viernes, 3 de julio de 2020

'Con un 32% de contagiosidad en las pruebas, puedes calcular fácilmente cerca de 150 mil o 200 mil personas contaminadas en el país'


Las autoridades de salud esperan una avalancha de casos positivos de Covid-19 en los próximos 15 días. La proyección recuerda el estimado del International College of London que retrataba un peor escenario de 170 mil casos. Ante esta situación se refuerza el personal de salud y los insumos


Francisco Sánchez Cárdenas.


El asesor técnico del Ministerio de Salud (Minsa), Francisco Sánchez Cárdenas, calcula que en el país pueden haber de 150 mil a 200 mil personas contagiadas con el virus de Covid-19. Esto lo asume basado en el nivel de contagiosidad que asciende a 32% en el resultado del número de pruebas que se practican a diario. Al inicio de la pandemia, cuando se practicaban 400 o 500 exámenes, el nivel de contagios positivos era de máximo un 15%, pero esta cifra se ha ido elevando a medida en que los test se han masificado. Lo ideal, como lo reitera el entrevistado, es lograr 4 mil pruebas diarias y se camina hacia ese objetivo. Las palabras de Sánchez Cárdenas, recuerdan la proyección anunciado por el International College of London, que predijo en el peor escenario 170 mil casos positivos.

El desarrollo de la pandemia en Panamá, sin duda, se ha convertido en un gran desafío para el sistema de salud cuyas autoridades ahora intentan avanzar más rápido que el virus, reforzando los equipos de trazabilidad, sumando a las autoridades locales y la comunidad, contratando más de 200 médicos, y hasta evalúan traer galenos del extranjero para suplir la demanda del personal de salud ante la "avalancha de casos" que tendremos en los próximos 15 días.

¿En qué cambiará la estrategia para abordar la pandemia?
La pandemia localmente se encuentra en una fase de contagio masivo comunitario. Este virus se ha enfrascado en lo profundo de las comunidades más necesitadas del país, las comunidades de más habitantes que viven muy hacinados, y el virus se metió ahí. Esos son los grandes números que se están viendo. En el resto del país hay contagios pero de la envergadura que se está viendo en el área metropolitana en los corregimientos que ya conocemos. La estrategia, por tanto, debe ser variada y no única. Hemos determinado que tenemos que tratar de lograr descifrar en qué proporción y en qué cantidad están infectados estos grandes barrios y proceder inmediatamente a aislar a estas personas que están positivas y a sus contactos. Este es un trabajo enorme, que prácticamente el Ministerio de Salud (Minsa) lo había empezado a hacer hace unos 10 días y lo estamos profundizando porque esa es la clave para detener el avance del virus. Si nosotros no logramos determinar quiénes están contagiados, quiénes son asintomáticos, no vamos a poder detener el avance del virus. De tal forma que ahora el traslado ya no es tanto hacia los hospitales, o hacia conseguir más ventiladores sino tratar de detener en la comunidad donde se producen los contagios, detenerlos ahí. Para eso hay toda una estrategia montada llamada trazabilidad.



Se calcula un 32% de casos positivos cuando se mira el resultado de las pruebas, ¿qué porcentaje de la población estima usted que se va a infectar del virus?
Yo creo que si te das cuenta, cuando se hacían 400 o 500 pruebas teníamos un porcentaje de contagiosidad de un 12% o 15%, pero una vez que empezamos a emplear las pruebas masivas, más de 1,500 a 2 mil pruebas, empezamos a ver la realidad contagiosa que existe en el país. Nosotros, si tenemos hoy día un promedio de 32% de contagiosidad en las pruebas diarias, puedes calcular que tienes fácilmente cerca de 150 mil o 200 mil personas contaminadas en el país. Y esas son las personas que hay que buscar, son asintomáticos que están caminando por ahí. Eso es lo bueno de realizar pruebas masivas y nosotros queremos llegar a realizar 4 mil y 5 mil pruebas diarias.

¿Es decir que en este momento existen 150 mil personas que pueden estar positivas en este momento?
Puede ser.

¿Por qué no se están haciendo las 4 mil pruebas?
Acuérdate que no había suficientes pruebas, ya estamos recibiendo suficientes. Muy pronto vamos a estar por encima de las 3 mil pruebas diarias y a medida que vayamos haciendo más pruebas se van a incrementar los números, van a salir mas casos, no nos asustemos por eso. Mientras más casos salen y los podamos aislar, ubicar sus contactos y evitar que caigan en gravedad, entonces sí vamos a ir solucionando el problema.

Si existen 150 mil personas contagiadas en este momento, necesita un ejército de personal de salud, serán suficientes los 200 médicos que piensan contratar?
Esos médicos son los dirigentes de lo que será ese equipo, pero se tienen que formar rápidamente entre 3 mil 4 mil trazadores que son los que van a tener que hacer el trabajo.

¿En cuánto tiempo estarán capacitadas estas personas?
Yo espero que tengamos las personas listas en máximo 10 días.

¿Entonces en cuánto puede estar el RT con esas cifras?
No te creas que no se está haciendo nada, es bastante lo que se hace con un equipo que está formado desde el gobernador de cada provincia hasta el representante de corregimiento, las juntas comunales y comités de salud. Eso se está haciendo mucho mejor en el interior de la República donde el control es mejor que en el área metropolitana. Nos falta hacerlo con el doble o triple de lo que se está haciendo ahora mismo.

Esos 150 mil casos se apega a la predicción que dijo el International College of London en el peor de los escenarios...
Más o menos, exactamente.

Pero era el peor escenario, de no hacer nada y tenemos más de 100 días en cuarentena...
Las cuarentenas no son específicamente para evitar el avance del virus, aunque tenían ese propósito, principalmente se pretende preparar al país, al sistema sanitario con docencia de cómo evitar el contagio y después lógicamente teníamos que soltar las cuarentenas y sabíamos que iban a llegar los casos pero ya preparados. Lo que pasó fue que la apertura del bloque uno y dos aumentó los casos.

Ese programa de trazabilidad carece de personal, equipo básico, ¿cuál es el cambio en este sentido?
Precisamente, la primera reunión que tuvimos fue en el Centro de Operaciones de Emergencia, y ahí nos dimos cuenta que el concepto de trabajo es el que se requiere. Pero se van a necesitar al menos 200 médicos y enfermeras para que trabajen en el sistema y debe estar acompañado de unos 3 mil trazadores, que son las personas que van a detectar los casos y aislarlos. Eso tiene que ir acompañado de otra cosa también que se está haciendo, conseguir la mayor cantidad de camas dentro y fuera de los hospitales para atender la avalancha de casos que se nos vienen encima y también conseguir la mayor cantidad de camas en cuidados intensivos. En todo esto se esta trabajando al unísono. No es algo que se puede montar de la noche a la mañana, pero sí te puedo decir que ya se está trabajando. Por ejemplo, en el Figali se están construyendo unas 250 camas para empezar a hacer eso. Después vendrán otros centros como es el de Amador, que tendrá unas 500 camas y se están haciendo trabajos con los hospitales privados para que coadyuven. Se van a conseguir más hoteles, se va a conseguir otro centro de convenciones. Estamos hablando del trabajo en la comunidad que es el principal y el que hay que atender más rápidamente, pero también hay que prepararnos para recibir a los contagiados y que van a hacer casos menores o graves.

¿Qué se espera en los próximos días?, ¿está fuera de control?
No está fuera de control todavía. Si no hacemos estas cosas que menciono, entonces tendremos un colapso del sistema. Por eso es que estamos acelerando el paso para tener disponibilidad de la mayor cantidad de camas. Si sobran, que bueno, pero yo calculo que vamos a necesitar aproximadamente unas 3 mil a 4 mil camas extras para poder atender a las personas. El colapso del sistema sanitario tiene un problema y es que cuando la gente no tiene dónde atenderse, se acaba todo. Así que tenemos que buscar la manera de tener todas esas camas.

¿Tiene una cifra de los contagios que esperan en las próximas dos semanas?
No soy epidemiólogo ni estadístico, pero viendo los números de la última quincena de junio, si lo traspolamos a los próximos 15 días, calculo que vamos a llegar a cerca de 47 mil y 50 mil casos y los fallecimientos yo los calculo entre 150 y 200 extras de aquí a finales de julio.

Con estas cifras, ¿cómo van a manejar la cuarentena y la reapertura de bloques económicos?
Ese es un tema de discusión mundial. Como médico tengo que pensar en primera instancia en salvar vidas, para hacer eso se necesita detener el avance del virus y tener los instrumentos necesarios para atender a las personas. Pero también se que una condición socioeconómica paupérrima como está dejando la pandemia a nivel mundial, también es causa de muchas enfermedades, entonces tenemos que buscar el equilibrio necesario para ir abriendo los bloques en regiones con un trabajo de pre apertura muy exhaustivo. Ese trabajo consiste en mapear cada corregimiento, distrito, provincia, algunos tienen muy pocos casos, pero en el momento en que los abras, habrá contagios, tal como sucedió con la apertura de los bloques uno y dos. Si abrimos los lugares que tienen pocos casos, a los 15 días vamos a tener esos lugares llenos de positivos. Lo que se tiene que hacer es una especie de examen muy detallado de la región que vas abrir y determinar cuál es la situación del contagio en esa zona para que haya una preparación y tener las camas y el equipo necesario por si acaso aparece un rebrote. Lo principal también es involucrar a las fuerzas vivas de cada región. Esto significa que incluir a gobernadores, representantes, alcaldes, personal de salud para que participen en la apertura y vigilancia de la apertura. Si lo hacemos de esa manera, vamos a poder controlar los casos que van apareciendo. No nos engañemos, si vamos a abrir un bloque no se van a quedar los casos iguales, van a seguir apareciendo, tal vez en pocos números pero es así. Eso ocurre a nivel mundial. En Islandia por ejemplo, celebraron que no tenían casos, abrió y a los pocos días empezaron a aparecer nuevos casos. Este virus llegó para quedarse, no para venir aquí e irse, vamos a tener que vivir con él por lo menos por dos años más.

Panamá y Panamá Oeste, ¿continuarán con la cuarentena?
La estrategia es bajar la cantidad de casos a un número manejable, para eso está el famoso RT, que debe estar en uno o menos. Mantener el operativo de detectar lo antes posible los casos y sus contactos, aislarlos, e ir abriendo para controlar la situación.

¿En cuánto estiman el RT en la semana presente?
El último reporte que recibí (el martes pasado) estaba en 1.47, había bajado de 1.63.

Aún así hay más de 600 mil salvoconductos...
Tiene que haber control, debe ser desde la casa hasta el gobierno. Pretendo convencer a la ciudadanía en que cada casa tiene que convertirse en un centro de salud, donde la gente vigile su propia salud, su higiene ambiental y personal. Si tienen algún contacto cercano tomar las provisiones para que no contagie. Las empresas también tienen que convertirse en centros de salud para sus colaboradores, es un asunto multiplicador. El éxito de Uruguay fue ese, que la misma ciudadanía se convirtió en vigilante de su pandemia. En Cuba, por ejemplo, llegaron a suspender el transporte público para evitar aglomeraciones, hoy en día ya van abrir porque ya tienen menos casos. Pero vamos a seguir teniendo casos, hay que controlarlo y abrir, y así sucesivamente, es una tarea larga y muy minuciosa que se puede hacer. No se trata de meter terror a nadie, el virus hay que respetarlo, pero no meter terror a la gente.

¿Cuándo vamos a tocar ese famoso pico de la pandemia?
Ese es un problema que tiene prácticamente toda Latinoamérica. Ya lo dijo la Organización Mundial de la Salud, que la región está por alcanzar su pico y nosotros estamos incluidos en ese grupo.

Pero me gustaría más precisión...
No se puede decir, este virus es impredecible. No tenemos que exacerbar el tema de los muertos, nadie quiere más muertes, pero también hay miles de recuperados, hay que ponderar eso también.

¿Por qué hay falta de equipo básico para el personal de salud?
Primero que nada, sí hay que conseguir el equipo, sí hay que proteger a todo el equipo que está peleando en el primer frente de batalla, policías, bomberos, primeros auxilios, a todo el equipo de salud, hay que tener el equipo. Pero nadie estaba preparado para esto y la rebatiña que se ha experimentado por estos equipos ha sido enorme. Nosotros somos un país pequeño, si una potencia compra $50 millones de dólares y nosotros $600 mil va a ser difícil que nos lo vendan. Pero con la mesa de compras que estableció el presidente Laurentino Cortizo con las compras, se van a realizar y a pelear en el mundo a que nos provean.

El personal de salud está contagiado, ¿tienen fecha para abastecer de equipo a la comunidad médica?
Yo creo que eso va a ser muy pronto porque se están realizando las compras de forma urgente en el Minsa y en la Caja de Seguro Social también se están haciendo compras inmensas en ese sentido.

¿Cómo va a garantizar a la ciudadanía que no habrá corrupción en dichas compras?
Ese peligro siempre existe y así como la pandemia ha sacado lo mejor de muchos seres humanos también lo peor de otros. Creo que favorablemente hoy en día todo está en la red, todo se puede investigar. Ustedes los medios y la misma ciudadanía van a jugar un papel fundamental en la vigilancia que se tiene que hacer de esto, prometerte que no va haber corrupción eso sí no me atrevo, aunque si yo la detecto, y la denunciaría. Pero es tan inmenso y es tan grande que uno puede garantizarle a nadie que eso no vaya a ocurrir, sino que todos nos convirtamos en policías vigilantes.

Eso en medio de una pandemia es como dar una cachetada al pueblo, ahora tenemos que estar como polizontes de las compras? ¿Por qué el gobierno no designa a gente proba al mando de las compras?
Yo creo que esa es la idea de haber reunido en una sola mesa a todo lo que se refiere a compras, con cuatro instituciones fundamentales que son las que tienen que revisar y constatar que todo esté en orden. Tienen que coordinar y vigilar que todo esté en orden, pero tu sabes cómo son las cosas que por más que tengas control se escapa la liebre.

Estados Unidos acaba de hacer una compra agresiva de Remdesivir, ¿nosotros empleamos ese tratamiento? En dado caso, ¿hay suficiente?
Tenemos ese fármaco pero eso no cura, solo mejora el pronóstico. También es un tratamiento muy caro, cinco días cuestan casi $3 mil y creo que tenemos que evaluar bien la utilización de ese producto en Panamá. Creo que del todo no se está usando.

¿Estas nuevas áreas que están abriendo, qué personal de salud estará a cargo si no hay suficiente?
Se están contratando cada día más médicos y enfermeras. Hay bastantes personas que no están trabajando todavía. Yo conceptúo que si sigue esto así vamos a tener que tratar de traer médicos de afuera para atender, ya sea de Uruguay, España o Cuba, pero traer gente si es necesario.

BIOGRAFÍA
  • Nombre: Francisco Sánchez Cárdenas
  • Fecha de nacimiento: 28 enero 1942
  • Profesión: médico neurocirujano
  • Experiencia: Ha practicado la neurocirugía de manera institucional en la Caja de Seguro Social y de manera privada en el Centro Médico Punta Pacífica. Doctor en Microneurocirugía. Cursó estudios de neurocirugía en la Universidad de Bonn, Alemania Federal. Jefe de Cuidados Intensivos de Neurología y Coordinador de Áreas Críticas del Complejo Hospitalario Metropolitano. Político, miembro fundador del Partido Revolucionario Democrático.


No hay comentarios:

Publicar un comentario