viernes, 5 de julio de 2013

Hemorragia: causa en muerte de bebés

Cinco de las siete autopsias practicadas a los neonatos coinciden en que murieron por sangrado interno. Un tipo de heparina, suministrado a los pacientes, es letal en recién nacidos

En la Sala de Neonatología a mediados de junio, en forma espontánea y sin explicación alguna, varios recién nacidos presentaron complicaciones médicas en tan solo un periodo de doce horas.

Era entre el 11 y 12 del mes cuando las madres recibían en brazos a sus criaturas, los acompañaban en sus últimos momentos de vida, sin entender cómo hacía apenas unas horas antes los habían dejado en la incubadora con las cosas ‘normales’ que ocurren a los bebés que nacen unas semanas antes de tiempo.

"Yo los vi bien a los dos, solo con su respirador, pero bien". Era martes 11 de junio, Yariela Lucero había concebido gemelos después de doce años de tratamiento. Poco duró la alegría, perdió a sus dos gemelos varones en un abrir y cerrar de ojos.

Pasó los achaques comunes de las recién paridas, por ser gemelos se le practicó una cesárea. Dice que escuchó llorar a sus dos varoncitos, cada uno pesó aproximadamente tres libras con 10 onzas y medían 39 centímetros.

El primero, no obstante, murió al día siguiente, el 12 de junio, a las 5:45 de la tarde y su gemelo falleció 24 horas después.

Pero quienes debían ofrecer más que una explicación a la madre no tenían palabras para justificar las causas de la muerte de sus bebés. Según Yariela, supuestamente ellos (médicos) averiguaban si era un medicamento que le habían puesto. A partir de la una de la mañana (12 de junio) comenzaron las complicaciones.

HERIDAS SIN SANAR
Explicaciones vagas, sin justificación para la primera muerte. Yariela no sabía que lo peor aún estaba por venir; el segundo gemelito murió al día siguiente. -"Cuando yo lo fui a ver pregunté por qué tenía sangre la gasa que estaba en la incubadora".

La mamá también notó que la sabanita estaba manchada de sangre.

Después, cuando la doctora pasó a visitarla por la tarde le dijo que su hijo había sufrido una convulsión a medio día, y le solicitó que permaneciera más tiempo internada. Ya era mediodía del 13 de junio.

La doctora la llamó para que pasara los últimos momentos con su bebé, decía que "ya no iba a demorar con vida". Apenitas se le sentía el pulso, las manitas y los pies ya no los movía. Lo cargó por media hora prácticamente para despedirse de aquella vida esporádica que había parido.

Yariela vive en La Chorrera y asegura que sus bebés salieron bien en el último ultrasonido que se efectuó, solo dos semanas antes de ir al hospital a dar a luz.

MUERTE POR HEMORRAGIA
Las causas de muerte reveladas en el acta de defunción son contundentes en ambos casos: en el primero, "hemorragia sublienal occipital subanaroidea occipital izquierda, hematoma subcapsular hepático"; y en el segundo, la causa de muerte del acta de defunción se lee: hemorragia intracerebelosa, coagulación intravascular diseminada, prematurisidad. En palabras simples, los bebés presentaron hemorragias que al parecer, los médicos no pu dieron controlar; y murieron.

SIN EXPLICACIÓN
Mayarit Batista vino desde Chitré para atenderse en la CSS después de que en el hospital local se lo recomendaron. Dio a luz la noche del 5 de junio a un varoncito, le hicieron cesárea. Al pequeño le pusieron oxígeno para auxiliarlo en la respiración y a los dos días le retiraron los aparatos.

Evolucionaba bien hasta que una doctora se le acercó unos días después para informarle que a su bebé se le ‘había expandido el estómago’ por una leche que le dieron. Ella no lo amamantaba y en el hospital le su ministraron alimentación intravenosa, o sea nutrición parenteral, y un antibiótico. El bebé evolucionaba favorablemente.

El día miércoles 12 regresó a ver a su hijo, pero no estaba donde lo dejó. Se encontraba en intensivos A, "lleno de aparatitos y entonces cuando se me acerca uno de los doctores me comunicó que mi bebé estaba malito a causa de una infección que no sabían de dónde provenía", explica la madre.

Ya en la tarde el cuadro era más complicado, la criatura tenía un tubo en la boca de donde le succionaban sangre del estómago. Además, en las nalguitas vio que el pamper tenía excremento con san gre. "Mi hijo era rosadito, pero en ese momento estaba pálido". Murió. Le pusieron plaquetas pero el mismo día, unos minutos pasadas las 7 de la noche, falleció a causa de una hemorragia digestiva alta, según el acta de defunción.

Curiosamente, otras causas de muerte hemorrágicas se registraron en los neonatos que se desmejoraron la fecha en mención.

Yilani Bernardo, una doctora que mientras estaba en recuperación conversaba con otras madres, también perdió a su bebita a causa de una coagulación intravascular diseminada.

La bebé tenía una falta de madurez pulmonar, se pre sentó dificultad respiratoria, pero notó también que la sonda que se utilizaba para alimentar a la criatura tenía sangre, al igual que el tubo endotraqueal.

La respuesta de los médicos ante estos hechos fue que de repente se le bajaron las plaquetas a la niña y los tiempos de coagulación aumentaron de forma inexplicable. Lo más probable, dice, es que se trataba de un medicamento externo que le produjera sangrado. La doctora y madre está convencida de esto.

A su juicio, se trata de la heparina, un ingrediente del "coctail" nutritivo que le dan a los recién nacidos.

HEPARINA BAJO LA LUPA
Hay varias clases de heparina. Se utiliza para que la cánula de la venoclisis no forme trombos o coágulos que tapen la normal alimentación. La heparina generalmente no debe hacer daño al paciente. No obstante, uno de los preservantes que se utiliza en este anticoagulante es el alcohol bencílico. En este caso, la FDA advierte contraindicaciones fatales específicamente si se suministra a infantes o neonatos.

Hasta el momento es un misterio qué clase de heparina tenía la solución nutritiva. Tanto los directivos de la Caja de Seguro Social (CSS) y/o el laboratorio de Análisis Especializado de Investigación de la Universidad de Panamá, han manifestado que la solución nutritiva presentaba heparina, pero no confirman si contenía alcohol benzyl, componente que puede ser fatal en su administración en pacientes pediátricos.

Sin embargo, es una probabilidad que se haya utilizado la heparina con alcohol bencílico, y que al momento en que las autoridades lanzaran la alerta y suprimieran los medicamentos empleados, el resto de los bebés sobrevivieran a la crisis. Pero en términos médicos también albergan la posibilidad de que la muerte de los bebés se haya producido por otras razones.

Si bien es prudente esperar el resultado de los análisis forenses que determinen qué fue lo que ocurrió, vale la pena enumerar ciertas coincidencias que llaman la atención: El tiempo en que se complicó la salud de los bebés fue en un periodo de 12 horas, según fuentes de la CSS; todos murieron en la misma semana; una vez se retiraron los medicamentos administrados no se reportaron más muertes de recién nacidos; las autopsias investigadas coinciden en la causa de muerte: hemorragias; todos los bebés presentaron sangrado interno; todos recibieron nutrición parenteral o alimentación intravenosa; la mayoría eran bebés prematuros; en la solución parenteral administrada a los neonatos se encontraba presente la heparina, medicamento anticoagulante, y otros nutrientes.

MEDICAMENTO SUSPENDIDO
La Food and Drug Administration (FDA) en Estados Unidos advierte claramente sobre los cuidados que deben tener los médicos en la administración de heparina: "Las contraindicaciones de la Heparina manifiesta; Hemorragias fatales han ocurrido en pacientes pediátricos debido a los errores de medicación en la que 1 mL viales de heparina sódica inyectable se confunden con 1 ml de catéter bloqueo al ras viales. Examine cuidadosamente todos los viales de inyección de heparina sódica para confirmar la elección correcta vial antes de la administración del fármaco". Agrega algo importante: "Se debe utilizar heparina libre de alcohol benzyl en neonatos o infantes. La presencia de alcohol benzyl está asociada con serios eventos adversos y la muerte en pacientes pediátricos".

A nuestra redacción llegó una imagen de un envase de heparina Sobrius Sódica enviada por un profesional de la salud que solicitó reserva de su nombre. Este preparado se utiliza con mucha frecuencia de forma exitosa en los procedimientos de salud; no obstante, por su contenido de alcohol bencílico su empleo en infantes prematuros tiene una clara advertencia ‘el producto contiene alcohol bencílico, que puede causar un síndrome fatal en infantes prematuros’. En las reacciones adversas especifica: ‘se considera a la hemorragia como principal reacción adversa. La hemorragia gastrointestinal o por tracto urinario puede indicar una lesión oculta’. La misma es de industria argentina.

La ‘sobrius heparina sódica’ fue retirada del mercado en 2008 después de que se hallara un contaminante, sulfato de condroitina, en varios lotes fabricados en China los cuales habían sido químicamente alterados y dado muerte a 19 personas en Estados Unidos. Alemania también sacó del mercado el producto cuando varios pacientes de hemodiálisis tuvieron reacciones adversas, en ese caso también se trataba de otra compañía de origen chino.

Fuentes de la CSS no confirmaron la presencia del alcohol bencílico en la heparina, pero manifestaron que proviene de México y Argentina.

Agregan, además, que hubo una auditoría médica en los procesos, por lo que las criaturas no debían tener consecuencias por el suministro de medicamentos, lo que nos lleva a preguntarnos ¿por qué cuando se suspendieron los medicamentos cesaron las muertes? Tras no tener resultados en la primera investigación, las autoridades de Salud decidieron enviar los fármacos investigados a la ciudad de Atlanta, en Estados Unidos.

El director de Farmacias y Droga de la CSS, Eric Conte, en conferencia de prensa aseguró que todos los medicamentos suministrados a los bebés contaban con su respectivo registro médico, excepto uno: el cloruro de sodio concentrado.

Todavía hace falta una de las piezas clave en la investigación, los resultados de toxicología que determinarán si hay o no rastros de alcohol bencílico en órganos y/o tejidos de los bebés que fallecieron en la Sala de Neonatología de la CSS.

No hay comentarios:

Publicar un comentario