martes, 11 de junio de 2019

Defensa pedirá libertad para Martinelli, la fiscalía se opone

La Fiscalía culminó el interrogatorio al testigo protegido quien narró que en el Consejo de Seguridad hubo 3 plataformas de escuchas. La defensa solicitará hoy una medida distinta a la detención preventiva momentos en que continúa con el contra interrogatorio al testigo del Ministerio Público

En medio del contra interrogatorio que ejerce la defensa al testigo protegido de la Fiscalía, los abogados del expresidente Ricardo Martinelli solicitarán al Tribunal de Juicio la excarcelación de su cliente en base a que hoy cumple un año de estar detenido preventivamente, lo que contradice el artículo 12 del Código Procesal Penal, que limita a un año el término en que una persona puede permanecer detenida en forma temporal.

En primera instancia el Tribunal de Juicio a cargo del juicio, liderado por el juez Roberto Tejeira, tendrá que tomar una decisión al respecto luego de escuchar los argumentos de la fiscalía y de la querella, quienes se opondrán a la petición de los abogados de Martinelli.

Ayer, en el desarrollo del juicio por pinchazos contra el expresidente Ricardo Martinelli, la fiscalía concluyó el interrogatorio a su cliente. Logró verificar, y que el Tribunal admitiera como evidencia, más de 200 correos electrónicos que el testigo protegido salvó en un disco compacto y luego entregó a la Fiscalía Auxiliar haciéndose pasar por un tercero, como evidencia de lo que ocurría en el Consejo de Seguridad entre 2012-2014.

En total, entre los archivos que guardó el testigo protegido se cuentan 338 elementos, pero la Fiscalía hizo un muestreo de los mismos para leerlos en juicio.

Luego de este ejercicio, el fiscal Aurelio Vásquez interrogó a su testigo sobre su labor como parte del círculo cerrado que realizaba las interceptaciones telefónicas que la fiscalía califica de ilegales.

Cuando tocó el turno del contra interrogatorio que ejerció la defensa, surgieron varias situaciones que salieron a flote. Por ejemplo, que el testigo protegido nunca fue investigado sobre los actos cometidos; que fue trasladado en la noche del 27 de julio desde Boquete -sitio al cual fue trasladado posterior a las elecciones de mayo de 2014- a Panamá en un auto que lo condujo directamente a las instalaciones del Consejo de Seguridad. Que una vez ahí se entrevistó con Jacinto Gómez, subdirector de la entidad de inteligencia y que el mismo día, el 28 de julio, se entrevistó por media hora con el presidente Juan Carlos Varela quien acudió al edificio 150 del Consejo de Seguridad para conocer sobre los hechos previos que se registraron en la institución. Que en dicha conversación el mandatario le aconsejó "hacer lo correcto". Añadió que hizo un recorrido con Varela quien le consultó si se había desaparecido el equipo. El testigo también agregó que Varela no le preguntó si las instrucciones sobre las escuchas eran emitidas por el entonces mandatario Ricardo Martinelli. Manifestó que a raíz del consejo que le dio Varela decidió acercarse a la Fiscalía Auxiliar como un tercero para presentar la denuncia, a pesar de que antes de ese momento nunca denunció las supuestas irregularidades cometidas en la entidad 'por temor'.

Según el testigo protegido, Varela, siendo el nuevo jefe del Consejo de Seguridad, no ordenó una investigación en su contra, así como tampoco lo hizo el Consejo de Seguridad. Las autoridades no incluyeron al testigo protegido en la investigación que adelantaron sobre los hechos ocurridos en la entidad como autor material de los hechos.

Quedó sin esclarecer la forma en que el exfuncionario del Consejo se convirtió en testigo protegido, y posteriormente fue nombrado como agregado en la Organización de Estados Americanos (OEA) con un salario de $7 mil mensuales que mantiene hasta la fecha.

El protegido indicó que perdió contacto con los otros dos agentes que laboraban en la sección de servicios especiales, William Pittí y Rony Rodríguez. Del primero admitió que se trata de un primo hermano de él, aunque a la primera pregunta de Carlos Carrillo abogado de la defensa, manifestó que se trataba de un primo segundo. Esto para la defensa es un punto de importancia ya que de acuerdo al artículo 25 de la Constitución, nadie está obligado a declarar contra sí mismo o contra un familiar dentro del cuarto grado de consanguinidad y segundo de afinidad.

Para la fiscalía la observación de la defensa es cuestionable. El fiscal Aurelio Vásquez dejó en duda si su testigo sabía si guardaba conocimiento sobre el parentesco que lo relaciona con William Pittí. "Yo no puedo forzar a un testigo que me diga algo que no sabe, y es más, lo aclaró hoy", argumentó el fiscal Aurelio Vásquez al culminar la sesión. Esto en relación a preguntas de la defensa sobre la advertencia de que nadie le leyó los derechos al testigo protegido cuando se entrevistó con el mandatario Varela o con el subdirector del Consejo de Seguridad. Al momento de ser cuestionado por Carrillo, el testigo respondió que no había necesidad para que le leyeran sus derechos, pues no se encontraba bajo un interrogatorio, sino una entrevista con los antes mencionados.

Sobre Rodríguez, el testigo protegido exclamó que perdió contacto con él en julio de 2014. Relató que éste lo contactó para hablar con él en persona y no por teléfono, por temor a estar intervenido. Se encontraron en el parque Cervantes de David y hablaron por 15 minutos. En ese momento, Rodríguez le comunicó que lo habían contactado del Consejo de Seguridad para saber qué había pasado con el sistema Pegasus, plataforma que se utilizó para espiar a cientos de blancos. También le pidió que no dijera nada sobre las interceptaciones y que Martinelli tenía muchos abogados, que no había forma de justificar nada porque el software fue adquirido con fondos que no eran del Estado y que el exmandatario "le otorgaría mil dólares mensuales si no decía nada, pero serían en efectivo y no a través de una cuenta bancaria".

Rodríguez y Pittí son parte de los testigos de la defensa, pero se encuentran prófugos en el momento.

El testigo protegido admitió durante el contra interrogatorio que en 2009 mantenía el rango de Cabo I como agente policial. Luego fue ascendido a Sargento II con un salario de $1,600. El testigo dijo desconocer quién firmó su ascenso.

Actualmente su jefe inmediato, dijo, es Salvador Sánchez, el exministro de la Presidencia que fue enviado como representante de Panamá ante la Organización de Estados Americanos (OEA) donde él funge como agregado.

Esta posición para la defensa, fue un premio al testigo protegido por haber denunciado los hechos ante las autoridades. Pues, si se acercó a la fiscalía auxiliar haciéndose pasar por un tercero, cómo fue designado como agregado en la OEA con ese salario, se pregunta la defensa.

La versión del Ministerio Público es que el testigo decidió al acudir al juicio revelar su identidad y mostrarse ante el Tribunal. Además la información que otorgó a las autoridades ha sido de importancia para comprobar lo que se ha dicho sobre lo ocurrido.

"La convención de Palermo dice que hay inmunidad judicial y mitigación penal, lo que significa que el fiscal valoró el caso al acercarse a la fiscalía declarando ser una tercera persona, pero ahora declara sobre hechos que no necesariamente estaban claros", explicó Vásquez.

Lo que pretende el proceso es que la prueba entre y se valore, añadió el fiscal.

Previo al contra interrogatorio, el testigo protegido responsabilizó al expresidente Martinelli, a su círculo íntimo, así como a sus abogados, a Rony Rodríguez y a William Pittí de lo que pueda sucederle en el futuro. Solicitó al fiscal protección, de ser posible, para toda la vida pues confesó sentir temor ante el poder que representa el exgobernante.

También hizo un recuento sobre las actividades que se efectuaron en el Consejo de Seguridad. Dijo que se emplearon tres plataformas para escuchar a los objetivos. Mencionó la adquirida a la empresa M.L.M. Protection capaz de infectar correos electrónicos y dispositivos móviles. Tras presentar ciertos inconvenientes que coincidieron con la renovación del software, la entidad compró el equipo italiano Da Vinci con funciones similares. Pero en 2013 se adquirió un equipo más sofisticado y capaz de conocer la vida íntima de cualquier blanco que se quería interceptar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario