lunes, 11 de febrero de 2019

Miambiente se reserva cifra de árboles talados en vía Omar Torrijos

En el proyecto de la vía Omar Torrijos se talarán más de 11 mil árboles. A pesar de que la actividad ha rebasado la mitad del proyecto, Miambiente no tiene detalle de la cantidad de madera extraída o el destino que le dará

El destino de la madera extraída de los 11,450 árboles que tendrán que talarse para permitir paso al proyecto de diseño y construcción de la rehabilitación y ensanche de la carretera Omar Torrijos (Corozal-Red Tank-vía Centenario) no cuenta con un plan estructurado o definido de su uso por parte de la autoridad encargada de velar por el cumplimiento de la conservación del ambiente.

Al día 7 de febrero, el Ministerio de Ambiente (Miambiente) no tenía conocimiento de la cantidad exacta de los metros cúbicos de madera talados hasta ese momento en el proyecto. Tampoco lograron describir a La Estrella de Panamá, a qué especies correspondía la madera talada, a pesar de que la orden de proceder del proyecto se ejecutó el 17 de enero de 2018, según el portal de Panamá Compra.

En entrevista con La Estrella de Panamá, el ministro encargado de Miambiente, Yamil Sánchez, se comprometió a entregar un inventario de la cantidad de árboles talados, especies, y destino de los mismos el día lunes 11 de febrero. No obstante, hasta el cierre de esta edición, no se recibió respuesta de la entidad. La promesa quedó plasmada en un documento por escrito que se entregó a Iris Barrios, directora de Verificación del Desempeño Ambiental, quien también atendió la entrevista con el ministro encargado y se comprometió a aportar los datos. Entre estos debía dar respuesta sobre la cantidad de superficie talada y los faltantes, la especie de la madera y su valor comercial, así como la distribución del material que emplearía la entidad.

Durante la entrevista efectuada el jueves 7 de febrero, Sánchez reiteró que contaba con personal en campo que le mantiene informado cada mes sobre el seguimiento y desarrollo del proyecto. No obstante, añadió Sánchez, que por ley tienen la responsabilidad de rendir cuentas cada 6 meses. Aún con los informes mensuales, no lograron proporcionar la cifra exacta.

Según Sánchez, el grueso de la madera se encuentra apilada en el área de Red Tank.

El material que se extraiga del proyecto en mención, de acuerdo a Sánchez, será distribuido a diferentes destinos. El titular encargado de Miambiente, no describió qué uso dará al material según su especie. 'Todo es de acuerdo al movimiento', indicó durante entrevista concedida a este diario.

“Aunque sea una donación es necesario que se contabilice la cantidad de metros cúbicos de la madera y el valor de la misma. Este instrumento, que confirmaría la entrega de la mercancía, lo resguardan con mucho recelo las autoridades”, señaló abogado ambientalista Harley Mitchell.

El proyecto también describe, en el aparte Residuos de árboles y desarraigue, que “los árboles maderables serán cortados y convertidos en diferentes cortos de 2 x4, 4 x 4 para distintos usos en la obra, como pueden ser moldes para elementos prefabricados o fabricación de infraestructuras temporales” que exceptuaría la necesidad de buscar otras fuentes que surtan el proyecto para necesidades de ese material.

Propone también la trituración de cortezas y ramas para ser utilizadas en el paisajismo como elemento decorativo y de control de erosión.

Astaldi, no quiso ofrecer declaraciones, en cambio, refirió al MOP para consultas.

300 M3 EXTRAÍDOS
El contratista, MOP, reveló a este diario que hasta el 20 de enero pasado, se habían extraído 300 metros cúbicos de madera, mismos que se encuentran dentro del alcance contemplado en el EIA.

En octubre pasado, ésta entidad reportó a través de nota de prensa, que la tala de árboles había alcanzado un 50%. No obstante, cifras del EIA que detallan el inventario forestal, indican que los 11,450 árboles a talar en el proyecto totalizarían aproximadamente 2 mil metros cúbicos, cifra que contrasta con la cifra revelada por el MOP tomando en cuenta el avance de la obra. En tal sentido, si en octubre se reportó la mitad de la tala, se deberían haber contabilizado aproximadamente mil metros cúbicos de material.

Sobre el valor de la madera en el mercado, el MOP respondió que "debido a que la madera no es comercializable su costo es indiferente'.

“El recurso forestal es un valor económico del Estado, y no debería quedar para el contratista. Todos esos elementos de seguimiento, fiscalización y control corresponden a Miambiente”, indicó Mitchell.

Añadió que algunas especies como el guásimo que el metro puede estar a 30 o 40 centavos, pero el coco bolo puede oscilar en el mercado en $14 el metro cúbico. “La labor de Miambiente, en este caso, se pone en duda porque ha salido en defensa de la actividad de manera poco objetiva”, enfatizó Mitchell.

En el mercado internacional, la madera tiene un valor comercial según la especie, no obstante, en Panamá el material se dona.

El uso de la madera que emana de estos proyectos enciende el debate sobre la industria forestal en el país.

El MOP indicó que la madera se empleará "para la construcción de bienes e infraestructuras mobiliarias en el Parque Camino de Cruces (PCC) como parte de la compensación ambiental por la intervención al mismo. También se utilizarán para necesidades del proyecto como cerramientos, encofrados, formaletas, entre otros tal como indican las especificaciones técnicas del MOP".

La entidad no especificó qué porcentaje, de los 300 metros cúbicos se utilizarán para la infraestructuras del PCC ni qué cantidad se destinará para el proyecto.

En Miambiente tampoco cuentan con un plan estructurado del uso de la madera.

Sánchez indicó que una parte se destinará al Sistema Penitenciario para la elaboración de bancas, sillas, y pupitres para las escuelas. Esto se justifica Miambiente bajo el convenio de cooperación técnico, fechado en octubre pasado, entre el Ministerio de Gobierno y Miambiente, que dispone entre sus objetivos incentivar la adopción de prácticas sostenibles para la recuperación de bosques y suelos degradados y la implementación de buenas prácticas en el manejo de residuos a través del trabajo voluntario de privados de libertad que participan en programas de resocialización.

En las cárceles panameñas, según datos proporcionados por el Sistema Penitenciario, 84 personas privadas de libertad trabajan en talleres de ebanistería en los Centros Penitenciarios El Renacer, La Joya y Penonomé.

En el primero participan 27 internos en el programa Mi Silla Primero. En La Joya, 47 reos forman parte del proyecto Marca IntegrArte, mientras que en Penonomé hay diez participantes entre talladores y pintores. Adicional a esto, según la entidad, en los centros penitenciarios que reúnen las condiciones, el Instituto Nacional de Formación Profesional y Capacitación para el Desarrollo Humano, brinda cursos de ebanistería.

La cantidad que destine Miambiente para este fin, se sumaría al material recibido producto de otros proyectos de construcción de vías cuyos terrenos pertenecen al Estado. Tan sólo en el proyecto denominado vías recolectoras Norte y Sur correspondiente a la vía Panamericana, se talaron 207 hectáreas de bosque secundario.

Sánchez añadió que otra cantidad de metros cúbicos de madera, aún por definir, se destinarán al hub humanitario de las Américas que se inauguró en noviembre pasado. Es decir, que otros países podrán hacer uso, sin costo, de la madera que se extrae de los bosques panameños.

Aunado a esto, Miambiente firmó un convenio de Cooperación Técnica con el Ministerio de Obras Públicas (MOP) con la finalidad de propiciar la colaboración y la asistencia técnica para el uso de este material a beneficio del MOP.

En este sentido, según las disponibilidad de Miambiente, pone a disposición madera decomisada o adquirida de cualquier otro modo por la entidad ambiental en virtud de la legislación vigente.

Sánchez dijo que esta madera se emplea en mejoras a la infraestructura del MOP. El convenio tiene una vigencia por 5 años pero no contempla el valor de la madera.

"La indemnización ecológica y el uso de la madera no pueden compararse", expresó Sánchez. Dijo que "existe un morbo en el tema y se hace ver como si uno está en cosas raras, yo no ando en eso".
Anteriormente, el material se subastaba, pero según Sánchez quienes compraban la madera en su mayoría eran los que se dedicaban al negocio ilícito de la tala.

La construcción y ensanche de la vía Omar Torrijos, que consta de 7 kilómetros, ha generado controversia en la comunidad ambientalista y los residentes contiguos a la vía que reclaman que Miambiente debió exigir a la empresa Astaldi, contratista de la obra, un EIA categoría III, y un valor de $89 millones, en el que debió efectuarse una consulta pública con la comunidad. Por tal motivo interpusieron una demanda para que se declare nula por ilegal, la resolución que aprobó el EIA categoría II.

No hay comentarios:

Publicar un comentario