jueves, 28 de febrero de 2019

Miambiente: No toda la huella del proyecto se talará

La entidad ambiental indicó que toda la madera talada se encuentra en Red Tank, y que no toda la huella del proyecto, que comprende 44 has se talará, aunque falta limpiar el tramo de Corozal a la Ciudad del Saber.

En el área de Red Tank, nombre que recibe por la presencia de un tanque rojo durante la construcción del Canal, yacen 642.741 metros cúbicos de madera producto de la construcción del ensanche de la vía Omar Torrijos. La mayor parte de esta madera es teca, (un 70%), especie que utilizó el Canal de Panamá para reforestar la zona hace más de 40 años. Estos árboles hoy se aprecian en troncos acopiados unos sobre otros, que serán donados en su totalidad al Centro Penitenciario para la elaboración de sillas y bancas escolares.

Toda esta madera estacionada en una esquina del proyecto, según el Ministerio de Ambiente (MiAmbiente), corresponde a la totalidad del material que se ha talado en 31 hectáreas para dar paso al polémico proyecto de diseño y construcción de la Rehabilitación de la carretera Omar Torrijos-Corozal-Vía Centenario que consta de una línea de base de 44 hectáreas, y una huella forestal de 110 hectáreas.

El Ministerio de Ambiente intenta explicar la diferencia entre el inventario forestal que arroja un total de 2,500 metros cúbicos (aproximadamente 11,450 árboles) que serían derribados para dar paso al proyecto de diseño y construcción de la Rehabilitación de la carretera Omar Torrijos-Corozal-Vía Centenario, y los 642.741 metros cúbicos que se han extraído del proyecto y que se encuentran acopiados en el área de Red Tank.

Esta diferencia fue planteada en una serie de reportajes publicados en La Estrella de Panamá, en los que se cuestionaba la disparidad, lo que motivó al ministro de la cartera a invitar al diario a una gira por el proyecto para constatar el material.

‘NO SE TALARÁ TODO’
La Decana acogió la invitación a la que el ministro Emilio Sempris no asistió. En cambio, designó a tres directoras: Malú Ramos de la Dirección de Evaluación de Impacto Ambiental departamento que elaboró el Informe Técnico de la Evaluación del Estudio de Impacto Ambiental (EIA) Categoría II, Iris Barrios directora de verificación de impacto ambiental y a Dalia Vargas, directora Forestal.

Una de las primeras inquietudes de La Estrella de Panamá consistió en saber qué tan avanzado estaba el proceso de tala, considerando que en octubre el contratante, Ministerio de Obras Públicas, publicó que alcanzó un 50%.

A lo que Ramos respondió: “eso lo define el cronograma de trabajo del promotor porque los trámites de toda actividad, obra y proyecto, van tramitando indemnizaciones ecológicas por frentes de trabajo". Añadió que se "irían entonces al cronograma de trabajo del proyecto, donde tiene una capacidad máxima de levantamiento de 2,500”, pero no manifestó una cifra exacta.

El diario insistió en conocer el porcentaje que ha talado el contratista del proyecto. La funcionaria reiteró, como si fuera un guión estudiado, que se ha tramitado al contratista, la italiana Astaldi, una indemnización por 31 hectáreas, aunque nuevamente dejaba ausente la cantidad talada hasta la fecha de la entrevista (22 de febrero).

Finalmente, ante la persistencia, respondió que “dependiendo del diseño final no se talará todo el alcance de la línea base del proyecto” que consiste en 44 hectáreas, de las que hasta el momento MiAmbiente ha emitido dos resoluciones de indemnización ecológica que suman 31 hectáreas.

Es decir, según lo explicado por las funcionarias, el mecanismo para la tala consiste en que el promotor propone una nueva zona de intervención y MiAmbiente, va al campo para hacer un inventario de cada punto que se talará, “se monta a la huella probada y posteriormente se cotejan con el EIA para determina de qué masa vegetal se trata y se calculan la indemnización y reforestación que deberá hacer el contratista”, explicó Barrios.

Según la mencionada funcionaria, aún hace falta limpiar el tramo de Corozal a Ciudad del Saber. Añadieron que “si bien el EIA detalla una línea base de 44 hectáreas, de ellas el 58% son zonas que ya tienen infraestructuras y un 44% obedece a masa vegetal. A pesar de que reiteran que el inventario forestal o línea a base, se elaboró de la huella del proyecto, en el que se determinó que existe un inventario forestal de 2,500 metros cúbicos, “no no se talará todo el alcance de la línea de base”.

Todo el inventario que yace en Red Tank (642 m³, el 70% de teca), según las funcionarias, se enviará a los Centros Penitenciarios para los programas de resocialización en el que están inscritos 84 privados de libertad.

Según Vargas, MiAmbiente solicitó al Ministerio de Economía y Finanzas (MEF) el permiso para donar la madera, otra parte de la misma (que no definieron que cantidad) se donará al Ministerio de Obras Públicas. Vargas narró que el procedimiento consiste en que una vez se cuenta con la cantidad de madera que se enviará, se envía una nota a un auditor del MEF y de la Contraloría quienes deben estar presentes al momento de la entrega de la madera. Luego, se levanta un acta de entrega y se establece el volumen de las especies verificadas.

Con respecto al material no maderable, Vargas dijo que el contratista debe efectuar una solicitud de aprovechamiento, que aún no han concretado. Estos materiales que consisten en ramas principalmente “no tienen valor, se trituran y se utilizan para obras de conservación de suelo en taludes, pendientes y paisajismo”, agregó Vargas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario