martes, 19 de mayo de 2020

Contratos que se acogieron a la moratoria bancaria suman $23 mil millones



La banca jugará un rol fundamental en la reactivación económica poscovid-19, que requiere de solidaridad de los clientes, participación del gobierno y flexibilidad de los reguladores

Contratos que suman un saldo de $23,000 millones fueron beneficiados con la moratoria automática que otorgó la banca durante los primeros tres meses(marzo-junio) de la crisis de Covid-19. Esta cifra representa a 817 mil clientes que no necesariamente se traducen en formatos individuales, puesto que una persona o comercio puede tener uno o más contratos con el banco, según datos de la Superintendencia de Bancos actualizados hasta el 13 de mayo pasado.

No obstante, hasta el 30 de abril pasado, ultimo dato oficial del sistema, entre un 45% y 50% de los clientes que podían hacerse del beneficio del alivio de la moratoria, estaban pagando sus compromisos.

Estas cifras fueron reveladas por Aimee Sentmat, presidenta de la Junta Directiva de la Asociación Bancaria de Panamá y presidenta Ejecutiva de Banistmo, durante el foro titulado: "El rol de la banca poscovid", organizado por el grupo Trinka que se efectuó ayer con la participación de José Antonio Montenegro, presentador del programa CNN, Globo Economía y Carlos Ernesto González De La Lastra, presiente de Trinka y expresidente de Apede.

Sentmart detalló tres ejes importantes sobre el rol de la banca para enfrentar esta crisis poscovid.

El primero es que las medidas de alivio deben ser para aquellos clientes que verdaderamente estén afectados por el Covid-19. He ahí la solidaridad del resto de los clientes en renunciar a estos beneficios y de quienes la tomaron a su favor, de hacer los pagos más adelante conforme a sus posibilidades.

La moratoria que ofreció el sector bancario en marzo con efecto automático hasta el próximo junio, posteriormente fue ampliada hasta 180 días. Pero ojo, este plazo hasta diciembre no implica que se aplicará de forma automática para todo mundo, como la mayoría cree, los bancos concederán este alivio a quienes logren demostrar que la crisis de Covid-19 les ha impactado de tal forma que no pueden cumplir con sus compromisos.

El segundo punto, refirió Sentmart, se centra en la participación del gobierno, ya que Panamá no dispone de un Banco Central para la reactivación de sectores específicos. "El Ministerio de Economía y Finanzas ha hecho esfuerzos por conseguir líneas de crédito con organismos internacionales, tanto para liquidez contingente como para la reactivación de sectores críticos como las Pymes y el sector agroindustrial muy complicados pero importantes. En la medida que el gobierno sea capaz de conseguir financiamiento que le permita a la banca privada tener acceso a condiciones flexibles para apoyar sectores críticos, más rápida será la reactivación", acotó la profesional banquera.

Por último, enumeró Sentmart, es importante la capacidad de los reguladores de acompañar al sector en las condiciones actuales, "pues también los requerimientos internacionales a nivel de normas contables y desregulación están siendo flexibles para permitir al sistema bancario seguir prestando reconociendo que el nivel de riesgo de los portafolios va aumentar".

Es necesario hacernos a la idea de que el Covid-19 estará con nosotros por largo tiempo, dijo José Montenegro de CNN en Español. ¿Cuánto? es difícil predecir, lo que es seguro y está en la mente de todos, es que hasta no contar con una vacuna que neutralice el virus seguiremos en una incertidumbre económica mundial.

Sin embargo, a criterio de Montero, pasar por esta situación nos lleva a reflexionar en lo que queremos de ahora en adelante, y definitivamente la tendencia es inclinarse por energías más limpias y renovables. El petróleo no ha dicho adiós, pero le queda poco tiempo. "El futuro de la energía es fundamental por el tema de la supervivencia del medio ambiente, hay una falta de sentido común en lo que estamos haciendo que será cuestionada por las nuevas generaciones que buscan equilibrio sin perturbar los sectores", dijo Montenegro.

En esta crisis que el virus acentuó los desequilibrios, Montero apuntó a la distribución de la riqueza, pero no aquella en la que el rico le da al pobre y se busca una balanza entre ambos, sino la que transforma las profesiones. Una en la que "hay que pagar lo que haya que pagar para tener los servicios esenciales". Porque "tampoco tiene sentido que un CEO (Alto Ejecutivo) de la compañía gane el triple o cuádruple de lo que ganan sus empleados, sino algo mejor repartido", afirmó el economista y presentador de televisión.

GOBIERNO COMO GARANTE DE PRÉSTAMOS
Otro desafío de la banca es ayudar a reflotar las micro, pequeñas y medianas empresas (Pymes) que siempre han sido un riesgo mayor de crédito a los ojos de la banca.

En este sentido, Sentmart, coincide en que es probable que los $150 millones provenientes del Banco Interamericano de Desarrollo, no sean suficientes para suplir las necesidades del sector. Razón por la que es necesario que el gobierno tramite nuevas líneas de crédito y a través de mecanismos de garantía se pueda acompañar a las Pymes. "Es necesario que los bancos tengan la flexibilidad de asumir un nivel de riesgo mayor pero quizás con algún tipo de estructura de garantía, que en algunos países los gobiernos están asumiendo esos espacios garantizando el riesgo del crédito. Hay negociaciones para seguir aumentando el fondo para las pymes y se busca que la banca privada pueda participar en la reactivación", apuntó la banquera.

Por su parte, De La Lastra, aseguró que desde la crisis bancaria de 2008 el sistema panameño se ha manejado bajo constantes controles, por lo que se atrevió decir "con toda certeza que este no es un país que está lavando dinero, es un sistema que está constantemente en auditoria".

No hay comentarios:

Publicar un comentario