lunes, 14 de octubre de 2019

Audiencia de imputación complementaria contra diputado Arias por abuso sexual


Víctimas narraron los supuestos delitos sexuales en su contra por parte del médico y diputado Arquesio Arias. La audiencia de imputación es el próximo viernes y se programa otra para solicitar medidas cautelares

A pesar de que el diputado del Partido Revolucionario Democrático, Arquesio Arias, considera que la querella en su contra por presunto delito contra la libertad e integridad sexual (modalidad de violación y otros delitos sexuales) se debe a ataques políticos en su contra, el magistrado fiscal Olmedo Arrocha, tiene suficientes elementos para sentarlo en el banquillo de los acusados este viernes 18 de octubre, en horas de la tarde, para imputarle cargos.

Al magistrado le tomó un mes recopilar las evidencias, entre las que destacan declaraciones de 5 presuntas víctimas, que lo pusieron en capacidad de solicitar al magistrado juez de garantías, Harry Díaz, una audiencia de imputación complementaria. El panorama podría ponerse más oscuro para el diputado, luego de que el fiscal Arrocha anunció que solicitará al pleno de la Corte Suprema de Justicia una audiencia para pedir medidas cautelares en su contra con relación a la investigación.

Sobre el diputado Arias pesan dos denuncias que fueron analizadas por la Sala Penal por los delitos señalados. El 5 de agosto pasado un fallo admitió la primera causa, y el 22 de agosto la segunda. Pero no es sino, hasta el 20 de septiembre de 2019, cuando formalmente Arrocha dispone de ambas carpetillas para iniciar la investigación.

El magistrado Arrocha invitó a quienes deseen presentar una querella en contra del diputado a que lo contacten, en caso de existir otros hechos de otras personas de sucesos relacionados. Eso permitirá a la Corte continuar investigando. “Todas las personas que tengan información, ya sea a favor o desfavorable, sobre el hecho en cuestión, que se comuniquen con nosotros. Lo importante es poder absolver o declarar culpable al diputado”, anunció Arrocha en conferencia de prensa.

El magistrado aclaró que no puede pedir la separación de las funciones de Arias como diputado, pero analiza hacerlo como médico, que es el ejercicio cuestionado y que se relaciona a los hechos de la denuncia.

Dentro de las pesquisas planifica una inspección ocular a Ustupo, donde está ubicado el Centro de Salud en el que labora Arias desde hace un par de años y donde ocurrieron los hechos, para la cual coordina los métodos de transporte. En este sentido, el magistrado fiscal solicitó al Saila de la comunidad su cooperación y se asegure de mantener la tranquilidad y el sosiego.

El proceso inició en el Ministerio Público hace 10 meses, cuando se puso la denuncia en una personería municipal dentro del área de Colón, jurisdicción territorial para la Comarca Guna Yala. No obstante, cuando Arias salió electo como diputado, el Ministerio Público declinó el caso y lo envió a la Corte Suprema de Justicia, entidad con la competencia para investigar y juzgar a los diputados.

Arrocha fue enérgico en que él tiene muy clara su función: “No es investigar a un órgano del Estado, tampoco a un colectivo político, sino la actuación de un diputado, un individuo, y los hechos que se le reprochan a través de una querella penal”.

SOBRE LOS HECHOS
Una menor de edad relató que en el mes de abril de 2019 acudió al Centro de Salud de Ustupo por un dolor de vientre. El médico, Arias, le preguntó si tenía novio y si había tenido relaciones sexuales con alguien, a lo que ella respondió que no.

El doctor la mandó a acostarse en la camilla para revisarla y le dijo que se quitara el pantalón y el pantie, y además le pidió a la hermana mayor de edad, que saliera del cuarto donde evaluaría a la menor.

La hermana hizo caso y Arias le indicó a la menor que se quitara todo. Ella obedeció. Según el relato de la joven, el médico le introdujo el dedo del medio en su vulva. Como le dolía, le preguntó el doctor si había tenido relaciones sexuales, a lo que ella negó. Luego de lo sucedido, la joven se puso a llorar y le contó a su hermana lo que había pasado en el cuarto.

La joven fue evaluada por un médico forense que dictaminó que no existían lesiones traumáticas recientes con fines sexuales. Determinó también que no presentaba lesiones por traumas recientes en áreas extra genitales ni para genitales, y que tampoco era portadora de una enfermedad sexual.

La menor fue atendida por un psicólogo de la Unidad de Protección a Víctimas, Testigos, Peritos y demás. A la chica se le orientó sobre el desarrollo del proceso y las recomendaciones destinadas a la no revictimización.

Aunado a esto, sostuvo tres entrevistas con personal de medicatura forense.

Mientras, la defensa del diputado solicitó al fiscal efectuar 5 entrevistas a lugareños de Ustupo.

En el transcurso de la investigación el Tribunal Electoral le levantó el fuero, hecho que se concretó el pasado 7 de mayo por acuerdo del Pleno de esta entidad.

La denuncia presentada en contra del diputado cumple con las exigencias que debe tener una querella de esta naturaleza, es decir, que es clara, y que a pesar de que este tipo de delitos ocurren en la clandestinidad, el testimonio de la víctima debe ser analizado con sana crítica.

La segunda denuncia la presentó una colaboradora de 21 años del Centro de Salud quien relató que en enero de 2018, Arias informó a todo el personal del centro que debían realizarse la prueba del Papanicolaou.

Ella fue la primera y el médico le dijo que se colocara en la camilla boca arriba. Sin guantes, según denunció, le colocó una herramienta en forma de cuchara. Enseguida le quitó la sábana que le cubría los muslos. El médico se paró frente a ella mientras que la paciente continuaba acostada en la camilla.

Ella alzó la cabeza para determinar a qué se debía la pausa, pero sintió que le introdujo algo en su vagina y vio que se trataba del pene del médico Arias, lo que la llevó a impulsarse hacia atrás y él le untó una crema. La joven no dijo nada por temor. El médico le dijo que se vistiera y le entregó uno óvulos a su salida.

La joven se sometió a un examen médico forense y psicológico que concluyó que la paciente no evidencia afectación emocional, pero esto no quiere decir que los hechos denunciados no hayan ocurrido.

En esa misma denuncia, una tercera supuesta víctima relató que acudió a la cita médica por un dolor de garganta. El médico la examinó y diagnosticó una infección. No obstante, al examinarla le pidió que se subiera el vestido. Ella lo hizo hasta antes de llegar a los senos, y éste le dijo que debía ser hasta arriba para ponerle el estetoscopio en la espalda.

No hay comentarios:

Publicar un comentario