viernes, 3 de mayo de 2019

Juez otorga medidas de seguridad al perito luego de que éste denunciara seguimientos

El caso del juicio contra el expresidente Ricardo Martinelli, por escuchas telefónicas ilegales, toma un giro sorprendente e irónico.

El testigo Luis Rivera Calles, jefe de informática de Medicina Legal, que comparece desde el 5 de abril, denunció al Tribunal encabezado por Roberto Tejeira, que ha sido objeto de seguimientos en su barriada, que le han tomado fotos y que detectó que su teléfono, y el de su esposa, se encuentran intervenidos tras hacer una revisión a los aparatos.

Fue casi al cerrar la sesión de este jueves cuando Rivera Calles, experto en informática, sorprendió con esta denuncia a todos los presentes. Manifestó que examinó su teléfono y el de su cónyuge y confirmó que los aparatos estaban pinchados. Acusó al Consejo de Seguridad de ser el autor de estos hechos. Un dato devastador para la Fiscalía que precisamente en este juicio oral, busca probar que durante los años 2012-2014, el Consejo de Seguridad efectuó vigilancias, seguimientos e intervenciones telefónicas sin una orden judicial por ordenes de Martinelli.

Quien se encargó de guardar y recopilar la información de los computadores del Consejo de Seguridad en el año 2014, en 11 diligencias de inspección ocular con las que se pretendía probar las interceptaciones ilícitas efectuadas durante la administración de Ricardo Martinelli, ahora está siendo vigilado e intervenido por el Consejo de Seguridad al mando de Rolando López y bajo la administración de Juan Carlos Varela. Una denuncia delicada que de comprobarse, podría dar paso a una investigación contra el presidente Varela -a punto de culminar su mandato en julio próximo- por los mismos hechos que hoy se juzga al expresidente Martinelli, en caso de que esta acción se haya realizado en forma ilegal.

EL fiscal Aurelio Vásquez, al salir de la sesión hizo un recuento de lo ocurrido en horas de la mañana y relató que se dio una situación que produjo que la defensa señalara que se le brindaran medidas de protección al perito. Posteriormente éste manifestó algo "que llamó poderosamente la atención: que está siendo vigilado por funcionarios del Consejo de Seguridad; que se le han interceptado sus llamadas y que en su trabajo le han dicho lo qué tiene que hacer, y eso es sumamente grave", exclamó Vásquez.

Pareciera que la defensa sabía eso, añadió el fiscal. y "lo grave es que si estamos debatiendo delitos de interceptación de llamadas, de vigilancia y seguimiento sin una orden judicial, resulta que el perito ahora esta viviendo esa circunstancia y lo que estamos esperando es que presente la denuncia", agregó el fiscal.

La gravedad de sus aseveraciones en pleno juicio, a criterio del fiscal, es que a todo perito se le brinda una medida de protección hasta con la presencia de un psicólogo, y hasta el momento no ha surgido por parte de los psicólogos ningún comentario al respecto.

Vásquez aclaró que el perito no identificó a los funcionarios del Consejo de Seguridad que le han vigilado, y que la fiscalía no tiene nada que ver con eso.

El juez otorgó medidas de protección al testigo que incluyen que no se le retrate al ingresar y salir del recinto, le concedió fuero laboral, e impidió el acercamiento de cualquier persona a su residencia. El tribunal lo conminó a que presente la debida denuncia. Para ello, declaró la mañana de este viernes libre para dar al perito la oportunidad de asesorarse con un abogado y evaluar futuras acciones legales.

Rivera Calles señaló durante el juicio que cifró su teléfono y el de su esposa, lo que no deja rastro de las supuestas intervenciones porque borra la evidencia, pero aún así, debe darse la investigación según las partes.

EL DESARROLLO DE LOS HECHOS
Todo ocurrió cuando la Fiscalía intentaba presentar al testigo un DVD para que éste lo reconociera y detallara su contenido digital para su posterior apertura y reproducción. Pero de acuerdo a las narraciones de la defensa, la fiscal Diana Callender quien efectuaba el interrogatorio, no encontraba las palabras para solicitar al tribunal de juicio que se permitiera abrir el DVD.

Fue ahí cuando Rivera Calles indicó que la Fiscalía "lo estaba acosando con diferentes preguntas para llegar a su objetivo sin éxito", manifestó el abogado de la defensa Ronier Ortíz.

El testigo dijo que se sentía "acosado por las preguntas de la Fiscalía porque no sabía qué contestar ante distintos cuestionamientos pero con el mismo propósito", según confirmó Eliodulfo Palacios integrante de la querella. Lo anterior, según la defensa, es producto del desconocimiento técnico de la fiscal Callender para lograr que el testigo, a través de la oralidad, introduzca las evidencias que guardan las intervenciones ilícitas y sensitivas de más de 150 blancos.

A continuación, Rivera Calles denunció ante el Tribunal, que ha observado autos cerca de su barriada que lo vigilan, y que cuando Rivera Calles los descubre enseguida se alejan. El testigo, según la defensa y la versión de Eliodulfo Palacios, identificó como autor de estos hechos "al Consejo de Seguridad".

El juez que preside el tribunal, Tejeira, decretó un receso ante la solicitud de la defensa para dar una respuesta al testigo y otorgar protección al testigo para evitar estos graves delitos.

El querellante Carlos Herrera hijo, efectuó un recuento de los hechos ocurridos durante el juicio oral este jueves que se realiza a puerta cerrada. Indicó que en horas de la mañana el perito terminó la terminó la introducción del DVD que tiene el volcado de la información del disco duro Sea Gate, recuperado en el Consejo de Seguridad, se apreció en el contenido grabaciones de mas de una hora y media a reuniones magisteriales y reuniones de un partido que planeaba su estrategia para las elecciones del 2014.

También se recuperaron algunas imágenes, que no eran íntimas, pero que denotan seguimientos por parte del Consejo de Seguridad durante el mandato Martinelli. Finalmente llegó el tema donde se trabó la discusión de la tarde que trataba de la apertura de un segundo DVD, el cuestionamiento se centró en si se trataba de una copia del DVD que se había reproducido en horas de la mañana o si se trataba de un contenido nuevo. En este En este sentido el perito fue enfático en señalar que era el mismo y reiteraba que por ser el mismo no había la necesidad de volver a reproducirlo y revisarlo. Pero la fiscalía sostenía que cómo podía asegurar eso si no se había reproducido su contenido.

En ese sentido se trabó la discusión en la tarde y el perito, hasta cierto punto, manifestó sentirse presionado por esta situación que porque el Ministerio Público le hacía preguntas reiterativas. A raíz de eso, la defensa presentó una moción para que al perito se le permita la entrada y salida al juicio por una puerta apartada de las cámaras de los medios de comunicación y que se le protegiera de no ser despedido de su trabajo. Esta moción en primera instancia, fue negada por el tribunal. Renglón seguido, para sorpresa de todos los presentes, Rivera Calles dijo que tenía algo que manifestar. "Confesó que se sentía presionado y que estaba siendo seguido presuntamente por el Consejo de Seguridad, circunstancias graves y que se deben de adoptar las medidas pertinentes como presentar una denuncia ante las autoridades", señaló Carlos Herrera hijo.

"La denuncia del perito pone de manifiesto la posible presión a la que está siendo sometido, en la cual se desconoce desde cuando se la ha dado seguimiento o si ha tenido incidencia en las respuestas a su interrogatorio", manifestó el penalista Juan Carlos Araúz. "Las consecuencias de estas acciones, ameritan que el mismo tribunal ordene la compulsa de copias de ese audio al Ministerio Público para que se inicie una investigación que serían conductas delictivas autónomas tan parecidas como las que se están juzgando en este proceso", añadió Araúz.

Se trata del primer testimonio que cuyas denuncias pueden tener un impacto en los más de 90 testimonios que deben desfilar en este juicio oral, inédito, en el que se siembra jurisprudencia, "pero en el que también ha quedado en evidencia lo que no se debe hacer so pretexto de defender una pretensión violentando otros derechos", manifestó Araúz.

Según Araúz, la defensa podría solicitar que se anule el testimonio del perito que mediante la oralidad, debe introducir las evidencias que conforman las pruebas reinas de las fiscalía para probar su teoría del caso. Rivera Calles guardó en un varios discos compactos la información recabada del correo brad.pyt507@gmail.com de donde extrajo las interceptaciones telefónicas a varias figuras políticas, empresariales, sindicalistas, periodistas y otras. Además volcó en varios DVDs el contenido del disco duro de una de las computadoras halladas en el Consejo de Seguridad durante las diligencias efectuadas en agosto, septiembre y octubre de 2014. Toda esta información la imprimió en 7 cuadernillos que contienen información sensitiva restringida para la prensa, razón por la que las sesiones se efectúan a puertas cerradas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario