sábado, 4 de agosto de 2018

Defensa busca descalificar pruebas forenses de la Fiscalía

Los abogados del expresidente se concentraron en acreditar como ilícitas las evidencias que  de la fiscalía que podrían probar en forma científica que ocurrieron los pinchazos

La defensa del expresidente Ricardo Martinelli no objetó la mayor parte de los  testimonios de las víctimas de los supuestos pinchazos.

Se centró en atacar casi todas las pruebas periciales del perito Luis Rivera Calles, el especialista en  informática del Instituto de Medicina Legal y Ciencias  Forenses, que inspeccionó  las computadoras halladas en el Consejo de Seguridad y  la cuenta de correo donde se guardaba la información sobre las supuestas intervenciones telefónicas efectuadas durante los años 2012-2014, bajo la administración del expresidente Ricardo Martinelli.

La fiscalía tiene una teoría del caso que piensa probar en la etapa del juicio oral. Muchas de sus pruebas científicas se basan en las inspecciones efectuadas a equipos tecnológicos, y esas son las evidencias que la defensa ha solicitado su exclusión por considerarlas ilícitas.

Los abogados de Martinelli, en audiencia celebrada el jueves pasado, prácticamente pasaron por alto los testimonios de más de 40 personas que reconocieron mensajes propios de sus teléfonos, o de  correos electrónicos, cuando la Fiscalía Auxiliar inició la investigación en 2014.   Entre estos testimonios  se mencionan los de  ejecutivos de importantes empresas, expresidentes de la República, periodistas, sindicalistas, diputados, etc.

Las únicas dos pruebas testimoniales  a las que se opuso la defensa refieren a la de los peritos y a  la transcripción de un audio de un supuesto testigo que narra cómo se ordenaron los pinchazos. Con estas evidencias, la fiscalía  podría  probar, o convencer al juez mediante pruebas científicas, que se cometieron los delitos de inviolabilidad del secreto y se violó la intimidad de cientos de personas sin una orden judicial, como pretende demostrar en el juicio oral. En cambio,  la defensa podría apostar a que sin la evidencia científica o informática, las declaraciones de las víctimas  no tendrían sustento.

Así, para probar su teoría del caso, la Fiscalía ha recopilado información sobre la llegada de los ejecutivos de la empresa israelí de la cual se adquirió el equipo de escuchas; confirmaron sus movimientos migratorios, el sitio donde se hospedaron, etc.  La fiscalía también levantó actas de inspección ocular de los sitios donde supuestamente funcionó el sistema de escuchas, incluso después de las elecciones de 2014. Transcribió la información de varias computadoras, discos compactos, correos electrónicos y recurrió a especialistas en informática que pueden ser la llave para probar el delito.

Este cúmulo de pruebas objetadas debe ser decidido por el juez de garantías Jerónimo Mejía próximamente.  Muchas de ellas (ver gráfica) han sido descalificadas  por la defensa por considerarlas  ilícitas. Cualquier decisión del juez es apelable ante la Corte Suprema de Justicia.

Mientras tanto, el fiscal de la causa Harry Díaz, recuerda que hará uso de su  periodo de vacaciones efectivo del  6 al 22 de agosto. Tiempo que  había solicitado con varios meses de antelación, incluso antes de la extradición del expresidente Ricardo Martinelli a Panamá.

Aclaró en un comunicado  que el proceso no está suspendido, pues habilitó dos fiscales adjuntas que podrían llevar a cabo cualquier actuación judicial requerida.

De igual forma, añadió  que la defensa solicitó acceso “al contenido de las 7 carpetillas  bajo reserva que contienen cientos de comunicaciones interceptadas ilegalmente. El contenido de estas carpetillas es de aproximadamente 3,500 fojas, para lo cual el juez concedió término de 2 semanas a la defensa para su estudio”.

La defensa, recuerda Díaz, no objetó la decisión del tiempo concedido y se acogió al mismo. La próxima audiencia se tiene programada para el lunes 6 de agosto a las 9:30 de la mañana.

Pruebas que debe decidir el juez de garantías Pruebas que objeta la Defensa Evidencia de la Fiscalìa

Por considerarla ilícita.

Sobre esta prueba esta pendiente pronunciamiento del juez.

Prueba 2: Testimonio del Testigo con voz e imagen distorsionada en un disco compacto. Transcripción deGustavo Scott, analista de la DIJ. 
Defensa pide que no se admita por inconducente e impertinente Prueba 17: Testimonio de Luis Perea, de la DIJ quien se entrevistó con Jaime Agrazal, exfuncionario del Consejo de Seguridad que narró que existía un equipo de escuchas en el Consejo y consignó informe al respecto.
 

Prueba 18: Testimonio de Bosco Quintero de la DIJ, quien conoce sobre una llamada anónima en la que alertan que Agrazal sabe acerca del equipo de escuchas del Consejo.

Con las pruebas 17 y 18 se pretende acreditar que Agrazal conocía sobre el equipo para realizar escuchas a políticos y los seguimientos.

La Fiscalía argumenta que pretende introducir el testimonio de dos personas que saben sobre la pérdida del equipo que se utilizó para escuchas.

Pruebas Periciales  
Defensa califica de ilícita Prueba 1: Luis Rivera Calles, perito de informática del del Instituto de Medicina Legal y Ciencias Forenses quien participó en la inspección ocular al correo brad.pty507@gmail a un disco duro del Consejo de Seguridad y explicará el procedimiento que se utilizó en la inspección y sus hallazgos. El perito participó en las diligencias de las pruebas documentales 1,2,3,4,5,6,7,9,40,41,45
Defensa califica de ilícita

Prueba 2: Gustavo Scott, subteniente de la Policía Nacional quien explicará el procedimiento de las transcripción del audio con voz distorsionada que estaba en el disco compacto.

Fiscalia alega que se trata de transcripciones de elementos importantes de la teoría del caso.

La defensa pide exclusión por ilícita


Alega que no contaba con la orden del juez

Prueba 3: Luis Abrego, perito de informática del Instituto de Medicina Legal y Ciencias Forenses quien participó en las diligencias de inspección ocular a la residencia de Alejandro Garúz.

Fiscalía aseguró que cuenta con los controles legales y se aseguróque en 2015, cuando se realizó el allanamiento, el fiscal Auxiliar trasladó consulta legal a la Sala Penal y esta respondió que no era necesario porque no había entrado el SPA.

Defensa objeta la prueba por extemporánea porque alega que no se incluyó en la acusación original

Prueba 4: Iris Perea, confeccionó informe de auditoría de 4 de mayo de 2015 sobre el proceso de adquisición, recepción y custodia del equipo tecnológico a empresa israelí.

La fiscalía admite que no formaba parte de la acusación original pero señala que el Código Procesal Penal permite añadir o corregir requería sustentación de las auditorías.

Defensa objeta por extemporánea la prueba porque alega que no se incluyó en la acusación original Prueba 5: auditora Amadelis Valderrama participó en la confección del informe de auditoría sobre la compra del equipo israelí. La Fiscalía admite que no formaba parte de la acusación original pero alega que el CPP le permite añadir, corregir, etc.
Pruebas documentales  
Defensa califica de ilícita por extemporánea Prueba 1: acta de diligencia de inspección ocular realizada por Luis Calles e Iris González. Diligencia practicada al Consejo de Seguridad donde ocurren los hechos. Describe la estructura de la entidad y los equipos.
Defensa objeta la prueba por ausencia de generales del perito Prueba 2: acta de inspección ocular realizada a las computadoras del Consejo de Seguridad por el perito Luis Rivera.
Defensa objeta estas pruebas por ilícitas ya que las inspecciones oculares no pueden ser peritajes

Pruebas 3,4,5,6,7, diligencias de inspección ocular a la empresa Liberty Technologies y NSO Group. Acta de inspección ocular a la cuenta de correo cuyos resultados se encuentran en cuadernillos reservados. Inspección ocular efectuada a computadoras, archivos de audios de escuchas ilegales. Diligencia practicada a tres carpetas denominadas año 2012-2013-2014 marcadas como ‘confidencial’ de las que se analizó el contenido.

Todas serán introducidas a través del testimonio de Luis Rivera.

Defensa alega que el subteniente fue introducido por la Fiscalía como perito y no como testigo Prueba 8: Transcripción de las vistas fílmicas de un disco compacto que será introducido por el testimonio de Gustavo Scott, subteniente de la Policía.
Objeta por ilícita e impertinente, porque esta acta se dice que será introducida por Luis Rivera, pero no se rindió peritaje correspondiente

Prueba 9: Acta de inspección ocular a los tanques de Balboa donde se observa una antena.

Este documento será introducido por el testimonio de Luis Rivera

Defensa objeta porque alega que se requería autorización judicial

Prueba 14: acta de inspección ocular a las computadoras y celulares hallados en la residencia de Alejandro Garúz. Documento introducido por testimonio de Luis Abrego, perito forense.

Fiscalía defiende que cuenta con los controles y además certificación de la Sala Penal.

Defensa objeta por ilícita e inconducente. Alega que no se puede invocar una actuación realizada por la Policía Prueba 19: Informe de novedad de Luis Perea y Bosco Quintero, capitanes de la Policía, quienes ponen en conocimiento sobre Jaime Agrazal.
Objeta por superflua e innecesaria

Prueba 21: Acta de inspección ocular a migración donde se registra el movimiento migratorio de Martin Berenstein y Sharon Oknin.

La fiscalia argumenta que los delitos se cometieron con un software informático obtenido de una empresa israelí. Es parte de la labor que hizo la fiscalía para probar las declaraciones del testigo protegido.

Defensa alega que es superflua e impertinente porque algunos nombres no han sido vinculados en sus propósitos con la acusación

Prueba 22 y 23: Acta de inspección ocular al hotel Miramar donde se evidencia la estadía de Sharon Oknin y Martín Berenstein. Además de Israely Maor; Holy Shalev; Maoz Tamir; Safiulin Dennis; Bashran Naor; lbaz Shimon y Varonovitsky Alexel.

Es parte de la labor que hizo la fiscalía para probar las declaraciones del testigo protegido quien dijo que el sistema requería de entrenamiento y los capacitadores se hospedaron en el Hotel Miramar.

Defensa objeta por inconducente, el objeto de la prueba no se vincula al destino de la misma

Prueba 24: Inspección ocular del registro migratorio de Israely Maor; Holy Shalev; Maoz Tamir; Safiulin Dennis; Bashran Naor; lbaz Shimon y Varonovitsky Alexel.

La fiscalía alega que el equipo fue adquirido de una emrpesa israelí y estas personas vinieron a entrenar al personal del Consejo de Seguridad.

Objetan por impertinente porque no guarda relación con el delito

Prueba 39: Certificación del Registro Público de la empresa Casiopea Panamá, registrada en 2016 mantiene como director a Ricardo Martienlli.

Esta prueba para la Fiscalía es importante porque esta relacionada con otra prueba documental que se realizó al edificio Oceanía en donde se determinó que después de las elecciones del 2014, la señal continuaba activa.

Prueba considerada ilícita por la defensa Prueba 41: inspección ocular efectuada a la sección de informática de medicina legal y será introducida por el perito Luis Rivera.
Objetará más adelante Prueba 47: 7 cuadernillos con información sensitiva.


No hay comentarios:

Publicar un comentario