lunes, 6 de julio de 2020

Estados Unidos acusa a hermanos Martinelli de ser intermediarios en el pago de sobornos de Odebrecht


Una acusación criminal fue desclasificada hoy en la Corte Federal de Brooklyn, Nueva York, Estados Unidos en la que acusa a Luis Enrique y Ricardo Martinelli Linares, hijos del exmandatario Ricardo Martinelli (2009-2014), por su papel como intermediarios en un masivo esquema de sobornos y lavado de dinero relacionado al caso Odebrecht, la constructora brasileña que se adjudicó en Panamá a lo largo de tres administraciones gubernamentales más de $9 mil millones en proyectos de infraestructura pública.

En un comunicado emitido por el Departamento de Justicia, se explica que en diciembre 21 de 2016, Odebrecht se declaró culpable en la Corte del Distrito del Este de Nueva York, de violar la ley antisobornos que castiga la Ley de Prácticas Corruptas en el Extranjero por su participación en el esquema de sobornos y lavado de dinero.

La justicia estadounidense alega que los dos acusados, los hermanos Martinelli, participaron en el esquema sirviendo como intermediarios por el pago de aproximadamente $28 millones en sobornos realizados por orden de la constructora a un funcionario gubernamental de alto rango, pariente cercano de los acusados de conspiración para cometer lavado de dinero.

Ambos referidos, fueron arrestados este lunes 6 de julio en el aeropuerto la Aurora en Guatemala cuando se disponían a abordar un vuelo hacia Panamá, donde el Segundo Tribunal Superior de Justicia otorgó una fianza de excarcelación por $2 millones para cada uno de los Martinelli por la misma investigación que se les sigue en Estados Unidos. "No existe peligro de fuga ya que los imputados no se encuentran en suelo patrio", y están solicitando la fianza para garantizar su libertad ambulatoria antes de regresar a Panamá, según los magistrados.

La demanda de Estados Unidos, alega que entre el 2009-2014, los acusados (supuestamente) "facilitaron el pago de sobornos de Odebrecht para el beneficio de un funcionario del gobierno panameño al tomar una serie de pasos que incluyeron abrir y administrar cuentas bancarias secretas mantenidas a nombre de empresas ubicadas en jurisdicciones extranjeras. Dichas cuentas secretas se utilizaron para recibir, transferir y entregar los pagos de sobornos. Los demandados sirvieron como signatarios de ciertas cuentas bancarias de la compañía fantasma y personalmente enviaron transferencias bancarias a través de la estructura de las cuentas bancarias de la compañía fantasma para ocultar y gastar los ingresos del soborno". Muchas de estas transacciones financieras fueron en dólares y se realizaron a través de bancos estadounidenses, algunos de los cuales estaban ubicados en Nueva York, señala el comunicado del Departamento de Justicia.

Especifica que los cargos efectuados a los hermanos Martinelli son supuestos, y que se presume su inocencia hasta que se demuestre su culpabilidad.

La Oficina de Asuntos Internacionales de la División Criminal brindó asistencia sustancial para este caso. Las autoridades policiales en Guatemala, incluido el Ministerio Público de ese país y la Unidad Especializada para Asuntos Internacionales, así como las autoridades de El Salvador, brindaron cooperación significativa.

El caso fue investigado por el escuadrón anti corrupción del FBI, compuesto por el abogado litigante Michael Culhane, de la Sección de Fraude de la División Criminal, los abogados Barbara Levy y Michael Redmann de la sección de Lavado de Activos y Recuperación de Activos de la División Criminal y los fiscales federales adjuntos Alexandra Smith y Julia Nestor, de la Oficina del Fiscal Federal para el Distrito de Nueva York, Estados Unidos.

El esquema general de la constructora implicó el pago de más de $700 millones en sobornos a funcionarios gubernamentales, servidores públicos, partidos políticos y otros en Panamá, además de otros países del mundo con el objeto de retener negocios para la empresa.

En Panamá el caso Odebrecht avanza lentamente luego de que el Tribunal Supremo otorgara un plazo adicional a la Fiscalía Anticorrupción para la investigación de los sobornos otorgados a la empresa a altos funcionarios. Este martes, el expresidente Juan Carlos Varela deberá acudir a rendir indagatoria por segunda ocasión ante la fiscalía. Como él, otros miembros del partido Panameñista estarán llamados a hacer lo propio. El expresidente Martinelli, citado por el caso en mención el jueves pasado, presentó excusa médica que lo incapacitó hasta el 8 de julio.

No hay comentarios:

Publicar un comentario