viernes, 3 de febrero de 2017

El jihadismo llegó al Caribe americano

Los informes de inteligencia han detectado presencia del terrorismo islmámico en Trinidad y Tobago y en la Guyana, además de la triple frontera en Suramérica

Los organismos de inteligencia internacionales, han detectado presencia de los grupos jihadistas en el Caribe, concretamente en Trinidad y Tobago y en Guyana.

La presencia de éstos grupos jihadistas en América Latina, no obstante, data desde los años 80s en la triple frontera que delimita a Paraguay, Argentina y Brasil.

A propósito del taller “la piedra angular en el fortalecimiento de la investigación criminal y la cooperación en la ruta de la cocaína”, que concluyó la semana pasada, La Estrella de Panamá entrevistó a Sergio Naranjo, coordinador del programa Aircop de la Oficina Contra las Drogas y el Delito de las Naciones Unidas (UNODC).

De acuerdo al especialista, América Latina es vulnerable a ataques terroristas. Aunque no hay una amenaza real inminente del terrorismo jihadista para cualquier país, es una cuestión de tiempo.

“ Si bien se ha hablado de algunos videos que han salido de Isis amenazando a la coalición internacional liderada por Estados Unidos en la que Panamá forma parte, entonces se podría decir que Panamá estaría en esa lista”, indicó Naranjo.

Panamá se ha unido a la coalición a principios de 2015, convirtiéndose en el primer país de América Latina que se sumó a los esfuerzos de combatir el terrorismo internacional

Para el español, las amenazas reales contra Latinoamérica son un asunto de tiempo, puesto que “entre más países se sumen a la coalición contra Isis, más enemigos tendrán”, afirma.

El tema se acentúa con la política del presidente norteamericano Donald Trump, quien ha marcado una posición frontal y de resistencia fuerte contra el terrorismo islámico. Naranjo piensa que hasta ahora, por el poco tiempo que tiene el estrenado presidente en el cargo, no hay datos claros sobre el futuro comportamiento de ésta nación frente a los grupos terroristas. Pero “Estados Unidos está en primera línea de los terroristas como blanco, así que habrá que esperar la estrategia que utilice el país del norte”, indicó Naranjo.

El análisis del experto en seguridad aeroportuaria coincide con un estudio efectuado por el Instituto Español de Estudios Estratégicos denominado: ‘El radicalismo islámico en América Latina. De Hezbolá al Daesh'.

En él, señala a Panamá como uno de los países que corre riesgo de ser blanco de las organizaciones jihadistas, y enmarca a un continente Latinoamericano con debilidades que ve muy lejana la posibilidad de un atentado de estos grupos, a pesar de haber tenido dos experiencias trágicas en Argentina en la década de los 90.

El documento del Instituto identifica la debilidad de los servicios de inteligencia de la región en cuanto a la capacidad que tienen para enfrentar la amenaza del terrorismo jihadista en la región, ‘ya que no en muchos casos han sido considerados como instituciones fuertes dotadas de herramientas para afrontar los distintos desafíos y amenazas', se lee.

La vulnerabilidad de los países del continente se acentúa a medida que la seguridad y la vigilancia aumenten en Estados Unidos y en Occidente, y ante la imposibilidad de llevar a cabo atentados en el seno de las sociedades, los terroristas contemplan a América Latina para atacar contra intereses occidentales, cita el informe español.

No hay comentarios:

Publicar un comentario