viernes, 25 de enero de 2019

El papa pide a los jóvenes hacer puentes y derribar muros

Ayer se vivió una tarde alegre, llena de color, en la ceremonia de bienvenida al papa que protagonizaron los jóvenes. El Pontífice los invitó a tender puentes y desestimar los discursos que crean divisiones

Los jóvenes protagonizaron ayer una colorida bienvenida al papa Francisco en la que ondeaban todas las banderas del mundo, en el Campo Santa María la Antigua durante un acto cargado de arte y talento de los participantes.

Con música, coreografías, bailes y frases pronunciadas en 7 idiomas, el papa escuchó las voces de representantes de todo el mundo a quienes invitó a crear una Iglesia más divertida, más ‘cool’.

En su tercer discurso pronunciado en Panamá en el marco de la 34 Jornada Mundial de la Juventud, el papa reconoció el esfuerzo que empeñaron los muchachos para asistir al evento dedicado especialmente para ellos.

Los jóvenes son un testimonio de fe, dijo el Pontífice.

“Tantas diferencias entre nosotros no pudieron impedir poder encontrarnos y divertirnos juntos”, les dijo el Pontifice. Eso no significa que somos todos iguales, y que vamos a hacer lo mismo, eso lo hacen los loros, señaló.

Habló sobre los muros, le preguntó a los jóvenes si son de aquellos que construyen muros para distanciarse unos a otros o si son de los que tiran puentes. Esto, sin mencionarlo, parece una clara alusión a la insistencia del presidente Donald Trump en levantar un muro que divida a México con Estados Unidos.

“Somos diferentes pero tenemos un sueño grande en común, capaz de cobijar a todos”, agregó.

El papa de los jóvenes despertó su interés por el cristianismo, por la unidad, por mantener vivo ese sueño que los hermana, a desarrollar el sueño que les dio la vida.

Antes de que iniciara el evento, el Pontífice hizo un recorrido con el papamóvil por la Cinta Costera para saludar a todos los fieles.

Francisco agradeció a Monseñor José Domingo Ulloa y todo su equipo por decile sí al sueño de Dios de ver a sus hijos reunidos.

“Panamá no solamente une dos mares, sino también canal donde el sueño de Dios siga encontrando cauces para crecer y multiplicarse e irradiarse en todos los rincones de la tierra”, finalizó.

No hay comentarios:

Publicar un comentario