sábado, 3 de marzo de 2018

Precandidatos cuestionan transparencia del TE

Los aspirantes a la presidencia afirman que el Tribunal Electoral tiene más de 7 meses de atraso en la depuración de firmas de sus libros. Consultados manifiestan favoritismo de la entidad hacia ciertas personas

El Tribunal Electoral (TE) no tiene una respuesta clara cuando se le cuestiona por qué no ha sido capaz de depurar los libros de firmas de los candidatos a libre postulación.

Varios precandidatos a presidente que buscan la libre postulación, consultados por La Estrella de Panamá, dijeron que hace meses presentaron sus libros a la entidad, pero ésta no ha tenido la capacidad de depurar las firmas que acompañan la candidatura a pesar de que el Decreto que regula estas posutlaciones señala que el TE deberá responder en un periodo de 15 días.

No se han comunicado con los aspirantes desde hace meses, lo que a juicio de los interesados, deja en evidencia la falta de capacidad de la institución en esta tarea y compromete la transparencia con la que opera.

Este diario inquirió una explicación de la institución sobre lo anterior, pero se informó que los magistrados se encontraban en una gira por interior de la República. El departamento de Relaciones Públicas indicó que los libros de los precandidatos de libre postulación “se están depurando y se entregarán los informes esta semana”. También respondió que brindan informes mensuales a los partidos en formación, pero no aclaró por qué no se identifican las firmas que anula o elimina la entidad al momento de la depuración.

La demora del TE, ha provocado que los interesados a libre postulación desconozcan con cuántas firmas válidas cuentan, tomando en cuenta que este proceso deben completarlo en diciembre de este año, tal como lo estipula el decreto 10 publicado el 3 de julio de 2017, que regula las candidaturas de esta naturaleza.

Ricardo Lombana fue el primer precandidato en presentar sus libros ante el TE. Lo hizo en el mes de agosto del año pasado, desde entonces, la entidad no le ha dado una contestación.

"Ellos están improvisando", señala el aspirante a la presidencia de la República.

El decreto en mención, que regula las candidaturas a la libre postulación, establece que los interesados deberán presentar a más tardar, los últimos cinco días de cada mes, las firmas ante la Dirección de Organización Electoral correspondiente. De igual forma, estipula el proceso de depuración de firmas se realizará dentro de los 15 días hábiles siguientes a la entrega de cada libro.

"Cuando yo presenté mis firmas me pidieron que me las llevara de vuelta porque no habían comprado el software. Les dije que tenía que cumplir con el Decreto pero me contestaron que no le hiciera caso al Decreto. Ellos mismos no están preparados para cumplir con el decreto que hicieron. Las primeras 2,500 firmas que presente no han sido depuradas y no me han contestado, eso fue en julio o agosto del 2017", manifestó Lombana.

Miguel Antonio Bernal, también precandidato al mismo cargo, tiene una situación similar a la de Lombana. Dice que ha presentado ante el TE 7 libros y a la fecha no le han dicho nada.

Habla en forma de protesta por la manera en que los magistrados le abrieron un proceso por tener en la ventana de su oficina un cartel con su fotografía, pero en cambio, dice que a precandidatos que reparten de todo, no les investigan y presumen que tienen más de 50 mil firmas que nadie sabe si han sido validadas por el TE.

Flores refuta estos señalamientos. Según él cuenta con 34,200 firmas entregadas al TE. Como al resto tampoco le han depurado los libros que entregó en el mes de octubre de 2017. “ Hay muchos precandidatos que están hablando mal del Tribunal Electoral. Pero es la primera vez que la entidad permite la postulación de este cargo”, indicó Flores.

La novedad, según él, es lo que atrasa la tarea. Flores niega los vínculos con el gobierno que le achaca el resto. Dice que ha caminado y que tiene firmas de todas las provincias. “Nosotros vamos a buscarlas, tenemos muchos activistas”, añadió sin ser capaz de dar un número aproximado de cuántos activistas trabajan para él.

“Ojalá y el Gobierno me favoreciera, yo no recibo nada del Gobierno. La gente dice que a mi me están apoyando, si fuera así entonces tendríamos dos millones de firmas”, exclamó Flores.

El precandidato dijo que el video en el que aparece él, supuestamente dando supermercado, data de hace un año y se trata de un sorteo que efectuó el día de la madre. Al preguntarle cuánto dinero ha destinado a su campaña dijo él trabaja, y “que esos son recursos propios y de mi familia. He gastado $3 mil dólares. A los activistas les pagamos contra resultados”, dijo. Luego Flores no ahondó sobre este último concepto.

Ernesto Cedeño, otro precandidato, dijo que “llevó al TE algunos libros desde hace tres meses más o menos, y ellos no me han respondido cuántas firmas serán depuradas. No se si tengan una fórmula o un día para decirlo”.

Lombana se pregunta, ¿cómo es posible que van a investigar a Miguel Antonio por el cartel que cuelga de su ventana, pero no abren una investigación al precandidato Dimitri Flores por estar regalando supermercado?

“Según él (Dimitri Florez) ha presentado 50 mil firmas y nadie sabe de dónde han salido, ni cómo las consigue. Eso no lo han investigado pero sí van contra Miguel Antonio Bernal por una valla”, protestó Lombana.

El comportamiento del TE ha despertado serias dudas en los precandidatos sobre la transparencia con la que actúa la entidad. En el pasado, esta institución gozaba de una de las mejores reputaciones en materia de integridad.

Lombana prevé que los atrasos en la depuración de firmas traerán tempestades más adelante.

"Si presento en diciembre 25 mil firmas, ¿cuándo me van a contestar? ¿en enero o febrero? y me pueden decir que de esas firmas solo valen 15 mil, por ejemplo. Si me indican por qué me las invalidaron yo puedo refutar eso, pero los tiempos no dan. Los magistrados deberían permitir una veeduría en el tema de la depuración de las firmas. No hay forma de comprobar qué firmas son las inválidas, si ellos fueran transparentes si habría manera por lo menos en presencia de un candidato", añadió Lombana.

Lombana ha llegado a la conclusión de que los Magistrados del TE no quieren un ramillete de candidatos en las elecciones generales de 2019. Hecho que favorece a los partidos tradicionales.

"Su papel hoy, aunque la población no lo vea así, es de secuestradores de la democracia porque sus acciones no pueden ser recurridas porque tienen el monopolio de la interpretación de la ley electoral, y eso es un delito, violan la Constitución y normas internacionales en materia de los derechos que tienen los ciudadanos", dijo Bernal.

DECRETO 10 DEL TRIBUNAL ELECTORAL. Quince días para verificar firmas
El Decreto 10 del 3 de julio de 2017 del Tribunal Electoral (TE) reglamenta los trámites para candidatos a libre postulación. El artículo 4, que trata sobre la autorización y entrega de libros de iniciadores o de firmas de respaldo, indica que una vez que recibida la solicitud, el director de Organización Electoral competente dispondrá de tres días hábiles para pronunciarse. Así emitirá una resolución motivada reconociendo al aspirante como precandidato al cargo que se trate, y autorizando la entrega de libros para recolectar las firmas de los iniciadores o de respaldo, que correspondan a su candidatura, la que deberá ser el 10% del total de los adherentes requeridos para la candidatura que será indicada en la resolución.

A partir del momento cuando esté en firme la resolución, el aspirante se constituye en precandidato, formalmente reconocido por el TE.

El Decreto también establece que los libros podrán circular sin restricción de días ni horario, bajo la responsabilidad del candidato o activista y cada persona que firme debe estar en el registro electoral de la circunscripción, esté o no inscrito en partido político.

Los precandiatos deberán presentar las firmas ante la Dirección de Organización Electoral correspondiente, a más tardar los últimos cinco días hábiles de cada mes, desde que fueron autorizados y hasta el fin del periodo correspondiente, para la depuración de firmas que estipula el Código Electoral.

El proceso de verificación de firmas se realizará dentro de los 15 días hábiles siguientes a la entrega de cada libro que determinará que: el nombre que coincide con la cédula; que la firma coincide con el documento; que la persona que firmó está en el Registro Electoral de la respectiva circunscripción; que no ha respaldado ni es adherente de otra candidatura por libre postulación para el mismo cargo; que no hay firmas repetidas; que está en pleno goce de sus derechos políticos.

El Decreto estipula que si luego de la verificación no se da por cumplida la cuota, se le comunicará al precandidato que debe continuar con la recolección de las firmas que haga falta, siempre y cuando no haya concluido el periodo para tal fin.

En cada libro se podrán recoger hasta 500 firmas de iniciadores a razón de cincuenta páginas de diez firmas cada una.

Para los cargos de presidente y vicepresidente de la República, la cifra de adherentes será por lo menos igual al 1% de los votos válidos emitidos en la última elección presidencial.


No hay comentarios:

Publicar un comentario