jueves, 20 de febrero de 2020

Audiencia por mala praxis se canceló por falta de notificaciones a las partes


La audiencia de imputación en un caso de mal praxis médica que se había programado a las 9 de la mañana del 20 de febrero en el Sistema Penal Acusatorio de La Chorrera, no se llevó a cabo debido a que las partes no fueron correctamente notificadas. El indiciado, un médico no se presentó.

Se trata del caso que ocurrió en 2017 en perjuicio de la niña Sofía Victoria Bordones Montenegro de 7 años quien arribó a una clínica de la Caja de Seguro Social, en La Chorrera, con fiebre y vómito y después de pocas horas murió. Sus padres tienen la hipótesis de que hubo negligencia médica, que se le aplicó un medicamento no apto para su edad.

Al parecer, para la realización de la audiencia de ayer, se pegaron los avisos en verjas o sitios para informar el indiciado, pero nunca hubo esa notificación.

Se estudia el tema si cabe la imputación por el presunto delito de homicidio culposo contra el médico que atendió a la menor de edad. Aún no se ha fijado fecha para una nueva audiencia.

Ajoortt Lezcano, abogada querellante de Elzebir Montenegro, madre de la criatura, indicó que no se le notificó como abogada de que se realizaría la audiencia. Fue la víctima quien estuvo pendiente de la fecha y hora e informó a su abogada. Cuando Lezcano acudió a la oficina judicial para averiguar la causa de por qué no la notificaron, se le dijo que las direcciones de la contraparte que están en el expediente no están actualizadas.

“Se llevaron a diferentes direcciones pero en una no se conoce la oficina del abogado y del procesado no aparece que hayan recibido la notificación”, dijo la jurista.

Una aparente descordinación entre el Ministerio Público y el Órgano Judicial que debe ser el primero el obligado a proporcionar las direcciones de las partes. Al parecer el fiscal ingresó a una segunda audiencia, lo que le impidió atender a los medios que lo esperaban afuera del SPA.

“Solicitamos la audiencia desde el mes de octubre y hemos esperado todo este tiempo y nunca me llamaron. Yo vine el 6 de enero a la Oficina Judicial, y cuando hice la consulta de por qué estaba demorando tanto la fecha para la audiencia, me dijeron que nunca se había pedido la audiencia”, expresó la querellante.

Entonces Montenegro acudió al Ministerio Público para presionar por una audiencia, situación que le trae un sentimiento de inconformidad ante la labor que realiza el Ministerio Público a su favor.

No hay comentarios:

Publicar un comentario