lunes, 18 de junio de 2018

‘Pinchazos no eran un secreto sólo de Martinelli’

Las escuchas telefónicas por las que está siendo procesado el expresidente Ricardo Martinelli, también eran conocidas por el entonces vicepresidente y hoy presidente, Juan Carlos Varela. Él lo niega y se desvincula mientras querellantes exigen conocer lo que pasó desde 2009

“El presidente Juan Carlos Varela sabía de las escuchas telefónicas cuando compartía alianza gubernamental con el entonces presidente Ricardo Martinelli”. Quien reveló esta información es la hoy diputada Ana Matilde Gómez y que al inicio de la pasada administración, fungió como Procuradora de la Nación hasta diciembre 2014.

El expresidente Ricardo Martinelli, esta siendo acusado por la Corte Suprema de Justicia (por su condición de diputado del Parlamento Centroamericano) de inviolabilidad del secreto, derecho a la intimidad, y dos cargos por presunto fraude. Hoy se celebra una audiencia de control en la que el Pleno de la Corte Suprema de Justicia, decidirá si concede o no al exgobernante una medida cautelar distinta a la detención preventiva.

No obstante el proceso contra Martinelli, hay quienes exigen que debe salir a la luz todo lo que ocurrió en el Consejo de Seguridad durante la pasada administración (2009-2014) y quiénes estaban al tanto de éstas actividades ilegales.

Guillermo Cochez dijo a La Estrella de Panamá que la semana pasada fue testigo ocular de una copia de un correo electrónico en el que se copiaba a los remitentes sobre el seguimiento que se hacía a una persona. Entre los receptores de ese correo, aparecía la dirección jcvarela@varelahermanos.com. Según Cochéz, este correo corresponde al que utilizaba Juan Carlos Varela mientras se desempeñó como vicepresidente y canciller de Martinelli, desde inicios del gobierno, hasta que se rompió la alianza (2009-agosto de 2011).

“El correo estaba copiado a jefes de la Policía, Consejo de Seguridad y al vicepresidente. Lo se porque esa era la dirección que yo utiliazaba para escribirme con Varela mientras fui embajador ante la Organización de Estados Americanos”, dijo Cochéz a este medio.

Rosendo Rivera, exabogado de Martinelli, está convencido de que las escuchas telefónicas no eran un secreto del entonces presidente. “Desde el día uno, yo vengo diciendo de que antes que tomara posesión (Martinelli) quería una pinchadora. Varela sabe todo lo que pasó desde un inicio, pero obviamente si Martinelli no dice nada, no se va a saber. él tiene toda la información referente a eso, y queremos saber la verdad de lo que sucedió, no solo buscar un culpable”, dijo el abogado a este medio.

El jurista expone la necesidad de saber lo que ocurrió antes de 2012, no solo los hechos posteriores (2012-2014) , periodo que abarca la investigación de pinchazos telefónicos por la que se solicitó a Estados Unidosla extraditación del expresidente. El pasado 11 de junio, se concretó el proceso de extradición después de que Martinelli permaneciera detenido en una prisión federal de Miami, Florida, por un año.

Desde Rusia, el presidente Juan Carlos Varela se desvinculó de estos oscuros hechos. En una entrevista a otorgada a Radio Panamá, desestimó las aseveraciones de Cochéz y las tachó de gente “contratada para atacar” y prefirió no responder a esas personas. Añadió luego que el Ejecutivo cumplió con su papel en el proceso para la extradición de Martinelli.

Hay más personas al tanto de estos hechos que fueron consultadas por este diario, pero que prefirieron no hablar para ‘evitar incriminarse’ a sí mismos.

No obstante, la diputada Ana Matilde Gómez lo dejó muy claro en una entrevista concedida a la periodista Castalia Pascual de Tvn, el 21 de junio de 2017.

En esa conversación describió con detalle, no solo que Varela (como vicepresidente) sabía sobre las escuchas, sino que todo mundo -incluyéndola a ella y al entonces fiscal contra el Crimen Organizado, José Ayú Prado- estaba al tanto de la “impronta mafiosa” que estableció Martinelli para gobernar.

Gómez explicó que la primera confrontación que tuvo con Martinelli, mientras ella fungía como Procuradora, fue cuando él la llamó desde Nueva York, Estados Unidos, a punto de participar como orador en la 64 Asamblea General de las Naciones Unidas que se celebro el 24 de septiembre de 2009.

En esa llamada telefónica, Martinelli le dijo que “necesitaba a una funcionaria del Ministerio Público para la sala de escuchas”. De acuerdo a Gómez, la presencia de dicha funcionaria tenía como propósito judicializar las escuchas y apartalas del Consejo. Con esto, lograría que la embajada de Estados Unidos le permitiera el uso del programa “Matador”, pues las escuchas estarían avaladas por el Ministerio Público. De esta forma, Estados Unidos se evitaría un escándalo similar al ocurrido en Colombia con el caso de María del Pilar Hurtado.

Martinelli estaba a punto de iniciar su discurso en las Naciones Unidas, así que cortó la conversación con Gómez, no sin antes advertirle que la llamaría el vicepresidente Varela para dar continuidad al tema. “En efecto, no solo me llama el vicepresidente, sino que se limita a preguntarme, muy tímidamente, que si el Presidente ya había hablado conmigo. Y le dije sí, y le voy a contestar a usted lo mismo que le dije a él: poner a esa funcionaria en la Presidencia en la sala de escuchas, es un desvío administrativo. Si él (Martinelli) quiere nombrarla, que renuncie aquí y se vaya a trabajar con él”, relató Gómez a TVN.

Renglón seguido dijo: “Yo estoy convencida de que el presidente Varela sabía de las escuchas. En ese periodo que él compartió con el señor Martinelli tuvo que saber esa forma, todo. Él tenía que saber que estaban planeando sacarme. El primer freno que yo le pongo a él es que no le voy a poner una funcionaria del Ministerio Público en las escuchas. Ahí nosotros entendimos que con el presidente Martinelli no se podía trabajar bajo el imperio de la Ley. Porque para él siempre la respuesta era: no me venga con tecnicismos, yo soy el presidente. Para Martinelli la presidencia era como un trono, no nos veía como una República”.

Gómez añadió que no solo Varela estaba enterado, posteriormente mencionó a al entonces fiscal contra el Crimen Organizado, José Ayú Prado, hoy magistrado de la Corte Suprema de Justica, nombrado por Martinelli en 2012.

La noticia trascendió a los medios de comunicación, incluída La Estrella de Panamá, que replicaron las declaraciones de Gómez.

“De hecho -continuó diciendo Gómez- he contado una anécdota de cuando él (Martinelli) sale con unos documentos en el caso de unos magistrados: 'miren lo que cobró el magistrado tal'. Usted de dónde tiene eso, no me puede llamar a mí para mostrarme eso. Y eso lo sabe el magistrado Ayú Prado, porque en ese entonces, era fiscal de crimen organizado y yo llegué y le dije, el presidente Martinelli está haciendo esto, yo no puedo agarrar esos documentos”, narró la diputada independiente Gómez.

En la entrevista, la presentadora Castalia Pascual corroboró con la diputada si también el entonces fiscal José Ayú Prado conocía sobre las escuchas. A lo que respondió: “todo el mundo sabía aquí perfectamente el uso indebido que estaba haciendo el presidente Martinelli, sin embargo, como Procuradora yo no podía investigar al presidente que está de turno. Y mire usted si sabía en lo que andaba, porque inmediatamente después de dejar la presidencia, fue a tomar posesión en el Parlacen, eso le daba un ropaje y un tratamiento procesal distinto”.

MARTINELLI ESPIÓ A CIENTES DE BLANCOS, FISCALÍA
Hoy se celebrará una audiencia de control para resolver, a petición de la defensa del expresidente Ricardo Martinelli, un cambio de medida cautelar de detención preventiva por una menos severa. El expresidente se encuentra detenido en la cárcel El Renacer desde que fue extraditado a Panamá el 11 de junio pasado.

En su momento, el fiscal de la causa, Harry Díaz, sustentó al juez Edwin Torres del Distrito Sur de la Florida, la acusación en contra de Martinelli.

En octubre de 2015, emitió una declaración jurada en la que ponía de manifiesto todas las violaciones cometidas por exgobernante.

El fiscal hizo un recuento de la forma en que supuestamente Martinelli espiaba a blancos definidos, y expuso las declaraciones de varias víctimas como evidencias de los hechos. Así indicó, por ejemplo, la de Luis Mouynes, gerente de Televisora Nacional, quien reconoció un correo electrónico que había escrito a otros colaboradores comentando la salida de algunos presentadores a Nextv, televisora propiedad de Martinelli. O la del opositor político Juan Carlos Navarro, a quien se le mostró otro correo extraído de la cuenta, que supuestamente utilizaban los miembros del Consejo de Seguridad, para enviar la información obtenida de sus intervenciones. Raúl Sandoval, miembro del partido panameñista, también reconoció un correo electrónico enviado en marzo de 2013 que contenía datos sobre la campaña del entonces candidato, hoy presidente, Juan Carlos Varela.

Al entonces abogado de Martinelli, Rosendo Rivera, se le mostró un Whatsapp de su teléfono que había sido interceptado en forma ilegal. El rosario de víctimas de los espionajes de Martinelli incluyó también a la diputada Zulay Rodríguez, a Francisco Cárdenas, Mitchell Doens, (adversarios políticos de Martinelli), todos ellos con fechas exactas de las conversaciones extraídas de sus celulares. También la de el doctor Mauro Zúñiga, víctima de estas interceptaciones.

Algunos afectados, confrontaron a Martinelli por estos actos, tal es el caso del exmagistrado del Tribunal Electoral Erasmo Pinilla, a quien se le mostró otro correo electrónico de su cuenta intervenida, y las acciones que tomó Martinelli con respecto a la conversación que sostenía con Doens, quien solicitaba un espacio para una concentración política del Partido Revolucionario Democrático (PRD) durante la campaña presidencial.

La Fiscalía también mencionó una conversación intervenida en forma ilegal por el Consejo de Seguridad entre el entonces diputado Yasir Purcait del PRD y el abogado Juan David Morgan, concerniente a una reunión del sector marítimo, así como otro mensaje que envió a su amigo Carlos Young, también abogado.

Como ellos, se espió a periodistas, sindicalistas, diplomáticos, religiosos y miembros del Gabinete de Martinelli, esposas, novias, etc.

Después de que las víctimas se enteraron que habían sido espiadas reaccionaron con rabia, y se frustraron.

La fiscalía resalta las declaraciones de la diputada Zulay Rodríguez, quien manifestó sentirse violada después de que se difundiera en Youtube una conversación personal que había tenido con su esposo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario