viernes, 25 de mayo de 2018

Martinelli concreta desestimiento e inicia su regreso voluntario

El primer recurso se presentó en horas de la tarde de ayer en el cicuito Undécimo de la Florida. Es el primer paso legal para su retiro de las batallas en la Corte de Estados Unidos e iniciar su regreso a Panamá

En horas de la tarde de ayer, el abogado John Byrne presentó un desistimiento de apelación en el caso de extradición que se le sigue a su cliente Ricardo Martinelli decidido por el juez del Distrito Sur de la Florida, Edwin Torres, y confirmado por Marcia Cooke. Sin oposición de la Fiscalía, éste es el primer recurso en firme presentado en el Circuito Undécimo de La Florida, que concreta el regreso voluntario del expresidente Martinelli a su país tras de haber permanecido casi un año aprehendido en la Prisión Federal de Miami, Florida.

Byrne actúa ahora como abogado principal del exmandatario, luego de que éste cesara los servicios de Marcos Jiménez, quien lideró la defensa casi desde el inicio del proceso. En una nota del 24 de mayo, a puño y letra de Martinelli, hacía saber que: “Marcos no es ya mi abogado”. La razón por la que concluyó esta relación, la resume el abogado Sidney Sittón en forma muy práctica, “Marcos Jiménez ya había cumplido con su labor”.

En el transcurso, su defensa debe presentar el desistimiento de la moción de emergencia dirigida a que no se ejecutara su extradición hasta que se resolviera la apelación en Atlanta; así como el desistimiento de la oposición que interpuso ante la contestación de la Fiscalía que se opuso a la fianza otorgada por la juez Marcia Cooke el 14 de febrero pasado.

“Una vez Torres certifique la extradición, lo comunica al Departamento de Estado y lo pone en manos de esta entidad dejando atrás la faceta judicial de este proceso”, señaló el abogado Francisco Carreira. Previo a este paso, el juez celebrará una audiencia en la que corroborará personalmente que Martinelli regresa por decisión propia y no por coacción.

Si bien el Tratado de Extradición rubricado entre Panamá y Estados Unidos, que data de 1905, no estipula un tiempo específico en el cual el Departamento de Estado deba hacer su decisión, Sidney Sittón, toma como referencia un periodo probable de 30 a 60 días. Sitton recuerda que en una de las audiencias celebradas en Miami, el juez Torres preguntó al fiscal Adam Fells sobre una consulta que éste había hecho al Departamento de Estado con respecto al tiempo que podría tomar este proceso. Fells le respondió al juez que el Departamento de Estado le había indicado que podría ser en ese lapso.

Una vez en suelo panameño, “el Pleno de la Corte Suprema debe reunirse en sesión permanente yrealizar una audiencia en las primeras 48 horas para legalizar su aprehensión y definir si se le va a aplicar una medida cautelar”, describió Sittón.

El expresidente cumplirá un año preso el 12 de junio. La decisión de volver no fue algo de golpe, se había meditado desde hace algún tiempo. Entre las razones que Martinelli anunció en un comunicado de prensa menciona la negativa de Torres a valorar sólidas pruebas aportadas por la defensa que demuestran que la solicitud de extradición es violatoria a disposiciones legales y que no cumple con los requisitos establecidos en el Tratado.

El ex presidente Martinelli, considera que las nuevas realidades político-jurídicas de Panamá, podrían darle mayores oportunidades a la titánica, pero desigual lucha, que ha librado su extraordinario equipo de abogados que le ha representado desde el año 2015. Equipo que ha logrado importantes triunfos jurídicos; pese a la inexistencia de condiciones propias de un Estado de derecho.

Miguel Antonio Bernal, constitucionalista, manifestó que el regreso del exmandatario va más allá de su propia voluntad. “Le tienen una casa arreglada en El Renacer con todos los hierros y su regreso está condicionado a que el Ministerio Público retire los cargos que pesan en contra de sus hijos Luis Enrique y Ricardo por presunto blanqueo de capitales en el caso Odebrecht. Esta no es una decisión que depende de Martinelli, porque el Departamento de Estado tiene la última palabra”.

Su llegada, advierte, es un elemento de agitación política permanente en plena época pre electoral, porque no vendrá para quedarse callado. “El regreso va mucho más allá de su persona, en base a la pugna entre el Ejecutivo y el Legislativo se busca un arreglo político para poder que todos se mantengan en el poder, algo así como una especie de coalición nacional, pero no quieren que el pueblo tenga una participación en asuntos del Estado”, indicó el jurista. Bernal recordó un ejercicio político similar que puede aplicarse a nuestros días: “Saben que hay un descontento generalizado que está atomizado, lo que buscan es un nuevo pacto Mani (Martín Torrijos - Mireya Moscoso) pero ahora es Martinelli-Varela”.

2 comentarios:

  1. EL PONER EL CAMBIO HACIA ATRÁS DE UNA PRIMARIA INTENCIÓN LE AFECTA A MARTINELLI POR LOS COSTOS QUE INCLUYE EL TIEMPO REALIZADOS POR LOS ESTADOS UNIDOS DE NORTEAMÉRICA. SOY DE OPINIÓN QUE MARTINELLI NO LOGRARÁ SU REGRESO HASTA UN TIEMPO SIMILAR AL QUE YA HA PASADO DETENIDO. RESPETUOSAMENTE, INGENIERO HUMBERTO E. REYNOLDS DE UNAMUNO

    ResponderEliminar
  2. EL PONER EL CAMBIO HACIA ATRÁS DE UNA PRIMARIA INTENCIÓN LE AFECTA A MARTINELLI POR LOS COSTOS QUE INCLUYE EL TIEMPO REALIZADOS POR LOS ESTADOS UNIDOS DE NORTEAMÉRICA. SOY DE OPINIÓN QUE MARTINELLI NO LOGRARÁ SU REGRESO HASTA UN TIEMPO SIMILAR AL QUE YA HA PASADO DETENIDO. RESPETUOSAMENTE, INGENIERO HUMBERTO E. REYNOLDS DE UNAMUNO

    ResponderEliminar