jueves, 21 de julio de 2016

Desmantelan red operada por extranjeros dedicada a la explotación sexual

La Fiscalía Especializada Contra el Crimen Organizado y la Dirección de Investigación Judicial (DIJ) desmantelaron un red de extranjeros dedicada a la trata de personas con fines de explotación sexual.

El operativo se efectuó ayer en horas de la mañana en el edificio Ever Island, ubicado en la calle Eusebio A. Morales en el sector de El Cangrejo, de donde se rescató a 46 víctimas, 20 hombres y 26 mujeres, provenientes de Colombia y Venezuela.

“En Panamá van a hacer mucho dinero”, es la frase mágica que atrae a mujeres y hombres que caen en la curiosidad y luego quedan a expensas de sus tratantes.

En esta ocasión tres jefes de la banda fueron aprehendidos, dos varones ecuatorianos y una mujer colombiana.

Las autoridades explicaron que los tratantes alquilaban once habitaciones del edificio. “Las víctimas fueron ubicadas en diferentes partes del inmueble al momento del operativo. Dentro del edificio se encontraron ciertas evidencias como drogas, un arma de fuego en la parte de afuera del edificio. Las mismas fueron recuperadas por criminalística para ponerlas a orden de la fiscalía”, manifestó el comisionado Marcos Córdoba de la DIJ.

Además el fiscal Rafael Baloyes, . dijo que “en el allanamiento se decomisó dinero en efectivo y documentación que refleja que había explotación sexual”.

La red utilizaba departamentos comunes y corrientes con sala, comedor y dos o tres recámaras. “En cada uno se ubicaban cinco personas, eran grupos de estudiantes que se ayudaban a pagar la renta entre todas”.

Los agentes del Ministerio Público explicaron a las víctimas que estaban siendo explotadas, ellas se mostraban inocentes a la situación. Una fuente que participó en el operativo dijo a este diario que “la mayoría eran de tez blanca, estatura mediana, con buena figura. Tenían pinta de estudiantes. Cuando ingresaron los agentes del Ministerio Público ellas se mostraron sorprendidas por su presencia. Luego uno de ellos entró al a habitación y al registrar el closet cayó una lluvia de preservativos, lubricantes y pastillas para el aliento mezcladas entre objetos sexuales”, dijo esta persona.

Las víctimas oscilaban entre los 18 y 25 años, no se detectaron menores de edad.

Las autoridades verifican el estatus migratorio tanto de las víctimas como de los tratantes.

Según el fiscal a cargo de la investigación, Rafael Baloyes, la red tiene más de un año de estar operando en nuestro país y los clientes eran de clase social media-alta y alta.

Añadió que una de las vías que utilizaban para reclutar a sus víctimas era a través de una página de internet que puede ser accesada por cualquier persona, incluso por menores de edad.

El fiscal tiene en mente que este tipo de actividades podrían repetirse en otras partes del país.

También estudian los nexos internacionales que pudiera tener esta organización. Este tipo de delitos opera trasfronteras.

Con esta, “es la segunda operación de este tipo en menos de un mes donde se tienen resultados positivos y restan algunas más por ocurrir”, manifestó la procuradora de la Nación Kenia Porcell.

La jefa de los fiscales enfatizó el esfuerzo que ha dedicado la institución para combatir este tipo de delitos. Dijo que ha destinado a un fiscal para que se dedique exclusivamente a la investigación y seguimiento de estos casos.

También efectuó un llamado a las autoridades migratorias para que revisen quién entra al país y con qué objetivos, tomando en cuenta que todos los involucrados son extranjeros.

Este delito es castigado en el Código Penal con pena de prisión de 15 a 20 años, y hasta 30 cuando hay engaño. “También quiero llamar la atención a los comercios donde estas personas alquilan los departamentos puesto que el Código Penal también sanciona a los arrendatarios”, concluyó Porcell.

No hay comentarios:

Publicar un comentario