lunes, 24 de junio de 2019

Testigo del Consejo de Seguridad comparece en juicio contra Martinelli

Carmen Salinas, alias la profe, trabaja en el Consejo de Seguridad desde su creación, hace 29 años.

Este lunes compareció en el juicio contra el expresidente Ricardo Martinelli por pichazos como parte del grupo de testigos del Ministerio Público. La funcionaria explicó que labora en la sección de Análisis contra el Orden Público y cómo opera esta sección de la entidad. Su comparecencia ha sido una de las más cortas en este proceso, todos los interrogatorios y contra interrogatorios ocuparon aproximadamente dos horas.

Salinas narró cómo funciona el departamento de Orden Público, encargado de registrar y monitorear las marchas y protestas en el país para evitar una desestabilización gubernamental o la paz pública.

El Ministerio Público pretendía, a través de su testimonio, probar que entre el 2012 a mediados de 2014 en el edificio 150 del Consejo de Seguridad se instaló una oficina de acceso restringido con equipos tecnológicos operados por funcionarios del Consejo de Seguridad que recibían ordenes del expresidente Martinelli, quienes a su vez, impartían instrucciones a otros funcionarios de la entidad para desarrollo de actividades de vigilancia sobre objetivos específicos. No obstante, durante el interrogatorio de la Fiscalía, Salinas no señaló al exmandatario como autor de estos pinchazos o seguimientos. Indicó que conocía a los tres funcionarios que laboraban en el departamento de servicios especiales donde, según ha confesado el testigo protegido de la Fiscalía que laboró ahí, se efectuaban las intervenciones de correos y llamadas telefónicas en forma ilegal, es decir, sin orden judicial.

Al salir de la sesión, el Ministerio Público puso al frente a un nuevo integrante como vocero con la prensa, el fiscal Superior Julio Cesar Domínguez, quien indicó que el objetivo de la fiscalía con esta testigo consistía en ilustrar al Tribunal sobre la forma en que debía operar legalmente la entidad de seguridad.

"Lo que hizo la testigo fue ilustrar al Tribunal cómo debían hacerse las cosas de forma legal. Por lo menos en una manifestación, la sección de Orden Público, debía seguir a los grupos que participaban para tratar de solucionar las razones que los llevaban a protestar. También narró cómo tres personas en particular que formaban parte de la dirección de investigación, fueron sacadas de la sección de Orden Público y se ubican en el edificio 150, precisamente las personas que han sido señaladas por las vigilancias ilegales por ordenes de otra persona que es lo que estamos determinando en la responsabilidad penal en la audiencia", manifestó el vocero.

Para la defensa Salinas ha sido más útil para probar su teoría del caso que para la fiscalía.

El defensor Alfredo Vallarino resumió que lo importante de su comparecencia es que nunca señaló a su cliente como autor de ningún seguimiento o interceptación telefónica en forma ilegal. "Estamos tratando de establecer que, en el evento de que cualquier persona haya realizado cualquier situación irregular en el Consejo de Seguridad, nadie ha dicho que Martinelli haya dado esa orden", señaló el abogado.

Agregó Vallarino que la Dirección de Orden Público en la que labora Salinas "se dedica a registrar las marchas y las manifestaciones para tratar de evitar situaciones de conflicto. En este sentido toman fotos de las marchas, identifican a los dirigentes, buscan si alguien esta financiando actividades irregulares, si se reparte alcohol, o si hay situaciones de pandillerismo, si hay alguien con piedras, etc. Ha dicho que se maneja igual desde que el presidente Guillermo Endara lo creó hasta la fecha, y que de la misma forma se manejó cuando Martinelli fue presidente".

En el auto de apertura a Juicio la fiscalía introdujo el testimonio de Salinas como alguien que tenía conocimiento que la génesis del Consejo de Seguridad era la de producir información de inteligencia, a fin de tomar decisiones acertadas sobre situaciones que afectaran la seguridad del Estado y situaciones de gobernabilidad; que sí existen aparatos de escuchas telefónicas en el Consejo de Seguridad Nacional y que en ocasiones políticos se cruzaban con los objetivos de seguimiento y vigilancia. Aunado a esto, que las oficinas del departamento especial en el que laboraba Rony Rodríguez, William Pittí y el testigo protegido de la fiscalía, estaban en el edificio150 y era de acceso restringido, que la atendían en una antesala y que contaban con equipo de dos escritorios con sus computadoras.

La defensa anunció la posibilidad de citar a Salinas cuando sea su turno de evacuar a los testigos a favor de Martinelli.

Por la tarde se tiene previsto el testimonio de otro funcionario de la entidad de Seguridad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario