viernes, 5 de agosto de 2016

Formación dual, reto para la sostenibilidad laboral en Panamá

En los próximos diez años el país alcanza el bono demográfico con la mayor población joven. El desafío para aprovecharlo es ejecutar programas Estatales en los que compartan responsabilidades los Ministerios, institutos y el sector privado, una trilogía indispensable

El desafío que enfrenta el país es lograr la formación dual.Varios expertos internacionales coinciden en que ésta es la clave para la sostenibilidad del empleo, especialmente en jóvenes de 15 a 29 años de edad. El grupo etario que más problemas ha enfrentado a la hora de insertarse en el mercado laboral.

Jorge Coloma, consultor internacional de estrategia y operaciones considera que la fórmula para alcanzar el objetivo mencionado es una relación tripartita para compartir responsabilidades: institutos o escuelas de formación, Ministerios, y sector privado.

La trilogía, dice, debe ser el modelo a seguir en Panamá para aprovechar el bono demográfico por el que atraviesa. En los próximos 10 años, el istmo sostendrá la población más cuantiosa de jóvenes.

Esta bonanza debe estar sincronizada con las políticas públicas para que redunde en el aprovechamiento del papel protagónico que debe jugar este sector de la población.

Coloma identifica varios factores que intervienen a favor de Panamá. El primero, menciona, es que el modelo de las relaciones entre el sector sindical y el empresarial es envidiable en comparación con otros países del continente donde los conflictos entre ambas partes toman mucho tiempo para resolverse. “Aquí, en cambio, hay pocas huelgas y cuando se desarrollan no son tan prolongadas”.

El segundo factor es que el Ministerio de Educación tiene interés en integrarse al sistema de formación dual. En este punto, subraya Coloma, “hay tres estadios de los que no se puede desentender el sistema: la información del aprendiz, cuando se es tutor del aprendiz y la maestría técnica que requiere el tutor”.

“Es importante, añade, que los institutos formen a los tutores para que sean estos futuros empresarios del país”.

Pero existen riesgos. Hay vulnerabilidad en las relaciones tripartitas cuando una de las partes toma decisiones unilaterales, inconsultas. Otra luz roja prevalece cuando una de las partes, al ver la generosidad de los inicios de la relación, prescinda del otro y rompe la cooperación público-privada.

La presidenta del Consejo Nacional de la Empresa Privada, CONEP, Michelle de Maduro, considera que le principal reto de Panamá en este tema es lograr una continuidad en los programas.

“He participado en más de una docena de estudios, pero se interrumpen cada quinquenio. Los esfuerzos son aislados, mientras no aprendamos a trabajar de la mano entre sector privado y público no vamos a avanzar en este aspecto”, expresa.

“Una idea para implementar y desarrollar estos planes de entrenamiento y sostenibilidad empresarial, podría ser implementar políticas fiscales para subsidiar la capacitación del personal”. Esto, para incentivar la capacitación del personal en las empresas y evitar el canibalismo empresarial que ocurre con el “robo” del personal entrenado.

DESDE KINDER
Hay quienes apuestan a que el trabajo debe iniciar desde los primeros años de vida para poder superar las barreras de inserción laboral que abruman a Panamá.

Eduardo Vélez, asesor senior de la vicepresidencia de desarrollo de CAF, sugiere que se debe trabajar en los primeros años de vida del infante. Relata que en América Latina han identificado que “los niños entre 7, 8, y 9 años de edad no han aprendido a leer en las escuelas públicas. Cuando llegan a la secundaria, por tanto, se quiebra la secuencia lógica. Se pierden las habilidades para la productividad en cada paso de crecimiento, que de no darse, el siguiente es más difícil”.

En cuanto al sector laboral, Vélez considera que “el financiamiento a las capacitaciones y formación no puede recaer del lado del Estado únicamente. No obstante, el gobierno debe estar muy pendiente de las nuevas tendencias que surgen a nivel tecnológico, informático, logístico, etc, para ofrecer una diversidad de plataformas y producir impactos en el desarrollo y la economía del país”.

Estos conceptos fueron vertidos durante el foro realizado por Cospae en días recientes en el cual participaron especialistas del tema y varios representantes del sector privado que compartieron sus experiencias.

El Ministerio de Desarrollo Social firmó una alianza para potenciar el desarrollo integral de la juventud a través de un convenio de cooperación y asistencia técnica para el fortalecimiento de las competencias y capacidades individuales de los jóvenes.

No hay comentarios:

Publicar un comentario