaban las intervenciones de correos y llamadas telefónicas en forma ilegal, es decir, sin orden judicial.

Al salir de la sesión, el Ministerio Público puso al frente a un nuevo integrante como vocero con la prensa, el fiscal Superior Julio Cesar Domínguez, quien indicó que el objetivo de la fiscalía con esta testigo consistía en ilustrar al Tribunal sobre la forma en que debía operar legalmente la entidad de seguridad.

"Lo que hizo la testigo fue ilustrar al Tribunal cómo debían hacerse las cosas de forma legal. Por lo menos en una manifestación, la sección de Orden Público, debía seguir a los grupos que participaban para tratar de solucionar las razones que los llevaban a protestar. También narró cómo tres personas en particular que formaban parte de la dirección de investigación, fueron sacadas de la sección de Orden Público y se ubican en el edificio 150, precisamente las personas que han sido señaladas por las vigilancias ilegales por ordenes de otra persona que es lo que estamos determinando en la responsabilidad penal en la audiencia", manifestó el vocero.

Para la defensa Salinas ha sido más útil para probar su teoría del caso que para la fiscalía.

El defensor Alfredo Vallarino resumió que lo importante de su comparecencia es que nunca señaló a su cliente como autor de ningún seguimiento o interceptación telefónica en forma ilegal. "Estamos tratando de establecer que, en el evento de que cualquier persona haya realizado cualquier situación irregular en el Consejo de Seguridad, nadie ha dicho que Martinelli haya dado esa orden", señaló el abogado.

Agregó Vallarino que la Dirección de Orden Público en la que labora Salinas "se dedica a registrar las marchas y las manifestaciones para tratar de evitar situaciones de conflicto. En este sentido toman fotos de las marchas, identifican a los dirigentes, buscan si alguien esta financiando actividades irregulares, si se reparte alcohol, o si hay situaciones de pandillerismo, si hay alguien con piedras, etc. Ha dicho que se maneja igual desde que el presidente Guillermo Endara lo creó hasta la fecha, y que de la misma forma se manejó cuando Martinelli fue presidente".

En el auto de apertura a Juicio la fiscalía introdujo el testimonio de Salinas como alguien que tenía conocimiento que la génesis del Consejo de Seguridad era la de producir información de inteligencia, a fin de tomar decisiones acertadas sobre situaciones que afectaran la seguridad del Estado y situaciones de gobernabilidad; que sí existen aparatos de escuchas telefónicas en el Consejo de Seguridad Nacional y que en ocasiones políticos se cruzaban con los objetivos de seguimiento y vigilancia. Aunado a esto, que las oficinas del departamento especial en el que laboraba Rony Rodríguez, William Pittí y el testigo protegido de la fiscalía, estaban en el edificio150 y era de acceso restringido, que la atendían en una antesala y que contaban con equipo de dos escritorios con sus computadoras.

La defensa anunció la posibilidad de citar a Salinas cuando sea su turno de evacuar a los testigos a favor de Martinelli.

Por la tarde se tiene previsto el testimonio de otro funcionario de la entidad de Seguridad.

sábado, 22 de junio de 2019

Exceso de inventario de construcción tardará seis años en salir del mercado

Desde el 2006, las quejas en contra del sector inmobiliario que recibe la Autoridad de Protección al Consumidor y Defensa de la Competencia (Acodeco) ocupan el número uno de la lista. A pesar de los estrictos controles por lo que los promotores y desarrolladores dicen atravesar, las quejas no cesan. Hasta mayo de este año superaban los $19 millones. Elisa Suárez de Gómez, directora ejecutiva de Convivienda explica la cantidad de insatisfacciones está aparejada al crecimiento que ha tenido la industria en los últimos años, También es consciente sobre el exceso de tramitología y admite que hay quienes se saltan las normas, pero bajo el paraguas de la impunidad. La ejecutiva habla sobre el exceso de inventario y las nuevas ideas que proponen al gobierno entrante para disminuirlo.

¿Cuál es el diagnóstico del inventario existente?
El sector construcción cayó en ventas 33% en los últimos dos años. Pero no cayó en construcción porque nosotros construimos con la carta promesa en mano, entonces tenemos planificado un proyecto, lo que se nos quedó en el camino se convirtió en un inventario que nunca había existido en la república de Panamá hasta la fecha. Hay ciertos segmentos de construcción que tenemos un inventario para seis años. Por ejemplo los de precios más costosos: oficinas, residencias, etc. Tenemos un segmento de los clientes entre los $60 y $90 mil de precio de ventas de casas que estuvo muy afectado el año pasado y fue porque los clientes perdieron la capacidad de endeudamiento por el alza de las tasas de los bancos, porque dejaron de prestar el interés preferencial, y entonces perdieron la motivación de prestar. Esto provocó que se se quedaran un montón de casas listas.

¿Cuál será el efecto de esto en la economía del país?
Esto nos va a causar un tremendo problema en la inversión de los próximos tres o cuatro años porque hasta no salir de ese inventario nadie va a invertir en nuevos proyectos, más bien, tratarán de vender lo que hay. El sector construcción es de gran impacto en la economía del país, y suena mal porque si no estás en el negocio no se entiende, pero eso significa menos trabajo. Nosotros impactamos fuertemente la mano de obra si no invertimos no te entrego una casa pero tampoco creo empleo.

¿Que proponen como alternativa?
Estamos conversando con las nuevas autoridades gubernamentales por varios temas importantes, uno de ellos es el leasing (arrendamiento) inmobiliario como una forma para que el que no tiene acceso a su depósito inicial pueda tener acceso a su vivienda. Nosotros hemos hablado de pagarle a los bancos lo que se les debe para que haya interés de construir para la clase media. Es decir, los subsidios que había que pagarle a los bancos por la tasa de interés preferencial no lo han pagado, y esto ha provocado que no les presten plata a los clientes de la clase trabajadora. También tenemos que ver un cambio de la estructura organizativa del Estado en la planificación, hacia dónde vamos a crecer, dónde invertirá el gobierno, agua, luz, carreteras, para saber en dónde podemos invertir y no seguir en esta situación de que invertimos y el gobierno se nos queda atrás.

¿Qué tan estrictos son los promotores al construir entre calidad y costos? ¿Cierran un ojo? ¿Por qué cometen los mismos errores?
Económicamente a mí no me conviene tener un proyecto con defectos, si partiéramos de ese principio entonces construiría lo que sea porque no tengo responsabilidades, y no es así.

¿El gran inventario es consecuencia del auge económico que hubo entre 2009-2014?
No. Cuando a uno le venden la casa el cliente hace un préstamo y éste hace una carta promesa al promotor para que inicie la construcción de la vivienda. Lo que ocurrió fue que a mitad de camino, como los trámites se fueron duplicando y triplicando algo demoraba seis meses ahora demora un año, y los tiempos se fueron alargando. Cuando el proyecto está listo, el banco hace una nueva evaluación económica al cliente y al cliente le ocurrieron varias cosas: alguien de la pareja perdió el trabajo porque en este segmento de inversión preferencial aportan los dos, el esposo y la esposa o la mamá con el hijo. La otra cosa que sucedió que es que subieron tres veces los intereses bancarios. Eso fue horrible porque dejó un sabor muy amargo en el cliente.

¿Pero de qué le sirve al banco acumular ese inventario?
De nada, pero no nos han ayudado en nada. Esa es mi gran decepción.

¿No han tenido pláticas para solventar la situación?
Sí hemos hablado y de hecho lo del arrendamiento inmobiliario surgió de conversaciones con ellos. Las trabajamos en conjunto porque nos dimos cuenta que la gente lo que no tenía era el abono inicial. Los bancos prestaban el abono inicial y te daban un préstamo, pero si habías perdido el trabajo ya no calificabas. Entonces la figura es el leasing que queremos terminarlo de definir, hemos tenido acercamientos con las nuevas autoridades y les ha parecido buena idea aunque hay que hacer algunas variaciones. El tema de la planificación hacia dónde vamos a crecer es sumamente importante porque el ministerio de Vivienda y el municipio se pelean entre ellos para saber quién hace la planificación urbana del lugar. La norma es que el primero debe hacer la planificación y el segundo adecuar sus programas a esa gran base. Eso ha hecho que estemos en un limbo, para saber quién aprueba qué, y no permite invertir porque no hay seguridad jurídica.

El historial de ACODECO, las quejas que ocupan el primer lugar desde el 2006 son las de compra de bienes inmuebles. ¿Por qué ocurre esto?
Definitivamente nosotros desde hace algunos años, el incremento en el desarrollo inmobiliario ha sido muy grande en Panamá. En los últimos 12 años hemos tenido un crecimiento de más de 18% anual en promedio, exceptuando el 2008 cuando el mundo estaba contraído. Así que evidentemente tantas construcciones generan quejas. Nosotros estamos muy conscientes de eso. Como gremio organizado serio, año con año tratamos de mejorar nuestros sistemas, nuestros procesos constructivos de la mano de que así mismo como fue creciendo la construcción, también fueron cambiando las reglas del juego en Panamá. Nosotros nos sometemos a normas constructivas muy duras en Panamá. A pesar de lo que las personas creen, piensan o repiten y dicen aquí que no hay seguimiento o controles, no es así. Para instalar cualquier tubería de gas, instalaciones eléctricas o de agua tenemos que cumplir una serie de requisitos. De hecho pasamos por 19 instituciones y más de 120 trámites desde el momento en que compramos un terreno para urbanizarlo hasta entregárselo al cliente. Es una de las industrias más reguladas en el país, y lo que me pregunto es si el exceso de normas no serán contra producente precisamente por hay quienes se saltan las normas. Lo que tenemos que hacer es ser eficientes. No es poner normas por poner, lo que nos estamos dando cuenta es que aquellos que no quieren cumplir las normas y no aparecen en el radar de las instituciones seguirá haciendo las cosas como quiera. Yo creo que ahí hay de todo, desde nuestros clientes que están en muchos sentidos insatisfechos hasta nosotros como industria de la construcción, merecemos que no haya una competencia desleal.

¿Quién fiscaliza a los desarrollos?
En el tema de clausulas abusivas, publicidad engañosa o fecha de entrega, se regularizaron a través de la Ley 45 de Acodeco. Además de esa ley, llegó una reglamentación en la que participamos todos los sectores, que duró más de tres años, y quienes conocemos las reglas del juego tratamos de incorporar en los contratos para que esas situaciones no ocurran. Yo siempre le recomiendo a los clientes que lean muy bien su contrato de compra – venta. Nadie esta obligado a firmar algo que no quiere, y nos hemos dado cuenta que el panameño no lee lo que firma. Cuando lo haces adquieres derechos y responsabilidades y éstas últimas nos llevan a que si no las cumplimos nos apliquen ciertas cosas. Muy poca gente sabe que parte del contrato compra – venta es la publicidad que hace el desarrollador, los brochures (panfletos) que entregan. Nosotros tuvimos que cambiar, hacer observaciones al respecto, y decir que estas cosas no formaban parte del contrato y adecuamos los documentos. Pero lo hicimos los que estábamos conscientes de que nos penalizarían si no lo hacíamos.

¿Existe un ente que integre estas situaciones y las fiscalice?
Nos manejamos a través de las ventanillas únicas del Ministerio de Vivienda y del Municipio. Ahí las instituciones hacen unos chequeos a tus planos, inspeccionan el proyecto. De hecho no te dan un permiso de ocupación para los clientes hasta que los bomberos hagan una inspección de las salidas de emergencia, de los tanques de gas, las eléctricas, etc. nosotros sí pasamos por un montón de regulaciones. ¿Cuál es el porcentaje entre la queja y lo que entregamos en proyectos de construcción? Suena duro lo que te voy a decir porque la gente que no está contenta con su casa ha hecho una inversión y si no la recibe conforme es un dolor de cabeza. Pero el acompañamiento que necesitas tener también lo pasmos. Debemos cumplir con esos trámites. No hay un ente que pueda ver todo porque las especialidades son diferentes. En inspección y seguridad estamos claros, para que tengas un permiso como debe ser tienen que ir los bomberos y los municipios y éstos definen si todos los permisos que tienes y todas las inspecciones previas son correctas. Lo que falta es la efectividad de cómo se hace. Esto es un secreto a voces y todos lo sabemos, todos sabemos quiénes no cumplen las reglas, me pregunto cuántos estamos en la certeza de que van a ser castigados, porque a diferencia de aquellos que construyen sin seguir reglas a mis promotores se les conoce, tienen atención pos venta, alguien da seguimiento a los problemas. Pero ¿qué pasa con aquellos que se fueron del mercado y nos dejaron estas condiciones? ¿alguien que lo haya penalizado? Es la pregunta.

Empresas encargadas de hacer informes de control de calidad a los inmuebles, me hicieron varias observaciones. Hay ausencia de controles de calidad, y en ese sentido no hay supervisión permanente en la obra y se cometen errores. A pesar de eso la obra sigue sin corregir. Los departamentos de control de calidad quedan bajo el paraguas del departamento de producción que se encarga de la calidad y los costos de los materiales. ¿Qué tiene que decir de eso?
Las empresas grandes serias tienen sus propios controles de calidad para evitar quejas posteriores. Recuerda que en Panamá hace algunos años nos impusieron los cargos de inspección de calidad en la construcción por parte del Ministerio de Trabajo. Son personas que se encargan de que se hagan las cosas bien y observa cómo se instalan ciertas cosas. En ninguna parte del mundo que conozco en el tema de construcción, tienes una persona vigilando lo que pones. Nosotros que somos consumidores de materias primas que compramos tuberías, cemento, etc, estamos a la espera de que lo que me ofreces tenga la calidad de lo que se está cobrando. Hasta donde se ese procedimiento lo lleva el Ministerio de Comercio, es el que controla las especificaciones y calidad de los materiales. Yo depende de que alguien le de seguimiento a esa calidad. Aquí no producimos casi nada, así que la mayor parte de estos materiales son importados. Hay que ser más rigorosos porque al final todos somos consumidores de algo.

Usted menciona que en cada proyecto hay un departamento de control de calidad, si es así, ¿no habría que ser más exigentes en las obras siendo estos los errores más frecuentes en las obras?
Nosotros sí hemos evolucionado. Los materiales que se venden en Panamá son más novedosos, son distintos, más eficientes y en algunas ocasiones con costos más interesantes competitivamente hablando. Por qué siempre se cometen los mismos errores? Puede ser por el tema de ser tradicionales en el modelo de construcción. Pero cuando tu tienes un proyecto y luego de hacerlo te diste cuenta que había errores, nosotros los inversionistas vamos a hacer las correcciones que se tienen que hacer pero al mismo tiempo vamos a modificar el plano y el diseño. Si miras la construcción hoy en Panamá y la comparas con la que había hace 30 años verás una muy evolucionada y eficiente.

Según hemos investigado, existe también una deficiencia en la redacción de los contratos que provoca vacíos y áreas grises que no definen responsabilidades...
Ahí es donde insisto. Los promotores serios estamos obligados a explicar a través de nuestros trabajadores cualquier punto del contrato que la gente no entienda. Nosotros teníamos en otra empresa un salón especial con un abogado de planta donde el cliente leía el contrato y le mostrábamos las clausulas más importantes. Quiero pedir a las personas que sean precavidos, que no confíen, porque así como hemos tratado de corregir los contratos, hay otros que no y que pueden tener clausulas abusivas, algunos que no especifiquen en la fecha cierta de entrega, que no especifican las garantías que deben estar incluidas dentro del contrato. Y muchas veces por firmar rápido no lo hacemos. Aquí también hay una parte de responsabilidad de quien compra. Cuide su inversión.

¿El gremio debate sobre nuevas correcciones para evitar ser el número uno en quejas en la Acodeco?
Mi gremio en particular, si medimos como lo de Acodeco que es acumulativo desde 2006, si medimos la cantidad de construcciones mis agremiados versus las quejas, no llegamos al uno por ciento de las quejas.

Entonces ¿quiénes son los que se llevan el premio de quejas?
Yo te puedo hablar de los míos, y eso no quiere decir que no tengamos quejas y las resolvamos. Claro que sí, pero la gente tiene que fijarse muy bien a quién le compra. Haga su averiguación antes de comprar en al menos cuatro proyectos y pregunte quién construye y luego verifique si esta agremiado. Si nos reunimos y conversamos sobre las cosas que se hacen bien y mal. Pero cuando no formas parte de ningún gremio, el cliente está en riesgo.

viernes, 21 de junio de 2019

Fiscalía asegura que probó delito de peculado, mientras que la defensa desestima declaraciones del testigo

Este viernes el equipo del Ministerio Público consideró que Elvin Noget Ortíz, mayor de la Policía Nacional que labora como jefe del departamento de Análisis y Orden Público del Consejo de Seguridad, cumplió el propósito de su comparecencia ante el Tribunal: probar que el equipo adquirido a la empresa M.L.M. Protection existió, que se usó, pero se desconoce su paradero.

La teoría del caso de la fiscalía pretende acreditar cuatro delitos, dos de ellos son contra la administración pública en la modalidad de peculado y peculado de uso. Para los fiscales, el testimonio de Noget fue suficiente para acreditar la existencia del aparato, que se instaló y se empleó en el Consejo de Seguridad, y que luego desapareció.

Al culminar la sesión, el fiscal Ricaurte González recordó a los medios las palabras del testigo Noget, quien indicó que un representante de la empresa de nacionalidad israelí capacitó al personal del Consejo por un mes y medio pero al finalizar no les entregó un certificado, según Noget, así le manifestó en su momento su jefe Rony Rodríguez, encargado del departamento de inteligencia.

Noget, quien culminó su participación el viernes, ofreció algunos detalles técnicos muy someros sobre el proceso de instalación del equipo, pues indicó que su tarea consistía en la operación del equipo, aunque solo trabajó en la sala de inteligencia de junio a noviembre de 2011.

Sin embargo, la defensa tiene una lectura distinta a lo anterior. El abogado Sidney Sittón, recalcó que fiscalía habla de hechos ocurridos en 2011 cuando la investigación contra su cliente ocupa del año 2012-2014.

Por ejemplo, el tiempo que el testigo recibió la capacitación para operar el programa fue en 2011, y en 2010 se adquirió el equipo de escuchas. Lo que es atemporal completamente.

En horas de la mañana relató el último contacto que tuvo con Rony Rodríguez, William Pittí y con el testigo protegido de la fiscalía, quienes formaban parte de un grupo especial dedicado a escuchas que supuestamente ordenaba el expresidente Martinelli. También mencionó algunos objetivos interceptados como el sindicalista Genaro López y su hijo, así como el exdiputado Yasir Purcait.

Noget también mencionó a Rolando López, actual secretario del Consejo de Seguridad. Al respecto citó una reunión efectuada en el edificio 150 del Consejo de Seguridad en julio de 2014 en la que participaron el testigo protegido de la Fiscalía, el presidente Juan Carlos Varela, Rolando López, y Jacinto Gómez, secretario y subsecretario de la entidad respectivamente.

A pesar de que no supo precisar por cuánto tiempo los mencionados estuvieron reunidos, Noget dijo que él estuvo presente por 10 minutos, y durante ese intervalo escuchó que se le preguntaba al testigo protegido sobre las irregularidades que habían ocurrido en el Consejo de Seguridad durante la administración de Martinelli.

La defensa vincula a Rolando López con los correos que salieron a relucir en audiencias pasadas, como autor de la computadora donde se grabaron las evidencias que posteriormente se emplearon en la Fiscalía Auxiliar. Esta situación contravino las declaraciones del testigo protegido quien manifestó que él mismo había efectuado esta tarea en su computador el 5 de agosto de 2014.

Estos detalles son importantes para los abogados de Martinelli porque han achacado al director del Consejo de Seguridad como el articulador del caso en contra de su cliente, dirigido supuestamente por el presidente Juan Carlos Varela.

Pero para la Fiscalía esto no debe ser visto con anormalidad. La reunión, según el fiscal Ricaurte González, pudo haber respondido al papel de querellante del Consejo de Seguridad en el que se juzgó a los exsecretarios, Alejandro Garúz y Gustavo Pérez.

Sobre la omisión del testigo protegido con respecto a Rolando López dijo que "hay testigos que en detalles no embonan toda la información, no veo nada mal que se mencione a Rolando López porque es el secretario del Consejo de Seguridad", explicó González al salir de la sesión.

El defensor Alfredo Vallarino subrayó que en los contra interrogatorios que se efectuaron al testigo protegido de la Fiscalía en sesiones previas, se le cuestionó en repetidas ocasiones si había estado presente Rolando López en la reunión en la que sostuvo con el presidente Juan Carlos Varela, a lo que el testigo protegido negó.

Entonces alguien miente, observó Vallarino, "otro testigo ubica a Rolando López en ese lugar, la fiscalía debe decir cuál de los dos testigos es quien dice mentiras, si Elvin Noget o el testigo protegido", concluyó,

El juez solicitó a las partes agilizar los interrogatorios para tratar de evacuar a dos testigos por día considerando la gran cantidad de citados. El lunes continuará la sesión a las 9 de la mañana con el noveno testigo que aporta la fiscalía.

EN EL DESARROLLO DE LA AUDIENCIA 
El grupo de escuchas, inicialmente estaba compuesto por cinco personas, y Noget era una de ellas. No obstante, después se redujo a tres solamente quedando Rodríguez, Pittí y el testigo protegido.

Su labor con los anteriores, comprendió de junio a noviembre de 2011, antes de la fecha que comprende la investigación contra Martinelli, que se enmarca entre 2012-2014. Luego Noget fue trasladado a otro departamento por fricciones con William Pittí. Primero laboró en la oficina de inteligencia y después en la sala de adquisiciones, como se le conoce a la sala de escuchas telefónicas.

La documentación que forma parte de las evidencias en el proceso indica que en 2010 el Consejo de Seguridad adquirió el equipo capaz de interceptar correos y móviles a la empresa M.L.M. Protection. Noget declaró sobre esos hechos aunado a la capacitación que recibieron para su operación en el Consejo de Seguridad por parte de un israelí, que describió blanco, de ojos claros, entre 60 y 70 años de edad.

Con respecto a la compra del primer equipo, Noget dijo que en ningún momento observó que se había inventariado en el Consejo de Seguridad. También indicó que en mayo de 2014 los equipos se encontraban en la planta alta del edificio 150, de ahí no supo qué se hizo con ellos. Solo se enteró por terceros que un rack muy pesado fue trasladado en un pick up a la Presidencia pero como le negaron el acceso, se dirigió al sector de Monte Oscuro.

Un relato que según la fiscalía concuerda con el testimonio de Júbilo Grael, otro funcionario del Consejo de Seguridad quien declaró en sesiones anteriores. La coincidencia en sus relatos se centra en la ayuda que solicito Rony Rodríguez al agente del Consejo de Seguridad que cubría una protesta en catedral, para que le ayudara a mover el equipo o rack para poder desmantelarlo.

A continuación el fiscal Ricaurte González, a cargo del interrogatorio, preguntó a su testigo sobre la composición o estructura de la entidad en 2010 y la actual, que en realidad no guarda diferencia en cuanto al control vertical que ejerce el Presidente de la República. El mandatario Juan Carlos Varela nunca derogó o modificó el Decreto Ejecutivo 263 de 2010, que delimita su composición al Presidente de la República y al Ministro de la Presidencia.

Las únicas modificaciones que se han incorporado, según Noget, consisten en algunas ramificaciones en la sección de inteligencia.

Para la defensa este es un testigo prácticamente irrelevante, improductivo. Primero, porque según el abogado defensor Alfredo Vallarino, se refiere a hechos que ni siquiera contemplan la etapa de investigación que es de 2012 - 14, pero en la parte que sí contempla hechos anteriores, el testigo ha sido tajante que jamás recibió una orden de Ricardo Martinelli, que no le consta.

Desestimó su papel como testigo en el sentido de que no le consta que su cliente, ordenó los pinchazos, como tampoco lo vio en la entidad. "Debemos entender que si la Fiscalía va a venir a probar algo, deben de hacerlo en base a algo que le consta. Si ellos dicen que algo van a probar tienen que hacerlo sobre hechos que les consta, así lo dice el Código", manifestó el letrado.

Testigo habla sobre el primer equipo de escuchas

Elvin Noget, jefe del departamento de análisis y orden público del Consejo de Seguridad, compareció este viernes en el Juicio Oral que se le sigue al expresidente Ricardo Martinelli por el caso de pinchazos.

Según el auto de apertura a Juicio, Noget tiene conocimiento sobre la compra del equipo tecnológico adquirido a la empresa M.L.M. Protection Ltd, que se adquirió en julio de 2010 luego de que el gobierno de turno enfrentara una crisis de seguridad por las protestas que se registraron en Bocas del Toro.

El interrogatorio a este testigo ha sido uno de los más rápidos que se ha evacuado en el juicio desde su inicio en marzo pasado. En medio día la Fiscalía culminó con el ejercicio y la defensa dio inicio al contra interrogatorio.

En sus declaraciones Noget relató el último contacto que tuvo con Rony Rodríguez, William Pittí y con el testigo protegido de la fiscalía, quienes formaban parte de un grupo especial dedicado a escuchas que supuestamente ordenaba el expresidente Martinelli.

El declarante narró que "habían objetivos como Genaro López, su hijo y un exdiputado de la República (Yasir Purcait ). En cuanto a la pérdida del equipo, el testigo señaló, que va de la mano con el testimonio de Grael, que le comentaron que recibió una llamada cuando se encontraban en la catedral cubriendo una marcha para que le ayudaran a William Pittí a trasladar el equipo a otra parte. Asistieron y estaba Rony Rodríguez esperándolo para trasladar el equipo", manifestó el fiscal superior de San Miguelito William Granados al finalizar la sesión.

El grupo de escuchas, inicialmente estaba compuesto por cinco personas, y Noget era una de ellas. No obstante, después se redujo a tres solamente quedando Rodríguez, Pittí y el testigo protegido.

Su labor con los anteriores, comprendió de junio a noviembre de 2011, antes de la fecha que comprende la investigación contra Martinelli, que se enmarca entre 2012-2014. Luego Noget fue trasladado a otro departamento por fricciones con William Pittí. Primero laboró en la oficina de inteligencia y después en la sala de adquisiciones, como se le conoce a la sala de escuchas telefónicas.

La documentación que forma parte de las evidencias en el proceso indica que en 2010 el Consejo de Seguridad adquirió el equipo capaz de interceptar correos y móviles a la empresa M.L.M. Protection. Noget declaró sobre esos hechos aunado a la capacitación que recibieron para su operación en el Consejo de Seguridad por parte de un israelí, que describió blanco, de ojos claros, entre 60 y 70 años de edad.

Con respecto a la compra del primer equipo, Noget dijo que en ningún momento observó que se había inventariado en el Consejo de Seguridad. También indicó que en mayo de 2014 los equipos se encontraban en la planta alta del edificio 150, de ahí no supo qué se hizo con ellos. Solo se enteró por terceros que un rack muy pesado fue trasladado en un pick up a la Presidencia pero como le negaron el acceso, se dirigió al sector de Monte Oscuro.

Un relato que según la fiscalía concuerda con el testimonio de Júbilo Grael, otro funcionario del Consejo de Seguridad quien declaró en sesiones anteriores. La coincidencia en sus relatos se centra en la ayuda que solicito Rony Rodríguez al agente del Consejo de Seguridad que cubría una protesta en catedral, para que le ayudara a mover el equipo o rack para poder desmantelarlo.

A continuación el fiscal Ricaurte González, a cargo del interrogatorio, preguntó a su testigo sobre la composición o estructura de la entidad en 2010 y la actual, que en realidad no guarda diferencia en cuanto al control vertical que ejerce el Presidente de la República. El mandatario Juan Carlos Varela nunca derogó o modificó el Decreto Ejecutivo 263 de 2010, que delimita su composición al Presidente de la República y al Ministro de la Presidencia.

Las únicas modificaciones que se han incorporado, según Noget, consisten en algunas ramificaciones en la sección de inteligencia.

Para la defensa este es un testigo prácticamente irrelevante, improductivo. Primero, porque según el abogado defensor Alfredo Vallarino, se refiere a hechos que ni siquiera contemplan la etapa de investigación que es de 2012 - 14, pero en la parte que sí contempla hechos anteriores, el testigo ha sido tajante que jamás recibió una orden de Ricardo Martinelli, que no le consta.

Desestimó su papel como testigo en el sentido de que no le consta que su cliente, ordenó los pinchazos, como tampoco lo vio en la entidad. "Debemos entender que si la Fiscalía va a venir a probar algo, deben de hacerlo en base a algo que le consta. Si ellos dicen que algo van a probar tienen que hacerlo sobre hechos que les consta, así lo dice el Código", manifestó el letrado.

FISCAL GRANADOS TRATA DE IGNORANTES A LOS MEDIOS
Desde que se inició el Juicio Oral, es costumbre que al culminar la sesión o en los recesos para el almuerzo, las partes ofrezcan declaraciones a los medios.

Por lo general, en lo que corresponde a la Fiscalía, uno de los integrantes del equipo litigante se turna la vocería con la prensa. No obstante, desde el martes 18 de junio, la fiscalía sumó al fiscal William Granados, quien no forma parte del equipo litigante, pero al actuar como vocero ha cometido varias imprecisiones en sus declaraciones, además de calificar de ignorantes a los periodistas.

En la mañana del viernes, indicó que el propósito del testigo protegido Elvin Noget era dar fe de la compra del equipo que sirvió para interceptar las comunicaciones. Añadió que dicho equipo fue adquirido por el Consejo de Seguridad en 2011, cuando en realidad se compró en 2010 a la empresa M.L.M. Protection y fue relevado por uno de mejor calidad.

La Estrella de Panamá le solicitó al fiscal que precisara la fecha de adquisición del equipo. Pero Granados continuó su relato que buscaba subrayar el delito de peculado a raíz de la pérdida de los softwares en fechas posteriores, según él, momentos en que se consumó el delito.

De acuerdo las declaraciones del testigo protegido de la Fiscalía en sesiones anteriores, el Consejo de Seguridad decidió no renovar la licencia con la empresa M.L.M. Protection por la ineficiencia del equipo, por el tiempo que tomaba interceptar un blanco, en vez buscó nuevas tecnologías.

De ahí que La Estrella insistió al fiscal Granados para que precisara la fecha de la compra del equipo.

Fue cuando éste manifestó: "Me preocupa que el testigo dice cosas allá y ustedes me están preguntando cosas que no dijo. Yo voy a hablar por sesiones, la sesión de hoy es con calma, van a ver como nuevos testigos van terminar de hablar". A continuación agregó: "Lo que pasa es que cuando uno no sabe de esto, pregunta cosas que no saben", y se retiró del cuestionamiento que le hacían los medios.