jueves, 9 de febrero de 2017

‘Varela recibió coimas de Odebrecht’: Ramón Fonseca

Ramón Fonseca Mora, copartidario y exministro consejero del presidente Juan Carlos Varela, denunció injerencia del Ejecutivo en las pesquisas judiciales, y que el monto de las coimas podría alcanzar los mil millones

Ramón Fonseca Mora, exmano derecha del presidente Juan Carlos Varela, recibió una sorpresa en la tarde de ayer, que le colmó la paciencia. “Fue la gota que derramó el vaso”, confesó. A la una de la tarde, el Ministerio Público allanó su Buffete Mossack & Fonseca. “Ramón y Jürgen (socios principales de la firma Mossack Fonseca), previeron que después del allanamiento, les venía la orden de conducción”, dijo un empleado de la firma que conversó con La Estrella de Panamá.

“A mí el presidente Varela me dijo -que me caiga un rayo- que él había aceptado donaciones de Odebrecht, porque no se podía pelear con todo el mundo”, exclamó el abogado antes de entrar al edificio Avesa donde está ubicada la Fiscalía Contra el Crimen Organizado, donde rindió indagatoria hasta altas horas de la noche.

Una vez ahí, la Fiscalía formuló cargos contra 4 miembros de la firma por posible delito de blanqueo de capitales, incluyendo a Jurgën Mossack y al propio Ramón Fonseca, socios principales.

El hombre que se había guardado el secreto en sus entrañas, se desbocó y confirmó con sus palabras lo que muchos sospechaban sobre la forma en que se maneja la justicia en Panamá, las injerencias del Ejecutivo en el órgano Judicial, y las relaciones del presidente Juan Carlos Varela con la constructora brasileña. Después de lo dicho, Fonseca se divorció de su estrecha relación con su copartidario y mandatario, y cuestionó la pusilánime y cobarde manera en que ha defendido el sistema financiero del país.

¿POR QUÉ HABLA AHORA?
Ramón Fonseca Mora fue uno de los donantes de la campaña presidencial de Varela.

“Todos los viajes en avión, los desplazamientos que hizo Varela en campaña los proporcionó este hombre. Sabe los secretos del presidente, pero a Varela no le quedó de otra, era su cabeza o la de él. Los norteamericanos lo estaban presionando para que agilizara el caso de los Panamá Papers”, manifestó una fuente de la línea dura del partido panameñista.

Según el militante panameñista “había un ‘acuerdo de caballeros’ entre “Varela y Fonseca que consistía en que iban a dejar el caso tranquilo mientras se podía, pero el mandatario no lo pudo ‘defender’ más”, dijo.

Fonseca preguntaba a los medios en la acera del Ministerio Público por qué en este momento lo indagaban, allanaban sus oficinas y lo conducían a lo que él mismo respondía: “les voy a decir por qué: estuve de ministro consejero dos años. En ese gabinete, en múltiples ocasiones le pregunté al ministro de Obras Públicas (MOP) Ramón Arosemena, por qué no había investigado la cinta costera III. Los que me siguen en Twitter pueden ver que constantemente he estado cuestionando la cinta costera III y pidiendo que se investigue y se haga una auditoría profunda porque me tocó atender una compañía china que me dijo que la cinta costera la hacían entre $200 y $300 millones de dólares”.

La administración de Ricardo Martinelli adjudicó a Odebrecht la construcción del tramo marino por un monto que superó los $700 millones.

Fonseca continuó: “El ministro del MOP me decía, y no me dejará mentir -bueno quizás cambie su versión- me decía, la quería hacer pero arriba no me dejan. Entonces eso me dio un guabanaso que me alerta de lo que estaba sucediendo con Odebrecht en Panamá”, manifestó el abogado del bufete que creó más de 250 mil sociedades anónimas.

Fonseca reconoció que algunas compañías de su firma habían parado en manos de personas relacionadas a la investigación de Lava Jato, pero en ese momento, alegó, la Ley no requería conocer el destinatario final de las sociedades, como sucede ahora.

Las investigaciones en Brasil identificaron que en el caso Lava Jato, la firma creó sociedades offshore supuestamente con el objeto lavar dinero.

Fonseca parecía tener su discurso en la mente. Enseguida reveló que el Ministerio Público no tiene la cifra correcta sobre la cantidad de coimas que se recibieron en el país de mano de la constructora.

“Pero ahora viene lo mejor. Aquí en Panamá se han constituido muchas sociedades de Odebrecht esos $59 millones, esos $22 millones (confiscados en Suiza a las cuentas de Luis Enrique y Ricardo Alberto Martinelli Berrocal, hijos del exmandatario). Aquí, yo calculo que solamente en la cinta costera III se embolsaron más de $400 millones, mínimo. De los $9 mil millones que le dimos en contratos a esa empresa coimera, por lo menos un billón (mil millones) se habrán embolsillado. Esa es mi apreciación personal”, dijo.

Para concebir el esquema criminal de sobornos, Odebrecht y sus conspiradores crearon, fundaron y elaboraron una estructura financiera secreta que operaba para desembolsar pagos a los políticos y funcionarios. Con el tiempo, el desenvolvimiento y la operación de esta estructura financiera secreta se convirtió en la División de Operaciones Estructuradas de la empresa.

La división funcionaba como un departamento dedicado a los sobornos de la constructora y las instituciones con las que se relacionaba.

Durante la administración Varela, que inició en el 2014, se le adjudicó a la empresa la línea dos del Metro, la renovación urbana de Colón y la reestructuración de las aceras de ciertas calles de la ciudad, un contrato del Municipio de Panamá. Proyectos que totalizan más de $2 mil millones.

El Ejecutivo anunció recientemente que se prohibirá adjudicar a Odebrecht futuros contratos hasta tanto demuestre "una colaboración efectiva y eficaz en las investigaciones que adelanta el Ministerio Público" sobre su gestión en el país, encaminadas a que se garantice el pago de las sumas que deberá restituir al Estado la brasileña.

Fonseca cuestionó la justicia del país y la aseguró que el Ejecutivo se entromete en los asuntos judiciales.

“Dios lo puso a usted en ese puesto para arreglar las instituciones en el país. No como me dijo en su despacho, con Adolfo Baby Valderrama (diputado y miembro del partido panameñista figura de confianza del presidente) y José Luis ‘Popy’ Varela, (hermano y asesor del mandatario), que habían nombrado al magistrado José Ayú Prado (como presidente de la Corte Suprema de Justicia) porque él sí se dejaba manejar desde arriba. Desde ahí me separé, si usted no se dio cuenta. Salí de presidente del parido desde abril, pero yo desde febrero o enero le había dicho que quería renunciar tanto como ministro consejero como a presidente del partido por lo que había escuchado. No me dejará mentir, por supuesto me va a decir que no, pero hay un Dios allá arriba”.

El abogado denunció que la justicia esta comprada, que se maneja en base a llamadas telefónicas de las que, aseveró, tiene pruebas. “También puedo decir que hay llamadas del Órgano Ejecutivo al Órgano Judicial, pero eso va después”, como si tuviera preparada una segunda parte de su relato para después. “Tengo pruebas escritas de que hay llamadas entre el Órgano Ejecutivo y el Órgano Judicial. Estoy cansado de la justicia pagada”, añadió.

Fonseca se distanció del presidente. A la prensa le respondió que su amigo en este momento es Panamá y nada más, y que Varela nunca le ayudó o protegió como muchos creían erróneamente.
“Todo el mundo ha creído que Varela me ha ayudado y es mentira. Varela no me ha ayudado en nada, eso es mentira, para poder abrir una cuenta en el Banco Nacional, mis colaboradores tuvieron secuestrada la empresa hasta que un juez decretara al banco que abriera una cuenta para pagar a los empleados. De 600 empleados quedamos 150, pero definitivamente, esto ha sido un golpe”, concluyó.

No hay comentarios:

Publicar un comentario