lunes, 5 de diciembre de 2016

‘Casos contra Martinelli están entrampados en la Corte’

José Ugaz, de Transparencia Internacional, pronosticó un oscuro panorama judicial de quedar impunes los expediente contra el exmandatario Ricado Martinelli 

La forma más sencilla e ilustrativa de resumir un gobierno democrático y transparente es cuando vemos a un primer ministro parado en la fila del supermercado sin intentar llegar a la caja saltándo al resto, pagar la cuenta con sus propios recursos y al terminar montarse al auto que le maneja un chofer que decide si ayudarle o no con los paquetes.  Un escenario casi impensable en nuestro Panamá. La transparencia tuvo eco en la 17 Convención Anticorrupción que se celebró el fin de semana pasado. José Ugaz, presidente de Transparencia Internacional (TI), ofreció un panorama judicial poco alentador  de quedar impunes los casos contra el exmandatario Ricardo Martinelli.

¿Cuál es la proyección que  tiene para Panamá en los próximos años en materia de justicia?
En el lapso que queda de este gobierno, en los próximos dos años, se va a definir buena parte del futuro de este país. Si termina el caso Martinelli sin ser investigado, si se mantiene burlando a la justicia sin ser investigado, en la impunidad que goza hoy día creo que hay un futuro más bien negativo, oscuro. Porque al final la corrupción termina minando las bases de la sociedad. La corrupción genera muerte, le niega educación a los niños, afecta la salud y quienes son los que pagan estas consecuencias, los más pobres.

¿Y quién tomaría la mayor cuota de responsabilidad?
En su momento habrá que hacer la evaluación. Como está la foto hoy día creo que la responsabilidad fundamental está en el poder judicial y en particular en la Corte Suprema de Justicia.

TI se ha interesado en el caso de Ricardo Martinelli, a su juicio, ¿las autoridades están haciendo lo que deben para solicitar la extradición del exmandatario?
Yo creo que hay que distinguir entre autoridades y autoridades. Tenemos un monitoreo del trabajo que hace la fiscalía en todos los casos de corrupción que hay en el país en específico los de Martinelli. Creemos que la fiscalía ha hecho su tarea, ha cumplido con definir una estrategia legal y conseguir las evidencias, y en lo que corresponde a Martinelli alcanzarle los expedientes a la Corte Suprema que es la que tiene que tomar la decisión final de armar el expediente de extradición y enviar la información a los Estados Unidos que es donde esta este señor. Lamentablemente ahí es donde se ha producido un entrampamiento porque en dos años y medio solamente han logrado armar un cuaderno que es el que está en los Estados Unidos pero hay otros 4 o 5 que no salen del despacho del magistrado que los tiene. Entonces creemos que tiene que producirse un destrabe en la Corte Suprema de Justicia para que no quede en la impunidad. Falta agilizar el armado de los expedientes y mandarlos a los Estados Unidos.

¿Por qué cree que están trabados los expedientes?
Bueno, la Corte tiene un problema estructural aquí. Todos saben que hay conflictos entre ellos y está desligitimizada, hay movimientos para solicitar la renuncia de todos. Esta situación parece confirmar que definitivamente la Corte Suprema es disfuncional que con su propia inercia de alguna manera le está haciendo el juego a los corruptos y que debería ponerle más énfasis a tramitar los pedidos de extradición.

¿Hay colaboración entre Panamá y los Estados unidos para este paso?
Nosotros hemos estado hablando con el Departamento de Estado y de Justicia y nos han sostenido que no hay ningún interés en proteger a Martinelli por parte de ese país y que están a la espera de la información que mande el país solicitante, que es Panamá. Por lo tanto, nos hace pensar que desde los Estados Unidos hay una demanda de información para proceder. De las conversaciones que hemos tenido hemos encontrado mucha receptividad e interés de parte de las autoridades norteamericanas pero es poco lo que pueden hacer si el país interesado no les manda la información.

¿Quiere decir que los norteamericanos podrían considerar que en Panamá no se esta haciendo lo que se debe para solicitar la extradición?
Claro, cuando uno les pregunta cómo están yendo los procesos de los pedidos de extradición ellos responden que solo hay un expediente que se va a ver en una corte de la Florida pero el resto de los expedientes están en la Corte de Panamá, si no hay pedidos y no se les entrega la información adecuada ellos están atados de brazos porque no se les entrega toda la información.

Pareciera que los expedientes están enfrascados en la Corte, pero llama la atención que el presidente de este órgano se reeligió con los votos de dos magistrados recién nombrados.
Lamentablemente como hay división de poderes en la Corte ha sucedido lo que usted señala y por lo tanto hay una falta de confianza absoluta en ese organismo. Sus integrantes han salido a hacer declaraciones bastante cuestionables y por otro lado se sabe que hay mucho conflicto entre ellos, eso ha generado un entrampamiento... ojalá que no se deba a influencias indebidas del propio investigador.

¿La capacidad de recabar pruebas de los entes investigativos e intercambiar información con sus pares, como lo valora?
Mire, nosotros hemos tenido en alguna oportunidad talleres de trabajo con los fiscales antricorrupción y los que venimos de afuera, al igual que de otros países, quedamos muy bien impresionados de la solvencia técnica y profesional que han exhibido los fiscales. Por otro lado, nos impactó muchísmo su motivación para que en cuestiones adversas incluso con una prensa nada imparcial sigan haciendo su trabajo. Yo creo que por ese lado no hay problema que atender, el problema aquí parece estar más del lado judicial que del lado de la fiscalía porque como venimos comentando hay una inercia que está deteniendo el avance natural que deberían tener estos procesos.

La Procuraduría de la Nación contribuye en el intercambio de información con sus pares?
El problema que se suscitó con los fiscales brasileros que pedían información del Lava Jato entiendo que ha sido totalmente superado, así lo han confirmado. Y por parte de la Fiscalía panameña indicaron que el retraso se debió a una estrategia legal que hizo que tomara el tiempo que tomó pero toda la información requerida ya está en manos de Brasil. Con respecto al tema de Mossak Fonseca, que también ha recibido peticiones de información, entiendo que la fiscalía ha tenido una actitud proactiva, se ha reunido con el personal diplomático, ha tenido comunicación activa con las autoridades centrales de estos países para ir entregando la información que solicitan. O sea que yo ahí diría que hemos tenido una evaluación positiva de la Procuraduría.

Los periodistas  hemos quedado haciendo el trabajo sucio, ¿usted cree que eso es lo indicado?
Eso es una tendencia mundial, yo diría que los grandes casos de corrupción no se han descubierto por intervención de la Contraloría o por investigaciones de la Fiscalía, normalmente aparecen por información que recoge la prensa, en particular la de investigación. Si hay aquí temas que merecen una investigación periodística y hay evidencias que dan cuenta de la existencia de un hecho delictivo la Fiscalía inmediatamente debe recoger la información que se requiere. Ellos dicen que están actuando efectivamente con energía y prontitud pero que hay información que no pueden hacer pública y que un sector de la prensa que no cubre las buenas cosas que hacen, sino que también la tergiversan.

La Estrella de Panamá, se ve amenazada a desaparecer. ¿Cómo sería este escenario si desaparece el medio?
En un ambiente en el que sabemos que los medios responden a grupos muy particulares, de grupos económicos o de personalidades o incluso con intereses políticos entonces creo que un medio de comunicación como La Estrella es fundamental para la circulación de información que alimente a la opinión pública que al final de cuentas todo esto es sustento de una democracia. Una población informada es una población empoderada y en temas como el que estamos tratando como el de la corrupción que la información esencial puede llegar a la población.

¿Qué valor le da a las sospechas fundadas, pero no argumentadas por las que se encentra el  medio en la Lista Clinton? 
Ha ocurrido en no pocos casos que efectivamente se han hecho circular o se crean listas en los Estados Unidos que incluyen a personas que no tienen nada que ver con los hechos que se alegan y cuando se puede demostrar que no es así, luego es muy difícil que uno salga de esas listas porque luego no se sabe de quien es la autoridad que revierte una decisión de esa naturaleza. Entonces la situación tiene que ser muy cuidadosamente decidida si no hay razones legales de fondo para tomar decisiones de esa naturaleza que no contribuyen a un reforzamiento de la democracia.

¿No le suena paradójico que los dineros sucios terminen  en los países que impulsan las  medidas regulatorias?
Bueno sí, lo hemos dicho en la Cumbre de Londres a medio año a propósito de algunos comentarios que se hicieron en países del tercer mundo, nuestra posición internacional fue recordar que para bailar tango se necesitan dos. Entonces apuntar a los países subdesarrollados es una visión muy parcial y distorsionada de lo que ocurre en estos temas. Buena parte de los dineros que son robados en nuestros países se llevan a los países desarrollados para ser disfrutados. Ahí está la plaza de Londres, la de Nueva York. Muchos de los dineros que se llevan los corruptos pasan por los paraísos financieros que dependen de países del primer mundo ahí están las Islas Británicas, las Islas Vírgenes, las Bahamas, las Islas Cook. Etc. Entonces hay una responsabilidad primaria de los países del primer mundo que permiten con cierta flexibilidad la circulación de los flujos ilícitos porque les implica un beneficio económico a ellos.

¿Cuál es la cifra de dineros ilícitos que circulan por el mundo al año?
Se habla de un trillón de dólares al año.

¿Y producto de qué se genera este dinero?
Bueno hay de todo, desde un dictador que se mete al banco central de reserva que se lleva el dinero en camiones hasta contratos y sobornos con sobreprecios en las compras públicas, compras de armas que como son secretas normalmente tienen una sobre valoración muy grande, hay muchísimo dinero que circula como consecuencia de actividades ilegales producto del crimen organizado, tala ilegal, minería ilegal y los temas relacionados a la evasión de impuestos.

¿Y dónde quedan esos dineros finalmente?
Los corruptos lo circulan en mecanismos de lavado de activos y luego los blanquean comprando bienes de lujo o para su diversión, o los colocan en valores en instituciones financieras o de otra naturaleza.

No hay comentarios:

Publicar un comentario