viernes, 22 de junio de 2018

‘Estoy convencido que más gente del Gobierno sabía de los pinchazos’

Rosendo Rivera, uno de los querellantes del caso de escuchas ilegales, asevera que sólo se investigaron dos años de la administración Martinelli dejando de lado los años de alianza con el Panameñismo, ‘hay más grabaciones’, asegura

El proceso que se le sigue el expresidente Ricardo Martinelli por cuatro delitos, y por el cual fue extraditado a Panamá desde Estados Unidos después de permanecer detenido un año en una prisión federal, podría tener desenlaces inesperados para los querellantes. Uno de los afectados, Rosendo Rivera, sospecha de algunas maniobras jurídicas que podrían emplearse en el proceso; arreglos de pena; sustitución del fiscal de la causa; archivo del expediente; o una condena ejemplar. Rivera también sugiere que puede existir un arreglo político, ya que los pinchazos se efectuaron desde el inicio de la administración Martinelli, cuando el actual presidente fungía como segundo al mando. No obstante, se investiga únicamente el periodo del 2012-2014, dejando a un lado los dos primeros años de alianza con el Panameñismo. Rivera dice mira más allá de lo evidente.

Ricardo Martinelli alega que se trata de una persecución política, ¿usted qué le responde?
Todos los que salen del gobierno y pasan a ser oposición van a señalar lo mismo. Esas mismas palabras las vas a escuchar de los panameñistas en el 2019, cuando salgan las bellezas que hizo este gobierno. ¿También será una persecución? Lo cierto es que hay hechos que hay que investigar, y Martinelli tiene 15 abogados para demostrar que se está equivocando la justicia. Tenemos toda la capacidad de demostrar en el juicio de que él cometió el delito.

Si el Ejecutivo pudiera intervenir en la decisión de la Corte, ¿no cree que le convendría una condena y así deshabilitarlo políticamente?
Nosotros estamos viendo más allá de lo evidente. Mi interés es que se sepa lo que ocurrió antes del 2012. La reunión que hubo entre Luis Eduardo Camacho y José Luis Varela, fue para recordarle que Martinelli tiene la información del 2009-2012.

¿Revelarían esa información ahora?
Si te adentras al proceso verás declaraciones de personas que señalan que días después de las elecciones de 2014, los dos prófugos del Consejo de Seguridad, desarticularon la máquina pinchadora y el disco duro lo borraron. Lo que se investiga es una parte que supuestamente quedó, la otra parte, ¿quién se la llevó? Los dos prófugos o el presidente de entonces. Yo lo que creo es que Martinelli tiene mucha información de gente. que hizo que al final se sentaran estos dos y llegaran a un acuerdo.

¿Por qué no la han revelado?
Porque hay una información que te puede proteger y la vas a usar en caso extremo. Puede ser que lo involucre a él mismo, pero si se ve obligado lo va a hacer. Yo pienso que eso fue lo que ocurrió con eso, ese show que han montado es para justificar que este señor, que el año que estuvo en Miami sin dolencias, ahora se enferma de todo.

Esa rigidez que mostró Mejía en la primera audiencia, ¿cómo se entiende entonces?
Yo creo que era para montar un orden dentro de lo que cabe. Los abogados trataron de victimizar a Martinelli en una parte que no le correspondía en ese momento, la audiencia no era para eso. Aunque no estaba en el catálogo de audiencias, era para comunicar los hechos. Dijo que nadie iba a hablar pero al final hasta el médico habló.

¿La decisión del Pleno de la Corte Suprema de Justicia, será en tono político o jurídico?
Político, aquí no estamos hablando de nada jurídico. Lo vimos en la reciente diligencia convocada por el magistrado de garantías. Incluso no entendía el acto de audiencia para el que se nos citó, un acto de comunicación de derechos. Viendo el menú, y consultando con expertos del SPA, no existe dentro del menú de audiencias una de comunicación de derechos.

¿Por qué no objetaron los querellantes?
Las pautas de la audiencia las estipuló el juez de garantías en el que él señaló que él hablaría y le comunicaría al señor Martinelli por qué estaba detenido, si le tomaba en cuenta el cómputo de la detención en Miami, Florida. Fue un mero acto informativo y ante la decisión del magistrado, Martinelli tiene derecho a comprender por qué lo están juzgando. Sus abogados le han mentido a lo largo de todo el proceso y era importante que escuchara que efectivamente no era el día de ayer o el de mañana el que iba a salir libre y que debía de hacer frente al proceso en detención.

¿Qué me trata de decir, que existe una especie de arreglo entre el juez de garantías y la defensa de Martinelli?
No tanto como un entendimiento. Pero mira, Martinelli arribó a Panamá el día 11 a las 8:40 de la mañana. Cuando llegó había médicos del Seguro Social esperando para evaluarlo, pero había un médico privado que había emitido una nota previamente en la que describía sus padecimientos y que debía evaluarse. Panamá tiene ahora mismo como 16,800 detenido preventivamente y ninguno recibe este trato. Entonces, cuando tu ves que previo a su llegada, dos personas diametralmente opuestas, el señor Luis Eduardo Camacho y el señor José Luis Varela, se reúnen en un café, y te das cuenta que el órgano judicial le eleva una audiencia el mismo día cuando tenía 48 horas, te das cuenta que se trata de un show montado para todo el país.

¿Es un show todo, a su parecer?
Para mi concepto la audiencia de ese día es un escenario perfecto para el show que se montó. Minutos antes de que Martinelli se sintiera indispuesto pidió permiso para ir al baño, y también salieron varias personas. Inmediatamente después de ir al baño, Martinelli se indispone. Lo cierto es que era un momento en el que las partes o las personas que están alrededor de él, darle las indicaciones para lo que iba a hacer. No sabemos cuándo gente proba lo pueda evaluar para establecer si tiene que estar en un hospital o en la cárcel. El sistema penitenciario tiene cantidad de gente hipertensa, con diabetes e incluso con cáncer y están detenidos preventivamente porque son considerados un peligro para la sociedad.

¿Hay entonces una supuesta componenda entre el Ejecutivo y la Corte en este caso? ¿Y con qué objeto?
Yo creo que hay una componenda para que el señor Martinelli esté en detención preventiva y en corto periodo en su casa. Si es el Ejecutivo o la Corte, no se. Pero todos los astros se han alineado para que eso suceda.

La decisión que salga entonces, ¿será política?
Desde que el señor Martinelli pisó Panamá esto es un asunto político. Tenemos una Corte que le hacen falta tres magistrados por nombrar, que le toca nombrarlos al Ejecutivo y ratificarlo al Legislativo. En la diligencia no había menos de 3 diputados del Cambio Democrático que apoyan a Maritnelli. A ellos les toca aprobar los nuevos magistrados, de los cuales uno de ellos, reemplazará al juez de garantías Jerónimo Mejía.

¿Usted cree que se contemple un arreglo de pena?
Si hace un arreglo de pena estaría aceptando la responsabilidad del hecho y estaría en su derecho de hacerlo.

¿Ese es el norte de la defensa de Martinelli?
Te voy a decir algo. Hace aproximadamente 8 meses un abogado del señor Martinelli se acercó a las víctimas, nos dijo que tenía la intención de hacer un acuerdo de pena que contemplaba regresar a Panamá y asumir la responsabilidad. No había un acuerdo de facto, pero eran los primeros indicios de que Martinelli tenía la intención de volver. Nos dijo que padecía de cáncer como para ablandarnos. El abogado nos dijo que el cáncer era terminal, y en la diligencia de ayer el señor Martinelli habló de un posible cáncer. Pero en la documentación que aportan los médicos, que es llenar un formulario. En la parte que decía cáncer él mismo dijo que no. Se han tejido alrededor de Martinelli una serie de actos de tratar de vendernos la idea de que sufre de cáncer. Eso fue hace meses, ahora cómo vamos a creerle de que sufre de una hipertensión arterial. Yo le decía a uno de los querellantes, que yo también soy hipertenso, y no me había tomado la pastilla, si la dejo de tomar me voy a sentir mal. Eso fue lo que hizo el señor Martinelli, se dejó de tomar la pastilla para hacer un show mediático. Afuera ya tenía sus simpatizantes, había toldos, agua, repartieron camisetas y me señalaron unas personas que estaban dando $30 y $40 a las personas para que vinieran a la ciudad.

¿El acuerdo de pena inhabilitaría políticamente al señor Martinelli?
La norma habla de que debe ser condenado a una pena de 5 o años o más. Menos no le impide.

Pero el fiscal ha solicitado 21 años de prisión...
Al final el que decide eso es el fiscal.

¿Es decir que puede declararse culpable y se hiciera un acuerdo muy benévolo por menos de cuatro años?
Yo soy querellante en un solo delitos, mi querella es por inviolabilidad de las comunicaciones. Yo considero que este delito está plenamente probado. Hay dos figuras, seguimiento e inviolabilidad del secreto. Ahí hay 8 años. Faltaría ver qué tiene el fiscal en la mano de pruebas o si tiene los suficientes elementos para probar una condena de 21 años. Esto es un rejuego legal que funciona en muchas partes del mundo, si los fiscales no tienen elementos para probar los delitos por los que acusan, hacen un acuerdo de pena por los delitos que tiene probados. Hay que ver qué tiene el fiscal en contra de Martinelli.

¿Lo que es más difícil probar es el de peculado?
Eso posiblemente por el asunto de la máquina, dónde está, quién la recibió, y el dinero con el que se pagó. Eso se puede debatir entre los abogados y el fiscal.

¿El Ejecutivo está interviniendo en este proceso con los magistrados de la Corte?
Yo pienso que desde el día uno. No me cabe la menor duda que el presidente de la Corte tiene las manos metidas en este caso. Desde el momento en que se intentó notificar a Martinelli en Miami, Florida, arbitrariamente, sin la mediación de relaciones exteriores o el Departamento de Estado, se montado un escenario que ni tu ni yo sabemos de qué se trata.

¿Hasta qué punto puede llegar la injerencia del Ejecutivo con los magistrados de la Corte?
Solamente pueden pasar dos cosas, culpable o inocente. El arreglo de pena le corresponde al fiscal y el juez de garantías. El acuerdo sería decirle a todas los seguidores de Martinelli que se equivocaron en creer en él, y él esta jugando a la política. Por otra parte, podría correr el riesgo hasta el final del proceso a ser condenado.

¿Cuál es la intención de Ayú Prado en admitir la advertencia de inconstitucional del nombramiento de Harry Díaz?
Hace 4 años yo presenté la misma advertencia de inconstitucionalidad contra Harry Díaz. La mía fue rechazada. La Corte en ese momento declaró no admitirme el documento, incluso el procurador de la Administración, en su opinión no era inconstitucional el nombramiento y la Corte así lo decidió después. Dos años después, el señor Ayú Prado, con quien Díaz tiene notorias diferencias por el caso Impregilio, decide admitir la denuncia que el mismo procurador dijo que la Corte ya ha fallado sobre el caso. Las decisiones de la Corte ya existen, el procurador le advirtió a Ayú que ya había una decisión al respecto.

¿Esa puede ser otra de las estrategias para evitar que Martinelli vaya a juicio?
Sí, desarticular al fiscal y que el sustituto lo archive. Hay casos contra Martinelli que los fiscales han intentado archivar, Hernán De León fue uno, y el magistrado Luis Ramón Fábrega otro. El nuevo fiscal puede decidir que no hay acusación en el caso.

¿Qué se pretende entonces?
Quien llevó la batuta para que el señor Martinelli estuviera el 11 de junio de 2018 en Panamá fue el fiscal Harry Díaz. Los querellantes influimos mucho para que esto pudiera hacerse realidad. No es ajeno al pueblo que el señor Harry Díaz haya logrado la detención de Martinelli.

¿Usted cree que existen conversaciones grabadas que datan del 2009-2012?
Si existe. Estoy convencido de que existen y que Martinelli las tiene a buen recaudo. Otras personas que participaron con él en el Gobierno sabían que eso existía al igual que los jefes del Consejo de Seguridad. Sabiendo quiénes participaron pondríamos un alto para que más nunca suceda, pero si al final, por la comisión de un hecho punible nada más castigas a una parte y las demás las dejas libres, lo van a seguir haciendo, los debemos castigar a todos.

¿Usted quiere decir que si Martinelli era culpable por estos hechos, también lo es el actual presidente quien tenía una alianza con el gobierno del 2009-2011?
Exactamente. Él y todos los jefes del Consejo de Seguridad, hay jefes de la entidad que simplemente no los llamaron, no les dio la gana. Al principio del gobierno, cuando Martinelli entró ya le estaba pidiendo a la entonces embajadora de Estados Unidos en Panamá (Barbara Stephenson) que le prestara la máquina de escuchas. Entonces, ¿del 2009 al 2012 no hubo nada? ¿Coincidencia? Hubo cuatro máquinas.

Usted es el único querellante que reclama una indemnización económica de más de $900 mil, ¿de dónde sale esa cifra?
El aspecto legal de eso, es que el Código Procesal Penal, exige luego de que se da la acusación a hacer tres cosas: o te adhieres a la querella, o a la acusación del fiscal, o presentas una indemnización por daños y perjuicios o una querella autónoma. Una de esas opciones tenía que tomar o dos juntas, en este caso opté por las dos últimas. De no haber presentado yo esto, la norma indica que quedo fuera del proceso porque se entenderá que he desistido. Nosotros presentamos la querella porque consideramos que hacían falta unos elementos que el fiscal Harry Díaz, no solicitó. No estuvimos de acuerdo en un inicio en que, por ejemplo, el Consejo de Seguridad sea parte o querellante dentro del proceso. Porque el Consejo de Seguridad fue el lugar de donde se generó el delito y el organigrama para pinchar a un sin número de víctimas. No puedes ser víctima y victimario. Dentro de las pruebas que pedimos está precisamente que miembros del Consejo de Seguridad que no los llamaron a responder, solo lo hicieron con dos, pero el resto no los llamaron en el proceso.

Si le ofrecen un arreglo económico, ¿desiste de la querella?
Dentro del proceso penal existen fórmulas para llegar a un entendimiento entre las partes. Las víctimas no solo somos querellantes activos, sino 75 personas violentadas en su intimidad. Conjuntamente con el fiscal hemos hecho una constante en donde se habló de ese panorama.

Pero el resto de las víctimas no solicitaron indemnización...
Porque el resto no interpuso una querella autónoma, se limitaron a adherirse a la acusación. La diferencia es que si yo me adhiero a la acusación pierdo la vocería y yo no quería perder mi autonomía.

Pero no me respondió, ¿desistiría de la querella si alcanza un arreglo económico?
No, porque no solo está Rosendo Rivera en esto, hay muchas víctimas y todas deben ser resarcidas.

¿Usted continuará como querellante autónomo?
Sí, claro que sí. Yo quiero estar ahí para evidenciar que todo lo que yo he dicho es cierto. No podemos dejar de ejercer nuestro derecho porque sabemos al final cuál es el resultado. Tenemos que denunciarlo y buscar que el resultado cambie.

¿Usted cree que le van a pagar los daños y perjuicios que reclama?
Eso todavía no se acaba de calcular porque hace falta un peritaje. En la audiencia lo vamos a ventilar, yo no creo que lo pague. Conociendo a Martinelli cómo es, no creo que me pague. Incluso me ha mandado mensajes con sus abogados para decirme que ni lo sueñe. Hasta inventó que los querellantes y el fiscal Harry Díaz le estaban pidiendo coimas, $13 millones. Él va a inventar mil cosas para evadir su responsabilidad y siempre es otro el responsable y no él. Me recuerda cuando al principio de su gobierno felicitó a Paquiao en un Twitter y luego dijo que otro le manejaba la red.

¿Martinelli es un hombre de mentiras?
Si, por ejemplo, el cáncer que dijo padecer, que era terminar, era para ablandarnos a nosotros. El otro día en el acto de audiencia, eso de la presión nosotros no lo creíamos. Pareciera con eso, que nosotros no tenemos corazón, pero sabemos como es. El magistrado juez de garantías le dio la responsabilidad a los médicos para que recomendaran su condición. Pero él sigue detenido, no le han cambiado la medida.

Cuàndo se vieron en la Corte por primera vez, ¿lo saludó?
El no saludó a nadie, la única expresión de cariño que mostró, yo pienso que fue de burla como lo ha hecho desde que pisó Panamá, fue a Balbina (Herrera) que le tiró unos besos. Dijo que venía a ver el mundial y parece que así es, porque en el hospital le deben tener todas las pantallas para que vea los partidos. Yo no me espero otra cosa a que sea trasladado a un hospital privado y ahí pueda verlos mucho mejor.

¿Qué dijeron las víctimas cuando Martinelli les había propuesto un arreglo de pena?
Eso es una potestad del fiscal. La verdad es que estar de acuerdo o no, no es nuestra injerencia. Nosotros esperábamos que la pena fuera cónsona con el delito, que justifique todo lo que hemos pasado las víctimas.

Martinelli dice que es inocente...
Las evidencias demuestran que así no es. Aquí en Panamá en un delito que se llama pandillerismo cuando agarran a la cabecilla él dice que no robó, no mató, no nada.


No hay comentarios:

Publicar un comentario