viernes, 14 de abril de 2017

Bancos reportaron alertas a la UAF de las cuentas de Olivio Rodrigues Junior

El banco hizo un informe a la UAF en el que reportó las cuentas de Constructora Internacional del Sur y Select Engineering Services donde firmaba el brazo financiero de Odebrecht quien justificaba las transacciones con contratos de clientes del exterior

El 14 de febrero de 2007, un ejecutivo brasileño entró a un banco de la localidad para abrir una cuenta. Con un portafolio lleno de contratos de asesoría en valores y construcción, los directivos del banco nunca sospecharon aquel que entraba en la oficina era el operador de lavado internacional de activos de la constructora Odebrecht.

Aquel hombre abrió la una cuenta a nombre de Constructora Internacional del Sur -cuyo movimiento superó los $300 millones-, y él, Olivio Rodrigues Junior era el firmante de una de las cuentas más activas del esquema de pagos indebidos que estaría bajo la mira internacional. La compañía no pertenecía a Odebrecht, pero actuaba bajo las órdenes de Fernando Migliaccio ejecutivo de Odebrecht, creador de cuentas para enviar los sobornos.

Pocos meses habían transcurrido desde que el gobierno de Martín Torrijos avaló -en octubre de 2006- el acuerdo de cesión de contrato entre la mexicana Pycsa y la constructora brasileña. La primera debía culminar el último tramo de la autopista Panamá - Colón y el trayecto Madden-Colón que lo cedió en enero de 2007.

Odebrecht y su plataforma de empresas offshore ya se establecían en el país como parte de la estrategia para multiplicar el esquema que había funcionado en otros países donde la constructora ejecutaba grandes obras de infraestructura.

La empresa Constructora Internacional del Sur abrió su primera cuenta sin levantar sospecha.

“Las transacciones efectuadas y los montos que se realizaron de esta cuenta cumplían con el perfil anunciado al momento de la apertura”, indicó un ejecutivo del primer banco que utilizó la empresa.

Es más -añadió- “si en este momento se presentase un cliente con el mismo perfil, vuelvo a hacer lo mismo”.

En aquel momento, antes de que se esparcieran las investigaciones contra Odebrecht, los bancos se ‘peleaban’ por manejar las cuentas de la constructora o de sus similares.

La primera cuenta de Constructora Internacional del Sur manejó un promedio mensual de $331 mil, y permaneció abierta por dos años, de 2007 a 2010. En ese periodo de tiempo, envió transferencias internacionales por un total de $8,874,695, y recibió $8,164,430.

Los datos que maneja la Fiscalía Especial Anticorrupción que investiga el flujo de transferencias fueron proporcionados por los bancos donde Constructora Internacional del Sur, mantenía sus cuentas.

La sociedad anónima, Constructora Internacional del Sur, era una empresa intermediaria entre Odebrecht y los ejecutivos de Petrobras, que utilizaron otras empresas como puente para transferir dineros. Probablemente había un trato interno entre Odebrecht y Rodrígues en el que la constructora usaba la cuenta a cambio de una comisión.

La cuenta recibió de Smith & Nash Engineering, Golac y Rodira aproximadamente 50 millones investigados en Brasil en la Operación Lava Jato.

La fiscal Tania Sterling, encargada de la investigación, en Panamá, sabe que parte de estas transacciones se traducían en coimas a políticos panameños. Algunas de éstas sociedades anónimas que se utilizaron como puente fueron registradas en Panamá y mantenían cuentas bancarias por las que corrieron millones de dólares.

Con una documentación bien armada no es difícil engañar a los bancos. “No era un empírico el que lo hacía, sino el Departamento de Estructuraciones de la tercera constructora más grande del mundo que tenía la facilidad de hacer contratos ficticios y reales para justificar los movimientos de dinero internacionales”, dijo el banquero.

La investigación que realiza la fiscal Tania Sterling pretende determinar el monto de las coimas que entregó la constructora brasileña Odebrecht y a quienes llegaron estos dineros en Panamá. En esta línea debe descifrar más de 500 páginas en el expediente que detallan las transferencias bancarias de los ingresos y egresos.

ALERTAS A LA UAF
En septiembre de 2008 Rodrígues Junior se acercó a otro banco de la plaza para abrir dos cuentas: una a nombre de Constructora Internacional del Sur, en la que incluye a los directivos, y otra a nombre de Select Engineering Consulting and Services constituida en Islas Vírgenes, que tuvo prácticamente el mismo propósito que la primera.

Solo que en esta ocasión, según el expediente, los movimientos llamaron la atención de la Unidad de Análisis Financiero (UAF) hacia el banco -por Constructora Internacional del Sur y cuentas relacionadas- y entregaron 7 páginas de contenido desconocido.

A su vez, los jefes de cumplimiento del banco enviaron un reporte de 12 hojas a UAF por haber reflejado movimientos superiores a los del perfil declarado y operaciones inusuales.

En una ocasión, el banco solicitó a Rodrígues Junior abstenerse de hacer ciertas transferencias hasta no contar con los contratos que tenía con Norhen Pacific Financial Corp. El cliente lo presentó 3 meses después de la solicitud.

El banco reportó a Constructora Internacional del Sur por un movimiento inusual de medio millón de dólares que se registra como nota de débito sin aparente justificación. En la transacción el nombre del beneficiario no aparece.

Otras 3 transacciones fueron enviadas con la misma referencia en junio de 2009 una por $750 mil, dos más en julio de ese año que pasan los $3 millones.

Otro reporte se hizo a razón de que en julio de 2009 se enviaron $6 millones a PKB Privatebank.
Con respecto a Select Engineering Consulting and Services, Rodrigues Junior dijo que enviaría de 5 a 10 transferencias mensuales que englobarían un aproximado de $14 millones de Panamá hacia otros países como Suiza, Portugal, Francia. En cuanto a los dineros que recibiría la cuenta, indicó que alcanzarían $15 millones y un flujo promedio de 30 transferencias provenientes de los mismos países.

Sin embargo el banco envió reporte a la UAF por reflejar movimientos superiores al perfil declarado tanto en la mencionada cuenta como en Constructora Internacional del Sur, que se investigaron como ‘operaciones inusuales’ enviadas al PKB Bank la mayoría efectuadas en julio de 2009.

LOS MOVIMIENTOS
Al abrir la cuenta, Constructora Internacional del Sur, depositó $300 mil y movió en total $9,612,744, la mayor parte de sus ingresos ($4,775,000) provino de Smith and Nash Engineering con cuenta en Suiza, otra de las empresas controladas por Odebrecht.

De Constructora Internacional del Sur se efectuaron pagos a los exdirectivos de Petrobras Paulo Costa, Pedro Barusco y Renato Duque. También se detectaron $3.2 millones a la cuenta Kadair Investment con jurisdicción en las Islas Vírgenes en la que figuran como beneficiarios los hijos del exmandatario Ricardo Martinelli. Para disfrazar la transferencia, Constructora Internacional del Sur declaró que se trataba de una inversión (investment).

La sociedad anónima fue registrada en Panamá el 11 de octubre de 2006, cuando su agente residente era PMC International Legal Services, éste último es el bufete de Ernesto Chong de León. Entre los directivos figuran Eduardo Bonilla, Arquímedes Pérez y Lorena Alveo. El 21 de julio de 2009, tan pronto inició el gobierno de Ricardo Martinelli, se celebró una asamblea de accionistas y se nombra como agente residente a Patton, Moreno y Asvat representada por Francisco Martinelli.

EL OTRO BRAZO DE RODRÍGUES
Select Engineering Consulting and Services abrió su cuenta en Panamá el 29 de diciembre de 2010. Rodrígues puso como dignatarios a Marcel Halden, y él mismo como representante legal.

La empresa registrada en las Islas Vírgenes por la firma Patton, Moreno y Azvat, según indicó al banco el brasileño, se dedicaba a hacer consultorías, servicios, estudios, subcontratación de proyectos de ingeniería civil y construcción de infraestructura en los sectores de energía, químico, combustibles, telecomunicaciones y otras. La cuenta fue cerrada el 24 de febrero de 2015.

Desde un inicio, el esquema montado por Odebrecht para hacer llegar pagos indebidos a políticos se hacía sin dejar rastro. Los mismos protagonistas pensaban que tras los nombres de las sociedades anónimas o empresas offshore por las que transferían dineros prohibidos quedaría impune. La sofisticación del sistema impedía tanto a los ejecutivos bancarios como a otras autoridades financieras, percatarse de que las transferencias que se hacían a través de estas sociedades anónimas eran un mecanismo para canalizar sobornos.

Rodrígues dijo a los banqueros que los principales clientes de Select Engineering Consulting and Services serían Carnele, chemicals, kingstall, Financial Sterling Consult y Golac Projects. Ésta última era una de las cuentas creadas por Odebrecht para hacer movimientos financieros a través de falsos contratos de servicio.

Los proveedores de la empresa que se estrenaba en el banco provenían de Europa, Asia, Estados Unidos y Latinoamérica. Y como se suponía lógico en aquel momento, el propósito de abrir una cuenta era para recibir pagos por los servicios prestados y el pago a proveedores.

Declaró Rodrígues que Vivo Saint Corp, Lashan Corp, Kadair Investment, Eriei International y Cardo International eran sus proveedores.

Al abrir la cuenta, Rodrígues declaró a los ejecutivos que los $7,058,488 iniciales correspondían a fondos propios, respaldó su versión diciendo que tenía 15 años en el negocio. Sin instalaciones propias, Select Engineering Services indicó que se dedicaba a subcontratar los recursos para cada contrato. De más esta decir que el hombre declaró que no utilizaría la cuenta para actividades de blanqueo de capitales. Así engaño al banco.

Rodrígues mostró a los banqueros todos los contratos que respaldarían las transacciones, uno con Northen Pacific Financial Corp, otro por ejemplo firmado con Kinstall en el que ésta última empresa proveería de fondos a la empresa de Rodrígues para el financiamiento parcial de un centro comercial.

Kingstall, según reportes periodísticos de Brasil, fue una de las offshore utilizadas por el grupo Odebrecht para pagar sobornos y ayudar a clientes a hacer fraude fiscal y blanqueo de capitales. A través de esta empresa se pagaron los sobornos a Renato Duque, el máximo responsable de Petrobras.

1 comentario:

  1. HAY BASTANTES PROFESIONALES QUE SON COMO LOOS PLÁTANOS "UN POCO CHUECOS" ASVAT ESTÁ AHÍ ?M !SORPRENDIDO!....ANTEPONEN SUS INTERESES PERSONALES A SU COMPORTAMIENTO ÉTICO Y MORAL QUE LA PROFESION EXIGE. HAZ LO QUE TE DIGO NO LO QUE YO HAGO. !ME DUELE PANAMÁ !

    ResponderEliminar