lunes, 22 de enero de 2018

Misiones exploran la apertura del ICBC y del Banco de China

Los primeros frutos de las relaciones entre Panamá y China se concretan en el sector financiero con miras a la instalación de dos bancos

China apuesta por su expansión comercial más fuerte que nunca en América Latina y el Caribe. En Panamá está a punto de abrir una sucursal del Banco Industrial y Comercial de China (ICBC por sus siglas en inglés). Una delegación de altos ejecutivos de esta entidad ha visitado el istmo y las primeras acciones apuntan al financiamiento de proyectos de envergadura, exportaciones, además de ampliar su alcance financiero en la región.

El interés de los chinos en Panamá es pronunciado, “intenso” según lo catalogó el embajador de este país en el istmo, Wei Qiang. Dijo que la semana pasada también arribó un grupo de altos ejecutivos del Banco de China para explorar la posibilidad de instalar una sucursal en Panamá.

Qiang, a propósito de la reciente inauguración de la segunda reunión de nivel ministerial China-CELAC ayer en Santiago de Chile, aprovechó para anunciar el fruto del trabajo de dos décadas que ha efectuado el gigante de Asia en Latinoamérica.

Panamá y China entablaron relaciones diplomáticas en junio de 2017, los asiáticos se sienten satisfechos por los resultados rápidos y profundos que han desarrollado ambos países.

China mira a Panamá como un país ‘hub’ comercial y logístico por experiencia, gran conexión con el mundo. Una nación con la que “abriga la plena confianza en obtener óptimos resultados en la cooperación bilateral al tiempo de contribuir juntos al fomento de la cooperación entre China y la región Latinoamericana y del Caribe como todo un conjunto”, manifestó Qiang.

“Son importantes los acuerdos (19) logrados entre las partes. En estos momentos se realizan los estudios de factibilidad para la firma del Tratado de Libre Comercio entre ambas naciones y también del proyecto de ferrocarril que tendría la ruta David, Chiriquí hacia la capital”, indicó Qiang.

China está consciente de la gran importancia del proyecto para Panamá. La parte asiática acordó realizar un estudio de factibilidad para este proyecto y se encuentra en la fase de recolección de información. Además, ha ofrecido un fondo financiero para la realización de este estudio.

La visita a Panamá del mandatario asiático Xi Jinping, aún no tiene fecha de cumpleaños, pero “las condiciones están dadas para un encuentro bilateral entre ambos mandatarios”, dijo el embajador.

China habla de integración, de desarrollo en miras a mejorar el nivel y enriquecer la modalidad de cooperación multilateral.

Lo anterior refiere a la construcción de la Franja y la Ruta que promueve China con los países a través de acuerdos de cooperación, impulsar la conexión de infraestructuras, y el comercio como motor de crecimiento económico.

“La iniciativa de la Franja y Ruta ha ofrecido nuevas oportunidades y abierto nuevos horizontes a la cooperación Sur-Sur en la nueva era. Persistiendo en los conceptos de apertura, inclusión, beneficio mutuo y el ganar-ganar”, indicó el representante asiático.

Los chinos ya han desarrollado un plan para implementar una política integral en Latinoamérica. Han definido el área política, que no se limita a los intercambios de alto nivel, sino que incluyen los intercambios en el tema de gobernanzas, la reciprocidad entre órganos legislativos, partidos políticos y gobiernos regionales. También diseñaron un plan estratégico para expandir el desarrollo comercial en la región que involucra la cooperación en inversión industrial, la cooperación financiera, de energía y recursos, de infraestructura, industria manufacturera y agrícola. Una mirada con luces largas al continente que pocos países en el mundo han impulsado con el ahínco que lo están haciendo los chinos.

Lo anterior no solo responde a una posible revitalización del comercio en Latinoamérica, sino a convertir a China a mediados del siglo, en un país moderno socialista, que sea próspero, democrático (según ellos mismos se definen) y civilizado.

Los asiáticos replantearon la forma de hacer negocios con el mundo, y a partir de 2013, los dirigentes chinos han establecido una serie de iniciativas y medidas de importancia con miras a robustecer sus relaciones con la región.

La iniciativa Franja y Ruta se creó bajo la inspiración de la antigua vía comercial que integró a China con los países de occidente, proyecto que contempla un mecanismo de interconexión entre Asia y Europa por las rutas marítimas y terrestres de la seda.

No hay comentarios:

Publicar un comentario