viernes, 22 de diciembre de 2017

‘Odebrecht y FCC socios en coimas’

Rodrígo Durán Tacla reveló a la Fiscalía de Madrid, España, que los pagos de los hijos de Ricardo Martinelli mientras estaban en ese país y la compra del departamento se harían a través de FCC por ser socios en él

“André Rabello ha tenido controlados y sobornados a todos los gobiernos de Panamá, hasta el actual”.  Es una de las respuestas de  Rodrigo Durán Tacla que aparecen en la diligencia judicial que efectuó la  Fiscalía ecuatoriana al operador financiero y  abogado externo de Odebrecht.

En dos de sus declaraciones Durán Tacla, a las que tuvo acceso La Estrella de Panamá, instruidas en diciembre de 2016 y febrero 2017, el jurista  desenmascara la forma en que FCC, la empresa española que participó en sociedad con Odebrecht en la construcción de la línea del metro 1 y 2, se distribuían las coimas que debian dar a la familia Martinelli, por la adjudicación de las obras.

Menciona a la Fiscalía Especial contra la Corrupción y la Criminalidad Organizada de Madrid, la manera  en que la constructora buscó borrar el rastro de las transferencias efectuadas a Personas Políticamente Expuestas (PEP) a través de Banca Privada Andorra y otros bancos. Aunado a esto, cuenta el ingenio que debían implementar los directivos de la brasileña para evitar levantar sospechas de las autoridades al  ordenar  los  pagos de coimas. Era en ese momento que intervenían las mentes de los directivos de la Oficina de Operaciones Estructuradas  para armar los complejos esquemas por los que transitaba el dinero para evitar dejar rastro de quién lo pagó, y a quién llegó la plata.

“André Rabello era el máximo representante de Odebrecht en Panamá, era como el Marcelo Odebrecht de Panamá. Y quien tiene conocimiento directo de cómo se hicieron los sobornos es Luiz Eduardo Rocha, que además era el que daba instrucciones de cómo hacer y mover dinero” explicó Durán Tacla.

Casualmente, Rocha y Fernando Migliaccio, otro de los cerebros de la Oficina de Operaciones Estructuradas, fueron quienes contactaron a Durán Tacla en 2011 para que trabajara para ellos.

Cuando la constructora empezó a tener problemas con los bancos para mover los dineros de las cuentas en paraísos fiscales, los directivos optaron por utilizar empresas españolas. De esta forma, las transacciones se aparentaban ser  parte de los negocios entre ambas empresas, tomado en cuenta que realizaban proyectos en conjunto en algunos países.

No obstante, las cuentas en paraísos fiscales y las que estaban fuera del consorcio se usaban para pagar sobornos a Personas Políticamente Expuestas, los conocidos PEPs.  Este método, según Durán Tacla, dificultaba la identidad del pagador del soborno y del PEP.

En España, en una reunión que se concretó en 2014, los directivos de Odebrecht hablaron del pago de la coima a Ricardo Martinelli. “Dijeron que tenían que compensar el pago de la coima con FCC”, narró el jurista.

En esa reunión estaba presente Rabello, y también se habló de otra empresa española llamada Goya Capital S.A.
Durán Tacla, dijo que se encargo de verificar que la empresa fuera adecuada para pagar las coimas a Martinelli. Pero detectó que no era un buen movimiento porque según Durán Tacla, “dicha compañía estaba vinculada al Ministro de Salud de Panamá y por eso no le aconsejó”. Finalmente no supo  si se hizo algo con esa empresa.

Según el declarante español, la constructora pagó coimas a PEP de Panamá dentro del consorcio y luego compensaba con FCC. Un caso en particular que recuerda Durán Tacla es el de Roberto Roy, encargado del proyecto del Metro durante la administración Martinelli y que continuó en el cargo cuando Juan Carlos Varela tomó el poder en 2014.

ROY NO TOMÓ PLATA DE RABELLO
“André Rabello se quejaba porque intentó pagar a Roberto Roy y éste no le cogió el dinero porque él quería dinero de la empresa española (FCC) porque veía que era más seguro no ser descubierto o sospechoso de recibir sobornos. Ese aspecto molestaba a Andre (Rabello), pero Roy no quería que Rabello pudiera tener información con la que pudiera chantajearle en un futuro”, dijo Durán Tacla a las autoridades españolas.

Es la primera vez que se menciona el nombre de Roy en las delaciones de los ejecutivos de Odebrecht. Declaraciones que rechaza el panameño de raíz.

Tajante e indignado, Roy niega haber solicitado o recibido ningún tipo de soborno, lo subraya. “Es falso, nunca he recibido un soborno. ¿Presentó una prueba (Durán Tacla)?,  no podría, porque no puede aparecer lo que no existe. Que muestre la primera si la tiene”, exclamó indignado Roy.  Luego añadió: ¿Dónde está la transferencia que se hizo en este caso?, ¿cómo se atreve a decir semejante cosa?, refutó el también ministro del Canal de Panamá.

Añadió que está dispuesto a mostrar lo que necesite cualquier entidad competente. “Con toda transparencia y apertura para lo que requiera de mi persona. que vayan y le pregunten a (André) Rabello en Brasil si autorizó o me mandó a pagar algo a través de FCC, el único que puede haber autorizado algo es Rabello”, concluyó Roy.

LAS LÍNEAS DEL METRO
Con respecto a las transacciones sospechosas de corrupción en relación con las adjudicaciones del metro línea 1 y 2 en Panamá, en las que participa el consorcio español FCC, Durán Tacla dijo  que en  la adjudicación de la línea uno en 2010, conoció de dos actas de cumplimiento del BPA sucursal de Andorra que tenían relación con la adjudicación dos cuentas, una bloqueada y otra sin bloquear. Estas cuentas eran de dos offhore del BPA cuyos nombres eran Pachira y Mengil. Sociedades constituidas en Seycheles y Belice. Esta  acta de cumplimiento es de antes de 2012, y en ella aparecen los números de cuenta y el nombre de Gabriel Alvarado, uno de los testaferros de  estas sociedades. Esto lo sabe Durán Tacla porque lo escuchó del profesor de judo de Ricardo Martinelli.

La otra cuenta, según conocío Durán Tacla, estaba a nombre de un empleado del supermercado de Martinelli, Roberto Brin.

El banco había expresado en el acta que había problemas para justificar la posesión de esos fondos por los testaferros. Andrés Sanguinetti, encargado de la sucursal del banco BPA en Uruguay,  le enseñó a Durán Tacla el acta de cumplimiento con la información de Gabriel Alvarado,  pero la otra cuenta no tenía ningún titular y de palabra le dijo que era de Roberto Brin.

Las transferencia de Odebrecht fueron varias hasta llegar a un importe de $45 millones y el banco Andorrano ya no quería que continuara con esa operativa y amenazaron con cerrar las cuentas. En el acta se reseña que una de las cuentas estaba  bloqueadas por el banco.

Luiz Rocha Soares, encargado de las cuentas internacionales de Odebrecht, y Andre Rabello, le comentaron que esos $45 millones que se transfería a través del BPA en las dos sociedades  tenían en parte su origen en el consorcio del metro con FCC y en la adjudicación de la Cinta Costera, obra que ejecutó solamente a Odebrecht.

La fiscalía española quería saber sobre la participación de la empresa FCC  en los tratos de compra de favores o en la estructura financiera para que circularan fondos de corrupción. A lo que Durán Tacla respondió que a él no le constan directamente de la lectura de las actas del BPA. Pero, en la licitación de la línea 2 del metro en 2014, en una reunión en Panamá en la sede de la constructora en Punta Pacífica a la que asistieron Luiz Rocha Soares y André Rabello además de otros abogados de la constructora incluyéndolo a él mismo, se acordó que “los pagos a Ricardo Martinelli por su estancia en España y compra de la casa en el país europeo se harían a través de FCC por ser socio del proyecto en las dos líneas y le sería más fácil a FCC atender los gastos del hijo de Ricardo Martinelli en España porque  Odebrecht ya había hecho  pagos a través de BPA con las offshore y los testaferros que las poseían”.

Sigue contando que en una reunión que hubo en Panamá en 2014, se estudiaba la forma en la que se podían justificar los problemas que aparecían en las actas de cumplimiento del BPA. Entonces “Luiz Rocha le reclamó a Rabello que Odebrecht había sufragado los pagos de la línea uno que correspondían a su parte y a la de FCC por eso tenían ese problema con el banco de Andorra”, contó a la Fiscalía española.

En esa reunión, Durán escuchó que FCC había soportado los costos del blanqueo con BPA en compensación de haber asumido su parte Odebrecht.  André explicó que se justificaba la aportación de FCC porque había pagado los costos financieros de todos los flujos de fondos blanqueados a través de las offshore o bancos.

Respecto a la línea 2, se hizo una reunión en Panamá en enero de 2015 en las oficinas de Odebrecht con André Rabello y Luiz Rocha y otros directivos en la que Rabello dijo “que los gastos que generara el hijo de Martinelli en España serían asumidos por FCC a cambio de haber puesto la estructura de pago para la línea 1. Respecto de estos pagos en España tenía que ser FCC”, dijo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario