martes, 19 de febrero de 2019

Más de la mitad de las tucas siguen sin ubicarse

MiAmbiente envió nota en la que desglosa 647 metros cúbicos de madera extraída del proyecto de la vía Omar Torrijos, sin embargo, el EIA contabiliza 2,510 metros cúbicos, no dio cuenta de este inventario

Hasta el 8 de febrero pasado, el Ministerio de Ambiente (Miambiente) reportó un inventario de 642.74 metros cúbicos (m³) de madera extraída producto de la tala del proyecto de diseño, construcción y ensanche de la vía Omar Torrijos (Corozal-Red Tank- Vía Centenario).

Así lo expresó la directora de Verificación del Desempeño Ambiental, Iris Barrios, en nota enviada a La Estrella de Panamá, en la que busca dar respuesta a una serie de inquietudes manifestadas por este diario bajo la Ley de Transparencia y Acceso a la Información, el día 6 de febrero pasado.

En dicha nota, se solicitó a la institución una certificación de las especies taladas, cantidad en m³ y el destino de las mismas. En éste último punto requerimos un comprobante verificado por la Contraloría, puesto que se trata de bienes públicos y es el ente encargado de dar el visto bueno sobre su utilización.

La licenciada Barrios respondió a La Decana el viernes 15 de febrero con una nota que contenía el detalle de la Resolución DRPM-F-IE-116-2018, sobre indemnización ecológica y otra que otorga permiso de remoción de cobertura vegetal para la ejecución del proyecto. Envió también nota de Patricia Hernández, directora de la Dirección de Áreas Protegidas y Biodiversidad de MiAmbiente, dirigida al ingeniero Arcelio Tejada, director de la Oficina de Proyectos Especiales del MOP, en la que se determinó la compensación del proyecto en el Parque Camino de Cruces (PCC). Mostró una carta enviada por María de Los Ángeles Bajura de MiAmbiente, fechada el 4 febrero de 2019, dirigida a Tejada, en la que se da respuesta al MOP sobre el área y sitio donde realizaría la compensación por la tala del proyecto tramo 3k a 6k.

Barrios detalló las especies que componen los 647.74 m³ mencionados, entre las que predomina la teca con 483.41, el Corotú con 30.87, y el Espavé con 58.39.

Si bien MiAmbiente cuenta con las Resoluciones sobre la indemnización de las áreas que beneficiarán al PCC, aún ha quedado en el limbo la cantidad de especies y el uso que se pretende dar, o se dio, a casi dos mil m³ de madera restantes que contabilizó la institución ambiental en el informe técnico de evaluación del EIA categoría II, material que se extraería de la tala del proyecto.

La Dirección de Evaluación y Ordenamiento Ambiental de Miambiente, elaboró un Informe Técnico de Evaluación del EIA presentado por el contratista Astaldi. En él, se detalla la cantidad de hectáreas y árboles identificados por hectárea que serían derrumbados para la construcción de la vía. En este documento, se calcula que se extraerán 2,510.291 m³ de madera de diferentes especies.

No obstante, la respuesta de MiAmbiente no parece ajustarse a los propios parámetros de evaluación que elaboró la institución sobre el informe técnico del EIA categoría II, aprobado para el proyecto.

Aún se desconoce el destino de 1,862.55 m³ de madera de los cuales, a la fecha, no ha dado información MiAmbiente. Esto, a pesar de que los titulares aseguraron a este diario que la institución cuenta con personal de campo que brinda informe mensual al ministro.

Ayer Emilio Sempris, ministro de Miambiente, publicó un Twitter dirigido a este diario en el que indicaba: “En respuesta a campaña especulativa en redes iniciada hace 2 semanas, aclaré que la madera con indemnización ecológica de proyectos públicos es donada a centros Penitenciarios para el uso en programas de resocialización”.

Hasta el momento la entidad no ha mostrado a este diario ningún documento que compruebe la entrega de la madera a las cárceles donde 84 privados de libertad participan en dichos programas.

CIFRAS DIFERIDAS
La Estrella de Panamá también consultó al contratante del proyecto, el Ministerio de Obras Públicas (MOP), con respecto a la cantidad de madera que se había extraído del proyecto. Contestaron que hasta el 20 de enero pasado, “en razón de la actividad de tala del proyecto se habían recopilado 300 m³, mismos que se encuentran dentro del alcance contemplado en el EIA”, aseguraron el 8 de febrero.

Llama la atención que si en octubre de 2018, el MOP reportó que se había avanzado con más del 50% de la tala, la entidad ambiental sólo haya contabilizado 642.74 m³ hasta el 8 de febrero, ya que la evaluación del EIA efectuada por Miambiente contemplaba 2,510 m³ de madera.

Lo que denota una diferencia significativa entre Miambiente y el MOP sobre el control de la madera extraída.

Cabe recordar que la semana pasada, la Sala Tercera de la Corte Suprema de Justicia emitió un fallo en el que suspendió provisionalmente la obra a raíz de una demanda que pretende que se declare nulo el EIA categoría II, que presentó el contratista italiano Astaldi.

La insistencia de este diario en conocer la cantidad de madera, su valoración comercial (aunque la misma no se comercialice) y el destino que se le ha dado a la misma no ha podido ser aclarada por parte de Miambiente.

Aunque en la nota que Barrios respondió a este diario expresa que Miambiente utiliza la madera para los programas de resocialización efectiva de los privados de libertad dentro del Sistema Penitenciario, así como también para suplir las necesidades del Ministerio de Educación y otras instituciones públicas, no se aportó certificación o comprobante de la cantidad de material entregado, si es que fue así, a cada uno de los antes mencionados, así como tampoco informe de Contraloría que avale la información.

¿Qué sucede con el resto de las tucas que se talaron en el proyecto, y de qué especies son? hasta ahora ninguna institución ha dado respuesta.

Barrios añadió en un correo dirigido a este diario, que producto de la intervención de masa vegetal y en el marco de convenios de la institución ambiental con el Ministerio de Gobierno, Ministerio de Educación y de Obras Públicas, como lo son el proyecto IntegrArte y Sembrando Paz, la madera indemnizada se asigna a proyectos sociales, adicionalmente es destinada a procesos dentro del desarrollo del proyecto y la compensación al Parque Nacional Camino de Cruces como lo son senderos, señalizaciones, puesto de control, entre otros.

INDEMNIZACIÓN
En la Resolución DRPM-F-IE-116-2018 que dicta los parámetros de la indemnización ecológica, se obliga al MOP (o al contratista) a pagar la suma $34,375.50.

Por la eliminación de 3,309 hectáreas de gramíneas deberá pagar 1$,654, a razón de $500 por hectárea; por la eliminación de 1,779 bosque secundario joven (rastrojo) deberá pagar $2,732, a razón de $1000 por hectárea y por la eliminación de 9,359 hectáreas de bosque secundario con desarrollo intermedio deberá pagar $29,989 a razón de $3 mil por hectárea.

En dicha Resolución Miambiente otorga permiso al MOP o contratista para la remoción de cobertura vegetal mencionada para la ejecución del proyecto.

CONTRATISTA DEBERÁ REFORZAR 40 HA DE PCC
El Ministerio de Obras Públicas (MOP), contratante de la obra diseño y construcción, ensanche de la vía Omar Torrijos (Corozal-Red Tank- Vía Centenario), será la entidad encargada de reforestar 40 hectáreas a través del contratista, la italiana Astaldi.

En nota enviada por María de Los Ángeles Bajura, del Ministerio de Ambiente (MiAmbiente), fechada el 4 febrero de 2019 dirigida a Arcelio Tejada, director de proyectos especiales del MOP, se determinó que el MOP através del contratista, deberá reforestar un total de 40 hectáreas. Por cada árbol talado deberán plantarse 10 plantones y dar mantenimiento por un periodo de 5 años con un rendimiento de 70%.

Además, ambas instituciones acordaron que el sitio asignado para desarrollar la reforestación en compensación es en el Parque Camino de Cruces (PCC), para el establecimiento de la reforestación deberá utilizar especies nativas del área.

Para ello, se lee en la nota, el promotor deberá presentar un plan de Reforestación para su evaluación y aprobación, y debe ser elaborado por un profesional idóneo en la materia.

El proyecto afectó áreas del PCC, que son más de cuatro hectáreas, de acuerdo al arquitecto y planificador urbano Gerónimo Espitia, “no solo son 4 hectáreas como asegura Miambiente”, exclamó el arquitecto.

En otra nota enviada del escritorio de Patricia Hernández, directora de la Dirección de Áreas Protegidas y Biodiversidad de MiAmbiente, al ingeniero Arcelio Tejada director de la Oficina de Proyectos Especiales del MOP, se determinó en relación a la compensación del proyecto del PCC lo siguiente: reubicar las instalaciones e infraestructuras del Circuito de Sendero El Guardaparque, bancas, merenderos, paneles interpretativos, señalizaciones, construcción de una plataforma elevada en el Mirador del Canal, barandal, caseta de orientación al público, escalones, despeje de material vegetativo, demarcación, diseño y construcción del camino del sendero, estacionamientos general y discapacitado con acceso.

También se acordó el compromiso de construir y habilitar el acceso al PCC en el sector del Lago de Miraflores con puesto de control y portón de seguridad para la vía de acceso.

Por último, acordaron, para reemplazar el monumento actual, construir un monumento permanente indicativo del PCC con las especificaciones del Manual de Señalización.

Sugieren también la orientación a la ciudadanía a través de una campaña que incluya redes sociales, medios de comunicación y material de divulgación relacionados al área protegida del PCC.

No hay comentarios:

Publicar un comentario