sábado, 29 de septiembre de 2018

Juez se acoge a tiempo indefinido para valorar pruebas

El cúmulo de evidencias a las cuales se han referido la Fiscalía, el acusador autónomo y la defensa del expresidente Ricardo Martinelli, serán analizadas por el juez de garantías para ser empleadas en el juicio

El Juez de Garantías Jerónimo Mejía debe analizar, sin prisa pero sin pausa, más de 150 pruebas que han sido objetadas por las partes, en el proceso contra el expresidente Ricardo Martinelli por los supuestos pinchazos telefónicos.

Con esto concluye el periodo de sustentación de pruebas en la fase intermedia para entrar en el juicio oral.

Entre estas objeciones se encuentran las que señaló la Defensa a la Fiscalía y al querellante autónomo, así como las que efectuó la Fiscalía y el querellante a la Defensa del exgobernante.

Esta larga tarea le tomará un tiempo indefinido, según lo ha advertido el juez en la audiencia celebrada ayer. Con esto, concluye el periodo de sustentación de las evidencias que cada parte necesita para probar su teoría.

El juez tendrá que revisar los argumentos que cada parte alegó para solicitar al juez que rechace cada una de las pruebas. Mejía tendrá que echar un vistazo a los 18 tomos de la investigación, además de los 7 cuadernillos que contienen material sensitivo de las víctimas.

En este sentido, Mejía analizará conceptos y puntos de vista para decidir si son acertados los argumentos.

Además de este trabajo, Mejía debe atender lunes y martes audiencias ordinarias, los jueves el Pleno, las actividades propias del despacho, y poner mucha atención al dictamen para lograr un equilibrio entre las partes, demostrar objetividad y equidad. Por lo anterior solicitó paciencia a las partes.

Será complicado, porque por ejemplo, que entre la Fiscalía y el acusador autónomo, objetaron 128 pruebas a la defensa de Martinelli.

Los abogados del expresidente presentaron como parte de su defensa 118 pruebas (28 testimoniales, 87 documentales y 3 periciales).

Después hacer esta revisión, Mejía dictará una resolución admitiendo o negando y las razones por las que adopta dicha posición.

Esas pruebas definitivas, serán las admitidas en el juicio oral y cada parte tendrá la oportunidad de interrogar a y contra interrogar a los testigos.

Entre los argumentos que más utilizaron las partes para rechazar las pruebas de sus contrarios, mencionan por ilícitas, impertinentes, repetitivas, inconducentes o supérfluas.

De ellas, las únicas que son recurrentes ante el Pleno de la Corte Suprema de Justicia, son las argumentadas como ilícitas. El resto son dirimidas por el juez de Garantías y recurribles ante él mismo.

Tal vez por eso la Fiscalía no tachó ni una de las evidencias de la contraparte de ilícitas.

En cambio, la defensa calficó gran parte de las pruebas presentadas por la Fiscalía como ilícitas. En parte, por no presentar un orden en la cadena de custodia en los equipos o dispositivos de los cuales se extrajo la información sobre las escuchas telefònicas que supuestamente ordenó el exmandatario.

En este tipo de procesos, según dijo el juez, no existen las réplicas a las objeciones. No obstante, Mejía las justificó al decir que, en medio del debate que se daba entre las partes, permitió replícas a temas puntuales.

Entre estos, el “testigo protegido y los 7 cuadernillos” que guardan todas las conversaciones íntimas de las víctimas que se extrajeron de una de las cuentas de correo dominada por un exfuncionario del Consejo de Seguridad.

Se trata de pruebas trascendentales, por eso el juez dio la oportunidad de que las partes hicieran una “suerte” para que se refieran a ciertas objeciones.

ELECCIONES INTERNAS
Ayer, durante el desarrollo de la audiencia, Sidney Sittón, abogado de Martinelli, solicitó al juez que le permita a sucliente acudir a ejercer su derecho al voto en las elecciones primarias que se surten este domingo en el partido Cambio Democrático.

No obstante, el juez determinó que la Corte no tiene competencia para poder otorgar este permiso ya que escapa de la esfera penal y se trata de un asunto de materia electoral.

El fiscal Harry Díaz indicó que no tenía ningún problema si el acusado ejercía su derecho al voto. Pero, advirtió que la decisión no recae sobre el estrado judicial, sino sobre el Tribunal Electoral y el Sistema Penitenciario.

Añadió que aún en las elecciones presidenciales los reos votan en el penal.

Martinelli se postuló al cargo de diputado por el circuito 8-8, pero se encuentra en detención preventiva en el Centro Penitenciario El Renacer desde junio pasado.

“Esto puede ser una estrategia política de la defensa del expresidente. Si no lo dejan salir reclamará que le censuraron el derecho al voto, y si no sale como candidato, dirá que le vulneraron sus derechos”, indicó David Cuevas, abogado del acusador autónomo. Pidió al juez que le niegue el permiso a Martinelli.

Balbina Herrera, querellante aherida a la Fiscalía, indicó que se le ha faltado al respeto a las víctimas, pues ha circulado un video de propaganda política, con banderas de partidos políticos, “grabado en la Corte”. “Basta, es injusto lo que están haciendo”, inquirió. Alegó que la defensa quiere alargar el caso presentando cosas que no tienen coherencia o se falta al respeto a las víctimas.

Pidió al juez que se niegue el permiso. Lo mismo hizo el abogado Carlos Herrera Morán, parte de los querellantes.

En todo el desarrollo de la fase intermedia, cada vez que Martinelli ingresaba o salía del Segundo Tribunal de Justicia, donde se desarrollan las audiencias, vocifera a la prensa que se trata de un juicio político en su contra orquestado por el presidente Juan Carlos Varela. Alega que es un perseguido político y que no ordenó los pinchazos a políticos, religiosos, diplomáticos, ministros, periodistas, sindicalistas, etc.

No hay comentarios:

Publicar un comentario