jueves, 12 de marzo de 2020

Grifina López no es Mónica Serrano, según pruebas de ADN


Grifina López no es la pequeña Mónica Serrano de un año y medio que desapareció en 2003 mientras jugaba en el patio de su casa ubicada en Loma Bonita.

Se obtuvo la muestra de la joven y se comparó con la señora Mónica Marleny García de Serrano y con Castor Serrano, ambos padres de Mónica. En el caso de la mamá, las pruebas arrojaron un resultado de un índice de maternidad cero, y una probabilidad de maternidad de 0.5. En el caso del padre se obtuvo un índice de paternidad cero y una probabilidad de paternidad de 0.5. Ambas pruebas son excluyentes, no son los padres de la joven encontrada.

Así lo dio a conocer ayer el procurador Eduardo Ulloa, en compañía del jefe del Instituto de Medicina Legal y Ciencias Forenses, Vicente Pachar y dos fiscales del Ministerio Público, comunicó los resultados de las pruebas de ADN efectuadas

El caso de la niña desaparecida está cerrado, existen condenas a pesar de que la bebe nunca apareció y la madre jamás perdió la esperanza de encontrarla, tal como lo relata en el libro de su autoría:”Abrazarte de nuevo”. La existencia de Grifina, una jóven que vivía en la Comarca Wagandí, surgió luego de que presumiblemente una unidad del Servicio Nacional de Fronteras la identificó en la carretera cuando vendía plátanos.

La sospecha de que sería Mónica se fundó en que López había llegado a la comarca cuando tenía cuatro años y al tener rasgos distintos a los de su madre Guna, pensó que podría tratarse de la desaparecida menor.

Durante la conferencia de prensa, Ulloa indicó que los hechos (sobre el posible hallazgo) se manejaron de forma particular y se olvidó que detrás de la historia habían seres humanos, individuos que durante años vivieron la pérdida de uno de sus miembros, y por otro lado, la vida de una joven.

Independientemente del resultado de las pruebas, añadió, la supuesta hija de la familia Serrano se vería afectada por la expocisión mediática.

El Procurador comunicó los resultados a los abogados de las partes. “Debemos tomar lo que se vivió como un ejemplo de cómo los medios y la sociedad debe abordar los temas con la seriedad que merece y nunca anteponer el espectáculo frente a lo que es el resultado y sentimientos de los individuos”, zanjó.

No hay comentarios:

Publicar un comentario