sábado, 21 de diciembre de 2019

Díaz cuestiona moral de funcionarios de la Corte, sin dar nombres

A diez días de dejar el cargo, el magistrado de la CSJ, Harry Díaz, emitió un informe de gestión en el que afirma la institución duda de la moral de algunos funcionarios que ocupan múltiples cargos

“Esta institución sufre, como muchas otras, de figuras moralmente cuestionadas que lamentablemente se encuentran empoderadas de múltiples puestos claves, y que deterioran la imagen de la misma”. Es la caratula del informe de gestión, como despedida, del saliente magistrado de la Sala Penal de la Corte Suprema de Justicia, Harry Díaz, quien culmina su periodo el próximo 31 de diciembre.

El sistema judicial ha sido uno de los órganos más cuestionados recientemente. Hay una percepción de impunidad que aún quedan sin esclarecer si la responsabilidad se atribuye a un trabajo pobre del Ministerio Público o a intereses en los fallos emitidos.

La llegada de tres nuevas caras recién ratificadas como principales en la Corte en la Asamblea Nacional, pretenden refrescar esta situación.

Es mi fuerte deseo, añade al final de la carta, que cada funcionario honesto logre sus metas profesionales para que no solo sus familias, sino también el país sientan orgullo de su labor.

Las estadísticas que emite el reporte de gestión hacen un recuento de la cantidad de casos pendientes cuando asumió el periodo (16 de junio de 2011) cuando heredó 230 casos, y 52 expedientes correspondientes a asuntos del Pleno de la Corte.

Díaz, quien actuó como fiscal en 2018 en el polémico caso de pinchazos telefónicos del expresidente Ricardo Martinelli, afirma que desde su ingreso hasta el 30 de noviembre de 2019, atendió diversos asuntos administrativos que coordinó por periodos mientras fungió como directivo de este organismo.

Durante los 8 años y seis meses que ha estado en el despacho, trabajó como ponente de 6,012 casos nuevos, lo que hace un total de 6,735 casos por resolver en el mencionado período.

El informe explica que se resolvieron 5,847 expedientes en su despacho. De esto, 1,141 corresponden a casos del Pleno, 1,357 a la Sala Penal y 3,349 de la Sala Cuarta.

Deja por resolver dentro de su despacho 42 casos, en lecturas y otros trámites fuera del despacho dejó 113 carpetillas, y en secretaría existen aún 40 casos por resolver.

De su ponencia, hasta noviembre pasado, quedaron pendientes 195 expedientes penales.

Con respecto a la Sala Cuarta, que la conforman los presidentes de las tres salas de la Corte, quedaron por solucionar 9, en revisión de proyecto 2, en lectura y firma 180, en trámite secretarial 151.

El informe añade que en el Pleno de la Corte se encuentran aún 96 casos, de los cuales aún no se aclaran 26, están en lectura 12, recogiendo firmas 38, mientras que 20 se encuentran en trámite secretarial.

Díaz también es juez de garantías en el caso del diputado Arquesio Arias, que deberá tomar las riendas su reemplazo, Maribel Cornejo.

Cuando ingresó el Sistema Penal Acusatorio, según al rendición de cuentas de Díaz, actuó en 12 ocasiones como juez de garantías y una como fiscal en el mencionado caso de pinchazos.

Díaz se atribuye en gran medida la aprobación de la Ley de Carrera Judicial, cuyos objetivos buscan la aplicación del procedimiento de sanciones, desarrollar planes de carrera, sucesión y remuneración del recurso humano.

MAGISTRADA DEJA CARGO ANTERIOR
Larecién nombrada magistrada de la Sala Penal de la Corte Suprema de Justicia, María Eugenia López, renunció al cargo que había obtenido por concurso como magistrada del Tercer Tribunal, puesto que ostentó por 18 años.

El artículo 71 de la Ley 53 de 2015 que regula la Carrera Judicial, a pesar de que señala que podría ostentar ambos cargos, busca dar oportunidad a otros funcionarios con carrera para alcanzar el cargo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario