viernes, 21 de junio de 2019

Fiscalía asegura que probó delito de peculado, mientras que la defensa desestima declaraciones del testigo

Este viernes el equipo del Ministerio Público consideró que Elvin Noget Ortíz, mayor de la Policía Nacional que labora como jefe del departamento de Análisis y Orden Público del Consejo de Seguridad, cumplió el propósito de su comparecencia ante el Tribunal: probar que el equipo adquirido a la empresa M.L.M. Protection existió, que se usó, pero se desconoce su paradero.

La teoría del caso de la fiscalía pretende acreditar cuatro delitos, dos de ellos son contra la administración pública en la modalidad de peculado y peculado de uso. Para los fiscales, el testimonio de Noget fue suficiente para acreditar la existencia del aparato, que se instaló y se empleó en el Consejo de Seguridad, y que luego desapareció.

Al culminar la sesión, el fiscal Ricaurte González recordó a los medios las palabras del testigo Noget, quien indicó que un representante de la empresa de nacionalidad israelí capacitó al personal del Consejo por un mes y medio pero al finalizar no les entregó un certificado, según Noget, así le manifestó en su momento su jefe Rony Rodríguez, encargado del departamento de inteligencia.

Noget, quien culminó su participación el viernes, ofreció algunos detalles técnicos muy someros sobre el proceso de instalación del equipo, pues indicó que su tarea consistía en la operación del equipo, aunque solo trabajó en la sala de inteligencia de junio a noviembre de 2011.

Sin embargo, la defensa tiene una lectura distinta a lo anterior. El abogado Sidney Sittón, recalcó que fiscalía habla de hechos ocurridos en 2011 cuando la investigación contra su cliente ocupa del año 2012-2014.

Por ejemplo, el tiempo que el testigo recibió la capacitación para operar el programa fue en 2011, y en 2010 se adquirió el equipo de escuchas. Lo que es atemporal completamente.

En horas de la mañana relató el último contacto que tuvo con Rony Rodríguez, William Pittí y con el testigo protegido de la fiscalía, quienes formaban parte de un grupo especial dedicado a escuchas que supuestamente ordenaba el expresidente Martinelli. También mencionó algunos objetivos interceptados como el sindicalista Genaro López y su hijo, así como el exdiputado Yasir Purcait.

Noget también mencionó a Rolando López, actual secretario del Consejo de Seguridad. Al respecto citó una reunión efectuada en el edificio 150 del Consejo de Seguridad en julio de 2014 en la que participaron el testigo protegido de la Fiscalía, el presidente Juan Carlos Varela, Rolando López, y Jacinto Gómez, secretario y subsecretario de la entidad respectivamente.

A pesar de que no supo precisar por cuánto tiempo los mencionados estuvieron reunidos, Noget dijo que él estuvo presente por 10 minutos, y durante ese intervalo escuchó que se le preguntaba al testigo protegido sobre las irregularidades que habían ocurrido en el Consejo de Seguridad durante la administración de Martinelli.

La defensa vincula a Rolando López con los correos que salieron a relucir en audiencias pasadas, como autor de la computadora donde se grabaron las evidencias que posteriormente se emplearon en la Fiscalía Auxiliar. Esta situación contravino las declaraciones del testigo protegido quien manifestó que él mismo había efectuado esta tarea en su computador el 5 de agosto de 2014.

Estos detalles son importantes para los abogados de Martinelli porque han achacado al director del Consejo de Seguridad como el articulador del caso en contra de su cliente, dirigido supuestamente por el presidente Juan Carlos Varela.

Pero para la Fiscalía esto no debe ser visto con anormalidad. La reunión, según el fiscal Ricaurte González, pudo haber respondido al papel de querellante del Consejo de Seguridad en el que se juzgó a los exsecretarios, Alejandro Garúz y Gustavo Pérez.

Sobre la omisión del testigo protegido con respecto a Rolando López dijo que "hay testigos que en detalles no embonan toda la información, no veo nada mal que se mencione a Rolando López porque es el secretario del Consejo de Seguridad", explicó González al salir de la sesión.

El defensor Alfredo Vallarino subrayó que en los contra interrogatorios que se efectuaron al testigo protegido de la Fiscalía en sesiones previas, se le cuestionó en repetidas ocasiones si había estado presente Rolando López en la reunión en la que sostuvo con el presidente Juan Carlos Varela, a lo que el testigo protegido negó.

Entonces alguien miente, observó Vallarino, "otro testigo ubica a Rolando López en ese lugar, la fiscalía debe decir cuál de los dos testigos es quien dice mentiras, si Elvin Noget o el testigo protegido", concluyó,

El juez solicitó a las partes agilizar los interrogatorios para tratar de evacuar a dos testigos por día considerando la gran cantidad de citados. El lunes continuará la sesión a las 9 de la mañana con el noveno testigo que aporta la fiscalía.

EN EL DESARROLLO DE LA AUDIENCIA 
El grupo de escuchas, inicialmente estaba compuesto por cinco personas, y Noget era una de ellas. No obstante, después se redujo a tres solamente quedando Rodríguez, Pittí y el testigo protegido.

Su labor con los anteriores, comprendió de junio a noviembre de 2011, antes de la fecha que comprende la investigación contra Martinelli, que se enmarca entre 2012-2014. Luego Noget fue trasladado a otro departamento por fricciones con William Pittí. Primero laboró en la oficina de inteligencia y después en la sala de adquisiciones, como se le conoce a la sala de escuchas telefónicas.

La documentación que forma parte de las evidencias en el proceso indica que en 2010 el Consejo de Seguridad adquirió el equipo capaz de interceptar correos y móviles a la empresa M.L.M. Protection. Noget declaró sobre esos hechos aunado a la capacitación que recibieron para su operación en el Consejo de Seguridad por parte de un israelí, que describió blanco, de ojos claros, entre 60 y 70 años de edad.

Con respecto a la compra del primer equipo, Noget dijo que en ningún momento observó que se había inventariado en el Consejo de Seguridad. También indicó que en mayo de 2014 los equipos se encontraban en la planta alta del edificio 150, de ahí no supo qué se hizo con ellos. Solo se enteró por terceros que un rack muy pesado fue trasladado en un pick up a la Presidencia pero como le negaron el acceso, se dirigió al sector de Monte Oscuro.

Un relato que según la fiscalía concuerda con el testimonio de Júbilo Grael, otro funcionario del Consejo de Seguridad quien declaró en sesiones anteriores. La coincidencia en sus relatos se centra en la ayuda que solicito Rony Rodríguez al agente del Consejo de Seguridad que cubría una protesta en catedral, para que le ayudara a mover el equipo o rack para poder desmantelarlo.

A continuación el fiscal Ricaurte González, a cargo del interrogatorio, preguntó a su testigo sobre la composición o estructura de la entidad en 2010 y la actual, que en realidad no guarda diferencia en cuanto al control vertical que ejerce el Presidente de la República. El mandatario Juan Carlos Varela nunca derogó o modificó el Decreto Ejecutivo 263 de 2010, que delimita su composición al Presidente de la República y al Ministro de la Presidencia.

Las únicas modificaciones que se han incorporado, según Noget, consisten en algunas ramificaciones en la sección de inteligencia.

Para la defensa este es un testigo prácticamente irrelevante, improductivo. Primero, porque según el abogado defensor Alfredo Vallarino, se refiere a hechos que ni siquiera contemplan la etapa de investigación que es de 2012 - 14, pero en la parte que sí contempla hechos anteriores, el testigo ha sido tajante que jamás recibió una orden de Ricardo Martinelli, que no le consta.

Desestimó su papel como testigo en el sentido de que no le consta que su cliente, ordenó los pinchazos, como tampoco lo vio en la entidad. "Debemos entender que si la Fiscalía va a venir a probar algo, deben de hacerlo en base a algo que le consta. Si ellos dicen que algo van a probar tienen que hacerlo sobre hechos que les consta, así lo dice el Código", manifestó el letrado.

No hay comentarios:

Publicar un comentario